30 de abril de 2009

Peña de Siero y Orbaneja del Castillo

Desde Valdelateja hay otra ruta de senderismo interesante, la ascensión a la Peña de Siero, donde se encuentra la ermita visigoda de las Santas Centola y Elena, la cual se puede ver desde la carretera. Es un ascenso continuo que aunque no muy largo, 5 Km, al final se hace bastante duro. Calcular una hora y media desde el balneario. Desde arriba la vista es magnífica, especialmente si tienes la suerte de contemplar las nubes a tus pies. La ermita tiene una ventana en arco de herradura muy interesante.


- Ermita de Santa Cerola y Elena -


Siguiendo la carretera en dirección Santander no dejéis de visitar Orbaneja del Castillo, un pequeño pueblo que os sorprenderá al estar atravesado su casco urbano por una cascada, que hace de él uno de los más singulares que hemos visitado. El manantial se origina en la Cueva del Agua, una gruta en una ladera del pueblo por donde discurre una gran corriente subterránea, que servía para mover varios molinos. El pueblo está muy bien conservado, con casas de estilo montañés, similares a las de la vecina Cantabria.


- Orbaneja del Castillo -




27 de abril de 2009

Cañón del Ebro

No hace falta viajar hasta Arizona para ver un gran cañón, tenemos uno muy cerca y que pocos conocen. El Ebro ha abierto a su paso por la comarca burgalesa de las parameras de La Lora un fantástico cañón que llega a alcanzar una profundidad de 200 metros. Hoy os propongo recorrer el Cañón del Ebro en una ruta circular que comienza y termina en el pueblo de Valdelateja, a 60 Km de Burgos, por la carretera que conduce a Santander. Se puede combinar con una estancia de unos días para hacer otras interesantes visitas a la zona, el Valle de Sedano.


- Cañón del Ebro desde Cortiguera -

El recorrido es de 15 Km, 4.30-6.30 h de marcha según el ritmo de ésta. En el puente de piedra de Valdelateja hay un panel informativo y un pequeño aparcamiento donde dejar el coche. La ruta comienza tras la ermita de piedra, ésta primera parte no es propiamente el cañón del Ebro, sino del Rudrón, un afluente que aporta el agua al balneario de Valdelateja y que desemboca en el Ebro unos Km más adelante. El camino discurre por la ladera del río y es de los más bonitos de toda la ruta, entre densa vegetación. Tras cruzar un puente se alcanza la antigua central hidroeléctrica del Porvenir, desde donde continua el sendero por la otra margen del río, en este caso ya el Ebro, hasta Pesquera de Ebro.

Este pequeño pueblo sorprende por la cantidad de casas señoriales, con blasones esculpidos en piedra en las fachadas. De entre todos destaca uno con la inscripción " Iesus Maria. Esta es casa de placer i la gente de alegria. Abe María. Año 1712", al parecer era una casa de citas de la época.
Cruzando el puente medieval de piedra, por el que discurre con fuerza el Ebro, se llega a la ermita de S. Antonio y siguiendo la carretera cogeremos la senda hacia Cortiguera.


- Puente medieval de Pesquera de Ebro -

Este es uno de los muchos pueblos despoblados de Castilla, aunque los vecinos están rehabilitando sus casas y parece que vuelve a tener vida. Aquí se rodó la película de Antonio Giménez Rico, "El disputado voto del señor Cayo", basada en la novela del gran Delibes; unido a éstas tierras, ya que veraneaba en Sedano. Desde Cortiguera, saliendo del camino, se tienen las mejores vistas del cañón; desde aquí en una vertiginosa bajada volvemos al punto de partida.
Si no quieres comer de bocata, puedes hacerlo en Pesquera o si madrugas te dará tiempo a comer en uno de los buenos asadores de Valdelateja, reserva previamente porque los fines de semana suelen estar llenos.


24 de abril de 2009

Monasterio de Bonaval (Guadalajara)

La ruta de senderismo que os propongo dura unas tres horas ida y vuelta, por un terreno en su mayoría llano y fácil de recorrer, se puede hacer sin problemas con niños. La mejor época del año para hacer la excursión es la primavera y el otoño. Discurre por la provincia de Guadalajara, tan interesante y tan desconocida. El punto de referencia es Puebla de Valles, a unos 100 Km de Madrid. Para llegar en coche, lo más sencillo es coger la autopista de peaje R2 y salirse en la salida 54 dirección Marchamalo, desde aquí seguir dirección Humanes y por último coger un desvío a la izda hacia Puebla de Valles. La carretera es buena, excepto el tramo final, donde el firme está en mal estado, pero apto para turismos. Una vez que lleguéis a Puebla de Valles coged la carretera en dirección Valdesotos y dejar el coche a la derecha, antes de pasar un puente metálico sobre el Jarama, desde donde sale el camino. 



- Monasterio de Bonaval .
Nada más comenzar el camino cruzareis un pequeño barranco por un "puente" artesanal echo con tablones de maderas, bastante endeble. Desde aquí se camina entre olivos, a un lado el río Jarama y al otro grandes farallones rocosos con múltiples cuevas, donde es fácil ver buitres y en las cuales se han encontrado restos prehistóricos. El camino se va separando del cauce del río y discurre por un bosque de robles y encinas, en el que os encontrareis una gran piedra en mitad del camino, llamada la mesa del arriero, donde paraban los carreteros a almorzar.

Un poco más adelante hay que dejar el camino principal y coger un sendero que se dirige al río. Desde aquí en unos 15 minutos se alcanza la meta, el monasterio de Bonaval, perteneciente a la orden del Cister y abandonado desde 1821. Se encuentra en ruinas y no tiene especial interés, aunque conserva el aura romántica de los edificios de piedra abandonados y cubiertos en parte por vegetación. A la ribera del río se puede comer tranquilamente el bocata. Si queréis visitar el monasterio sin hacer la caminata, desde Retiendas sale una pista desde la cual se puede acceder en coche.




21 de abril de 2009

Turégano (Segovia)

A 25 Km de Pedraza, media hora en coche por carreteras comarcales, se encuentra otro pueblo segoviano interesante, Turégano. Además de su plaza castellana porticada, la visita a ésta localidad se justifica por su castillo. Situado en un cerro desde donde se domina toda la comarca, tiene la gran peculiaridad de albergar en su interior la iglesia de S. Miguel, es el único castillo que conozco que tiene dentro una iglesia y además de estas proporciones.



- Castillo de Turégano -
El castillo se edificó sobre un antiguo castro romano y la iglesia románica es de los siglos XII y XIII. Al parecer primero se construyó la iglesia y luego se fortificó. Se encuentra parcialmente restaurado y se puede visitar los fines de semana (sábados: 11-14h y 16-19.30. Domingos y festivos: 11-14h) por la módica cantidad de 2 €, que además ayuda al ayuntamiento a restaurarlo (el Obispado de Segovia lo ha cedido por 30 años al municipio).
Se puede subir por una de las torres a la parte superior del castillo, donde en un día despejado hay una vista magnífica de la meseta castellana.

18 de abril de 2009

De Pedraza a

Una de las villas medievales mejor conservadas es la localidad segoviana de Pedraza de la Sierra, galardonada con varios premios por su esfuerzo de restauración.
Pedraza gozó de sus momentos de esplendor en los siglos XVI-XVII gracias al comercio de ovejas merinas como parte integrante del Concejo de la Mesta.
Se sitúa en un alto y está amurallada completamente, la entrada se hace bajo la única puerta que da acceso al interior de la muralla. Las señales te guiarán hasta un aparcamiento público gratuito situado al otro lado del pueblo y que los fines de semanas se llena de coches.


- Plaza Mayor de Pedraza -

Paseando por sus calles empedradas y peatonales verás casonas de piedra algunas convertidas en pequeños hoteles y otras en preciosas tiendas. Lo más atractivo es la plaza, parece sacada de una vieja postal de los años 40 y conserva todo el aroma añejo, algunos de sus bares son auténticas reliquias, difíciles de encontrar ya por España.
Hay muchos restaurantes, para todos los bolsillos, la mayoría especializados en asados de cordero y cochinillo, al horno de leña.
Al lado del aparcamiento se encuentra el castillo, que perteneció al pintor vasco Zuloaga y que alberga un museo.
Os recomiendo una interesante visita guiada a la cárcel de la villa, justo al lado de la puerta de entrada. Es una cárcel medieval donde un guía os acercará a las grandes "comodidades" de los presos de la época. Si tenéis niños mayores les encantará.

15 de abril de 2009

Una tarde en Bolonia

Como el avión de regreso partía de Bolonia, dedicamos la última tarde a pasear por la capital de la región Emilia-Romagna. Conocida como la docta (su universidad es una de las más antiguas de Europa), la roja (por el color de sus tejados y por ser un bastión electoral de la izquierda) y la gorda (mortadelas, salsas, tortellinis...), bien merece una visita. Nos sorprendió muy gratamente.

Es una ciudad ante todo universitaria, el equivalente a Salamanca o Alcalá de Henares, llena de erasmus y con mucha vida en sus calles. El eje de Bolonia es la Piazza Maggiore con la catedral de San Petronio, el Palazzo Comunale y el Palazzo dei Banchi. Al lado se encuentra la Fontana di Neptuno con el Palazzo di re Enzo y el gran muro con las inscripciones de los nombres de los 85 fallecidos en el atentado de la estación de tren del año 1980.

No olvidéis ver las sorprendentes Asinelli y Garisenda, dos torres inclinadas situadas en una minúscula plaza, similares a las de San Gimignano. No nos dió tiempo a visitar el Real Colegio Universitario de España y la pinacoteca, una de las mejores de Italia, porque nos dedicamos a vagabundear por sus calles repletas de gente y de tiendas (con tortellinis caseros fantásticos, buenas pastelerías, heladerias....).


- Asinelli y Garisenda -
La llegada en coche es un galimatías porque es un gran nudo de carreteras y nos costó dar bastantes vueltas hasta dar con el hotel y al día siguiente nos perdimos camino del aeropuerto. Nos alojamos en el Hotel AC, situado a media hora andando del centro, en el que no se puede entrar con el coche, con muy buena relación calidad-precio. Cenamos en un lugar recomendado por una amiga que fue erasmus en Bolonia, L´Osteria dell'Orsa, pequeño local con ambiente joven e informal (se come en mesas corridas), cocina casera y precios económicos.


12 de abril de 2009

Chianti

La región del Chianti se extiende desde Florencia hasta Siena y es una de las estampas más clásicas de Italia: verdes colinas, viñedos, olivos, cipreses, villas toscanas y pequeños pueblecitos. La carretera S222 discurre por éstos parajes y es donde el coche se hace imprescindible para viajar a tu antojo, el resto del viaje se puede hacer mucho más tranquilamente en transporte público. Nosotros fuimos a principios de la primavera y aún no estaba la región en todo su esplendor. Aquí se produce unos de los vinos italianos más famosos, el chianti classico con su famosa etiqueta con un gallo negro. Si eres aficionado al mundo del vino hay infinidad de bodegas que organizan visitas guiadas.




- Chianti desde S222 -

Desde Siena nuestra primera parada fue Castellina in Chianti, donde se puede visitar su fortaleza y caminar por la Via della Volte, unos callejones subterráneos de la época medieval.
La siguiente visita fue Radda in Chianti, el pueblo que más nos gustó. Situado sobre una pequeña colina tiene unas buenas vistas de la campiña toscana y unos rincones encantadores, conservando el aire rural y sin la marabunta de turistas habitual.


- Radda in Chianti -

Y por último Greve in Chianti, la capital oficiosa de la región. Mucho más grande que los anteriores y con menos encanto. Lo más notable es la plaza del mercado con soportales, por cierto fuimos en día de mercado y estaba llena de gente. La visita más interesante es gastronómica, a la Macelleria Falorni, una inmensa charcutería con todos los productos típicos de la región: vino, el delicioso queso picorino, prosciutto, salami, mortadela... además lo envasan al vacío en pequeños paquetes muy prácticos para llevar. Una gozada que no se debe perder el amante de la carne.


7 de abril de 2009

Siena II

La Piazza del Campo es probablemente la más bonita que conozco. Tiene forma de concha, con las fachadas de los edificios ligeramente curvadas. El suelo, en pendiente para recoger el agua de lluvia en la Fonte Gaia. Está dividido en 9 sectores que hacen referencia al Consejo de los Nueve, el cual gobernó la ciudad durante la Edad Media. Preside la Plaza el Palazzo Pubblico, sede del ayuntamiento y del Museo Cívico. A su lado se encuentra la Torre del Mangia, de 102 metros de altura, a la que se puede subir. El resto de los edificios de la plaza (Palacios Piccolomini y Sansedoni) no desmerecen nada a éstos.



- Palazzo Pubblico -

La otra joya de la ciudad es la Catedral. Que nadie deje de visitarla por ahorrarse el dinero de la entrada porque se arrepentirá. De estilo gótico, su fachada recuerda al Duomo florentino, pero lo verdaderamente sorprendente es el interior, mi favorito junto con la catedral de Léon y la Saint Chapelle de París. Llama mucho la atención su decoración en blanco y negro. Todo el suelo está cubierto por murales de mármol esculpidos, la mayoría no se pueden ver al estar cubiertos para impedir su deterioro. Nos gustó mucho la Libreria Piccolomini, que guarda manuscritos de Pio II. Fijaros también en el magnífico púlpito de Pisano y en la Capilla Chigi donde está la patrona de la ciudad, la Madonna del Volto, rodeada de todo tipo de ofrendas.




4 de abril de 2009

Siena I

Tan sólo por ver la Piazza del Campo y la Catedral ya merece la pena desplazarse hasta Siena ( 70 Km al sur de Florencia). Lo ideal es dedicar al menos un día a la visita.
Durante la Edad Media fue la ciudad rival de Florencia, actualmente es más pequeña que ésta, pero conserva mucho mejor el ambiente medieval. Al igual que en San Gimignano invita a callejear por sus calles peatonales, es una ciudad amurallada con el tráfico autorizado tan sólo para residentes en su casco histórico.
La ciudad está organizada en 17 contrade (barrios), que son las que compiten en la famosa carrera del palio que se celebra todos los años, el 2 de Julio y el 16 de Agosto, en la Piazza del Campo.



- Siena -

Nos alojamos en el Hotel Santa Caterina, próximo a Porta Romana, a 20' minutos andando de la Piazza del Campo. Tiene un miniparking (importante en Siena si llegais en coche). Las habitaciones son pequeñas, en dos alturas. El desayuno es muy agradable en el jardín o en una terraza acristalada. El hotel en general está bien, pero me parece algo caro, aunque no para los precios habituales de Siena.

Algunas recomendaciones gastronómicas:

-Osteria Boccon del Prete (via San Pietro 17). Cocina con un toque moderno a buen precio. El local es muy pequeño y suele estar lleno.

- Osteria numero uno (via Pantaneto 32), una pizzeria decorada como una bodega, con buenas y económicas pizzas.

- No dejeis de comer un pastel en la Pasteleria Nannini (via Banchi di Sopra 24), la pasteleria por excelencia de Siena.

- Otra tienda que teneis que ver es la Drogheria Manganelli, la típica tienda nuestra de ultramarinos de toda la vida, con estantes de madera que te transporta 50 años atrás. Tienen todos los productos de alimentación típicos de la región. Os recomiendo los cantucci (pastas de almendras que se comen de postre con vino dulce) y pici (espaguetis hechos a mano).


1 de abril de 2009

San Gimignano

San Gimignano, un pueblecito situado a escasos 60 Km al sur de Florencia, es una de las visitas inexcusables en la Toscana. Famoso por sus torres mediavales, conserva 14 de las más de 70 que llegó a tener. Estas son estrechas y muy altas y dan la sensación de inestabilidad. La más alta, Torre Grossa, mide 54 metros. La finalidad de las torres era impresionar y de paso molestar al vecino (más o menos como hoy en día).


- San Gimignano -














Se puede visitar en medio día, te aconsejo que llegues pronto porque se llena de turistas, haciendo pequeños los parkings que hay fuera del recinto amurallado. El pueblo es peatonal y lo mejor es perderse por sus calles adoquinadas llenas de tiendecitas. La foto está sacada desde el Parque de la Rocca, en las afueras del pueblo, donde hay buenas vistas de éste y de los viñedos toscanos.
El centro de la localidad es la Piazza della cisterna, llamada así por un pozo que alberga. La plaza tiene un curioso diseño triangular y está rodeada de palacios mediavales.
No visitamos el Duomo, al lado de la plaza; pero si una pequeña iglesia situada al final de una de las calles peatonales, Chiesa de Sant'Agostino, con frescos en sus paredes, pequeña, pero muy bonita.
Podéis comprar en las tiendas un buen vino blanco local con denominación de origen, Vernaccia.