5 de agosto de 2009

Parque Vigeland

Saliendo de centro de Oslo hay varias visitas interesantes: el Museo Munch, la torre de saltos de esquí de Holmenkollen y sobre todo el Parque Vigeland o Frogner. Para llegar hasta él lo más sencillo es coger el tranvía nº 12 y bajarse en la parada Vigelandsparken. La entrada es gratuita.

Este parque existe gracias a un trueque de los años 20 entre el ayuntamiento y el escultor Gustav Vigeland, por el cual la ciudad le construyó su casa-estudio (hoy museo) y él cedió sus obras para exponerlas al aire libre en éste parque. 

























En total son unas 200 esculturas, en bronce y en granito, que representan a figuras humanas todas desnudas jugando, peleando, riendo, llorando..., rodeadas de césped y agua, en un entorno idílico.
Es un parque único, especialmente si tienes la suerte de tener un día soleado. Junto con el museo de los barcos vikingos justifican viajar a la capital de Noruega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario