1 de septiembre de 2009

Día 8 : Geirangerfjorden

Como ya comentamos, habíamos decidido hacer el clásico viaje en barco por tan sólo unos de los fiordos, elegimos Geirangerfjorden y fué un acierto. Es un trayecto corto de 16 Km (1 hora), pero que concentra en ese tramo toda la belleza de los fiordos de Noruega, que por otra parte pueden llegar a ser repetitivos (paisaje idílico, otro paisaje idílico, nuevo paisaje idílico...).
Desde Stryn hay 60 Km (una hora) hasta Hellesylt, donde se embarca. Os dejo el enlace con los horarios. Es importante llegar una media hora antes para asegurarse pasaje, porque en los meses de verano se llena. Sólo permiten reservar a los autocares y el billete se compra en el momento de embarcar, al igual que en resto de los ferrys. El ticket familiar no costó 495 NOK, un precio razonable para los estándares noruegos, dado que es uno de los mayores puntos turísticos.



Coged al subir al barco un folleto, al lado de la cafetería, porque no se entiende nada de lo que dice el guía por megafonía.
El fiordo es espectacular, encajonado entre altísimas paredes rocosas, con granjas abandonadas en lugares inverosímiles y numerosas cascadas deslizándose hacia las aguas del fiordo, las dos más famosas son las siete hermanas y el pretendiente (foto superior, sobrevolada por un helicóptero con turistas a bordo).
Geiranger es un pequeño pueblo ubicado al fondo del fiordo, rodeado de montañas; en un entorno que dificilmente se puede superar con la imaginación. El pueblo en sí es tan sólo un punto de atraque de los grandes cruceros (llegan varios al día), con las típicas tiendas de recuerdos y restaurantes. De hecho los cruceros son mayores que el pueblo, pero es llamativo como el barco gigante se vuelve enano cuando se aleja entre las paredes del fiordo.
Lo interesantes son los alrededores. Es visita obligada el mirador de Flydalsjuvet a 5 km, en dirección a Stryn. Desde él  se tiene una inmejorable vista frontal del fiordo, con Geiranger a los pies. La famosa foto asomado al acantilado no es posible hacerla como tal, ya que se ha vallado éste para evitar accidentes.




Nos alojamos en Grande Camping, situado en la orilla del fiordo, muy cerca del pueblo. La cabina (890 NOK) era magnífica, con unas vistas muy buenas del fiordo. Otro lujo del camping es el alquiler de barcas a motor para navegar por el fiordo. Por no hacer caso al refrán, "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy", nos quedamos con las ganas, porque al día siguiente llovíó a cántaros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario