6 de junio de 2009

Selva Negra I

La Selva Negra (Schwarzwald en alemán) es una región del estado de Baden-Wurtemberg que linda con Francia y que debe su nombre a los romanos, la bautizaron así por los densos bosques de abetos que dejan en penumbra los caminos de los bosques. Realmente el nombre es engañoso, ya que nada tiene de selva ni de negra; se trata de una región típicamente campestre, con suaves colinas, arboledas y lagos, donde los germanos pasan las vacaciones. Tiene una cultura muy rica, con los típicos relojes de cuco, las casas de campo, la tarta de chocolate, el jamón curado, el vino blanco, el licor de cerezas.... La región es muy amplia y nosotros tan sólo visitamos una pequeña parte durante dos días. Es un viaje relajante, muy agradable, pero lejos de la espectacularidad de los Alpes o de los castillos bávaros que dejamos atrás.

Comenzamos la visita en un pequeño parque de atracciones, Steinwasen Park, cerca de Friburgo; interesante para pasar unas horas con los más peques. Lo mejor es la pista de bobsleigh por la que te puedes deslizar a toda velocidad en unos trineos con ruedas.

Tras parar en Todtnau para ver su catarata de 100 m, nos dirigimos a St.Blasien, donde hay una iglesia con una de las mayores cúpulas del mundo y en su interior un órgano del siglo XVII, que tiene que sonar espectacular en ese gigantesco espacio, pero no tuvimos la suerte de escucharlo.

Continuamos a uno de los puntos más turísticos de toda la Selva Negra, el Lago Titisee, un precioso paraje en el que se puede pasear o alquilar una barquita de pedales para pasar un rato en las aguas del lago.


- Lago Titisee -



Para finalizar el día regresamos al punto de partida, Friburgo, una ciudad tremendamente cuidada. El centro es totalmente peatonal, tan sólo circulan tranvías y el coche hay que dejarlo en uno de los parkings públicos de las afueras. Se reconstruyó prácticamente en su totalidad tras la II Guerra Mundial, las casas y las calles están inmaculadas, sin un sólo papel, llenas de estudiantes con bicicleta, al ser ciudad universitaria. La joya de la ciudad es la catedral, pero hay otros muchos monumentos interesantes (las puertas amuralladas, la plaza con sus dos ayuntamientos, la Universidad...), pero os recomiendo dos lugares con encanto: las calles Gerberau y Fischerau, con un canal que las surca; y el monte del castillo (Schlossberg, no tiene ya castillo alguno), desde donde está tomada la segunda fotografía. Os podéis beber la imprescindible jarra de cerveza en una cervecería al aire libre, con vistas de la catedral y de los tejados de ésta ciudad de postal que no os debéis perder.



- Catedral de Friburgo -

1 comentario:

  1. Artículo periodístico sobre la Selva Negra:

    http://elviajero.elpais.com/elviajero/2015/11/05/actualidad/1446739739_858618.html

    ResponderEliminar