10 de agosto de 2009

Ascensión al Preikestolen

El Preikestolen es un gran bloque de piedra que sobresale de una de las paredes del Lysefjord. Su nombre significa roca del púlpito porque se asemeja a éste. Son 3800 m de ascensión con un desnivel de 334 m. Es apta para todos los públicos que tengan un mínimo de forma física (subió nuestra hija pequeña de 5 años, no tenéis disculpa). La subida se puede hacer sin problemas en 1h 30'- 2 horas, nosotros tardamos 2 horas y media. La bajada dura lo mismo.































El trayecto está señalado con unas T rojas, además era imposible perderse con la romería de turistas que nos encontramos. La ascensión no es excesivamente dura, el mayor obstáculo no es tanto el desnivel como el suelo formado, la mayoría del trayecto, por grandes piedras que hacen más difícil la subida. Son muy recomendables unas botas de montaña, aunque alguna chica subía con chanclas y sorprendentemente llegó arriba. Hay que llevar agua y comida, no hay fuentes por el camino. El paisaje de la ascensión es muy bonito, rodeado de vegetación y con un lago. Desde la cumbre la vista es una de las más espectaculares que hemos contemplado, con el fiordo a tus pies y una vertiginoso precipicio de 600 metros. La bajada como comenté tiene la misma duración porque hay que ir despacio por los grandes bloques de piedra.































Yo recomendaría que todo aquel que visite Noruega haga la excursión, me pareció sin duda lo mejor de todo el viaje. El esfuerzo se compensa de sobra por unas vistas inolvidables. El único pero es el tiempo, en Oslo estuvo nuboso, pero este día lucía un sol espléndido. Si llueve o hay niebla no verás nada desde arriba y todo el esfuerzo será baldío. A nosotros bajando nos pilló una lluvia torrencial con granizo que nos caló enteros, pero que soportamos con humor después de haber contemplado el maravilloso Lysefjord desde el púlpito.


No hay comentarios:

Publicar un comentario