11 de septiembre de 2009

Día 10 (2ª Parte): Regreso a Oslo

Era día de regreso al aeropuerto de Oslo para coger el vuelo al día siguiente, 400 Km / 6 horas de viaje (sin contar las paradas). La carretera discurre por el interior y aunque los paisajes siguen siendo muy bonitos, se echan de menos los fiordos, afortunadamente la carretera es mucho mejor y puedes circular algo más rápido, aunque rara vez se superan los 90 Km/h.
La primera parada fue en Ringebu para ver la última stavkirke. En total vimos 6, una antológica (Borgund), 2 muy bonitas (Lom y Ringebu), 3 más flojillas (Roldal, Kaupanger y Rovden) y 1 imprescindible que no vimos (Urnes). Os aconsejo que os acerqueis a todas aquellas que os pillen de paso porque son un icono del viaje, que no volvereis a ver en otros lugares.


- Ringebu -


La segunda y última parada fue Lillehammer, donde visitamos el Olympiaparken, sede de las Olimpiadas de Invierno del 94 (tras las de Barcelona). Se puede visitar de forma gratuita, aunque por un precio módico se sube en telesillla a lo alto de los trampolines de salto (de 90 y 120 m), con unas vistas magníficas de la ciudad. Había entrenamientos de saltos, sobre hierba artificial. Viendolos desde la TV ya da la impresión que  no debe ser un deporte para cobardes, pero en directo parece increible que alguien se atreva a saltar desde tal altura. Realmente fue una visita que mereció la pena.


- Olimpiaparken -


Nos alojamos en el Thon Hotel Oslo Airport (1190 NOK habitación familiar). Típico hotel de aeropuerto para viajes de negocios, moderno y funcional, con gran desayuno buffet, wifi gratuito y un salón gigante de juegos infantiles con castillo inflable que hizo las delicias de nuestras hijas. Desde él se tarda 5’ en coche al aeropuerto; hay servicio de autobus (de pago, al igual que el parking). Muy recomendable. Además al lado había un McDonals que nos solucionó la cena y una gasolinera para entregar el coche de alquiler con el depósito lleno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario