29 de diciembre de 2009

Rincones de Londres con encanto

Para concluir con nuestra visita londinense, vamos a recorrer brevemente lugares con encanto, la mayoría conocidos por todos.

No os deberías ir de Londres sin dar un paseo por alguno de sus magníficos parques, de una extensión y cuidado desconocidos por aquí. El más grande y famoso, pero también con más gente es Hyde Park. Otro parque céntrico muy bonito es St.James Park, con buenas vistas de Buckingham Palace.

Covent Garden es el antiguo mercado central, reconvertido en galeria comercial con pequeñas tiendas de artesanía y restaurantes. Está siempre atestado de gente, con mucho ambiente. Desde aquí podeis ir paseando hasta uno de los barrios más famosos, el Soho y dar una vuelta por Chinatown y comer en alguno de los múltiples restaurantes.

Y terminamos con las tiendas, ya sabeis que Londres es uno de los paraisos de las compras, hay de todo y casi siempre caro. Una visita ineludible es Harrods, auténticos grandes almacenes de lujo que merece la pena visitar, tan sólo para contemplar auténticas obras de arte del escaparatismo. Sin duda la mejor sección es la de alimentación (Food Halls). Aprovechar para ir al baño porque son dignos de ver (y usar). Para los amantes del mundo del corazón aquí está uno de sus templos, el memorial de Lady Di y Dodi al-Fayed (el hijo del dueño de los almacenes).

- Harrods -

Otra tienda-obra de arte es la juguetería más grande del mundo: Hamleys en Regent's Street. Aunque al igual que Harrods el precio no es su fuerte, ya que es una tienda cara, la exposición de juguetes de todos los tipos es preciosa.

Y para terminar un paseo por uno de los mercadillos más afamados, Portobello Road, inmortalizado en la película Nottting Hill. De lunes a viernes funciona como el típico mercado de barrio de frutas y verduras. Los sábados se celebra el verdadero mercadillo. Hay que ir lo antes posible porque está lleno de gente, la mayoría turistas. Se vende de todo, desde Antigüedades, a objetos de recuerdo, pasando por discos, sellos, monedas...

26 de diciembre de 2009

Londres: Natural History Museum & Science Museum

Estos dos museos, junto con el Victoria and Albert Museum, se encuentran en el  distrito de Kensington muy próximos entre si. Todos ellos, al igual que los que hemos visto anteriormente, son gratuitos.

Tan sólo por ver el magnífico edificio de finales del s.XIX del Natural History Museum, merece la pena acercarse al mismo. Si no teneis tiempo o simplemente no quereis visitarlo, no dejeis al menos de entrar en el vestíbulo presidido por un enorme esqueleto de diplodocus. En él, además hay un gigantesco tronco de una sequoya con un mapa del tiempo que refleja los acontecimientos históricos que sucedieron en cada anillo del árbol.
Hay innumerable salas a cual más interesante, a los niños les encantarán las dedicadas a los dinosaurios, algunos con movimiento, se sentirán los protagonistas de la película de Parque Jurásico, o el balcón de los mamíferos, con reproducciones a tamaño natural de los animales (incluida una ballena azúl). Tampoco hay que olvidar las dedicadas al cuerpo humano o a la Geología, con un simulacro de terremoto incluido.

- Natural History Museum -


El Science Museum es otro museo mastodóntico, con salas y salas e igualmente fascinante. No os perdais el péndulo de Foucault, la máquina de vapor de Watt, la locomotora Stephenson,  los aviones o el módulo del Apolo X. Muchas de las salas son interactivas para que los visitante toquen los objetos expuestos o se puedan subir a ellos.

En resumen, se trata de dos museos inmensos imposibles de abarcar en una única visita y un modelo a imitar de lo que debe ser un museo didáctico, especialmente para los peques (y para los mayores). Fantásticos.


21 de diciembre de 2009

Trafalgar Square

Trafalgar Square es la plaza por excelencia de Londres, salvando las distancias sería el equivalente a la Puerta del Sol en Madrid, incluso también aquí está el Km 0 (Charing Cross) a partir del cual se miden las distancias de las carreteras del país. Es un enjambre de gentes y vehículos al ser uno de los puntos más céntricos de Londres y lugar habitual de celebración de victorias deportivas o manifestaciones.
Está presidida por la columna de almirante Nelson, el vencedor de la batalla naval de Trafalgar ante españoles y franceses, rodeada por una fuente y por cuatro leones de bronce extraido de los cañones de la flota francesa.




La visita más interesante es la National Gallery, el principal museo de pintura de Londres (¡ y también gratuito¡). Expone pinturas desde el Renacimiento hasta principios del siglo XX. La colección renacentista es la mejor que se puede ver fuera de Italia. Alguno de los cuadros más famosos que se exponen son:

venus del espejo de Velazquez.
los embajadores de Hans Holbein el Joven.
retrato de Giovanni Arnolfini y esposa de  J. Van Eyck.
el bautismo de Piero della Francesca.
la carreta del mercado de Gainsborough.

Es un museo muy agradable, nada pesado y con una pequeña guía es una visita altamente recomendable. Si llevais niños os recomiendo un libro muy ameno con juegos sobre los cuadros del museo: un detective en el museo (Anna Nilsen. Editorial Blume).

Otra visita interesante es la iglesia de Saint Martin in the Fields, en la cual se suelen celebrar conciertos de música clásica y en el sótano hay un comedor frecuentado por estudiantes, que no está mal. La fachada recuerda a las iglesias coloniales americanas.

17 de diciembre de 2009

Abadía y Palacio de Westminster

El distrito o ciudad de Westminster alberga numerosos lugares de interés, muchos de ellos relacionados con el gobierno y la monarquía británica. De todos ellos hemos seleccionados dos emblemáticos muy cercanos entre si.
El primero es la Abadia de Westminster, iglesia-catedral gótica, intimamente ligada a la corona. Destaca principalmente el interior, donde cada rincón respira historia. La colección de tumbas de personajes ilustres es apabullante: Newton, Darwin, Dickens, Kipling, Handel..... Además de una serie interminable de reyes y reinas, ya que practicamente la totalidad de los monarcas ingleses, desde el s.XI, han sido coronados por el Arzobispo de Canterbury en la "Silla de San Eduardo", conservada en la abadía.




El otro archiconocido monumento es el Palacio de Westminster o Casas del Parlamento, sede de la Cámara de los Lores y de la Cámara de los Comunes del Parlamento Británico. Es un magnífico edificio reconstruido en el siglo XIX, tras un incendio, en estilo neogótico cuyo elemento más célebre es la Torre del Reloj, donde se aloja la campana Big Ben, aunque erroneamente se conoce con ese nombre al reloj. Las mejores vistas del palacio se tienen desde la orilla opuesta del Támesis y desde lo alto de London Eye, la  noria construida para festejar la llegada del nuevo milenio y que se ha convertido en una de las atracciones turísticas más populares. Suele haber unas enormes colas en temporada alta, si no te importa pagar el precio escalofriante, puedes reservar por Internet. Se pueden seguir las sesiones de las Cámaras desde unas tribunas públicas, pero el acceso es muy limitado (nosotros no pudimos entrar).




12 de diciembre de 2009

Tower of London & Tower Bridge

Realmente la Torre de Londres la situaríamos en el primer puesto junto al Bristish Museum, pero por eso de seguir un orden de capítulos la hemos situado en un honroso 2º puesto.
Lo primero que os recomendamos es que hagais la visita guiada con un beefeater, que además de ilustrar la botella de ginebra del mismo nombre, son los alabarderos encargados de la vigilancia de las instalaciones. La mayoría son veteranos del ejército que han alcanzado este puesto de prestigio, gracias a los méritos de su carrera militar. El nombre significa "comedores de carne", ya que inicialemente se les pagaba con carne por sus servicios. La visita con ellos se hace muy amena, contanto los crímenes, torturas y demás lindezas asociadas a los siglos de historia que llevan encima estan piedras, ya que se empezó a construir en el siglo XI.




Otro consejo, hay que llegar nada más abrir porque es uno de los monumentos más visitados de la ciudad y en temporada alta hay unas enormes colas, especialmente para ver las joyas de la corona, donde una cinta transportadora, similar a la de los aeropuertos, impide que te pares más de lo debido para contemplarlas.
No os perdais la White Tower (la parte más antigua de la fortaleza) y especialmente su capilla de San Juan; la puerta de los traidores, la armeria con numerosas armas medievales, incluida la célebre hacha cortacabezas, las casas donde residen los beeefater y los cuervos, de los cuales dice la leyenda que si desaparecen de la Torre caerá la monarquía, quizás por ello tienen las alas cortadas.
En resumen, el lugar ideal para sentir la esencia británica, aunque el precio de la entrada es de escándalo.




Cerca de la Torre se encuentra el puente más famoso sobre el Támesis, el Tower Bridge, del cual todos recordamos su imagen en los antiguos documentales y series de la BBC. Contruido en el s.XIX en época victoriana, fue un prodigio de la ingenieria de su época, siendo levadizo para permitir la llegada de los grandes buques a los muelles de la ciudad. Hoy en día tan sólo se levanta ocasionalmente.


8 de diciembre de 2009

British Museum

Este capítulo sobre Londres le planteamos como si en un hipotético viaje tan sólo nos dejaran hacer una unica visita. ¿Qué elegir entre tantas y tantas cosas interesantes? Esta es nuestra elección personal: si sólo pudiésemos ver algo de Londres posiblemente sería el British Museum. Da igual que no seas un entusiasta de los museos ya que este es probablemente el museo de los museos.




Su colección es inmensa (varios millones de objetos), parte de ella procede de la colección privada de un médico del s. XVIII donada al Estado, a la cual se fueron incorporando nuevos objetos de donaciones particulares o "adquiridos" por el Imperio Británico. Principalmente expone colecciones del Mundo Antiguo (Egipto, Mesopotamia, Grecia, Roma...). El edificio donde se ubica el museo es de estilo neoclásico con una ampliación de Norman Foster en el año 2000, el Gran Atrio de la reina Isabel II, el mayor espacio cubierto de Europa, magnífico. Dentro de él no dejéis de entrar en la sala de lectura, ubicada en la antigua sede de la Biblioteca Británica, ahora trasladada.

Hay ciertas obras que no os debéis perder bajo ningún concepto:

- Los mármoles del Partenón de Atenas (marmoles de Elgin) ubicados en la magnífica e inmensa sala Duveen. Se puede discutir si deberían estar en Grecia pero desde luego no la sala donde se exponen que es inmejorable.




- La colección de Egipto es la mayor del mundo tras la del museo de El Cairo y además de momias, sarcófagos y papiros, destaca  la Piedra de Rosetta que permitió descrifrar la escritura jeroglífica.
- La colección de Mesopotamia.
- La vasija de Portland (siglo I, romana).
- Los objetos del barco funerario del siglo VII hallado en Sutton-Hoo....

La lista es interminable. Para más información ver la web del museo.
La entrada es gratuita, salvo para las exposiciones temporales, asi que no tenéis ni la disculpa del precio. Es muy interesante la tienda del museo con multitud de regalos, especialmente material didáctico para los niños.