17 de octubre de 2017

De Naivasha a Masai Mara

Día 6 /10
Capítulo 2/3

Tras el precioso paseo en barca por el lago Naivasha a las 9 y media de la mañana estábamos de nuevo en carretera hacia nuestro destino final en Kenia, Masai Mara. Fue un largo viaje de casi 5 horas, las primeras por carretera y las dos últimas por una pista de tierra infernal.

Tras salir de Naivasha el paisaje sigue siendo verde, con numerosas granjas y zonas de cultivos dominadas por el volcán Longonot, ahora inactivo pero que sirve como fuente de energía geotérmica, sorprende que Kenia sea el 8º país productor del mundo. Hicimos una breve parada en una pequeña población para repostar gasoil y otra parada algo mayor en un bar de carretera en Narok, la capital Masai, última población importante antes del parque.

Desde aquí nos esperaban dos horas infernales por una pista de tierra llena de baches y con numerosos charcos pese a que no era temporada de lluvia. Parte de la pista estaba en obras ya que una empresa china está construyendo una carretera que acortará notablemente el tiempo de trayecto, aunque quizás masifique aún más el parque. Los chinos están por todas las partes en Kenia haciendo grandes obras públicas. En este trayecto fue la única vez donde echamos en falta aire acondicionado en la furgoneta, debió de dejar de funcionar hace mucho tiempo por el aspecto que tenía. No se podían bajar las ventanillas porque entraba muchísimo polvo y cada vez hacía más calor dentro del vehículo. La única solución era beber agua fría de la nevera portátil que siempre llevaba Peter a punto.


- Camino a Masai Mara y volcán Longonot -

Por fin sobre las dos y media de la tarde llegamos a BaseCamp Explorer (ver alojamiento en Kenia). Todo el personal del hotel es Masai de los poblados cercanos. Nos acompañaron a la inmensa tienda donde disfrutaríamos los dos mejores días del viaje. Junto a la nuestra estaba la de nuestras hijas, pasábamos de una a la otra abriendo una cremallera. Dejamos las maletas y nos fuimos a comer. El restaurante es un pequeño edificio situado al final del recinto con personal encantador. La comida muy buena, eso si no se puede elegir. Se come lo que hay ese día de menú, generalmente una sopa o crema de verdura, una carne y un postre dulce. Todo exquisito. Puedes  ver desde tu mesa a los cocineros cocinar. Un lugar encantador como todo el tended-camp. Tras comer nos instalamos en nuestra súper tienda y a las cuatro de la tarde estábamos listos para comenzar el primer safari en ¡Masai Mara¡, el parque de los parques africanos.


Próximo capítulo: Masai Mara.

14 de octubre de 2017

Lago Naivasha

Día 6 /10
Capítulo 1/3

Hoy nos esperaba un largo viaje hasta el punto estrella del viaje, Masai Mara. Pero durante el trayecto haríamos una parada para realizar un safari diferente, en este caso en barca, por el lago Naivasha. Nos tocó de nuevo madrugar y a las 6 y media de la mañana ya estábamos en ruta. Desde el Lake Nakuru Lodge tardamos hora y media hasta el lago Naivasha. Salimos muy pronto porque había que recorrer un tramo de la carretera transafricana que tiene un tráfico infernal del camiones y a primera hora se evita, en parte, a estos.

Este safari “acuático” no estaba incluido en el precio del viaje, era optativo. Nos costó 35 $ por persona, se paga en el mismo embarcadero. Hay numerosos puntos donde embarcar, la mayoría de ellos situados en un lodge. Cada agencia trabaja con uno diferente, pero la excursión suele ser similar. Incluye el paseo en barca a motor con el guía durante una hora y un paseo a pie por la orilla que nosotros no pudimos hacer por falta de tiempo. Peter nos esperó en el lodge mientras hacíamos la excursión, la cual es privada, no en grupo.





El lago Naivasha es el de mayor altitud de los lagos del Gran Valle del Rift, con 1884 metros. Célebre entre los cineadictos porque aquí se rodaron la mayoría de las escenas de Memorias de África. Ahora tan solo queda una choza de las construcciones que se hicieron para la película ya que las otras se desmantelaron porque la fauna salvaje las usaba de refugio.





A primera hora de la mañana prácticamente no había turistas. Aquí vimos los primeros hipopótamos del viaje, flotando tranquilamente en el agua. En el río Mara veríamos muchos más pero tomando el sol en el barro. Había bastantes herbívoros pastando cerca de la orilla, sobre todo antílopes de agua. Pero lo que más se ven son sin duda aves. Los guías tienen preparado un numerito en el que tras hacer sonar un silbato tiran al agua un pescado y las aves, acostumbradas al sonido, acuden rápidamente en busca de su presa. Así pudimos captar al águila de la foto en el momento que atrapa con sus garras el pez. Otro momento memorable fue ver el “despegue” desde las aguas del lago de un pelícano. En resumen un lugar precioso que nadie debe perderse en Kenia.





Próximo capítulo: de Naivasha a Masai Mara.

11 de octubre de 2017

Safari en el Lago Nakuru

Día 5 /10
Capítulo 2/2

El lago Nakuru es uno de los parajes más famoso de Kenia, fundamentalmente por la concentración de flamencos, hasta 2 millones se cita en todas las guías, que tiñen sus aguas de color rosa. El problema es que en estos momentos prácticamente han desaparecido, nosotros tuvimos suerte y vimos un buen grupo, pero hay muchos días que no se ven ni uno. Según Peter esto es debido a que ha aumentado el nivel hídrico del lago y con ello ha disminuido un tipo de alga de la que se alimenta el flamenco. El nivel del agua ha subido por el movimiento de las placas tectónicas de la falla del Rift, es un fenómeno cíclico y este dura desde hace unos 3 años. Ahora hay muchos más flamencos en el cercano Lago Bogoría. Además de flamencos en Nakuru viven más de 450 especies de aves, pero el otro gran atractivo de este parque es la presencia del rinoceronte, el mejor lugar de Kenia para verlos. Nakuru tiene un añadido más y es su belleza paisajística, de los parques que visitamos este es el más bonito sin lugar a dudas.

Como siempre en el horario tarde, el safari comenzó a las 4. El parking del hotel estaba repleto de furgonetas, probablemente fue el lugar de todo el viaje donde  más concentración de gente nos encontramos. El Parque Nacional del Lago Nakuru tiene poco más de extensión que Samburu, 180 Km2, pero aquí los vehículos no salen de los caminos marcados y se nota mucho más la presencia de los turistas.


- Bufalos, gacela de Thompson, antílope de agua, leona -


Nada más salir vimos un grupo de 4 leonas en unas rocas al lado del hotel, una de la razones por la cual este se encuentra vallado. A continuación nos dirigimos hacia el lago viendo en las praderas grandes concentraciones de herbívoros: búfalos, gacelas, impalas, jirafas, facóqueros, cebras…

Al llegar al lago bajamos de la furgoneta y nos unimos al resto de turistas que paseaban por sus orillas. Debido a la subida del nivel del agua el lago ha invadido casi 2 Km del parque y los caminos por donde circulaban los vehículos se han reducido considerablemente. Tuvimos suerte de ver bastantes flamencos reflejándose en las aguas del lago, un lugar muy fotogénico y precioso.


- Flamencos del Lago Nakuru -



Regresamos a nuestra Toyota y seguimos adentrándonos en el parque en busca de otra de sus joyas, el rinoceronte. Vimos varios grupos un poco alejados, pero la pericia de Peter al volante consiguió que nos acercásemos por otros caminos y pudiésemos ver a estos inmenso animales desde bastante cerca. Cuando estaba anocheciendo y volvíamos hacia el hotel tuvimos la inmensa suerte de ver cruzar la carretera, justo delante de nosotros, a cría de rinoceronte con su madre.


- En busca del rinoceronte en el Lago Nakuru -






Y justo antes de entrar al hotel otro premio, las leonas que habíamos visto al comenzar el safari que bajaban en dirección al lago en busca de caza. En resumen una tarde intensa en la que vimos muchos animales, entre ellos el rinoceronte que no volveríamos a ver en todo el viaje, en un paisaje idílico.


Próximo capítulo: lago Naivasha.

8 de octubre de 2017

De Samburu a Nakuru

Día 5 /10
Capítulo1/2

Hoy cambiábamos de parque, nos trasladábamos en dirección sur desde Samburu al Lago Nakuru en otro larguísimo trayecto de 7 horas y media. A las 7 de la mañana salimos del hotel y tras media hora de botes en la pista de tierra de Samburu salimos de la reserva para tomar la carretera en sentido contrario al de la ida. 

La primera parada la hicimos en Isiolo para lavar la furgoneta, una rápida puesta a punto mecánica y echar gasoil. Desde aquí ascenso continuo hacia las estribaciones del Monte Kenia y posterior descenso. Segunda parada en una tienda de carretera para estirar las piernas, tomar un refresco y comprar algún recuerdo. Tras esta parada dejamos la carretera principal para atajar por una pista de tierra que según Peter permitía ahorrar unos 30 Km. No estaba en mal estado y pasamos al lado de una inmensa finca ganadera, propiedad de un inglés, donde también tienen animales salvajes y se realizan safaris privados. Desde el coche vimos nuestro primer rinoceronte.


- Catarata de Thomson -


La tercera y última parada fue obligada, allí paran todos los turistas que hacen el mismo trayecto: la catarata de Thomson. Debe su nombre al naturalista escocés que la descubrió a finales del s.XIX. Las forma el mismo río que pasa por la Reserva de Samburu, Ewaso Ng'iro, y tiene una altura de 74 m. Es un lugar muy bonito con numerosos hoteles alrededor por las cercanías de los Montes Aberdare. Esta zona tiene una altitud media alrededor de 2300 metros y pudimos ver a varios atletas keniatas entrenando por la carretera.


- Valle del Rift -


Antes de llegar a Nakuru hicimos una breve parada en un mirador para contemplar el Valle del Rift formado por una inmensa falla de cerca de 6000 Km de longitud que se extiende desde Israel hasta Mozambique y que es la cuna de la Humanidad. Esta zona de Kenia es muy fértil y está densamente poblada con numerosas explotaciones agrícolas.


- Entrada al Parque Nacional Nakuru y vistas desde el restaurante del Lake Nakuru Lodge .


Y por fin llegamos a la entrada del Parque Nacional del Lago Nakuru, donde estaba situado nuestro hotel Lake Nakuru Lodge (ver entrada de alojamiento en Kenia). Llegamos cerca de las 2 y media de la tarde, cuando quedaba poco para que cerrase el comedor. Así que lo primero que hicimos fue comer en la preciosa terraza con vistas a una laguna donde acuden a beber los animales del parque. Luego descansamos un poco en la habitación y a las cuatro ya estábamos en marcha para hacer un safari de tarde por el Lago Nakuru.

Próximo capítulo: safari en el Lago Nakuru.



5 de octubre de 2017

Samburu: segundo día

Kenia Agosto 2017
Día 4 /10

Tras un suculento desayuno, a las 7 de la mañana estábamos en marcha hacia nuestro segundo safari en la Reserva de Samburu. Las primeras hora de la mañana y las últimas de la tarde son las mejores para ver animales ya que es cuando menos calor hace y los depredadores suelen salir a cazar.

Muy cerca del hotel nos encontramos con un grupo de águilas comiendo los restos que había abandonado algún felino y a continuación vimos el primer facóquero del viaje, un animal muy feo pero entrañable gracias al personaje de Pumba del Rey León.

- arriba: águila de Wahlberg, abajo: facóquero -


Seguimos rumbo hacia el río Ewaso Ng’iro donde pasamos buena parte de la mañana viendo a los herbívoros acercarse a beber a su orillas. Disfrutamos de lo lindo con un grupo de elefantes y con los monos verdes despiojándose unos a otros. Vimos también nuestro primer cocodrilo del Nilo tomando el sol en el barro del río junto a los elefantes.


- Fauna alrededor del río Ewaso Ng'iro -


De regreso al hotel vimos un macho y una hembra de avestruz somalí, especie endémica de la reserva que como ya comenté se diferencia del avestruz común en el color gris del cuello y muslos en lugar del habitual rosa. Según Peter es una de las pocas especies de animales en la cual el macho es más bello que la hembra. Nos encontramos con varios pastores con sus cabras pastoreando en el interior de la Reserva, algo prohibido pero cada vez más frecuente por la gran sequía que sufre esta zona del país, lleva 3 años sin llover.


- Avestruz somalí macho (primer plano) y hembra (al fondo) -


Tras la comida, un corto baño en la piscina, porque el agua estaba bastante fresquita, y mini siesta ya que a las cuatro salíamos de nuevo de safari. Este comenzó viendo a dos chacales, los únicos del viaje, y a continuación  la última de las 5 especies endémicas de la reserva que nos faltaba, el gerenuk o antílope jirafa, un curioso animal con un cuello muy largo y que suele comer los arbustos de pie sobre sus patas traseras.


- Arriba izda: búho lechoso, chacales, jineta tigrina; abajo: gerenuk -

Regresando al hotel al atardecer vimos dos animales nocturnos también poco habituales a los ojos del turista, un búho y una jineta tigrina. De todos los safaris del viaje este de la tarde fue el más flojo, el avistamiento de animales depende del día y no siempre hay suerte, pero en general todos ellos fueron excelentes.

Próximo capítulo: de Samburu a Nakuru.