20 de febrero de 2009

Cañón Jökulsárgljúfur (día 5)

El día amaneció lluvioso, por lo que suspendimos la salida prevista en barco en busca de ballenas y nos dirigimos por la carretera 85 hacia el Parque Nacional Jökulsárgljúfur, a 66 Km. Si los nombres islandeses son complicados, éste se lleva la palma, significa "cañón del rio glaciar". Tiene 30 Km de longitud y lo forma el rio Jökulsa á Fjöllum en su recorrido, desde el nacimiento en el glaciar Vatnajökull, hasta la desembocadura cerca de Húsavík. En la entrada del Parque hay un centro de visitantes con un pequeño museo, la visita, al igual que en el resto de parques, es gratuita. Está dividido en 3 sectores y lo ideal es dedicar un día a visitarlo.


- Ásbyrgi (Eyjan) -


El primer sector, entrando por el norte, es Ásbyrgi, quizás el menos interesante. La principal área consiste en una colina rocosa en el centro de una llanura, que delimita la forma de la pezuña de un caballo. La mitología nórdica la atribuye a la huella dejada por el caballo de Odín. Se puede subir a ésta colina, llamada Eyjan (la isla), aproximadamente en una hora y media, ida y vuelta, desde el parking. No tiene otro interés que ver la panorámica de la "pezuña", que desde el suelo no se aprecia. Si vais pillados de tiempo podeis obviarla. Desde el parking salen varios senderos, algunos de los cuales conectan con el segundo sector. Es uno de los pocos lugares de Islandia donde verás árboles, pequeños abedules. Para transitar en coche por el parque hay que seguir una pista de tierra, F862, en malas condiciones, además si llueve, como fue en nuestro caso, se vuelve un barrizal.


- Rocas del eco -

El segundo sector es Vesturladur, el más visitado e interesante. Desde el parking salen varios caminos, el que se dirige hacia el norte lleva a Hljódaklettar o rocas del eco. Son grandes formaciones rocosas de basalto que producen eco si das un grito. Otros monumentos naturales son una cueva llamada Kirkjan (la iglesia), formada igualmente por columnas de basalto y una gran piedra conocida como el troll. En una hora y media se puede visitar ésta zona en un recorrido circular.
Más allá hay otra región llamada Raudhólar y regresando al parking un sendero hacia el sur se dirige hacia Karl og Kerling, el hombre y la bruja, otros dos monolitos de piedra. Estas dos áreas no pudimos visitarlas debido a que llovía muchísimo y hacía bastante frío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario