31 de julio de 2009

El Puerto de Oslo

Comenzamos la visita por el puerto por el inconfundible edificio del Radhus (ayuntamiento), una mole de ladrillo de dudoso gusto estético. En uno de sus salones tiene lugar todos los años la ceremonia de la entrega del Premio Nobel de la Paz.
Enfrente del ayuntamiento está el muelle desde donde parten los barcos turísticos; y a la derecha Aker Brygge, un complejo comercial con múltiples tiendas y restaurantes, salvando las distancias, similar al Maremagnum de Barcelona.
Dominando una pequeña colina sobre el puerto se encuentra la fortaleza de Akershus, desde donde se tienen las mejores vistas de éste. El recinto de la fortaleza acoge varios museos e invita a pasear por sus calles adoquinadas mientras se observa a los soldados de guardia.
















En un extremo del puerto está la última visita reseñable, el modernísimo y magnífico Palacio de la Opera (foto inferior). Inagurado en el 2008, es un grandioso edificio de mármol y cristal, que parece un barco varado en el fiordo y en el que se puede caminar entre sus paredes hasta el techo. Ganó el Premio Mundial de Arquitectura del 2008, cuando lo veas comprenderás el porqué.













29 de julio de 2009

Oslo Centro

El eje de la ciudad es una gran calle peatonal, Karl Johans Gate. Comienza tras la plaza de la estación central, con su inconfundible estatua gigante de un tigre metálico. La calle está repleta de tiendas, restaurantes y turistas. Por cierto, fue uno de los lugares más baratos de toda Noruega para comprar los típicos recuerdos.

El primer lugar de interés es el Storting, un edificio del siglo XIX, que alberga el parlamento, el cual elige cada año al Premio Nobel de la Paz (es el único Premio Nobel que se elige y se entrega fuera de Suecia).


- Storting -

Tras cruzar la Eidsvoll Plass, una bonita plaza con fuentes, rodeada de árboles, nos encontramos con el Teatro Nacional, de estilo neoclásico. Cruzando la calle está la Universidad de Oslo y detrás la Galería Nacional. La entrada es gratuita y su visita es obligada, para ver los cuadros del pintor Noruego más famoso, Edvard Munch (2ª planta, sala 24), especialmente "El Grito" (hay dos versiones del cuadro en el Museo Much y otra en una colección particular). La verdad es que aunque no seas aficionado a la pintura, sus cuadros no son de los que dejan indiferente.

Karl Johans Gate finaliza en el Palacio Real, del siglo XIX, sobrio y nada espectacular. Lo más interesante es ver a los soldados de la guardia real (cambio de guardia a las 13h 30’) y el parque alrededor del palacio.


26 de julio de 2009

Oslo


El aeropuerto de Oslo se encuentra en la localidad de Gardemoen, unos 50 Km al Norte. Para desplazarse a la ciudad lo más rápido es el tren, tarda 20’ y te deja en la estación central (2ª parada). El precio es de 170 NOK por adulto, niños gratis.

Nos alojamos dos noches en el Hotel Thon Panorama, a 5’ andando de la estación, en una tranquila calle muy proxima al centro y al puerto. Nos decidimos por él, porque disponía de habitaciones familiares (1190 NOK). El hotel es pequeño y muy recomendable, especialmente si viajaís con los peques. La habitación en realidad es un amplio apartamento. El desayuno buffet estaba bien, había conexión a internet gratis en el hall y un cuarto de juegos para los niños.

Lo primero es decidir si os merece la pena comprar la Oslo Pass, dependiendo de lo que querais ver (incluye la visita a la mayoría de museos y transporte urbano). Si no os sale rentable, al salir de la estación de tren está la oficina de transportes, trafikanten, una inconfundible torre de cristal; donde os informarán de los distintos billetes que hay de transporte urbano (bonos de viajes, abono diario... sirven para los autobuses, tranvía, metro y el ferry que lleva a la península de Bygdoy). Tened en cuenta que el centro es pequeño y que a la mayoría de los lugares se puede ir a pie. Nosotros sólo necesitamos coger un ferry y un tranvía en los dos días que estuvimos en la ciudad.



Oslo carece de grandes monumentos y se visita perfectamente entre el día de llegada y otro más. Nos sorprendió muy favorablemente. Es una ciudad tranquila, espaciosa, muy bien urbanizada, que invita a pasear y con dos atracciones que por si mismas merecen la visita: el museo de los barcos vikingos y el parque Vigeland. Vamos a dividir la visita en 4 zonas: el centro, el puerto, la península de Bygdoy y las afueras.

23 de julio de 2009

Noruega: itinerario

Nos decidimos por la región más clásica, la Noruega de los fiordos, en el suroeste del país. En principio no teníamos intención de volar a Oslo; pero el precio de los billetes a Bergen o Stavanger, eran bastantes más caros. No nos arrepentimos de ver Oslo, ciudad sin grandes monumentos, pero tremendamente agradable y con algunas visitas realmente interesantes.
En conjunto el viaje fueron 11 días, evitando recorrer el mismo trayecto por carretera.

Dia 1- Vuelo a Oslo, vía Frankfurt
Dia 2- Oslo
Dia 3- Vuelo a Stavanger. Ascensión a Preikestolen
Dia 4- Preikestolen-Lofthus
Dia 5- Lofthus-Bergen
Dia 6- Bergen-Gaupne
Dia 7- Gaupne-Stryn (vía Lom)
Dia 8- Stryn-Geiranger (crucero desde Hellesylt)
Dia 9- Geiranger-Andalsnes
Dia 10- Andalsnes-Aeropuerto de Oslo
Dia 11- Vuelo de regreso vía Frankfurt

Haciendo números cogimos 5 vuelos y 6 ferrys; atravesamos 164 túneles (mi hija se entretuvo en contarles) y recorrimos en coche 1855 Km.

El recorrido, con la gran ayuda de Google Maps, fue el siguiente:




20 de julio de 2009

Noruega: preparativos previos

Fecha del viaje: Julio 2009 (recién sacado del horno)

Noruega tiene una extensión aproximada de 2/3 la de España, pero es un país larguísimo, de Norte a Sur hay más de 2700 Km. Lo ideal es decidir si se quieren visitar los fiordos (sur) o el Cabo Norte y las islas Lofoten (norte) y dedicar al menos 10 días a cada una de éstas regiones. Si en el mismo viaje se quieren ver ambas zonas a fondo, son necesarias 3 semanas y un presupuesto de vértigo, porque el dinero se escapa de las manos viajando por aquí.

¿Cómo ir?
Dejando al lado la posibilidad de viajar hasta allí en coche, lo más común es volar, vía alguna ciudad Europea, a Oslo, Bergen o Stavanger. Desde España la compañía de bajo coste Norwegian tiene vuelo directo desde Alicante, Murcia y Málaga, a varias ciudades noruegas.
Nosotros volamos, vía Frankfurt, a Oslo con Lufthansa. El vuelo dura 4 horas y media en conjunto, sin tener en cuenta el tiempo de escala.

Fuentes de información
La web con mayor información es la oficial Visit Norway. Además hay numerosos blogs como éste, que narran el viaje de los autores y que aportan datos valiosos, esos que no aparecen en las guías. En cuanto a éstas, nosotros compramos la Lonely Planet, en inglés, que me decepcionó; y la Guia Viva de Anaya, más modesta, pero por lo menos más clara para decidir que ver.

¿Cómo moverse?
Sin duda alguna en coche de alquiler. Este es un viaje muy recomendable para iniciarse en la aventura de viajar por tu cuenta, ya que con el único requisito de conocer un mínimo de inglés, se pueden hacer cómodamente todas las reservas por Internet, porque su uso está muy extendido. Una buena opción es hacer algún desplazamiento largo en vuelo interno (SAS, Wideroe, Norwegian) ya que sorprendentemente para el resto de los precios del país, no son excesivamente caros y ahorrarás mucho tiempo.

El tren es caro, aunque algún trayecto como el de Oslo-Bergen es de los mejores del mundo, según todas las guías. Todos los medios de transporte son superpuntuales, no llegues unos minutos tarde porque los perderás.


- Geirangerfjorden -

Carreteras
Lo primero para preparar el itinerario es hacerte con un mapa, el 752 de Michelín o solicitar uno gratuito en la web visit norway. La geografía de Noruega es la más enrevesada que nos hemos encontrado para preparar los trayectos, sinuosa a más no poder y seccionada continuamente por los brazos de los innumerables fiordos. Las carreteras son muy estrechas y llenas de curvas, aunque el firme está en perfecto estado, lo cual tiene un mérito enorme. La velocidad media no supera los 60-80 Km/h, por el trazado, los numerosos turistas (nunca he visto tantas autocaravanas) y por las paradas que haréis para hacer fotos de los infinitos rincones maravillosos. La velocidad está limitada a 70-80 en carretera y a 90 en los que ellos llaman “autovías”. Hay numerosos radares y los conductores cumplen a rajatabla las normas. La entrada a las principales ciudades y algunas carreteras son de peaje. Los coches de alquiler suelen llevar un dispositivo automático para el cobro de éstas tasas (autopass).
Luego os encontrareis con dos elementos peculiares, los túneles (pasamos más de 160) y los ferrys para cruzar los fiordos (6 en total), que ralentizan aún más la marcha.
Intenta no planificar rutas de más de 200-300 Km por día.
El precio de la gasolina es similar al nuestro, caro si tenemos en cuenta que es el 10º país productor de petróleo.


Alojamiento
En las ciudades tienes la opción de los hoteles, hostels o guesthouse, según el presupuesto de cada uno. Pero fuera de ellas recomiendo alojarse en cabañas (cabins/hytters) de los campings, tanto por precio como por localización, en parajes naturales asombrosos. Las cabañas tienen una clasificación por categorías, desde las más sencillas hasta las más equipadas, con utensilios de cocina, baño, tv, wifi (si tienes un portátil llévatelo).... Son la mejor opción especialmente si viajáis más de dos.


Niños
Nosotros viajamos con nuestras dos hijas. Noruega cuida a los niños: hay lugares dedicados a ellos en los comedores de los hoteles, salas de juegos en campings y hoteles, tarifas especiales para familias.... además es un país muy seguro. Si nunca te has atrevido a sacarles fuera, empieza por aquí, les encantará.

Presupuesto
Es el único pero del viaje. Noruega se suele disputar con Islandia el primer puesto en los índices de desarrollo humano; y su nivel de vida es muy alto (renta per cápita 41.000 US vs 27.000 de España); con lo cual los precios son prohibitivos para nuestro bolsillo.
No pertenece a la Unión Europea y tiene moneda propia, la corona (NOK en las siglas internacionales de cambio; Kr en el país). Aunque la tarjeta de crédito se usa para todo, cambia coronas en España, porque las necesitarás para los pequeños pagos. Aproximadamente 10 NOK equivalen a 1,1€ (dividir por 10 y añadir un poco más).

Os dejo unos ejemplos de los precios noruegos para que os asustéis:
Menú Big Mac (9.7 € vs 5.5 € en España)
Botella pequeña de agua 25 NOK
Cerveza 60 NOK
Comida para 4 personas con plato único y bebidas 900 NOK
Billete de autobús 25 NOK

Sin lugar a dudas lo más caro es la comida, nada del otro mundo en los lugares más turísticos (sandwich, perritos calientes, pizzas...). Si te alojas es cabañas tienes la posibilidad de prepararte la comida, lo que te agradecerán tanto el bolsillo como el estómago.