6 de septiembre de 2009

Día 9 (2ª Parte): Andalsnes


Tras la lluviosa mañana nos dirigimos al Trollstigen Camping, situado nada más bajar del Trollstigen. Más que un camping es una parada de autobuses turísticos con una tienda de recuerdos y un pequeño restaurante. Alrededor de él se dispersan unas cuantas cabañas de madera, que no están mal. Daba sensación de algo desangelado, no se si por el día, aunque el entorno era magnífico, a los pies de los grandes bloques rocosos de Trollveggen.


.
.
.

Después de comer en la cabaña, recorrimos 10 Km hasta Andalsnes. Es la ciudad mayor de los alrededores, punto final de uno de los mejores trayectos en tren de Noruega, Raumabanen. Tras pasear por el puerto intentamos llegar hasta la catarata Mardalsfossen, una de las más altas del mundo, pero desistimos por el aguacero que estaba cayendo y lo lejos que estaba.




Cambiamos de rumbo y fuimos hasta Rodven, a ver su deteriorada stavkirke. Si Borgund fue la estrella de éstas iglesias de madera, ésta simboliza el lado opuesto. Está apuntalada para que no se venga abajo y apartada de los circuitos turísticos, en el recodo de un perdido fiordo que te hace comprender lo inhóspito de la geografía del país.

Nos quedamos con las ganas de ver tantas otras cosas: Alesund, Molde y la carretera del Atlántico...  pero el tiempo no daba para más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario