29 de diciembre de 2009

Rincones de Londres con encanto

Para concluir con nuestra visita londinense, vamos a recorrer brevemente lugares con encanto, la mayoría conocidos por todos.

No os deberías ir de Londres sin dar un paseo por alguno de sus magníficos parques, de una extensión y cuidado desconocidos por aquí. El más grande y famoso, pero también con más gente es Hyde Park. Otro parque céntrico muy bonito es St.James Park, con buenas vistas de Buckingham Palace.

Covent Garden es el antiguo mercado central, reconvertido en galeria comercial con pequeñas tiendas de artesanía y restaurantes. Está siempre atestado de gente, con mucho ambiente. Desde aquí podeis ir paseando hasta uno de los barrios más famosos, el Soho y dar una vuelta por Chinatown y comer en alguno de los múltiples restaurantes.

Y terminamos con las tiendas, ya sabeis que Londres es uno de los paraisos de las compras, hay de todo y casi siempre caro. Una visita ineludible es Harrods, auténticos grandes almacenes de lujo que merece la pena visitar, tan sólo para contemplar auténticas obras de arte del escaparatismo. Sin duda la mejor sección es la de alimentación (Food Halls). Aprovechar para ir al baño porque son dignos de ver (y usar). Para los amantes del mundo del corazón aquí está uno de sus templos, el memorial de Lady Di y Dodi al-Fayed (el hijo del dueño de los almacenes).

- Harrods -

Otra tienda-obra de arte es la juguetería más grande del mundo: Hamleys en Regent's Street. Aunque al igual que Harrods el precio no es su fuerte, ya que es una tienda cara, la exposición de juguetes de todos los tipos es preciosa.

Y para terminar un paseo por uno de los mercadillos más afamados, Portobello Road, inmortalizado en la película Nottting Hill. De lunes a viernes funciona como el típico mercado de barrio de frutas y verduras. Los sábados se celebra el verdadero mercadillo. Hay que ir lo antes posible porque está lleno de gente, la mayoría turistas. Se vende de todo, desde Antigüedades, a objetos de recuerdo, pasando por discos, sellos, monedas...

26 de diciembre de 2009

Londres: Natural History Museum & Science Museum

Estos dos museos, junto con el Victoria and Albert Museum, se encuentran en el  distrito de Kensington muy próximos entre si. Todos ellos, al igual que los que hemos visto anteriormente, son gratuitos.

Tan sólo por ver el magnífico edificio de finales del s.XIX del Natural History Museum, merece la pena acercarse al mismo. Si no teneis tiempo o simplemente no quereis visitarlo, no dejeis al menos de entrar en el vestíbulo presidido por un enorme esqueleto de diplodocus. En él, además hay un gigantesco tronco de una sequoya con un mapa del tiempo que refleja los acontecimientos históricos que sucedieron en cada anillo del árbol.
Hay innumerable salas a cual más interesante, a los niños les encantarán las dedicadas a los dinosaurios, algunos con movimiento, se sentirán los protagonistas de la película de Parque Jurásico, o el balcón de los mamíferos, con reproducciones a tamaño natural de los animales (incluida una ballena azúl). Tampoco hay que olvidar las dedicadas al cuerpo humano o a la Geología, con un simulacro de terremoto incluido.

- Natural History Museum -


El Science Museum es otro museo mastodóntico, con salas y salas e igualmente fascinante. No os perdais el péndulo de Foucault, la máquina de vapor de Watt, la locomotora Stephenson,  los aviones o el módulo del Apolo X. Muchas de las salas son interactivas para que los visitante toquen los objetos expuestos o se puedan subir a ellos.

En resumen, se trata de dos museos inmensos imposibles de abarcar en una única visita y un modelo a imitar de lo que debe ser un museo didáctico, especialmente para los peques (y para los mayores). Fantásticos.


21 de diciembre de 2009

Trafalgar Square

Trafalgar Square es la plaza por excelencia de Londres, salvando las distancias sería el equivalente a la Puerta del Sol en Madrid, incluso también aquí está el Km 0 (Charing Cross) a partir del cual se miden las distancias de las carreteras del país. Es un enjambre de gentes y vehículos al ser uno de los puntos más céntricos de Londres y lugar habitual de celebración de victorias deportivas o manifestaciones.
Está presidida por la columna de almirante Nelson, el vencedor de la batalla naval de Trafalgar ante españoles y franceses, rodeada por una fuente y por cuatro leones de bronce extraido de los cañones de la flota francesa.




La visita más interesante es la National Gallery, el principal museo de pintura de Londres (¡ y también gratuito¡). Expone pinturas desde el Renacimiento hasta principios del siglo XX. La colección renacentista es la mejor que se puede ver fuera de Italia. Alguno de los cuadros más famosos que se exponen son:

venus del espejo de Velazquez.
los embajadores de Hans Holbein el Joven.
retrato de Giovanni Arnolfini y esposa de  J. Van Eyck.
el bautismo de Piero della Francesca.
la carreta del mercado de Gainsborough.

Es un museo muy agradable, nada pesado y con una pequeña guía es una visita altamente recomendable. Si llevais niños os recomiendo un libro muy ameno con juegos sobre los cuadros del museo: un detective en el museo (Anna Nilsen. Editorial Blume).

Otra visita interesante es la iglesia de Saint Martin in the Fields, en la cual se suelen celebrar conciertos de música clásica y en el sótano hay un comedor frecuentado por estudiantes, que no está mal. La fachada recuerda a las iglesias coloniales americanas.

17 de diciembre de 2009

Abadía y Palacio de Westminster

El distrito o ciudad de Westminster alberga numerosos lugares de interés, muchos de ellos relacionados con el gobierno y la monarquía británica. De todos ellos hemos seleccionados dos emblemáticos muy cercanos entre si.
El primero es la Abadia de Westminster, iglesia-catedral gótica, intimamente ligada a la corona. Destaca principalmente el interior, donde cada rincón respira historia. La colección de tumbas de personajes ilustres es apabullante: Newton, Darwin, Dickens, Kipling, Handel..... Además de una serie interminable de reyes y reinas, ya que practicamente la totalidad de los monarcas ingleses, desde el s.XI, han sido coronados por el Arzobispo de Canterbury en la "Silla de San Eduardo", conservada en la abadía.




El otro archiconocido monumento es el Palacio de Westminster o Casas del Parlamento, sede de la Cámara de los Lores y de la Cámara de los Comunes del Parlamento Británico. Es un magnífico edificio reconstruido en el siglo XIX, tras un incendio, en estilo neogótico cuyo elemento más célebre es la Torre del Reloj, donde se aloja la campana Big Ben, aunque erroneamente se conoce con ese nombre al reloj. Las mejores vistas del palacio se tienen desde la orilla opuesta del Támesis y desde lo alto de London Eye, la  noria construida para festejar la llegada del nuevo milenio y que se ha convertido en una de las atracciones turísticas más populares. Suele haber unas enormes colas en temporada alta, si no te importa pagar el precio escalofriante, puedes reservar por Internet. Se pueden seguir las sesiones de las Cámaras desde unas tribunas públicas, pero el acceso es muy limitado (nosotros no pudimos entrar).




12 de diciembre de 2009

Tower of London & Tower Bridge

Realmente la Torre de Londres la situaríamos en el primer puesto junto al Bristish Museum, pero por eso de seguir un orden de capítulos la hemos situado en un honroso 2º puesto.
Lo primero que os recomendamos es que hagais la visita guiada con un beefeater, que además de ilustrar la botella de ginebra del mismo nombre, son los alabarderos encargados de la vigilancia de las instalaciones. La mayoría son veteranos del ejército que han alcanzado este puesto de prestigio, gracias a los méritos de su carrera militar. El nombre significa "comedores de carne", ya que inicialemente se les pagaba con carne por sus servicios. La visita con ellos se hace muy amena, contanto los crímenes, torturas y demás lindezas asociadas a los siglos de historia que llevan encima estan piedras, ya que se empezó a construir en el siglo XI.




Otro consejo, hay que llegar nada más abrir porque es uno de los monumentos más visitados de la ciudad y en temporada alta hay unas enormes colas, especialmente para ver las joyas de la corona, donde una cinta transportadora, similar a la de los aeropuertos, impide que te pares más de lo debido para contemplarlas.
No os perdais la White Tower (la parte más antigua de la fortaleza) y especialmente su capilla de San Juan; la puerta de los traidores, la armeria con numerosas armas medievales, incluida la célebre hacha cortacabezas, las casas donde residen los beeefater y los cuervos, de los cuales dice la leyenda que si desaparecen de la Torre caerá la monarquía, quizás por ello tienen las alas cortadas.
En resumen, el lugar ideal para sentir la esencia británica, aunque el precio de la entrada es de escándalo.




Cerca de la Torre se encuentra el puente más famoso sobre el Támesis, el Tower Bridge, del cual todos recordamos su imagen en los antiguos documentales y series de la BBC. Contruido en el s.XIX en época victoriana, fue un prodigio de la ingenieria de su época, siendo levadizo para permitir la llegada de los grandes buques a los muelles de la ciudad. Hoy en día tan sólo se levanta ocasionalmente.


8 de diciembre de 2009

British Museum

Este capítulo sobre Londres le planteamos como si en un hipotético viaje tan sólo nos dejaran hacer una unica visita. ¿Qué elegir entre tantas y tantas cosas interesantes? Esta es nuestra elección personal: si sólo pudiésemos ver algo de Londres posiblemente sería el British Museum. Da igual que no seas un entusiasta de los museos ya que este es probablemente el museo de los museos.




Su colección es inmensa (varios millones de objetos), parte de ella procede de la colección privada de un médico del s. XVIII donada al Estado, a la cual se fueron incorporando nuevos objetos de donaciones particulares o "adquiridos" por el Imperio Británico. Principalmente expone colecciones del Mundo Antiguo (Egipto, Mesopotamia, Grecia, Roma...). El edificio donde se ubica el museo es de estilo neoclásico con una ampliación de Norman Foster en el año 2000, el Gran Atrio de la reina Isabel II, el mayor espacio cubierto de Europa, magnífico. Dentro de él no dejéis de entrar en la sala de lectura, ubicada en la antigua sede de la Biblioteca Británica, ahora trasladada.

Hay ciertas obras que no os debéis perder bajo ningún concepto:

- Los mármoles del Partenón de Atenas (marmoles de Elgin) ubicados en la magnífica e inmensa sala Duveen. Se puede discutir si deberían estar en Grecia pero desde luego no la sala donde se exponen que es inmejorable.




- La colección de Egipto es la mayor del mundo tras la del museo de El Cairo y además de momias, sarcófagos y papiros, destaca  la Piedra de Rosetta que permitió descrifrar la escritura jeroglífica.
- La colección de Mesopotamia.
- La vasija de Portland (siglo I, romana).
- Los objetos del barco funerario del siglo VII hallado en Sutton-Hoo....

La lista es interminable. Para más información ver la web del museo.
La entrada es gratuita, salvo para las exposiciones temporales, asi que no tenéis ni la disculpa del precio. Es muy interesante la tienda del museo con multitud de regalos, especialmente material didáctico para los niños.




22 de noviembre de 2009

Barranco del Río Dulce

Aprovechando este cálido otoño, os proponemos una ruta de senderismo muy sencilla y apta para todos, en la provincia de Guadalajara: el Barranco del Río Dulce, que discurre entre las localidades de Pelegrina y Aragosa. De fácil acceso en coche desde la N-II, tomando la salida 119 hacia Sigüenza por Mandayona.
Lo primero que encontramos es el mirador erigido en memoria de Félix Rodriguez de la Fuente. Pocos saben que este paraje fue donde se rodó la serie de TV de los años 70  "Fauna Ibérica";  ya que es un importante ecosistema con gran cantidad de aves (buitres, garza, águila, halcón...) y mamíferos (jabalí, corzo, zorro..). Desde el mirador hay una preciosa vista del barranco labrado por el río Dulce, con chopos, sauces, fresnos y arces poblando sus riberas, de color amarillo en esta estación.




Desde aquí cogemos el desvio a Pelegrina, pequeña localidad dominada por las ruinas del castillo, residencia de verano de los obispos de Sigüenza y destruido por las tropas Napoleónicas. Podemos dejar el coche en las proximidades del Restaurante "El Paraiso" y de paso reservar mesa para comer (comida típica castellana). Calcular unas 2 horas de caminata entre ida y vuelta. Aunque la ruta entera es de 14 Km entre las localidades de Aragosa y Pelegrina, nosotros nos vamos a limitar a los 2 últimos, entre esta última localidad y el mirador de Félix, la más espectacular de toda la ruta, ya que discurre entre las paredes calizas del barranco, siguiendo el curso del río. Desde Pelegrina bajamos por una carretera asfaltada cerrada al tráfico y cruzamos por un puente de madera el río hasta su otra orilla. Desde aquí podemos coger un sendero que discurre pegado a la orilla o una senda cubierta de vegetación que trepa por la ladera y permite tener una visión más panorámica del barranco. La mejor opción es hacer la ida  por una y regresar por la otra para hacer más amena la caminata. Si seguimos la segunda ruta y ascendemos a lo alto del cañón, en menos de una hora, se alcanza la cascada del río Gollorio, un afluente del río Dulce, de más de 20 metros.
Si quereís algo más que una excursión de un día, no dejeis de visitar Sigüenza y su comarca, a la cual dedicaremos otro capítulo algún día.



6 de noviembre de 2009

Rincones con encanto de Venecia

En este último capítulo dedicado a Venecia vamos a recorrer algunos lugares con encanto, algunos de ellos alejados de los clásicos recorridos turísticos.

El primero es muy conocido, el Mercado de Rialto, situado al lado del famoso puente de Rialto y que es eclipsado por él, pasando a veces el turista de largo. Es el mercado de verduras, frutas y pescados por excelencia de la ciudad, presente desde época medieval. Fijaros en la tribuna pública conocida como el jorobado, desde donde se anunciaban los cambios legislativos.






Otro lugar alejado del bullicio es el Arsenale, antiguos astilleros donde se construyeron los barcos que hicieron de Venecia la dominadora del comercio marítimo. Sus puertas estan custodiadas por leones de piedras traidos por comerciantes desde las islas griegas. Actualmente son la sede de la feria de Arte Bienal.


- Arsenale -


Muy poco conocido es el gueto judio situado en el barrio de Cannaregio. Curiosamente este término proviene de aquí. "Getto" es una pieza de fundición, en este lugar hubo una antigua fundición de hierro y fue donde se refugiaron los judios expulsados de España en 1492, obligados a vivir en este recinto. Una placa recuerda a los que fueron deportados por los nazis. Por sus tranquilas calles se puede ver a algún judio ortodoxo con su típico atuendo, que choca con el gentio turístico de la ciudad.

Y para terminar y relajarnos, podemos sentarnos en cualquier terraza del Campo Santa Margherita (próxima está la Scuola Grande dei Carmini) y disfrutar de un Spritz, mientras contemplamos el bullicio de la plaza, repleta de gente siempre, la mayoría auténticos venecianos.

30 de octubre de 2009

Venecia: Museos e Iglesias

La mejor colección de pintura veneciana del mundo se encuentra en la Galleria dell'Accademia, situada justo enfrente del puente del mismo nombre. Es a Venecia lo que el Museo de los Uffizzi a Florencia. No es demasiada extensa (24 salas) y no tienes la sensación de estar perdido entre tanto cuadro como en otros museos de pintura. Hay obras de Veneziano, Veronés, Tintoretto, Bellini, Tiziano... una de las más famosas es "Tempestad" de Giorgione (sala 5). Si no habeis quedado satisfechos de tanto cuadro, tranquilos que teneis mucho más donde elegir: Museo Peggy Guggenheim, Scuola Grande di San Rocco, Scuola di San Giorgio degli Schiavoni....


- San Giorgio Maggiore -


Tras la Basílica de San Marcos, la otra gran iglesia de Venecia es Santa Maria Gloriosa dei Frari, de estilo gótico. En su interior se encuentran las tumbas del pintor Tiziano, del escultor Canova  y del compositor Monteverdi. Hay varias obras de arte que no os debeis perder: el lienzo del altar "la Asunción" de Tiziano,  el tríptico de la Virgen de Bellini y la estatua de San Juán Bautista de Donatello.

Hay otras dos grandes iglesias que se contemplan desde cualquier punto de la ciudad: la comentada Santa Maria della Salute y San Giorgio Maggiore. Una pequeña iglesia pero con detalles interesantes es Santa Maria dei Miracoli con fachada e interior de marmol y unas preciosas pinturas en el techo.

25 de octubre de 2009

Venecia: Palacio Ducal

Este inmenso palacio adyacente a la Basílica de S. Marcos fue la residencia oficial de los dux que dirigieron Venecia durante siglos. El exterior es fantástico, una inmensa fachada de piedra con arcadas de columnas. El interior muestra el poder que tuvo la República de Venecia durante siglos: la Scala d'Oro que da acceso a la segunda planta, la Sala del Consejo (no os perdáis los retratos de los dux con la cortina negra en el lugar del traidor Martin Falier), la Sala del Escudo con grandes mapas y globos terráqueos, la escalinata de los gigantes por donde accedían las visitas oficiales, las estancias del dux...




Hay numerosos cuadros de interés, especialmente el Paraiso de Tintoreto, en la Sala del Consejo, al parecer es el óleo más grande que existe. Y por último, rincones con especial encanto: la Bocca di Leone, un buzón con cara de león donde se hacían denuncias anónimas de algún ciudadano; las mazmorras, ya que además de Palacio hizo las funciones de prisión. Por sus estrechos pasillos se ven las diminutas celdas y para acceder a ellas se cruza el famosísimo puente de los suspiros, llamado así por los suspiros de los condenados al pasar por él, ya que era el último lugar de Venecia que veían antes de ingresar en la prisión. El exterior puede pasar desapercibido al estar oculto continuamente por turistas.




La entrada al Palacio incluye las visitas al Museo Correr, Museo Arqueológico y a la Biblioteca Nacional Marciana, para los que aún deseen empaparse más de la historia de La Serenísima. Como en otras visitas es recomendable madrugar y evitar las horas puntas y las colas interminables.


18 de octubre de 2009

Basilica de San Marcos


Su construcción comenzó en el año 832 para albergar los restos de San Marcos, el patrón de la ciudad, robados en un monasterio de Alejandria por comerciantes venecianos. Se siguió el modelo de la iglesia de los Santos Apostoles de Constantinopla. La fachada es imponente con sus cúpulas doradas, especialmente al atardecer, cuando quizás alcanza todo su esplendor.
















La entrada es gratuita, generalmente tras una cola, no tan grande como la del Campanile o el Palacio Ducal, aunque se cobra para ver el tesoro y el retablo (Pala d'Oro). No dejan introducir mochilas y hay que de dejarlas en una consigna de un edificio anexo. El interior me recordó a Santa Sofia en Estambul, de estilo bizantino, diferente a las clásicas catedrales góticas que estamos acostumbrados a ver en Europa. Atención a los preciosos mosaicos del suelo y de la cúpula. No dejeis de salir al balcón (Loggia dei Cavalli), con la mejor vista que se puede tener de la Plaza S. Marcos. Los caballos no son los originales, los cuales están en el museo.

16 de octubre de 2009

Plaza San Marcos


Si llegáis por la laguna en barco lo primero que os encontraréis es la plaza más pequeña, la Piazzetta, flanqueada por las columnas de San Marcos y San Teodoro. Aquí se celebraban las ejecuciones públicas por lo que se considera señal de mala suerte pasar entre ambas. Tras la Piazzetta se encuentra la inmensa Plaza de San Marcos presidida por la Basílica. Es mejor visitarla a primera hora de la mañana o al atardecer para evitar las hordas de turistas cámara en mano que invaden todas las esquinas. Además de la Basílica de San Marcos y del Palacio Ducal, que merecen capítulo aparte, la Plaza tiene muchos rincones interesantes.




El primero es el Campanile al que se puede subir en ascensor hasta sus casi 100 metros de altura, desde donde se tienen unas grandes vistas de la ciudad e incluso de los Alpes. Es el edificio más alto de Venecia y además de campanario de la basílica hizo funciones de faro del puerto. Sus cinco campanas marcaron historicamente los acontecimienos cotidianos de la ciudad (la campana Maleficio anunciaba las ejecuciones, la Mezza Terza las reuniones del Senado...). A principios del siglo XX se vino abajo debido a la erosión por el agua de la escasa cimentación, reconstruyéndose unos años más tarde. Nos llamó la atención que desde ésta altura tan sólo se aprecian los grandes canales, el resto, perdidos entre la maraña de casas, pasan totalmente desapercibidos. Suele haber una gran cola para subir.




Otros puntos de interés son:

La Torre dell' Orologio, reloj renacentista con esfera de 24 horas con los símbolos del Zodiaco.

Los edificios del siglo XV donde residian los administradores del Estado (Procuratie) y la libreria Sansoviniana.

Si os queréis dar un lujo (los precios de un simple café son de escándalo) entrad en el Café Florian, el más antiguo de Europa (1720), que conserva aún parte de su decoración original.

Además, la Plaza de San Marcos invita a pasear, a dar de comer a las palomas (creo que lo han prohibido), escuchar la música de  las orquestas de cámara tocando en las terrazas de los cafés o disfrutar de un helado mientras los rayos del atardecer iluminan la fachada de la Basílica.


8 de octubre de 2009

Venecia: Gran Canal

El Gran Canal, junto con la Plaza San Marcos, son la esencia de Venecia. Es uno de los más de 170 canales de la ciudad, pero como su nombre indica es el canal más amplio, con 4 Km de longitud y 80 metros de anchura, en algunos puntos. La mejor forma de recorrerlo es en la línea 1 o 82 del vaporetto, os recomendamos un viaje ida y vuelta desde la Plaza San Marcos hasta la estación de tren y luego ir haciendo paradas en los lugares de interés. Es obligatorio hacer uno de los viajes cuando cae la noche.
La entrada al Gran Canal está flanquedada por la imponente figura de Santa Maria della salute, iglesia construida en el siglo XVII para conmemorar la desaparición de la epidemia de peste que asoló la ciudad.



El canal es curvilíneo y a lo largo de él se situan numerosos palacios (Palacio Grassi, Ca´Pesaro, Ca Rezzonico, Ca' Dario, Ca´d´Oro...), que muestran la fuerza económica de "la Serenísima", cuando dominaba el comercio marítimo. Todos ellos están cargados de historia, muchos fueron habitados por personajes famosos (Wagner, Lord Byron...). Además está repleto de góndolas, lanchas-taxis, pequeñas embarcaciones mercantes...
El canal puede ser cruzado por 3 puentes. El primero el de la Gallerie dell'Accademia, llamado así porque conduce al museo de pintura por excelencia de Venecia. Es un puente de madera desde el que se tiene una magnífica vista del comienzo del canal. El segundo puente es el de Rialto, el más famoso. Un precioso puente de piedra, cubierto, repleto de tiendas y de turistas. Por último el tercer puente es el de los Descalzos, en las proximidades de la estación. Hay un cuarto puente proyectado por Calatrava y rodeado de polémica.

2 de octubre de 2009

VENECIA: preparando el viaje

De Venecia encontrareís opiniones muy extremas: ciudad cara, sucia, mal cuidada, plagada de turistas...... ciudad única, maravillosa, romántica, encantadora....
Lo curioso es que ambas opiniones tienen parte de verdad, aunque nosotros somos más partidarios del segundo punto de vista.

Si podéis, evitar los meses de verano, porque los turistas asoman por todas las esquinas (nunca hemos visto tantos japoneses juntos) y suele hacer bastante calor; aunque nosotros fuimos en Agosto y sobrevivimos.
Os aconsejo llegar de noche y en barco, es una experiencia fantástica adentrase por la laguna a oscuras y ver aparecer las luces de la ciudad. El aeropuerto (Marco Polo) se encuentra a 8 Km y desde allí un servicio de lanchas (Alilaguna) os deja en la misma Plaza de San Marcos. También podeis acercaros en autobús, pero claro está, no tiene el mismo encanto.
 ¿Cúantos días se necesitan? Depende de lo que querais ver, los ideal son al menos 2-3 días. Nosotros estuvimos 5 y vimos muchísimas cosas, sin prisas. El típico viaje de 2-3 días en Roma, otros tantos en Venecia y Florencia, no lo recomiendo para nada. Es mejor concentrarse en lo que más os interese y visitarlo a fondo y con paciencia, que es de verdad como se disfruta.




Los hoteles sueles ser caros y bastante viejos (no les vendría mal un plan renove). Está la opción de alojarse en la vecina localidad de Mestre, donde encontrareis mejores hoteles y más baratos, pero tened en cuenta que hay que desplazarse (tiempo y dinero).
Nos alojamos en el Hotel San Moisé, muy céntrico, a 5' de la Plaza San Marcos. Las habitaciones son pequeñas. El desayuno normalito, pero con el encanto de ver los canales mientras te tomas un expresso.
Venecia es uno de los lugares más caros de Italia, de por sí ya cara. Es dificil encontrar buenos sitios para comer sin dejarse medio crédito de la VISA. Aunque siempre son socorridas las porciones de pizza y los helados son buenísimos. Un lugar barato es Chat qui rit (calle Tron,muy céntrica), autoservicio sin ningún encanto, pero al menos se come por una cantidad razonable. No dejeis de beber un Spritz, una especie de vermut, en una terraza de alguna plaza algo alejada del bullicio (por ejemplo Santa Margarita).
Si quereis un recuerdo típico y a la vez interesante una buena opción son las típicas máscaras de carnaval. Las hay muy baratas en los puestos callejeros y más caras y de gran calidad es cualquiera de los múltiples talleres artesanos dispersos por la ciudad.

Para moverse lo mejor son las piernas y callejear por sus canales, para encontrar sitios inverosímiles: callejuelas con diminutos puentes y hornacinas con imágenes de la Virgen.  Es indispensable el famoso vaporetto para recorrer mayores distancias. En cuanto a la góndola, son carísimas y en época alta pierden parte de su encanto, porque ireis en una romería de góndolas, una tras otra, con la pareja de turistas. Pocas veces un tópico es tan parecido a la realidad, los gondoleros visten con la típica camisa veneciana a rayas y cantan O sole mio... Hay una versión barata de la góndola, que los turistas no suelen conocer, y es el Traghetto, que cruza el Gran Canal de una orilla a otra por un precio módico. No es tan romántico, pero podeis decir que habeis montado en góndola.


21 de septiembre de 2009

Sierra de Urbión II

...Continua

Bajamos la cima del Urbión y por un sendero que nace a la izda de la base del pico, nos dirigimos hacia el collado donde se ubica la segunda cumbre del día, el pico Zorraquín (foto inferior). Antes de llegar al collado nos encontramos con una de las múltiples lagunas de origen glaciar de la zona, conocida como la Laguna Larga.




Iniciamos el ascenso al pico Zorraquín por un sendero que discurre entre matorrales y pequeños pinos, que se pierde cerca de la cima. Se alcanza en 45' desde el Urbión; aunque la vista desde ella es mucho menos interesante. Desandamos el camino hasta regresar al collado y cogemos el sendero de la dcha (el de la izda lleva a la Laguna Negra). Si no queréis andar tanto podéis obviar ésta segunda ascensión y coger el sendero al llegar al collado.




Nuestro siguiente destino es la Laguna Helada (foto superior), en la cual es frecuente ver en verano al ganado refrescarse en sus aguas; y desde aquí alcanzamos el Mirador de la Laguna Negra (foto inferior), donde contemplaremos sus aguas oscuras, al remanso de las grandes moles rocosas. Podemos dejar volar la imaginación y ver discurrir entre sus aguas algunas de las leyendas locales, especialmente la de Alvargonzález de Machado (de obligada e inolvidable lectura para todo aquel que visite Soria).
Desde el Pico Zorraquín hay 60' hasta el mirador. Tan sólo nos queda continuar el camino, unos 30', hasta alcanzar el coche y dirigirnos a alguno de los mesones de la zona y comernos unas chuletas o una caldereta de cordero, bien merecida después de la caminata.


19 de septiembre de 2009

Sierra de Urbión I

Nos trasladamos de nuevo a una de nuestras queridas provincias olvidadas, la desconocida y fabulosa Soria. Vamos a realizar un recorrido circular que nos llevará a las cimas de los Picos Urbión (2229 m) y Zorraquín (2091 m).
Partimos en coche desde la localidad de Covaleda (ver "Ruta de los Puentes del Duero"), a la salida del pueblo cogeremos el desvío hacia Urbión. Son 17 Km, los primeros asfaltados y la segunda parte por pista de tierra en regular estado; en continuo ascenso. Lo ideal es disponer de un vehículo todoterreno, aunque se puede hacer con un turismo, a paso lento y con precaución en los numerosos baches. En total son unos 30’ hasta el paraje “El Muchachón”, reconocible por una cerca metálica para el ganado; donde dejaremos el coche y empezaremos la caminata.




Este primer tramo es el más árido, por un camino desértico, desde el que se tiene una buena panorámica de los pinares de los pueblos de la comarca (Covaleda, Duruelo, Regumiel y Quintanar). Dejaremos a mano dcha el desvío al mirador de la Laguna Negra por el cual regresaremos.
Al llegar a la base del pico veremos a la izda el Valle de Duruelo, donde se ubica el nacimiento del río Duero (un pequeño caño que defrauda bastante).
La subida hasta la cima es sencilla por un sendero marcado. Desde ella hay una magnífica vista de la Sierra de Urbión (foto superior) y de la Laguna de Urbión (foto inferior); asi como de las provincias de Soria, Burgos y La Rioja. Desde el punto donde dejamos el coche tardaremos unos 90’ a la cima.




Hay dos rutas alternativas para alcanzar el pico: la más conocida desde la Laguna Negra vía Vinuesa y la segunda por el Valle de Duruelo de la Sierra, por la carretera que lleva a Castroviejo.
Por cualquiera de ellas es imprescindible llevar abundante agua y comida.

....Continua

14 de septiembre de 2009

Día 11: Adios a Noruega

Al día siguiente por la mañana tomamos el vuelo de regreso a casa, vía Frankfurt.
Noruega ha sido el tercer país nórdico que visitamos, tras Finlandia e Islandia, y le situaríamos entre ambos en cuanto a su interés (Islandia sin duda ha sido el que más nos ha gustado). Aunque no ha pasado el tiempo necesario para madurar el viaje, nos ha parecido un lugar con un entorno precioso, quizás el más bonito que hemos visto, pero demasiado homogéneo (teniendo en cuenta que no hemos visitado el Norte). Es un país muy “civilizado”, con un altísimo nivel de vida y en el que da gusto moverse en familia, por las facilidades que ofrece.




Si tuviesemos que hacer la típica clasificación Top-5 sería ésta:

1- Preikestolen

2- Geirangerfjord

3- Briksdalsbreen

4- Bergen

5- Borgund Stavkirke

11 de septiembre de 2009

Día 10 (2ª Parte): Regreso a Oslo

Era día de regreso al aeropuerto de Oslo para coger el vuelo al día siguiente, 400 Km / 6 horas de viaje (sin contar las paradas). La carretera discurre por el interior y aunque los paisajes siguen siendo muy bonitos, se echan de menos los fiordos, afortunadamente la carretera es mucho mejor y puedes circular algo más rápido, aunque rara vez se superan los 90 Km/h.
La primera parada fue en Ringebu para ver la última stavkirke. En total vimos 6, una antológica (Borgund), 2 muy bonitas (Lom y Ringebu), 3 más flojillas (Roldal, Kaupanger y Rovden) y 1 imprescindible que no vimos (Urnes). Os aconsejo que os acerqueis a todas aquellas que os pillen de paso porque son un icono del viaje, que no volvereis a ver en otros lugares.


- Ringebu -


La segunda y última parada fue Lillehammer, donde visitamos el Olympiaparken, sede de las Olimpiadas de Invierno del 94 (tras las de Barcelona). Se puede visitar de forma gratuita, aunque por un precio módico se sube en telesillla a lo alto de los trampolines de salto (de 90 y 120 m), con unas vistas magníficas de la ciudad. Había entrenamientos de saltos, sobre hierba artificial. Viendolos desde la TV ya da la impresión que  no debe ser un deporte para cobardes, pero en directo parece increible que alguien se atreva a saltar desde tal altura. Realmente fue una visita que mereció la pena.


- Olimpiaparken -


Nos alojamos en el Thon Hotel Oslo Airport (1190 NOK habitación familiar). Típico hotel de aeropuerto para viajes de negocios, moderno y funcional, con gran desayuno buffet, wifi gratuito y un salón gigante de juegos infantiles con castillo inflable que hizo las delicias de nuestras hijas. Desde él se tarda 5’ en coche al aeropuerto; hay servicio de autobus (de pago, al igual que el parking). Muy recomendable. Además al lado había un McDonals que nos solucionó la cena y una gasolinera para entregar el coche de alquiler con el depósito lleno.

9 de septiembre de 2009

Día 10 (1ª Parte): Y la luz se hizo sobre Trollstigen

Tuvimos suerte y amaneció despejado, por lo que volvimos a subir y bajar el Trollstigen y ésta vez si que pudimos comprobar el increible trazado de la carretera con curvas imposibles. Como una imagen vale más que cien palabras contemplar la foto.




Y ahora un pequeño video en el que se aprecia el ancho de la calzada y el problema que se plantea cuando aparece uno de los numerosos autobuses turísticos.







6 de septiembre de 2009

Día 9 (2ª Parte): Andalsnes


Tras la lluviosa mañana nos dirigimos al Trollstigen Camping, situado nada más bajar del Trollstigen. Más que un camping es una parada de autobuses turísticos con una tienda de recuerdos y un pequeño restaurante. Alrededor de él se dispersan unas cuantas cabañas de madera, que no están mal. Daba sensación de algo desangelado, no se si por el día, aunque el entorno era magnífico, a los pies de los grandes bloques rocosos de Trollveggen.


.
.
.

Después de comer en la cabaña, recorrimos 10 Km hasta Andalsnes. Es la ciudad mayor de los alrededores, punto final de uno de los mejores trayectos en tren de Noruega, Raumabanen. Tras pasear por el puerto intentamos llegar hasta la catarata Mardalsfossen, una de las más altas del mundo, pero desistimos por el aguacero que estaba cayendo y lo lejos que estaba.




Cambiamos de rumbo y fuimos hasta Rodven, a ver su deteriorada stavkirke. Si Borgund fue la estrella de éstas iglesias de madera, ésta simboliza el lado opuesto. Está apuntalada para que no se venga abajo y apartada de los circuitos turísticos, en el recodo de un perdido fiordo que te hace comprender lo inhóspito de la geografía del país.

Nos quedamos con las ganas de ver tantas otras cosas: Alesund, Molde y la carretera del Atlántico...  pero el tiempo no daba para más.

4 de septiembre de 2009

Día 9 (1ª Parte): Geiranger - Trollstigen

Éste fue el único día lluvioso de todo el viaje, que estropeó el recorrido en coche probablemente más famoso de toda Noruega, la Rv63 o Ruta Dorada. Nada más salir de Geiranger una carretera sinuosa (carretera del águila) asciende hasta otro magnífico mirador, Ornesvingen, en el cual se tiene una preciosa vista lateral del fiordo y especialmente de la catarata de las siete hermanas.




Proseguimos el viaje hasta Eidsdal donde se coge el ferry a Linge y desde aquí se llega a una región famosa por sus fresas, Valldal, donde se venden en puestos ambulantes al lado de la carretera (cestas de medio kilo 25-30 NOK).
A 15 Km de Valldal se encuentra Gudbransjuvet, un angosto cañón de rocas por el que el agua discurre con una fuerza impresionante. Se encuentra al lado de la carretera, bien señalizado y de muy fácil acceso. El cañón se contempla desde unos miradores aptos para todos los públicos.





La carretera comienza a ascender progresivamente hasta los 850 m, pero lo realmente vertiginoso es la bajada, la famoso carretera de los trolls (trollstigen). Esta carretera se inauguró en los años 30 sobre un antiguo paso de montaña a través del macizo montañoso del Trollveggen, uno de los más difíciles de escalar de Europa (su cima no se conquistó hasta 1965). Son once cerradas y estrechas curvas (cada una con su nombre) que no pudimos ver prácticamente por una cerrada niebla (al día siguiente nos desquitamos).





La mejor vista de la carretera y donde realmente se aprecia ésta es desde el nuevo mirador en la cima de la misma, antes de iniciar la bajada. Al terminar el descenso no hay que perderse la única señal de tráfico del mundo que advierte del paso de trolls.


1 de septiembre de 2009

Día 8 : Geirangerfjorden

Como ya comentamos, habíamos decidido hacer el clásico viaje en barco por tan sólo unos de los fiordos, elegimos Geirangerfjorden y fué un acierto. Es un trayecto corto de 16 Km (1 hora), pero que concentra en ese tramo toda la belleza de los fiordos de Noruega, que por otra parte pueden llegar a ser repetitivos (paisaje idílico, otro paisaje idílico, nuevo paisaje idílico...).
Desde Stryn hay 60 Km (una hora) hasta Hellesylt, donde se embarca. Os dejo el enlace con los horarios. Es importante llegar una media hora antes para asegurarse pasaje, porque en los meses de verano se llena. Sólo permiten reservar a los autocares y el billete se compra en el momento de embarcar, al igual que en resto de los ferrys. El ticket familiar no costó 495 NOK, un precio razonable para los estándares noruegos, dado que es uno de los mayores puntos turísticos.



Coged al subir al barco un folleto, al lado de la cafetería, porque no se entiende nada de lo que dice el guía por megafonía.
El fiordo es espectacular, encajonado entre altísimas paredes rocosas, con granjas abandonadas en lugares inverosímiles y numerosas cascadas deslizándose hacia las aguas del fiordo, las dos más famosas son las siete hermanas y el pretendiente (foto superior, sobrevolada por un helicóptero con turistas a bordo).
Geiranger es un pequeño pueblo ubicado al fondo del fiordo, rodeado de montañas; en un entorno que dificilmente se puede superar con la imaginación. El pueblo en sí es tan sólo un punto de atraque de los grandes cruceros (llegan varios al día), con las típicas tiendas de recuerdos y restaurantes. De hecho los cruceros son mayores que el pueblo, pero es llamativo como el barco gigante se vuelve enano cuando se aleja entre las paredes del fiordo.
Lo interesantes son los alrededores. Es visita obligada el mirador de Flydalsjuvet a 5 km, en dirección a Stryn. Desde él  se tiene una inmejorable vista frontal del fiordo, con Geiranger a los pies. La famosa foto asomado al acantilado no es posible hacerla como tal, ya que se ha vallado éste para evitar accidentes.




Nos alojamos en Grande Camping, situado en la orilla del fiordo, muy cerca del pueblo. La cabina (890 NOK) era magnífica, con unas vistas muy buenas del fiordo. Otro lujo del camping es el alquiler de barcas a motor para navegar por el fiordo. Por no hacer caso al refrán, "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy", nos quedamos con las ganas, porque al día siguiente llovíó a cántaros.


29 de agosto de 2009

Día 7 (2ª Parte): Briksdalsbreen

Desde Stryn hay 45' en coche hasta Briksdalsbreen, la lengua más accesible del Jostedalsbreen, el mayor glaciar de la Europa continental. Desde el parking (de pago) se pueden recorrer a pie los 2.5 Km de subida, hasta la laguna que forma el glaciar; o subir en unos cochecitos eléctricos (trollcars) que en 15' te dejan cómodamente arriba. Si sois muy sibaritas podeis subir en coche de caballos. Después de hacernos los héroes en el Preikestolen con la peque, no queríamos más medallas y pagamos las 360 NOK del trollcar por los cuatro. Por el camino se pasa por una gran catarata formada por el deshielo del glaciar y que ilustra la típica postal del puente con el coche de caballos turístico.




Tras andar 5' desde donde para el trollcar, se alcanza la laguna glaciar. Una cadena metálica "impide" el paso hasta el hielo, pero todo el mundo se la salta, incluidos nosotros. En 10-15' ,desde la cadena, se alcanzan los bloques azulados de hielo. La verdad es que si miras hacía arriba y piensas que uno de esos grandes bloques se pueden deslizar por la ladera, entiendes el porqué de impedir el paso a los turistas. Para hacerse una idea del tamaño de la lengua, fijaros en la foto en la persona que se encuentra en el margen izdo de la laguna.




Las vistas del valle desde aquí son magníficas. Aunque la lengua es menor que las del Vatnajökull (ver viaje a Islandia), estéticamente es perfecta y se comprende muy bien el concepto de "lengua glaciar" . Al lado de la tienda de recuerdos cercana al parking hay un panel informativo muy interesante y sorprendente sobre la erosión que ejerce el glaciar sobre las rocas a su paso.
Es otra de las visitas inexcusables de Noruega.

27 de agosto de 2009

Día 7 (1ª Parte): Gaupne - Stryn

Desde Sogndal a Briksdalsbreen, destino de éste día, el camino más corto es la E39, pero varios viajeros recomendaban recorrer la carretera de Sognefjellet (Rv55) en dirección a Lom. El tramo hasta Gaupne es similar al resto de las carreteras en las que habíamos circulado durante el viaje y estuvimos a punto de regresar a Sogndal, menos mal que no lo hicimos. La Rv55 es sencillamente espectacular, discurre paralela al Parque Nacional de Jotunheimen y desde ella parten numerosas rutas de senderismo. La carretera va ascendiendo continuamente hasta alcanzar 1434 metros, rodeada por nieve y por las inmensas montañas del parque, con unas vistas magníficas. Fue la mejor carretera de todo el viaje y si podéis no dudéis en recorrerla despacio, disfrutando del paisaje.


- Rv 55 -

Tardamos 2 horas en recorrer los 100 Km a Lom, pueblo muy transitado, al ser un cruce de caminos. Visitamos la stavkirke, del siglo XII, en el centro de la localidad, muy bonita como todas las anteriores.
Continuamos por la 15 hasta Grotli donde nos desviamos hacia Stryn. La carretera 63, de peaje, que discurre entre Grotli y Geiranger conduce a la cima del Dalsnibba (1500 m).


- Stavkirke de Lom -

Stryn, la localidad más importante del Nordfjorden, es un centro vacacional que cuenta con la mayor estación de esquí estival, además de su proximidad a Briksdalsbreen y Geiranger. Nos alojamos en una cabaña del Stryvatn Camping , 10 Km antes de llegar a Stryn (otras 2 horas desde Lom). Es otro camping muy recomendable, no tanto por su ubicación, sino por las cabañas y las instalaciones. Hay que hacer la reserva con anticipación, porque estaba lleno y dos meses antes del viaje las mejores cabañas ya estaban ocupadas. Comimos muy bien y a precio razonable en la Pizzeria Nappoli de Stryn.



24 de agosto de 2009

Día 6 (2ª Parte): Laerdal - Gaupne

Tras cruzar el túnel y llegar a Laerdal, nos desviamos 30 Km (20') por la E16 en dirección Oslo para visitar la stavkirke más famosa y mejor conservada del país, la de Borgund (siglo XII). Puedes fotografiarla sin pagar, pero merece la pena comprar la entrada (70 NOK por adulto, 140 family ticket), que incluye también la visita a un pequeño centro de interpretación con imágenes de la restauración de la iglesia y algún objeto litúrgico. Lo realmente interesante se encuentra en el exterior, invita a contemplarla tranquilamente para ver todos sus detalles, incluidas inscripciones rúnicas en la puerta.



- Borgund -

Tras comer en la cafetería del centro de interpretación, regresamos por la misma carretera y cogimos el ferry Fodnes-Mannheller para dirigirnos a Sogndal. Antes paramos en Kaupanger para ver su stavkirke. Lo mejor, la preciosa ubicación a la orilla del fiordo. El interior debe ser muy interesante, pero llegamos justo cuando la cerraban.

La otra stavkirke que no pudimos visitar por falta de tiempo es la de Urnes, la más antigua de Noruega (1130) y declarada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Es necesario coger un ferry para llegar a ella.





- Kaupanger -


Continuamos por la Rv55 dirección Lom y tras pasar Gaupne llegamos a Viky Camping, donde habíamos reservado una cabaña (600 NOK). Descubrimos este camping por recomendación de otros viajeros y fué el mejor del viaje, un lugar con muchísimo encanto, situado en un recodo de la carretera a la orilla del Lustrafjorden, un fiordo con unas preciosas aguas de color verde. Os dejo una foto desde la cabaña, esa es la vista que teníamos con el fiordo y la catarata al fondo. Al día siguiente por la mañana vimos focas y en el libro de visitas de la cabaña (por cierto, los dos huéspedes previos también fueron españoles), algún turista comentaba haber visto ballenas en invierno. En resumen un pequeño trocito de paraíso que os lo recomendamos sin lugar a dudas.


- Vicky Camping -

22 de agosto de 2009

Día 6 (1ª Parte): Bergen-Laerdal

Desde Bergen nos dirigimos por la E16 a Voss (100 Km/90'), donde hicimos una breve parada para ver Vangskyrkja, una iglesia gótica de piedra. Voss es un centro vacacional, especialmente de deportes y tenía bastante ambiente por las calles. Es un buen sitio para alojarse si os viene a mano en vuestra ruta.
Continuamos por la E16 y cogimos el desvío hacia Stalheimskleiva, la antigua carretera que unía Oslo con Bergen, en lo alto de la cual se encuentra el Hotel Stalheim, con la habitación con mejores vistas del mundo para la revista Conde Nast's. No entramos al hotel, pero las vistas son impresionantes. Volvimos por nuestros pasos (la bajadita de la carretera tiene pendientes del 18%) y seguimos hasta Gudvangen.


- Vistas desde el Hotel Stalheim -


Desde Gudvangen parte uno de las dos rutas en barco más célebres de toda Noruega, el Sognefjorden (fiordo de los sueños), con más de 200 Km de largo. El trayecto Gudvange-Aurland dura 3 horas (demasiado tiempo para un día tan largo), por lo que optamos por recorrer, más adelante, el otro fiordo famoso (Geirangerfjord). Otra atracción superturística que nos saltamos fue el tren Flam-Myrdal, principalmente por falta de tiempo y por las recomendaciones de otros viajeros, que comentaban no aportar nada nuevo a los maravillosos paisajes que puedes ver desde el coche.


- Sognejorden -
Muy cerca de Flam, se encuentra Aurland, desde donde hay dos posibles rutas hacia Laerdal: Snovegen (carretera de las nieves, 45 Km) y el túnel con tráfico de vehículos más largo del mundo (¡ 24.5 Km, más de 20' ¡), que fue el que cogimos. Es curioso porque tiene tres tramos en los cuales el túnel se ensancha y se ilumina de color azul (parece un gigantesco iglú), para evitar el cansancio visual que produce la monotonía de conducir con poca luz.

19 de agosto de 2009

Dia 5 (2ª parte): Bergen

Bergen es la 2ª ciudad del país y probablemente la más bonita. Eso si la lluvia no lo impide, porque es el lugar más lluvioso, con 275 días al año. Nosotros tuvimos la suerte de tener uno de los escasos días de sol, que lució espléndido. A mi personalmente me pareció un lugar encantador, pero quizás me esperaba algo más. El mayor pero que se le puede poner es la gran cantidad de turistas que llegan a su puerto, pero aún así todo viaje a Noruega debe incluir Bergen. Con un día, o como máximo dos si se quieren ver las afueras, son suficientes.

El eje de la ciudad es el puerto y en él se encuentra el famoso Bryggen, un conjunto de casas de madera pintadas de vivos colores, declaradas Patrimonio de la Humanidad. Formaron parte de la Hansa, una organización económica que domino el Norte de Europa durante los siglos XIII-XVI. Hay un museo que recrea una de éstas casas de la época. Junto con los fiordos son la imagen más típica de Noruega. En la actualidad son tiendas de recuerdos, plagadas de turistas, que invitan a perderse por sus estrechas callejuelas.

El otro lugar clásico del puerto es el mercado de pescado, similar a los de las ciudades del Norte de España. Ofrece pescados, mariscos, bocatas de gambas... y hasta tostadas de ballena. Uno de los tenderos era un Erasmus hispano que nos invitó amablemente a un pinchito. Es el lugar que más gente os encontrareís en toda Noruega.

- Bryggen -

El lugar que más nos gustó fue el monte Floien, al cual se puede subir andando o mejor en un precioso funicular, Floibanen (35 NOK por adulto y 18 NOK por niño, ida). Las vistas desde aquí son fabulosas. Seguimos la recomendación de muchos y bajamos andando en un delicioso paseo entre las callejuelas de la ciudad, previa parada en un pequeño parque del monte con grandes trolls de madera que hicieron las delicias de las peques.


- Bergen desde el monte Floien -

A las afueras de la ciudad, si tenéis tiempo, hay tres visitas interesantes: la stavkirke reconstruida de Fantoft y las residencias del compositor Grieg (Trolhaugen) y del violinista Ole Bull (en la isla de la luz).
No dejéis de pasear por las calles y el puerto al caer la tarde cuando hay menos gente y realmente se disfruta de esta preciosa ciudad.




17 de agosto de 2009

Día 5 (1ª parte): Lofthus - Bergen

Nos dirigimos a Kinsarvik con intención de coger el ferry a Kvanndal. Normalmente no es necesario conocer el horario, porque circulan continuamente, pero éste precisamente tiene unos horarios más reducidos y tuvimos la mala suerte de ver como el último coche en subir al barco era el que nos precedía. El cobrador nos aconsejó continuar hasta Brimnes para coger el ferry con destino Bruravik y así lo hicimos. Una vez aquí continuamos por la carretera 7 hacia Bergen, bordeando el Hardangerfjorden, el cual ofrece unas vistas magníficas, con numerosas casitas en sus orillas y estaciones de esquí en las montañas adyacentes. Tan sólo hicimos una breve parada para ver la catarata Steindalfossen y aún así tardamos 4 horas para recorrer 240 Km.




Cerca de Bergen hay unos pocos Km de autopista de peaje. Gracias a Google Maps encontramos a la primera la dirección de nuestro alojamiento. Este fue sin duda el que más quebraderos de cabeza nos dío cuando preparamos el viaje. El hostel estaba lleno, los hoteles eran muy caros para los cuatro y había dos campings con cabañas, pero a 15-20 Km y queríamos quedarnos cerca del centro. Buscando en la web oficial de la ciudad, nos decidimos por un apartamento. Nos costó 1350 NOK. Era una casa de madera blanca, típica de Bergen, con dos habitaciones, salón, cocina, baño y conexión a Internet gratis. La única pega es que no se puede aparcar el coche en la calle, pues en todo Bergen tan sólo está permitido para los residentes. Hay parkings en las afueras, nosotros dejamos el coche en una de las calles, que nos indicó el casero, de las que suben al monte Floien. Por lo demás estuvimos como en casa y a 5' andando del Bryggen.