29 de agosto de 2009

Día 7 (2ª Parte): Briksdalsbreen

Desde Stryn hay 45' en coche hasta Briksdalsbreen, la lengua más accesible del Jostedalsbreen, el mayor glaciar de la Europa continental. Desde el parking (de pago) se pueden recorrer a pie los 2.5 Km de subida, hasta la laguna que forma el glaciar; o subir en unos cochecitos eléctricos (trollcars) que en 15' te dejan cómodamente arriba. Si sois muy sibaritas podeis subir en coche de caballos. Después de hacernos los héroes en el Preikestolen con la peque, no queríamos más medallas y pagamos las 360 NOK del trollcar por los cuatro. Por el camino se pasa por una gran catarata formada por el deshielo del glaciar y que ilustra la típica postal del puente con el coche de caballos turístico.




Tras andar 5' desde donde para el trollcar, se alcanza la laguna glaciar. Una cadena metálica "impide" el paso hasta el hielo, pero todo el mundo se la salta, incluidos nosotros. En 10-15' ,desde la cadena, se alcanzan los bloques azulados de hielo. La verdad es que si miras hacía arriba y piensas que uno de esos grandes bloques se pueden deslizar por la ladera, entiendes el porqué de impedir el paso a los turistas. Para hacerse una idea del tamaño de la lengua, fijaros en la foto en la persona que se encuentra en el margen izdo de la laguna.




Las vistas del valle desde aquí son magníficas. Aunque la lengua es menor que las del Vatnajökull (ver viaje a Islandia), estéticamente es perfecta y se comprende muy bien el concepto de "lengua glaciar" . Al lado de la tienda de recuerdos cercana al parking hay un panel informativo muy interesante y sorprendente sobre la erosión que ejerce el glaciar sobre las rocas a su paso.
Es otra de las visitas inexcusables de Noruega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario