17 de noviembre de 2016

Vietnam: balance final

Vietnam 2016

Con esta entrada damos por finalizado el largo relato del viaje a Vietnam y Camboya de este año y toca hacer balance. Probablemente sea el viaje asiático donde personalmente menos he disfrutado pero no por el destino en sí, más bien por la predisposición que llevaba. Llegué al viaje muy cansado por un alto ritmo de trabajo y no me apetecía meterme en un avión un montón de horas y la paliza diaria de ir de un sitio a otro, porque en este tipo de viaje hay poco tiempo para el relax. Si a eso le sumamos el calor sofocante hacen la combinación perfecta para que el viaje se convirtiese en ocasiones en una tortura. Además 4 viajes a Asia en los últimos 5 años hacen que la capacidad de sorpresa sea menor, aunque estamos enamorados de este continente.

Fuera de consideraciones personales Vietnam es un destino fabuloso. Hemos estado en dos lugares que podemos considerar entre los más impactantes del mundo: los Templos de Angkor y la Bahía de Halong. Además hay infinidad de rincones con gran encanto, la cocina vietnamita es maravillosa, es un país seguro, barato y con buena infraestructura turística que hace que sea muy sencillo moverse de un lugar a otro. Lo que no nos ha gustado es la masificación que hay en los principales puntos de interés, la palma se la llevó Hoi An. Tampoco el poco respeto por el medio ambiente como puede verse en la basura que inunda la preciosa Bahía de Halong. Y lo peor de todo la tendencia, escasa pero real, en algunos sitios a timar al turista. Da la impresión que es un país que ha pasado de no recibir turismo a tener millones de visitantes en muy pocos años y que tiene que limar ciertos vicios. Camboya sin embargo nos ha parecido mucho más preservada del turismo y con una gente encantadora. Quizás sea el momento de visitar el país antes que se “vietnamize”.

El desglose de los principales gastos por persona es el siguiente. Faltan las comidas, entradas diversas y otros gastos que al final suman unos 2000 € por persona, teniendo en cuenta que la mitad corresponde al vuelo internacional y a los 3 vuelos internos:
  • Vuelo Madrid-Ho Chi Minh / Hanói-Madrid con Emirates: 822 € (seguro de anulación y médico incluidos).
  • 3 vuelos internos con Vietnam Airlines: 245 €.
  • Taxis: 45 €
  • Visados: 50 $ en Vietnam y 30 $ en Camboya, más 17 $ por la carta de invitación.
  • 12 noches de hotel: 1122 € en habitaciones triples (374 € por persona).
  • Excursión a los túneles de Cu Chi: 26 $
  • Excursión al Delta del Mekong: 17 $
  • Entrada a los Templos de Angkor para 3 días: 40 $.
  • Conductor privado en Angkor durante 3 días: 120 $ por coche (40 $ por persona)
  • Excursión 1 noche en Halong y 1 noche en Tam Con con Vega Travel: 240 $ por persona en habitación triple.


Y para finalizar los 5 puntos que más nos han gustado del viaje:

1- Templos de Angkor. 
Probablemente sea el mejor lugar donde hemos estado de todos nuestros viajes. Los adjetivos se quedan cortos para calificarlos principalmente porque conservan el aroma de los grandes descubrimientos arqueológicos de hace siglos con la jungla invadiendo las ruinas. Tan sólo por visitarlos merece la pena el viaje. Recomendable pasar al menos 3 noches en Siem Reap.




2- Bahía de Halong.
La joya de turismo vietnamita no defrauda, pese a la masificación y a la suciedad en algunas zonas, el paisaje de las miles de pequeñas islas cubiertas de vegetación surgiendo como por arte de magia de las aguas es de los que no se olvidan jamás.




3- Poblado Kompong Phluk
Este poblado del Lago Tonlé Sap fue la sorpresa positiva del viaje.  No hay turismo masivo, aún, y permanece como un lugar auténtico donde se puede tener una visión de primera mano de las duras condiciones de vida de los camboyanos que viven dentro del lago.





4- Barrio Antiguo de Hanói.
Aunque aquí la presencia de los turistas si que es palpable, sigue siendo un reducto de la vida cotidiana de la ciudad, la imagen que todos tenemos de Asia con el ajetreo mercantil desde que amanece hasta el anochecer.




6- La cocina vietnamita.
Junto con la siciliana la mejor que hemos probado fuera de España. Uno de los puntos fuertes del viaje, especialmente la de Hoi An.





Ahora a buscar destino para el 2017, seguramente África. Hasta pronto.

14 de noviembre de 2016

Último día en Vietnam

Vietnam 2016
Días 16-17/17

Nuestro avión partía cerca de las 11 de la noche por lo que teníamos prácticamente un día completo para despedirnos de Hanói y de Vietnam. 

La mañana la dedicamos a dar otra vuelta por el Barrio Antiguo y a visitar el mercado de Dong Xuan, el mayor de Hanói, pero no estábamos inspirados y no compramos nada. La noche anterior habíamos comprado varias cosas en el mercado nocturno cerca del Lago Hoan Kiem que tan sólo abre los fines de semana y tiene los precios marcados en muchos de los puestos.

Conseguimos que nos dejasen hacer el check-out a la una, así que apuramos hasta esa hora para dejar las maletas en recepción. En principio teníamos pensado pasar la tarde en el Museo Etnológico que tiene muy buenas opiniones de los viajeros, pero ese día estaba cerrado. Como es bastante duro pasar un montón de horas en la calle con el calor húmedo, nos fuimos a un centro comercial situado al final del lago, el Trang Tien Plaza. Es un centro muy lujoso con suelos de mármol, las mejores marcas internacionales, escasos clientes y precios tan caros o más que los de aquí, pero ¡con aire acondicionado¡ La verdad es que no pega ese lujo con la ciudad, pero el mundo casa vez está más globalizado y se encuentran las mismas tiendas en el lugar más recóndito. Comimos en uno de los restaurantes de comida rápida del último piso.

Tras comer nos fuimos a hacer las últimas compras y esta vez si que nos cundió, Compramos sobre todo calzado, que es muy barato. La mejor compra fue un facsímil de un cartel de propaganda comunista de los años 50. Nos habíamos encaprichado de él en Hoi An pero al final no llegamos a un acuerdo en el precio. En Hanói lo conseguimos mucho más barato, unos 10 $. Antes de volver al hotel entramos al McDonalds cercano al lago donde hay una vista panorámica muy buena desde su terraza (foto).


- Hanói, alrededores del Lago Hoan Kiem- 

Tras las compras regresamos a por las maletas al hotel. Contratamos también con ellos el traslado al aeropuerto que nos llevó cerca de una hora. Allí gastamos los últimos dongs en comida y algún recuerdo. El vuelo tuvo la peculiaridad que hizo una parada, no escala, en Yangon (Myanmar) donde bajaron y subieron pasajeros, pero los que continuábamos viaje hacia Dubái nos quedamos en los asientos dormitando cerca de 2 horas. La escala en Dubái fue mucho más placentera que la ida porque la terminal donde esperamos al avión que nos traía a Madrid era mucho más moderna y menos masificada. Cerca de las dos de la tarde del día siguiente llegamos a casa sin contratiempos.


Próximo capítulo: balance final.

11 de noviembre de 2016

Tam Coc

Vietnam 2016
Día 15/17

Tam Coc es un paraje situado en la provincia de Ninh Binh, a unos 100 km al sur de Hanói. Es conocido como “la Bahía de Halong de agua dulce”, porque, salvando las distancias, el paisaje de bloques de piedras caliza entre los arrozales recuerda al de la Bahía. Inicialmente teníamos la intención de haber realizado el crucero de dos noches por Halong, pero al ver fotos y leer experiencias de otros viajeros de este paraje nos apetecía verlo. Al descubrir que Vega Travel tenía una excursión de una noche en Halong y otra en Tam Coc nos decidimos por ella. 

El nombre de Tac Coc significa “3 cuevas”, que son las que forma el río Ngo Dong a su paso por un área caliza salpicada de formaciones kársticas y rodeadas de un precioso paisaje de arrozales. Tras desayunar en el Hotel Anna Tham nos fuimos andando con el guía y la pareja de holandeses hasta un pequeño embarcadero donde montamos en una barca de madera dirigida por una señora muy mayor que no hablaba nada de inglés, tan sólo algunas palabras sueltas en francés. Fuimos navegando por un canal estrecho rodeado de vegetación, donde había gente local pescando con sus barcas. El punto fuerte del recorrido es la entrada a dos cuevas, realmente claustrofóbicas, hay que ir tumbado en la barca para no golpearse en la cabeza con las rocas del techo, e iluminadas tan sólo por la linterna del barquero. Nosotros, que no nos atrevimos a entrar en los túneles de Cu Chi nos encontramos con esta ratonera. Además las tuvimos que cruzar dos veces, ida y vuelta, porque el recorrido no es circular. No obstante, este no es el canal principal por el que navegan la inmensa mayoría de los turistas que acuden a Tam Coc, es uno secundario donde hay mucha menos masificación pero probablemente sea menos espectacular que el principal. En él operan tan sólo algunas agencias, como Vega Travel. Por lo que si no hacéis la excursión con ellos puede ser que no paséis por este tramo. Una recomendación, llevad gorra, sombrilla o paraguas y agua, porque no hay sombra alguna. Nos gustó mucho el paseo por el canal. El único pero es que al llegar dimos la propina a la señora y nos pidió más. Ya habíamos leído que la insistencia con la propina en Tam Coc es habitual. Tenemos la sospecha que no reciben dinero o muy escaso de la agencia y que viven exclusivamente de las propinas, lo cual es algo intolerable ya que el turista paga a la agencia la excursión. En el Delta del Mekong también se daba la propina a las barqueras pero sin exigencia alguna. No nos gustó nada este detalle.

- Tam Coc -


Tras el paseo en barca fuimos andando hasta una pagoda cercana al hotel, donde subimos escalando por las rocas para ver el paisaje. Una subida innecesaria con el calor que hacía y que no era nada segura. Pero lo peor estaba por venir, regresamos al hotel y montamos en bici para dar un paseo por los alrededores rurales. Lo que podía haber sido una grata experiencia porque el paisaje realmente merece la pena, excepto por una inmensa cementera que debe estar contaminando todo esta área, se convirtió en un martirio. Estuvimos 3 horas andando en bici, en muchos tramos a pleno sol, se nos acabó el agua y a mi me dio un golpe de calor. Menos mal que me rescató un señor con una moto y me llevó al restaurante, donde no probé bocado porque me encontraba fatal. Es algo que nos sorprendió para mal de la planificación de la agencia, se trataba de una excursión de placer, no de unas maniobras militares.


- Hoa Lu y paseo en bici -


Tras comer fuimos hasta la cercana Hoa Lu, la que fue capital de Vietnam desde el año 968 hasta 1010 durante la época que el país estuvo bajo la dominación china. Hay poco que ver, tan sólo dos templos dedicados a las dinastías Dinh y Le. Desde aquí regresamos hasta Hanói, en otro largo viaje de casi 4 horas, con una atasco de entrada monumental. Tam Coc nos gustó pero no nos mereció la pena la paliza de coche y hoy si volviésemos a planificar el itinerario nos quedaríamos las dos noches en Halong.

Próximo capítulo: ultimo día en Vietnam y regreso a casa.

8 de noviembre de 2016

De la Bahía de Halong a Tam Coc

Vietnam 2016
Día 14/17

Tras una plácida noche a bordo nos levantamos temprano y a las 8 de la mañana ya estábamos en la lancha que nos acercaba a la Isla de Ti Top. El nombre de la isla proviene de un piloto ruso que fue instructor de vuelo durante la guerra. Tras subir más de 300 escalones se llega a un mirador donde se tiene una vista espectacular de la bahía. Los inconvenientes son las escaleras, el calor y la romería de turistas. Probablemente fue el punto de toda la bahía donde nos encontramos con más gente. Tras el descenso te puedes dar un baño en la pequeña playa de la isla. 

Tras regresar al barco desayunamos con apetito tras la escalada y pasamos un rato tumbados en cubierta viendo pasar un islote tras otro. Después recogimos el equipaje (tan sólo se permite una pequeña mochila o maleta por persona, el resto del equipaje lo dejamos en el hotel de Hanói) y pagamos las bebidas que habíamos consumido ya que estas nunca entran en el crucero. Los que regresamos a Halong permanecimos en el barco y los que seguían a la isla de Cat Bat para pasar una segunda noche (en hotel no a bordo), cambiaron de barco.

Tras la última comida a bordo desembarcamos sobre la una de la tarde en el muelle de Halong. Algunos pasajeros continuaron por carretera hacia Hanói y nosotros con una pareja de holandeses en luna de miel lo hicimos hacia Tam Coc.

- Bahía de Halong -


Por el camino hicimos varias paradas. La primera en una fábrica de perlas donde te explican todo el proceso para obtener perlas artificiales, muy interesante, aunque la visita como es habitual está orientada a la venta de sus perlas en la tienda. La segunda parada fue en una pagoda budista de grandes dimensiones pero sin mayor interés. La mejor fue la tercera parada. Al salir de la pagoda el conductor de la furgoneta se dio cuenta que una rueda estaba pinchada y paró en un taller mecánico que estaba al lado. Allí unos mecánicos descalzos en una nave industrial que además de un montón de neumáticos, tenía perros, pájaros, una pipa de agua y un pequeño gimnasio nos cambiaron la rueda por un magnífico neumático “Briskstone” de fabricación china. Fue una de las mejores anécdotas del viaje.

- Arriba: pagoda y Anna Tham Hotel; Abajo: el pinchazo -


Tras el recambio de la rueda continuamos hasta Tam Coc. El viaje se nos hizo muy largo y pesado, más de 5 horas, y llegamos de noche al Hotel Anna Tham. Es un hotel muy básico, recomendable para pasar una noche y nada más. Tanto el baño como el comedor donde cenamos estaban llenos de mosquitos. Cena y desayuno correctos. Habitación espaciosa y sencilla. Baño de nuestros años 50. El peor hotel del viaje, claro está que no lo elegimos nosotros, nos venía en el paquete que contratamos con Vega Travel.

Próximo capítulo: Tam Coc.

5 de noviembre de 2016

Cómo ir a la Bahía de Halong

Vietnam 2016
Día 13/17

La Bahía de Halong es el mayor atractivo turístico de Vietnam, un punto de obligada parada para todos los que visitan el país y una de las maravillas naturales del mundo. Se encuentra a unos 180 Km al este de Hanói, que suele ser el punto de partida hacia la bahía. Lo más habitual es contratar un crucero para visitar esta. 

La opción más económica es una excursión de un día desde Hanói sin hacer noche en el crucero. Hay que tener en cuenta que el viaje hasta Halong supone al menos 3-4 horas por trayecto y que tan sólo dará tiempo a dar un breve paseo en barco por el inicio de la bahía. Lo más habitual es contratar un crucero de 1 o 2 noches. Todas las excursiones se pueden conseguir en una de las muchas agencias de viajes del Barrio Antiguo de Hanói. En temporada alta las mejores suelen tener completo el pasaje por lo que decidimos hacer la reserva desde casa por internet. Tras buscar opiniones en foros y pedir presupuestos nos decidimos por Vega Travel. Optamos por la excursión de 3 días/2 noches con una noche en el crucero y otra noche en Tam Coc. Nos costó 240 € por persona en camarote triple. El precio incluye todo lo que contaremos en los próximos capítulos, pensión completa incluida (ver descripción detallada de la agencia). Hoy no iríamos a Tam Coc y contrataríamos el crucero de 2 noches.
Vega Travel cumplió con puntualidad suiza todo el programa que nos envió. Hicimos un prepago con tarjeta de crédito, de unos 100 € desde casa, y el resto lo pagamos en la propia agencia el día que nos recogieron para salir hacia Halong. Es una agencia recomendable con guías profesionales, pero por ese precio no esperéis un crucero de lujo. Este tipo de cruceros son mucho más caros. Ojo con contratar un crucero por debajo de un nivel mínimo porque hay numerosas quejas de viajeros sobre la higiene y la comida a bordo y lo que debería ser el punto álgido del viaje se puede convertir en una pesadilla.

- Vega Travel Cruise -

El viaje en mini bus duró cerca de 4 horas. Íbamos unas 20 personas de diferentes nacionalidades (7 españoles). El guía hablaba un inglés fluido e hizo ameno el trayecto. Al llegar a Halong esperamos más de media hora para embarcar en una barca que te acerca al barco donde se realiza el crucero. Cuando subimos a bordo serían cerca de las 12:30 (habíamos salido a las 7.30 del hotel). Asignaron los camarotes por fecha de reserva. Tuvimos suerte y nos tocó uno de los mejores en el segundo piso, al lado del comedor. El camarote era justito de tamaño para 3 personas, tenía baño, ducha y una pequeña terraza que daba a la popa del barco.

Una vez instalados pasamos a comer. Se comparte mesa con otros viajeros, a nosotros nos tocó un matrimonio australiano mayor encantador. Todas las comidas en el barco fueron buenas, suficiente cantidad y calidad. Nada del otro mundo pero correcto.

El barco va surcando lentamente las aguas de esta preciosa bahía situada en el Golfo de Tonkín en la que van surgiendo moles de piedra caliza formando más de 2000 pequeñas islas y numerosas cuevas. Es un lugar sencillamente espectacular, mágico, aunque corre el riesgo de ser devorado por el turismo masivo (como muestra la numerosa basura que flota en el agua y el horror de los macro complejos turísticos y rascacielos de Halong). No tengáis miedo al mareo en el barco porque la bahía se asemeja más a un inmenso lago que al mar y no hay oleaje.

- Bahía de Halong -


Después de comer fuimos a visitar una de las numerosas cuevas, la llamada “Cueva de la Sorpresa” por una piedra que asemeja a un gigantesco pene. Es una inmensa cavidad formada por 3 cuevas bastante interesante, eso si, fuimos en procesión unos turistas detrás de otros.


- Cueva de la Sorpresa , Kayak en la Bahía de Halong -


Tras ello hicimos kayak pasando entre cuevas, viendo monos en las orillas de las islas, contemplando el atardecer sobre la bahía, una maravilla. Lo único que para mi gusto se hizo algo pesado (casi 2 horas), especialmente, si como en nuestro caso, no estás acostumbrado y además vas en la canoa con una niña. Pero fue una gran experiencia. Regresamos al barco, donde cenamos y nos fuimos a dormir.