12 de diciembre de 2009

Tower of London & Tower Bridge

Realmente la Torre de Londres la situaríamos en el primer puesto junto al Bristish Museum, pero por eso de seguir un orden de capítulos la hemos situado en un honroso 2º puesto.
Lo primero que os recomendamos es que hagais la visita guiada con un beefeater, que además de ilustrar la botella de ginebra del mismo nombre, son los alabarderos encargados de la vigilancia de las instalaciones. La mayoría son veteranos del ejército que han alcanzado este puesto de prestigio, gracias a los méritos de su carrera militar. El nombre significa "comedores de carne", ya que inicialemente se les pagaba con carne por sus servicios. La visita con ellos se hace muy amena, contanto los crímenes, torturas y demás lindezas asociadas a los siglos de historia que llevan encima estan piedras, ya que se empezó a construir en el siglo XI.




Otro consejo, hay que llegar nada más abrir porque es uno de los monumentos más visitados de la ciudad y en temporada alta hay unas enormes colas, especialmente para ver las joyas de la corona, donde una cinta transportadora, similar a la de los aeropuertos, impide que te pares más de lo debido para contemplarlas.
No os perdais la White Tower (la parte más antigua de la fortaleza) y especialmente su capilla de San Juan; la puerta de los traidores, la armeria con numerosas armas medievales, incluida la célebre hacha cortacabezas, las casas donde residen los beeefater y los cuervos, de los cuales dice la leyenda que si desaparecen de la Torre caerá la monarquía, quizás por ello tienen las alas cortadas.
En resumen, el lugar ideal para sentir la esencia británica, aunque el precio de la entrada es de escándalo.




Cerca de la Torre se encuentra el puente más famoso sobre el Támesis, el Tower Bridge, del cual todos recordamos su imagen en los antiguos documentales y series de la BBC. Contruido en el s.XIX en época victoriana, fue un prodigio de la ingenieria de su época, siendo levadizo para permitir la llegada de los grandes buques a los muelles de la ciudad. Hoy en día tan sólo se levanta ocasionalmente.


1 comentario:

  1. Bueno, para esta zona tengo alguna que otra recomendación que dar también. Como bien dices, hay que ir pronto, pero cuando digo pronto es a primera hora. Yo entre al cuarto de hora de abrir, y cuando terminamos la visita (más o menos una hora después, había una cola de más de 200 personas)
    Los beefeater son como todo, algunos majos y otros un pelín… en fin. Si queréis que os expliquen cosas echad morro al asunto y pegaros a algún grupo, puesto que ellos están solo para las visitas guiadas.
    Hablando de lo cual, no alquiléis audio guías. Se oyen muy mal y cuentan demasiadas cosas que no son del todo interesantes. Además, si las oís enteras la visita se alarga casi a 3 horas, y Londres tiene mucho más que ver. Ignorad las suplicas de las chicas que atienden esa sección, no vale la pena.
    La torre está habitada por unos cuervos, que ya os contaran lo que pintan allí. Además de ser grandes como gallinas están domesticados, así que podéis acercaros bastante a ellos, pero cuidado, no dejan de ser cuervos….
    En cuanto a la comida de las cercanías…. Comida rápida, muy cara y no demasiado buena (aunque los hot dog con besamel tengan buena pinta…..no es así). Eso sí, hay una heladería cerca de la entrada que tiene bebidas a buen precio (refresco).
    Y como bien nos dices, el puente solo se abre ya un día a la semana para que los turistas lo vean, así que seguramente no coincidáis….

    ResponderEliminar