8 de agosto de 2009

Dia 3: camino al Preikestolen

El famoso Preikestolen (roca del púlpito) se encuentra en el Lysefjord (fiordo de la luz), próximo a la ciudad de Stavanger, en el suroeste del país, alejado de la ruta turística habitual de los fiordos. Desde Oslo se puede ir en coche cruzando la región de Telemark pero supone un día de viaje. Nosotros optamos por el avión, ya comenté que los vuelos internos no son excesivamente caros para los precios habituales de Noruega (3 billetes de adulto y 1 de niño nos costaron 250 €), y en 50’ estábamos en el aeropuerto de Sola, al sur de Stavanger, donde recogimos el coche de alquiler.

Desde aquí hay dos vías para llegar al púlpito: la primera es coger el ferry a Tau en el mismo puerto de Stavanger y desde allí o bien te acercas en tu coche hasta el inicio del camino o en bus. La otra ruta se dirige por la Rv13 hacia Sandnes, donde deberás coger el ferry Lauvik-Oanes y desde esta localidad seguir las indicaciones hacia el Preikestolen. Nosotros eligimos la segunda ya que nos venía mejor desde el aeropuerto de Sola. Se tarda algo más de una hora en ambas, la primera tiene mayor trayecto en barco y la segunda en coche. La primera es algo más cara por el ferry que tiene una mayor duración. Este fue el primer ferry del viaje. El trayecto para dos adultos y dos niños, incluido el coche nos costó 105 NOK. El viaje duró 10-15’ y puedes salir a cubierta a ver el paisaje.


- Ferry Lauvik-Oanes -


Para dormir la mejor opción es hacerlo en Stavanger, por la mayor oferta y la posibilidad de visitar la ciudad, la 4ª del país y capital petrolera. Nosotros optamos por quedarnos cerca del púlpito porque no sabíamos cuanto tiempo nos llevaría subir con las peques y no queríamos agobios para coger el ferry de regreso. En el púlpito la oferta se limita al camping (no dispone de cabañas) o al hostel. Nos alojamos en éste último, en una habituación cuadruple con baño compartido. Hay un edificio nuevo que cuenta con mejores habitaciones con baño propio pero a un precio mucho más alto. El albergue se encuentra en el mismo inicio del camino, en un entorno paradisiaco al lado de un lago, pero la habitación era minúscula y muy vieja, daba claustrofobia. No os lo recomiendo. El comedor está en el edificio nuevo, es muy agradable y la cena es correcta, pero cara (850 NOK para cuatro personas con plato único y bebidas). El alojamiento nos costó 900 NOK e incluía un buen desayuno.



- Hostel del Preikestolen -

1 comentario:

  1. tikal - 28-06-2012
    Termino de regresar de mi segundo viaje por tierras de Noruega, ya la 1ª vez me vine enamorada del País, sus gentes, su cultura y costumbres.... todo, me gusto todo lo que pude ver en 15 maravillosos días, incluido el sol de medianoche.
    Ahora después de 11 años he vuelto, me faltaba por ver el Púlpito y el Parque Viguelan con sol, la vez anterior nos callo una tremenda chupa de agua.
    Se lo recomiendo a todos con alma viajera y adictos a la naturaleza pura. Hay que realizar algún esfuerzo para poder llegar a la cumbre y contemplar unos paisajes perfectos de la naturaleza; el camino es una ascensión con un importante desnivel, piedras a veces enormes y en otras ocasiones muy fácil para cualquiera, recomiendo calzado adecuado, sujetando bien los tobillos, en algunas zonas esta muy resbaladizo y es muy fácil caer, pero de verdad que merece la pena, yo no se si regresaré algún día de nuevo, mientras tengo en mi cabeza todo lo vivido y lo feliz que me siento en esas tierras.

    ResponderEliminar