15 de abril de 2009

Una tarde en Bolonia

Como el avión de regreso partía de Bolonia, dedicamos la última tarde a pasear por la capital de la región Emilia-Romagna. Conocida como la docta (su universidad es una de las más antiguas de Europa), la roja (por el color de sus tejados y por ser un bastión electoral de la izquierda) y la gorda (mortadelas, salsas, tortellinis...), bien merece una visita. Nos sorprendió muy gratamente.

Es una ciudad ante todo universitaria, el equivalente a Salamanca o Alcalá de Henares, llena de erasmus y con mucha vida en sus calles. El eje de Bolonia es la Piazza Maggiore con la catedral de San Petronio, el Palazzo Comunale y el Palazzo dei Banchi. Al lado se encuentra la Fontana di Neptuno con el Palazzo di re Enzo y el gran muro con las inscripciones de los nombres de los 85 fallecidos en el atentado de la estación de tren del año 1980.

No olvidéis ver las sorprendentes Asinelli y Garisenda, dos torres inclinadas situadas en una minúscula plaza, similares a las de San Gimignano. No nos dió tiempo a visitar el Real Colegio Universitario de España y la pinacoteca, una de las mejores de Italia, porque nos dedicamos a vagabundear por sus calles repletas de gente y de tiendas (con tortellinis caseros fantásticos, buenas pastelerías, heladerias....).


- Asinelli y Garisenda -
La llegada en coche es un galimatías porque es un gran nudo de carreteras y nos costó dar bastantes vueltas hasta dar con el hotel y al día siguiente nos perdimos camino del aeropuerto. Nos alojamos en el Hotel AC, situado a media hora andando del centro, en el que no se puede entrar con el coche, con muy buena relación calidad-precio. Cenamos en un lugar recomendado por una amiga que fue erasmus en Bolonia, L´Osteria dell'Orsa, pequeño local con ambiente joven e informal (se come en mesas corridas), cocina casera y precios económicos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario