15 de mayo de 2009

Munich II

Desde Marienplatz podemos pasear por otra calle comercial, Sendlingerstrasse, la cual finaliza en otra de las puertas de la vieja ciudad amurallada, Sendlinger Tor, característicamente cubierta por una hiedra. En el paseo no nos debemos perder dos joyas rococó, Asamhaus y Asamkirche, ambas obras de los hermanos Asam, Cosman Damian (pintor) y Egid Quirin (escultor), los máximos exponentes del barroco bávaro del siglo XVIII. La fachada de la iglesia, estrecha y sin especial encanto, no anticipa el esplendor del interior. No he visto tanto adorno en tan poco espacio (28 x 9 metros). No dejéis Munich sin visitarla, porque aparte del dudoso gusto estético, es única.


- Asamkirche -


De vuelta hacia Marienplatz nos acercamos al mercado al aire libre más clásico de Munich, Viktualienmarkt. Es un mercado dedicado a la alimentación, con todo tipo de delicatessen. Suele estar lleno de turistas y aunque no compres nada merece la pena darse una vuelta por los puestos de comida.Justificar a ambos lados
Para terminar éste recorrido visitamos la Casa de la Moneda (Münzhof), con un bonito patio renacentista porticado y la residencia imperial Alter Hof, cuyo elemento más típico es la Torre del Mono, una ventana donde cuenta la leyenda que un mono trepó a ella, junto con el bebé Luis IV.


- Hofbräuhaus -

Tras tanto arte descansemos en uno de los templos de Munich, la cervecería Hofbräuhaus. Un local enorme con capacidad para más de 1000 personas, típicamente bávaro, con la orquesta vestida con el traje con pantaloncito corto y tirantes, el aperitivo salado pretzel y litros y litros de la mejor cerveza. Os aconsejo comer en una mesa del jardín, a la sombra de los castaños, un buen codillo con su jarrita de cerveza, una auténtica delicia y no excesivamente caro. Si luego tenéis nostalgia del néctar amarillo, tranquilos, la venden en Hipercor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario