28 de febrero de 2009

Húsavik - Akureyri (día 6)

Tras dejar la acogedora cabaña nos dirigimos a Húsavik en busca de ballenas. En el mismo puerto se encuentran los kioskos donde contratar la excursión. La principal compañía es North Sailing, que ofrece diferentes tours. Nosotros hicimos el más corto, de 2 horas, navegando por la bahía. Pese a que nos tomamos la pastilla antimareo que te ofrecen, nos mareamos, al igual que la mayoría de los pasajeros. El barco lleva un vigía en una torreta que cuando ve una ballena grita su localización siguiendo las agujas del reloj y los pasajeros corren hacia ese lado. El barco pone los motores a tope para acercarse y luego les apaga para no ahuyentar a las ballenas, con lo cual queda a merced de las olas y la sensación de mareo es intensa. Verás seguro delfines y con mucha probabilidad (la publicidad dice que en más del 95% de las salidas) alguna especie de ballena, la más abundante es la ballena jorobada (minke whale). Aunque no esperes verla como en los anuncios que hay en Húsavik, donde parece que está posando. Si asumes el mareo creo que merece la pena.



- Puerto de Húsavik -


Tras la experiencia ballenera, nos dirigimos al lago Mývatn. Se puede circundar completamente siguiendo la carretera nº 1 por su lado Oeste y la 848 por el Este, en total son 37 Km. El nombre significa "lago de las moscas" y suele estar lleno de mosquitos, aunque tuvimos suerte y no nos visitaron, probablemente por el día lluvioso que hizo.


- Grjótagja -

La primera parada en el lago fue Grjótagja, una fuente termal situada en el interior de una gran fisura del terreno, aunque desde los años 80 no es posible bañarse debido a las altas temperaturas que alcanza el agua. Está situada en la ruta que conduce a Hverfell, un cono volcánico de 160 m al que es posible subir y obtener una gran vista del lago, nosotros tan sólo llegamos a su base.




24 de febrero de 2009

Dettifoss - Húsavik (día 5)

La última zona del Parque se llama Hólmatungur y contiene la visita estrella, la catarara Dettifoss. Este tramo de pista es el que se encuentra en peores condiciones, si a ello sumamos la niebla y la lluvia, lo convirtieron en el peor de todo el viaje. En las guías recomiendan visitar una colina, Ytra-Thorunnarfjall, para tener una vista panorámica de éste sector. Nosotros no fuimos por el mal tiempo, nos dirigimos directamente a la catarata, a unos 10-15' andando desde el parking. Dettifoss no es una catarata bonita como Gulfoss o Svartifoss. Sus aguas son sucias por los sedimentos glaciares que arrastra el río, pero en ningún lugar de Islandia como aquí se manifiesta la tremenda fuerza de la naturaleza. Aunque sabes que te vas a encontrar con la catarata más caudalosa de Europa, la magnitud del volumen de agua es inimaginable hasta que no estás delante de ella. Desde este margen se tiene una visión más frontal de la catarata que si accedes desde el sur via Grimsstadir (carretera 864). A unos 20' en dirección sur, se encuentra la hermana pequeña, Selfoss, mucho menos caudalosa, pero interesante.



- Dettifoss -


La vuelta la hicimos por el mismo camino de la ida, parando al final de la tarde én Húsavik. Es una coqueta localidad costera, cuyo atractivo turístico es el avistamiento de ballenas. Parece sacada de la serie de TV "Doctor en Alaska". Además de las ballenas tiene una bonita iglesia, un museo dedicado a los cetáceos y la única faloteca del mundo que dice tener penes de todos los mamíferos (¡incluido uno humano¡). Aunque no la visitamos, la foto de la entrada es impagable.

La etapa de éste día fue de 209 Km y la pena fue el mal tiempo que nos impidió ver bien el cañón.



20 de febrero de 2009

Cañón Jökulsárgljúfur (día 5)

El día amaneció lluvioso, por lo que suspendimos la salida prevista en barco en busca de ballenas y nos dirigimos por la carretera 85 hacia el Parque Nacional Jökulsárgljúfur, a 66 Km. Si los nombres islandeses son complicados, éste se lleva la palma, significa "cañón del rio glaciar". Tiene 30 Km de longitud y lo forma el rio Jökulsa á Fjöllum en su recorrido, desde el nacimiento en el glaciar Vatnajökull, hasta la desembocadura cerca de Húsavík. En la entrada del Parque hay un centro de visitantes con un pequeño museo, la visita, al igual que en el resto de parques, es gratuita. Está dividido en 3 sectores y lo ideal es dedicar un día a visitarlo.


- Ásbyrgi (Eyjan) -


El primer sector, entrando por el norte, es Ásbyrgi, quizás el menos interesante. La principal área consiste en una colina rocosa en el centro de una llanura, que delimita la forma de la pezuña de un caballo. La mitología nórdica la atribuye a la huella dejada por el caballo de Odín. Se puede subir a ésta colina, llamada Eyjan (la isla), aproximadamente en una hora y media, ida y vuelta, desde el parking. No tiene otro interés que ver la panorámica de la "pezuña", que desde el suelo no se aprecia. Si vais pillados de tiempo podeis obviarla. Desde el parking salen varios senderos, algunos de los cuales conectan con el segundo sector. Es uno de los pocos lugares de Islandia donde verás árboles, pequeños abedules. Para transitar en coche por el parque hay que seguir una pista de tierra, F862, en malas condiciones, además si llueve, como fue en nuestro caso, se vuelve un barrizal.


- Rocas del eco -

El segundo sector es Vesturladur, el más visitado e interesante. Desde el parking salen varios caminos, el que se dirige hacia el norte lleva a Hljódaklettar o rocas del eco. Son grandes formaciones rocosas de basalto que producen eco si das un grito. Otros monumentos naturales son una cueva llamada Kirkjan (la iglesia), formada igualmente por columnas de basalto y una gran piedra conocida como el troll. En una hora y media se puede visitar ésta zona en un recorrido circular.
Más allá hay otra región llamada Raudhólar y regresando al parking un sendero hacia el sur se dirige hacia Karl og Kerling, el hombre y la bruja, otros dos monolitos de piedra. Estas dos áreas no pudimos visitarlas debido a que llovía muchísimo y hacía bastante frío.

17 de febrero de 2009

Höfn - Húsavik II (día 4)

Al otro lado de la carretera 1 está Námafjall, la continuación de cráter de fisura del área de Krafla, responsable de los fenómenos volcánicos que se observan aquí. Particularmente es uno de mis lugares favoritos de Islandia. Parece sacado de algún grabado renacentista del infierno: pozas de barro hirviendo, agujeritos en la tierra por los que sale humo, fumarolas, colores de otro mundo y el intenso olor a azufre que lo impregna todo. Al igual que en Krafla, el recorrido está señalizado por cuerdas y en una hora se visita tranquilamente.


video



A 6 Km se encuentra Reykjahlid, la localidad más importante del lago Mývatn, situada en su extremo nordeste y bastante equidistante de todos los puntos del "anillo de diamante" del Norte de la isla. Aquí nos desviamos por la carretera 87, asfaltada tan sólo en algunos tramos, pero en buen estado, hacia Húsavik, a 54 Km. Nos instalamos en Kaldbaks-Kot Cottages, unas cabañas de madera situadas a 2 Km de la población, en un magnífico entorno al lado del mar. Las cabañas son pequeñas, pero bien equipadas, incluido baño con ducha y mini cocina. Tienen calefacción y son muy acogedoras.



- Kaldbaks-Kot Cottages -


En el complejo disponen de barreños de madera con agua caliente (mi hija se bañó en uno de ellos con 2º de temperatura en el exterior), incluso un jacuzzi y un embarcadero donde los patos caminan a su antojo. Para nosotros fue el mejor alojamiento de Islandia.
La paliza de éste día fue antológica, en total 467 Km, aprovechados hasta el último minuto.

14 de febrero de 2009

Höfn - Húsavik I (día 4)

Esta fue la etapa más larga y dura del viaje. Después de Höfn, la Ring Road deja de estar asfaltada y se convierte en una pista de tierra que va girando alrededor de la costa, siguiendo a los fiordos. El paisaje es espectacular y el tráfico muy escaso, aunque nos cruzamos con varias caravanas que habían bajado del ferry procedente de Dinamarca, en Egilsstadir. Los 250 km que separan ambas localidades tardamos en recorrerles toda la mañana, ya que la carretera no permite ir deprisa. El viaje en si merece totalmente la pena por las vistas de los acantilados.


- Fiordos del Este -

Egilsstadir es la capital de ésta región, aunque carece de grandes atractivos turísticos. Hicimos una parada para comer en la misma gasolinera donde repostamos. Tened en cuenta que las gasolineras no abundan y es conveniente que llenéis el depósito cuando paseis por alguna localidad grande para evitar quedarse tirado en la carretera. Después de aquí la carretera gira hacía el interior y deja de tener esas vistas espectaculares, además empezó a llover y fue la primera vez que me aburrí conduciendo en éste viaje.


Cerca del lago Mývatn un desvio a la izda señala Krafla (carretera 863), situada a 3 Km del cruce con la carretera 1; una de las regiones volcánicas por excelencia de Islandia. La carretera pasa por debajo de los tubos de la central geotérmica Kröflustöd, de color rojo vivo, que da un aspecto de decorado de película de ciencia ficción.


- Leirhnjúkur -


La principal visita es al área de Leirhnjúkur, un cráter de fisura que se puede recorrer en un circuito perfectamente señalizado de aproximadamente una hora. Lo primero que llama la atención es el olor a azufre y lo segundo la gama de colores, predominando el rojizo y el azul, de las pozas llenas de agua sulfurosa. Caminas entre la lava de las distintas erupciones, la última de 1984. Un poco más adelante se encuentra un gigantesco cráter volcánico llamado Viti (infierno en islandés), de más de 300 m de diámetro, que alberga en su interior un lago.



12 de febrero de 2009

Vik - Höfn II (día 3)

Seguimos de nuevo por la carretera 1 hacía uno de los puntos soñados del viaje, el lago Jökulsárlon. Su nombre significa laguna del rio glaciar y se ha formado por las fracturas de uno de los casquetes del Vatnajökull, un inmenso glaciar de algo más de 8000 km², el tercero en extensión del mundo, tras la Antártida y Groenlandia.
El lago te sorprende de repente a un lado de la carretera en el momento de cruzar un puente, por el que pasan los inmensos bloques de hielo hacía el Atlántico. Aunque el lago se puede observar perfectamente desde la orilla, hay un paseo interesante en unos vehículo anfibios que navegan por su interior durante algo más de media hora. Podrás apreciar los diferentes tonos de azul de los bloques de hielo, a las focas tomar el sol tumbadas en ellos y hacer magníficas fotos. El tour se contrata en el pequeño café del aparcamiento del lago.
Como detalle curioso señalar que aquí se han rodado escenas de varias películas, como "Paronama para matar" de James Bond y "Tomb Raider" de Lara Croft.


Jökulsárlon -


Por último nos dirigimos a Höfn, un bonito pueblo pesquero, puerta de entrada a los fiordos del Este. Nos alojamos en el hostel en una habitación triple. El edificio principal estaba lleno y un islandés gigantón nos llevó a otra casa próxima. La habitación era muy amplia, limpia, decorada con muebles estilo Ikea, muy funcional. Si piensas hospedarte es hostels, lo mejor es llevar tu propio saco de dormir, porque las sábanas las alquilan, aunque las camas tenían edredón y no pasamos frio. En pleno Junio la calefacción estaba encendida y hacia muy buena temperatura. La comodidad del hostel depende de su ocupación, ya que la cocina y los baños son compartidos. En éste estuvimos muy tranquilos. Fuimos a dar una vuelta por el puerto y por el pueblo y cenamos en Kaffi Hornid, un restaurante informal, muy agradable.
Hasta ahora habíamos tenido un tiempo fenomenal, equivalente a nuestra primavera; pero al final de la tarde empezó a llover y ya no pararía en los próximos días. Esta etapa, de 272 Km, se puede hacer bien en un día.




10 de febrero de 2009

Vik - Höfn I (día 3)

Después de desayunar hicimos la compra en un supermercado de Vik y cambiamos euros a kronas en un banco. Volvimos a la carrera 1 con dirección Höfn. Discurre próxima a la costa y en muchos tramos es una recta interminable con escaso tráfico. Los contrastes del paisaje son enormes, tramos yermos con escasa vegetación de matorrales, se alternan con parajes de un verde intenso interrumpido por alguna lengua del glaciar Vatnajökull. Los depósitos sedimentarios de las rocas y tierra desplazados por la fuerza del glaciar, llamados sandur, atraviesan ésta región arrastrados hacia el océano. Forman una especie de moqueta negra sobre la que parece que te vas a hundir al andar sobre ella. El sandur fue el culpable que hasta los años 70 no existiese la Ring Road y para ir de la capital a Höfn había que dar la vuelta completa a la isla, ya que la inestabilidad del terreno impedía la construcción de una carretera. Durante todo el viaje por Islandia no verás árboles, tan sólo arbustos y matorrales. Había árboles en el pasado, pero los primeros colonizadores hicieron una tala masiva para utilizar la madera como combustible en el duro invierno. El ganado y las erupciones volcánicas hicieron el resto para acabar con los nuevos brotes.


- Lengua del glaciar Vatnajökull -



La primera parada del día fue el Parque Nacional de Skaftafell. Es el segundo parque en extensión y el más visitado por su cercanía a Reykjavík. Hay un centro de visitantes con una pequeña cafetería, un aparcamiento con mesas de picnic y un camping. Se pueden realizar múltiples rutas para todos los gustos, venden una guía con las principales en el centro de visitantes.
La excursión ineludible es a la catarata Svartifoss. Desde el parking hay una hora escasa en moderada subida, y algo menos de camino de vuelta. El sendero está bien señalizado, además los numerosos turistas te guiarán. Se la conoce como la catarata negra, debido a que está formada por basalto, una roca volcánica que al enfriarse forma figuras hexagonales. La catarata tiene la forma de un órgano esculpido por la mano del hombre, es increíble que sea el resultado de la obra de la naturaleza.


- Svartifoss -


Tras comer en las mesas del parking hicimos la otra visita popular, a la lengua glaciar Skaftafellsjökull, una de la muchas del gigante Vatnajökull. Desde el parking hay una hora y media entre ida y vuelta por un sendero llano apto para todos, hasta el primer mirador, desde donde se puede contemplar la inmesa masa de hielo a unos poco metros.

8 de febrero de 2009

Keflavik - Vik I (día 2)

Desde Gulfoss seguimos la carretera 35 dirección Selfoss. Hicimos una breve parada para ver el cono volcánico de Kerid, un gran cráter lleno de agua de lluvia. Está justo al lado de la carretera, en su margen izdo. Tiene un pequeño aparcamiento y unos paneles que explican como se formó.

Selfoss es la localidad mayor del sur de la isla. La atraviesa la carretera 1 por un puente sobre el rio Ölfusá. Había bastante tráfico de regreso a Reykjavík al ser domingo. Desde aquí seguimos la 1 dirección Vik, nuestro destino final por éste día. La siguiente parada fue la catarata Seljalandfoss, situada en el comienzo de la carretera F249 que lleva a Pórsmörk. Tiene la particularidad que puedes rodearla completamente y pasar por detrás de ella.


- Seljalandfoss -





















Ya cerca de la meta paramos en Skogar, para ver su famosa catarata, Skogarfoss (foss significa catarata en islandés). Es un acantilado verde precioso, con un salto de agua de 60 metros. Se puede subir por unas escaleras hasta la cima, pero la vista desde abajo es mucho mejor. De la catarata parte el sendero del trekking a Pórsmörk.



- Skogarfoss -

Antes de llegar a Vik, dejamos la carretera 1 y por una pista de tierra nos dirigimos a Dýrhólaey, un cabo que es el punto situado más al sur de la isla. La erosión del mar ha formado un arco de piedra por el que se puede navegar en un vehículo anfibio. También es un lugar importante de anidamiento de aves, y en ésta época del año estaba prohibido el paso.
En Vík í Mýrdal (es su nombre completo) nos alojamos en la Ghesthouse Puffin, que no nos gustó, un viejo caserón bastante destartalado. Pertenece al Hotel Lundi, situado al lado, donde se desayuna. Cenamos en la cafetería de la gasolinera Esso, un lugar muy animado con mesas de madera y un gran ventanal por el que se ve el mar. Tienen sopas, hamburguesas y carne a la brasa, no excesivamente caras para los precios habituales de la isla.


Reynisdrangur -

Antes de ir a dormir nos dimos una vuelta por la playa de arena negra volcánica, parecida a las de Lanzarote. Desde la playa se ven un conjunto de tres rocas, Reynisdrangur, que las leyendas locales dicen que son trolls transformados en piedra cuando les iluminó el sol.
En total hicimos 376 Km, la mayoría de ellos por carretera asfaltada. Si dispones de tiempo suficiente es mejor que ésta etapa la dividas en dos días, para disfrutar con tranquilidad de los maravillosos paisajes.


7 de febrero de 2009

Keflavik - Vik II (día 2)

Debido a que sólo disponíamos de una semana tuvimos que comprimir todo lo posible las diferentes etapas. La del primer día era muy extensa, había muchos lugares que visitar y traíamos encima el cansancio del viaje de ida. En el mismo hotel la empresa de alquiler nos entregó el todoterreno, un Suzuki Gran Vitara, que no dió ningún problema durante todo el viaje. La reserva la hicimos por Internet, pagando con tarjeta de crédito.


- Pingvellir -


Desde Keflavik nos dirigimos hacia Pingvellir, la primera parada del "triángulo de oro" del turismo islandés. Es una llanura que tiene un gran interés geológico e histórico. El primero es debido a que en éste lugar hay una falla (Almannagjá) donde se separan las placas tectónicas de los continentes americano y euroasiático. El interés histórico reside en que aquí tuvo lugar el primer parlamento del mundo, el Alping, en el año 930. Es una amplia llanura verde con un lago y diversos senderos para caminar. Los principales atractivos son la falla, una pequeña catarata (Öxarárfoss) y la roca de la ley (Lögberg), que era el lugar donde hablaba el portavoz del parlamento.


video


Muy cerca se encuentra Geysir, uno de los puntos fuertes del viaje. Es una palabra de origen islandés que significa surtidor y que ha dado nombre al fenómeno geológico consistente en la expulsión de agua hirviendo a presión. El geysir activo se llama Strokkur y se pone en acción cada 5'; no es exacto como un reloj, pero se aproxima, lo que se agradece para tener preparada la cámara de fotos. El chorro de agua hirviendo se eleva a 20 metros de altura. Es sorprendente cuando te aproximas por la carretera y ves a lo lejos el vapor de agua ascender por el aire. Al lado se encuentra el Gran Geysir, hoy inactivo por la cantidad de porquería que durante siglos se arrojó a su interior para provocar su erupción. Dicen que ascendía a más de 60 metros. Viendo su hermano pequeño, asusta de tan sólo pensarlo. La verdad es que nos hubiésemos quedado todo el día viendo una y otra vez al geysir en acción. Tras comer en la tienda-burger que se encuentra en el área, seguimos la marcha.


- Gulfoss -


El tercer punto del triángulo es la catarata dorada, Gulfoss. Para mi la más bonita de la isla. Si tienes suerte y hace sol podrás ver el arco iris cruzando el salto de agua, en una imagen idílica. La catarata la forma el rio Hvitá y llega a tener 70 metros de profundidad. Desde el aparcamiento puedes bajar por unas escaleras hasta la misma catarata e incluso tocar el agua. En el camino verás un monumento con un busto femenino, es Sigrídur Tómasdóttir, una granjera del siglo XX que impidió la conversión de la catarata en una central hidroeléctrica.



6 de febrero de 2009

Vuelo a Keflavik (día 1)

Desde España los vuelos suelen salir a partir de las 10 PM, con lo que llegan al aeropuerto de Keflavik de madrugada. Duran algo menos de 4 horas y media.
El aeropuerto se encuentra a unos 50 km al oeste de la capital y teniendo en cuenta la intempestiva hora de llegada, una buena opción es buscar alojamiento en la misma localidad de Keflavik.
Nosotros hicimos la reserva en la Guesthouse Keflavik, perteneciente al hotel del mismo nombre. Al llegar tuvimos la grata sorpresa de que nos instalaron en una habitación del hotel con el precio de la guesthouse.

Lo primero que sorprende al llegar a Islandia es que hay luz en plena noche, en ésta época del año tan sólo hay una media hora de oscuridad. Se hace difícil conciliar el sueño con tanta luz, además las ventanas sólo tienen cortinas, no persianas.

Nada más llegar nos fuimos a dormir, al día siguiente teniamos un largo recorrido.

5 de febrero de 2009

Islandia: ¿Qué ver?


Islandia es una isla de un tamaño similar al de Portugal. Tiene alrededor de 300.000 habitantes, de los cuales unos 200.000 se distribuyen en el área metropolitana de Reykjavik. El interior está completamente despoblado.

La principal carretera es la nº 1 o Ring Road, da la vuelta a la isla y en algunos puntos, como los fiordos del Este, no está asfaltada. Los principales puntos de interés siguiendo la Ring Road desde Reykjavik en dirección Este son:





Laguna Azul. Laguna geotermal próxima al aeropuerto internacional de Keflavik. Posiblemente sea el lugar más visitado de la isla.


"Triángulo de oro":

  • Pingvellir: lugar donde se separan las placas tectónicas Euroasiática y Americana.
  • Geysir : nombre islandés que ha dado nombre a éste fenómeno geológico.
  • Gullfoss: catarata dorada.

Landmannalaugar: unas de la mejores rutas de trekking del mundo.

Parque Nacional de Skaftafell: catarata Svartifoss y la lengua glaciar Skaftafellsjökull.

Lago glaciar Jökulsarlon.

Cañón Jokulsáfjöllum con la catarata más caudalosa de Europa, Dettifoss.

Vulcanismo en Krafla y Námafjall.

Lago Myvatn.

Avistamiento de ballenas en el pueblo pesquero de Husavik.

Akureyri, la capital del norte, y la catarata Godafoss.

El volcán de "Viaje al centro de la tierra" de Julio Verne, Snaefellsjökull.

El centro salvaje y desértico: la caldera de Askja y la Ruta Kjölur.

Muchos de éstos lugares por si sólos merecen ya la visita a la isla. Si quieres verlo todo, lo ideal son dos semanas. En una semana, como en nuestro caso, tendrás que renunciar a algunas visitas y acelerar el paso para ver lo máximo posible.

De cualquier manera Islandia no defrauda.



3 de febrero de 2009

ISLANDIA: preparando el viaje

Fecha del viaje: Junio 2007

Si buscas sentirte como un explorador en busca de tierras lejanas o seguir un curso práctico de Geología éste es tu viaje. Si quieres salir de marcha y beber cerveza no es el mejor sitio.
Islandia parece sacada del Génesis 1:1, "En el principio creó Dios los cielos y la Tierra", una tierra recien creada, sin apenas presencia de la mano del hombre.


¿Cómo ir?
Hay vuelos directos todo el año con la compañia de bajo coste Iceland Express desde Alicante; en verano vuela también desde Barcelona.
Icelandair vuela los sábados desde mediados de Junio a mediados de Septiembre desde Madrid y Barcelona.
Otra opción es volar vía Londres.


Guías de viaje
Te recomiendo la guia de Lonely Planet, tan sólo está editada en inglés. Si el idioma de Shakespeare no es lo tuyo hay otras guias. Yo compré también la Guia Azul pero es mucho menos práctica.
Los dias con mayor horas de luz, practicamente 24 horas, son desde finales de Junio hasta finales de Julio. En los meses invernales no podrás visitar muchas zonas del país y es arriesgado moverse con un vehículo de alquiler.
Si viajas con Icelandair, al tener vuelo tan sólo los sábados, tendrás que decidirte por un viaje de 7-14-21 días...


- Ruta Kjölur -


Alojamiento
Islandia es muy cara, encabeza todas las listas de paises con mayor desarrollo económico.... por lo menos hasta el crack del 2008 que supuso la bancarrota de su sistema financiero y el rescate del FMI. Desconozco como ha afectado todo ésto a su divisa (la Krona) y a los precios.
La infraestructura turística es escasa y en los meses de Julio y Agosto puede ser dificil encontrar alojamiento.
Los hoteles son muy caros y bastante espartanos. Las cadenas hoteleras más asequibles son Fosshotel y Edda. Una versión barata de los hoteles son las Guesthouse.
El alojamiento más económico son los campings, aunque debes tener en cuenta que el tiempo es bastante desapacible y suelen ser bastante simples.
Los hostels ofrecen habitaciones compartidas y baño comunitario a buenos precios. Si te decides por ésta opción hay que sacarse en España el carnet de alberguista internacional que te servirá para obtener descuentos.
Hay numerosas granjas que alquilan habitaciones de diferentes categorías con un sistema de bonos. Puedes solicitar el catálogo en su página web.
No olvides el saco de dormir.
Puedes prepararte la comida en los hostels o en las guesthouse, que suelen disponer de cocina comunitaria. Lo más práctico es desayunar y cenar fuerte y comer de bocatas, ya que muchas veces la hora de la comida te pillará alejado de la civilización.

Transporte
La mejor forma de moverte  es alquilar un todoterreno. No te recomiendo alquilar un coche porque tan sólo la carretera nº1 que circunda la isla (Ring Road) está alfaltada. El resto son pistas de tierra y en muchos casos en necesario incluso vadear corrientes de agua. Por el mismo motivo contrata un seguro a todo riesgo. No es necesario GPS, es fácil orientarse con los mapas de la guía. El mejor precio para el vehículo que quería le encontré en Atak Car.


¿Qué llevar?
Ropa de abrigo, guantes, gorro, botas de montaña, capa de agua, mochila, saco de dormir.
Crema solar, gafas de sol.
Bañador y chanclas.
Tarjeta sanitaria europea (aunque no pertenece a la CEE, tiene convenio sanitario).
La Krona no cotiza en España. Puedes cambiar una pequeña cantidad de Euros en el banco del aeropuerto de Keflavik y luego cambiar más cantidad en una oficina bancaria para ahorrarte la comisión. No obstante puedes pagar practicamente todo con tarjeta.