12 de diciembre de 2010

Véjer de la Frontera

Viajamos al sur, a uno de los pueblos más bonitos de la provincia de Cádiz: Véjer de la Frontera. Lugar ideal para hacer un pequeño paréntesis de unas vacaciones en cualquiera de las magníficas playas gaditanas, entre  las  mejores de España (Chiclana, Conil, Zahara de los Atunes, Bolonia...). Próximo a la costa se encuentra este pueblo en lo alto de una colina, con sus casas de una blancura inmaculada que hace daño a la vista.


Se puede visitar la muralla con las puertas de acceso y sus diversas torres o el castillo. Pero lo más interesante son sus estrechas calles flanqueadas por las fachadas encaladas de sus casas, que la confieren un aspecto de laberinto medieval, con un indudable ároma de la época de dominio musulmán y que delimitan algunos rincones verdaderamente de postal.
Al ser un pueblo turistico abundan las tiendas de artesanía de objetos de madera, cerámica o mimbre.
Aunque Véjer no tiene playa, a su término municipal pertenece la playa de El Palmar, famosa por el surf. Para los amantes de la historia muy próximo se encuentra el cabo Trafalgar, donde en sus aguas tuvo lugar la célebre batalla naval.

1 de diciembre de 2010

Las Médulas

Probablemente el lugar más conocido de El Bierzo leonés sean las antiguas minas romanas de oro de Las Médulas, declaradas Patrimonio de la Humanidad. Se trataba de una inmensa explotación a cielo abierto basada en el método "ruina montium". Este consistía en almacenar el agua obtenida de las montañas cercanas y a través de una extensa red de canales, que sumaban más de 300 Km, era llevada hasta la región minera, donde era embalsada. Tras soltar esta bruscamente se conseguia horadar la montaña y el agua arrastraba la tierra arrancada por los canales de evacuación. Sorprendentemente los romanos usaban diferentes calibres de las galerias para modificar la velocidad de la corriente de agua, principio físico que no sería enunciado hasta muchos siglos después.



Tras más de dos siglos de explotación la mina fue abandonada en el siglo III, tras una colosal transformación del paisaje. La vegetación fue adueñándose del mismo, dando el actual contraste entre el rojo de la montaña y el verde de los árboles. Entre estos destacan castaños centenarios,  protagonistas de las fiestas del magosto en otoño, donde se asas castañas en la hoguera.

Para llegar a este paraje lo más sencillo es dirigirse a Ponferrada por la A6 y seguir las indicaciones primero hacia Carucedo y posteriormente a Las Médulas. Es recomendable visitar previamente el Aula Arqueológica para comprender mejor esta gran obra de ingeniería.



18 de noviembre de 2010

Foz de Arbayún


Seguimos por tierras navarras. Cerca de Irati se encuentra la Foz de Arbayún, en la Sierra de Leire. Se trata de un profundo cañón excavado por el rio Salazar de unos 6 Km de longitud. El mejor lugar para contemplar los grandes bloques de piedra entre los que discurre el rio es el Mirador de Iso, en la carretera de Lumbier a Navascues (imagen de la foto).



El cañón está declarado Reserva Natural y tiene una gran colonia de aves, entre las cuales destaca el buitre leonado. Además hay numerosas especies vegetales que ahora en otoño destacan por la variedad de sus colores. Al igual que en Irati hay varias rutas de senderismo donde poder elegir según gustos.

12 de noviembre de 2010

Selva de Irati

Uno de los mejores lugares para visitar en otoño es la Selva de Irati, el mayor bosque de Navarra y una de las mayores concentraciones de abedules y hayas de Europa, junto con la Selva Negra alemana (ver entradas del blog). Este inmenso bosque, de más de 17.000 Ha, se situa en los valles de Aezkoa y Salazar y tiene dos vias de acceso: Orbaizeta y Ochagavia. Os recomendamos esta última para poder pasear por las calles empedradas y el puente medieval de este precioso pueblo. La zona es muy cinematográfica, en Irati se rodaron escenas de  "Furtivos" de Jose Luis Borau y en Ochagavia "Secretos del corazón" de Montxo Armendariz.



El bosque está perfectamente señalizado con 16 senderos, donde poder escoger el que mejor se adapte a vosotros. Desde unos pocos Km, aptos para hacer con niños, hasta los que recorren cerca de 10 Km. En otoño el suelo está tapizado por un manto de hojas de colores que hacen que sea la mejor época  del año para visitar la zona. En cuanto te alejes por algún sendero tan sólo escucharás el ruido de alguno de sus numerosos arroyos, los pajaros (es una zona de protección de aves, entre las que destaca el pájaro carpintero) o la berrea de los ciervos. Es un lugar mágico, silencioso, alejado de todo, uno de los más bellos parajes que hemos visto en España.

2 de noviembre de 2010

Revenga

Nos trasladamos a la provincia de Burgos, a un paraje conocido como el comunero de Revenga, un terreno comunal que pertenece a tres pueblos y donde se celebra una romería desde hace siglos en el mes de Mayo.  Es un buen lugar para visitar en otoño al ser una zona rica en setas. El paraje es una gran pradera con una pequeña ermita, un albergue y un bar. Pero sobretodo destaca la gran estructura de la Casa de la Madera, un museo inagurado hace dos años y dedicado al mundo de la madera, que domina la economía de la comarca. El edificio del museo es singular, construido a base de pirámides de troncos. Tiene una gran cristalera central, a través de la cual un ascensor conduce al techo del museo, donde hay un mirador sobre el pinar. El museo es muy sencillo pero ameno y educativo, especialmente para los niños, recoge toda la cultura del pinar, con la fauna y flora típicas de la zona.


Además de visitar el museo y recoger setas en temporada, hay otra atracción especialmente recomendada para amantes de las emociones fuertes. De Pino a Pino, un parque situado en el interior del pinar, lleno de tirolinas, puentes y todo tipo de artilugios realizados con cuerdas, apto para todos los públicos, desde los más sencillos para los niños hasta circuitos verdaderamente complicados y vertiginosos.
Muy cerca se encuentra una necrópolis con tumbas excavadas en la roca que datan de la Alta Edad Media y en el cercano pueblo de Regumiel un pequeño yacimiento de icnitas.

20 de octubre de 2010

Hervás


Hervás es un pueblecito de Cáceres, lindando con Salamanca, en la Sierra de Béjar.  Merece una visita por dos motivos principales: su judería y el museo de la moto y el coche clásico.
Su judería es una de las mejores conservadas de España, en el barrio cercano al rio, donde se mantienen en pie casas del siglo XV, construidas de madera, piedra y adobe, que conforman las características callejuelas estrechas y tortuosas de las juderías.





Es museo de la moto y coche clásicos es privado y está situado en la parte alta del pueblo, desde donde se tiene una gran panorámica de este. Llama la atención que un museo de este tamaño, dedicado a un tema tipicamente urbano, se encuentre en un pequeño y encantador pueblo. Cuenta con más de 300 vehículos de motor desde los años 20 repartidos en una serie de pabellones, en perfecto estado de conservación y que harán las delicias de los amantes de las motos y coches clásicos.



9 de octubre de 2010

San Saturio

Un buen lugar para visitar este otoño es la ciudad de Soria, en concreto vamos a seguir los pasos de los poetas hasta un lugar muy romántico y literario: la ermita de San Saturio. 
Su ubicación invita a dejar volar la imaginación, a orillas del Duero, excavada en una pared rocosa. Para llegar a ella es recomendable no hacerlo por el puente que atraviesa el río (el de la foto), sino a pie desde San Polo. La entrada de este antiguo monasterio templario está coronada por un melancólico arco por el que crece la hiedra. Del antiguo monasterio tan sólo queda una vivienda particular y una pequeña iglesia. En un crucero del jardín Becquer situó su famosa leyenda  "El claro de luna".


El paseo entre San Polo y San Saturio, a orillas del Duero y flanqueado por álamos, era uno de los favoritos de Machado, inmortalizado en los versos de Campos de Soria:

"He vuelto a ver los álamos dorados,
álamos del camino en la ribera
del Duero, entre San Polo y San Saturio"

La ermita, del siglo XVII, está construida sobre una cueva natural, la misma que según la tradición habitó durante más de 30 años el anacoreta San Saturio. El acceso al interior tiene lugar por la propia cueva. Una vez dentro podemos visitar varias estancias con bonitas panorámicas del Duero y la pequeña iglesia.

23 de septiembre de 2010

Sicilia: finale

El viaje llega a su fin. Como habeis visto Sicilia tiene mucho que visitar y muy variado. Es un lugar que de verdad merece la pena ir, si es posible fuera de temporada alta para evitar las hordas de turistas en los monumentos más famosos y el calor.



Como es habitual vamos a jugar al absurdo juego de elegir los 5 lugares que nos han parecido los mejores, que por supuesto es opinable y criticable:

1- Panarea y Stromboli.
2- Taormina.
3- Valle de los templos (Agrigento)
4- Erice.
5- Etna.

y por supuesto... la gastronomía siciliana.

20 de septiembre de 2010

Cocina Siciliana

Sicilia es el mejor sitio donde hemos comido fuera de España. Su cocina se basa en unas materias primas de primera calidad (aceite de oliva, frutas, hortalizas, pescados..) y en una mezcla de cocina tipicamente mediterránea, pero con influjos del norte de Africa. En cualquier local la comida alcanza una buena nota. Un menú completo siciliano está compuesto por antipasti (entrantes), un plato de pasta, un segundo plato generalmente de carne o pescado al que se le puede añadir contorni (guarnición) y el postre. Claro está que comerse todo esto es dificil y que con un plato principal y el postre es suficiente.



Estos son algunos de los manjares que no debeis de dejar de probar:
- Pasta alla norma: con berenjena y ricotta salado (queso fresco).
- Pasta con le sarde: pasta con sardinas. Sólo apto para estómagos fuertes.
- Pasta con pesto alla trapanese, como vimos en Trapani.
- Pasta con pez espada, el pescado por excelencia de Sicilia.
- Caponata: verduras fritas con anchoas, aceitunas y tomate.
- Arancini: bolas de arroz  rebozadas rellenas de carne...
- Todo tipo de pescados frescos a la brasa.
- Cuscus de pescado: si tuviera que elegir sólo un plato, me quedaría con éste.
- Cotoletta alla palermitana: filete de ternere cortado muy fino y rebozado.
- Cassata: la tarta más famosa, a base de ricotta, frutas y chocolate.
- Cannoli: grandes cañas rellenas de ricotta dulce.
- Granites (granizados) de frutas frescas, acompañados de bollería.
- Helados. Los mejores, en las ciudades del Barroco.
- Passito di Pantelleria, unos de los mejores moscateles que hemos bebido.

Esto es tan sólo es un resumen, la lista es interminable.

17 de septiembre de 2010

Érice

Érice es la hermana de Trapani. Si Trapani se extiende a los pies del mar, Erice lo hace en las alturas, en el mítico monte Erix, centro de culto a Venus. Para llegar a Érice se puede hacer la machada de subir una sinuosa carretera. Pero es mucho más recomendable llegar en el funicular que parte desde desde el final de Trapani, mucho más relajado y con unas vistas preciosas. El trayecto dura unos 20'.


 Es una encantadora villa medieval, para nuestro gusto la localidad más bonita de Sicilia, junto a Taormina. Aunque no tiene ningún monumento famoso, la ciudad en si en un gran museo, con callejuelas de piedra repletas de tiendas de artesanía o de productos típicos sicilianos. Además, a diferencia de Taormina, no están repletas de turistas. Hay numerosos restaurantes, en los que se pueden degustar los mismos platos de Trápani. No dejeis de ir a Grammatico Maria, un café-pasteleria de los de antes. Hay que pedir un cannoli y un café y degustarlos en un pequeño patio situado al final de la tienda. Es uno de esos momentos a los que Abderramán III se debía referir cuando hablaba de los catorce días de felicidad que había disfrutado a lo largo de su vida.

14 de septiembre de 2010

Trapani

Nuestra visita a Sicilia llega a su fin. El penúltimo día estuvo dedicado a visitar dos localidades muy próximas entre si: Trápani y Erice, en el noroeste. Es una zona tranquila, agrícola, menos turística y con una gastronomia con influencias árabes. La capital de la región es Trapani, repleta como toda Sicilia, de iglesias y palacios. Lo principal de la visita es comer y especialmente sus dos platos más afamados: el cuscus de pescado  y una pasta local (busiate) con pesto a la trapanese. En las guías encontrareis un sinfín de buenos restaurantes, pues si algo abunda en Trapani es esto. Nosotros nos decidimos por uno de los más conocidos, la cantina siciliciana, una minúscula trattoria situada en un edificio en ruinas del barrio judio. La verdad es que la comida nos decepcionó un poco, especialmente el cuscus de pescado, nos gustó mucho más el que comimos en las eolias.


Lo que más nos gustó de Trapani son sus salinas, a unos 20' en coche por la carretera de la costa que se dirige a Marsala. Aquí se produce la mejor sal de Italia desde la Edad Media. El paisaje es precioso con las salinas, los pequeños veleros y los molinos de viento. Las salinas se encuentran en el interior de un parque natural, la Reserva Natural di Stagnone. Hay un pequeño museo dedicado a los molinos y una embarcación que te lleva a la isla de Motya, un asentamiento fenicio de los mejores conservados del mundo, que estaba unido a tierra por una carretera, hoy hundida bajo las aguas.
Nos alojamos en una casa rural muy recomendable, Casa Colomba, a unos 20 Km de Trapani en dirección Palermo. Personal muy amable, piscina, habitación amplia y un magnífico desayuno bajo una parra a base de productos caseros, el mejor del viaje.

11 de septiembre de 2010

Selinunte

Próximas al extremo suroeste de Sicilia se encuentran las ruinas de la ciudad griega de Selinunte, junto a Agrigento las más importantes de la isla. Las ruinas de los templos de Selinunte ocupan una extensión mucho mayor, pero están peor conservadas. Aunque se pueden visitar andando, las distancias son grandes, suele hacer mucho calor y no hay apenas sombra donde refugiarse, por lo que es muy recomendable utilizar el cochecito eléctrico ( 9 € más otros 9 € de la entrada) que te lleva de templo en templo. La verdad es que por el precio podían incluir guía, sin él la visita se hizo mucho menos amena que la de Agrigento y quizás por ese motivo nos gustó menos.



Hay dos zonas fundamentales de interés: la acrópolis y los templos orientales. La acrópolis está dividida por calles en cuatro secciones y en ella se situan 5 templos, tan sólo uno se encuentra en razonables condiciones. En los templos orientales se halla el templo E, el mejor conservado, ya que fue reconstruido en los años 50. A su lado están las ruinas del templo G, uno de los mayores de la cultura griega y actualmente tan sólo unos inmensos montones de gigantescas piedras. Desde luego lo mejor de Selinunte es su situación al borde del mar, con unos preciosas vistas de las ruinas desde la playa. Al igual que el anterior capítulo, es uno de los lugares que se pueden tachar del itinerario si este va justo de días y se visita Agrigento.

8 de septiembre de 2010

Agrigento II

Alrededor de Agrigento hay unos cuantos lugares interesantes que dan para otro día de viaje, aunque si vais justos de tiempo son prescindibles. Quizás el único que realmente no os deberíais perder es la Scala dei Turchi, una pequeña cala cercana a Agrigento, que según la tradición servía de refugio a los piratas turcos. Está rodeada por una gran roca de caliza, tan blanca que la luz del sol es cegadora. El contraste entre su blancura, el azúl del cielo y el verde del Mediterráneo es espectacular. Para acceder a la cala hay que descender un considerable número de escaleras, menos mal que al final hay un pequeño bar para poder refrescarse.

- Scala dei Turchi -

Otra playa muy bonita, aunque lejos de Agrigento (una hora en coche) es Eraclea Minoa. Situada a los pies de unas pequeñas ruinas griegas de escaso interés, salvo la gran vista que se tiene de la playa desde ellas. Otra peculiaridad de la playa es que está al lado de un pinar con unos de los campings mejores de Sicilia. Hay que recordar que aunque existen buenas playas en la isla, no son uno de los motivos de peso para visitar Sicilia.


- Vulcanelli di Macalube -

Por último nos dirigimos en coche en dirección norte a Aragona, en unos 20 minutos llegamos a los Vulcanelli di Macalube. Es un paraje curiosísimo donde existen  varios "mini -volcanes", menores de un metro, que emiten barro caliente. El paraje ha sido declarado recientemente parque natural, es muy pequeño y suele estar desierto. Os parecerá que os encontrais en la luna, en lugar de en Sicilia.

Para terminar este capítulo una recomendación gastronómica, la pizzeria Kokalos, situada en un desvío de la primera rotonda según se llega a Agrigento desde el Este. Os recomendamos ir a cenar, ya que se tienen una vistas magníficas del Valle de los Templos y las pizzas y la pasta son para recordar.

4 de septiembre de 2010

Agrigento I

Agrigento es otro de los puntos calientes del turismo siciliano gracias a sus templos. Sicilia (Magna Grecia) fue uno de los primeros lugares donde los antiguos griegos establecieron sus colonias y aquí están algunos de los mejor conservados. Las ruinas se encuentran en el Valle de los Templos. El nombre induce a error ya que asientan en una colina, con un telón de fondo horroroso, bloques de edificios de la ciudad moderna que desentonan totalmente. La colina está en pendiente y tiene una entrada en cada extremo, entre ambas hay 1.5 Km. Es muy aconsejable contratar un guía (10 € por persona aparte de los otros 10 € de la entrada) que además de hacer más interesante la visita, te lleva en autobús a la parte más alta de las ruinas, el templo de Juno, y así toda la visita se realiza en una cómoda bajada. Recordad el agua, la gorra, la crema solar y la paciencia, porque suelen producirse grandes colas para entrar.



El templo mejor conservado es el de la Concordia, realmente en muy buen estado. Los templos dedicados a Juno o Hera están en peores condiciones. Todos ellos están reconstruidos en algún momento de la historia, ya que el más antiguo es del siglo VI a.C. En la última parte del recorrido se encuentran un montón de piedras correspondientes a los restos del monumental templo de Zeus Olímpico y a sus pies una réplica de un atlante gigantesco que sostenía las columnas. En el Museo Arqueológico (se visita con la misma entrada) está el original. Para hacerse una idea de las dimensiones del templo hay que fijarse en la maqueta adyacente al gigante.
Nos alojamos dos noches en el Hotel Best Western Kaos, probablemente el mejor hotel de nuestro viaje, especialmente por su gigantesca piscina digna de un hotel caribeño.

31 de agosto de 2010

Piazza Armerina

Piazza Armerina es el único punto del interior de Sicilia que visitamos. Su casco urbano es el típico siciliano, repleto de iglesias y palacios, pero la razón de desplazarse hasta aquí es la Villa Romana del Casale, situada a 5 Km de la ciudad. Es una inmensa villa romana famosa por sus mosaicos, muy bien conservados. Nos decepcionó que un monumento de esta categoría tenga una visita tan poco didáctica. No hay un sólo panel informativo, ni folleto ni guías y eso que el precio de la entrada los justifica (8 €). Los mosaicos tienen escenas de caza, de lucha, mitológicas y entre todos ellos destacan la Salla delle dieci ragazze (foto), en la que se puede apreciar a unas romanas en bikini (debe ser por lo tanto un invento mucho más antiguo que lo que pensamos).


Para conservar los mosaicos, la villa se encuentra rodeada de unos túneles de plástico por los que se camina mientras se ven los mosaicos. El calor que hace dentro, unido a las oleadas de turistas, hace que sea insoportable. Conviene ir al principio o al final del horario de visitas para evitar en la medida el calor y el gentío. 
Nos alojamos en un agriturismo (Il drago), un establecimiento especializado en bodas y otros festejos, con instalaciones rústicas bonitas, pero situado lejos de Piazza Armerina, no tanto por la distancia, sino por los caminos rurales que había que recorrer. De regreso por la noche nos perdimos (y eso que llevábamos GPS) y si no es por unos amabilísimos sicilianos (la mayoría de ellos son encantadores) todavía estamos dando vueltas. Sin embargo la cena fue la mejor del viaje, en el restaurante Amici Miei, en el centro de Piazza Armerina. Magnífica pasta, pizza y pescado, en una agradable terraza.

28 de agosto de 2010

Barroco del Sureste: Módica y Noto

Módica es célebre por su chocolate, uno de los más afamados de toda Italia. La tradición fue traida por los españoles desde América y se sigue fabricando mediante métodos artesanales. Hay numerosos establecimientos que venden chocolate en la ciudad, el más popular es Antica Dolceria Bonajuto, situada en un callejón enfrente de la plaza de la catedral. La tienda en si ya guarda todo el sabor añejo. El chocolate que venden tiene un alto contenido en cacao y sabores variados. No dejeis de probar el de naranja y el de cardamomo y las empanadas de carne y chocolate.


Noto es la ciudad más pequeña de las tres y la más turística debido a la Catedral de San Nicoló (foto), recientemente reabierta al público tras la reconstrucción de la cúpula. La catedral en si no merece excesivamente la pena, sin embargo la Piazza Municipio donde está situada está repleta de preciosos palacios barrocos. Toda la ciudad es un verdadero museo, con un trazado de calles en cuadrícula. 
Noto además tiene fama por sus helados, el templo de éstos es Corrado Constanzo, muy cerca de la catedral.

25 de agosto de 2010

Barroco del Sureste: Ragusa

Al sur de Siracusa se encuentran Noto, Módica y Ragusa, ciudades que destacan por sus edificios barrocos, de la época en la cual Sicilia estaba bajo dominio español, y por su gastronomía. Todas ellas  fueron destruidas por el gran terremoto del año 1693 y fueron refundadas en las proximidades de las antiguas ciudades, aunque éstas terminaron reconstruyéndose. Asi en todas encontramos la ciudad moderna y la antigua, donde están los principales puntos de interés.




La ciudad que nos gustó más fue Ragusa. El casco antiguo (Ragusa Ibla) se encuentra encaramado en una colina, a los pies de la ciudad nueva, a la cual se puede acceder por unas empinadas escaleras desde las que se tienen unas grandes panorámicas de la ciudad antigua. Ragusa está plagada de iglesias, de palacios y de callejuelas estrechas. Es una ciudad muy cuidada, sus calles están limpísimas y no se encuentran excesivos turistas. Hay numerosos paneles informativos sobre las películas rodadas en la ciudad con fotogramas del punto exacto del rodaje.
El centro urbano es la plaza de la Catedral de San Giorgio, con una curiosa fachada curva. En la plaza no dejeis de comer un helado en Gelati Di Vini, para nuestro gusto los mejores de Sicilia, superiores a los afamados de Noto.  La oferta de restaurantes es amplísima, todos de gran calidad y bastante económicos. Comimos en La Rusticana, una trattoria, con una terraza cubierta por una parra, especializada en carnes y pescados a la parrilla y en spaguettis con mejillones. Un lugar barato y con una comida excelente.

21 de agosto de 2010

Siracusa

Los dos siguientes dias del viaje les dedicamos a Siracusa y a las ciudades barrocas del sureste. Elegimos  otro alojamiento de agriturismo, Limonetto. Un establecimiento con solera en una explotación de cítricos regentado por una familia muy amable. Cercano a Siracusa, el acceso era dificil al encontrarse la carretera cortada por obras. Un lugar apacible aunque un poco añejo.



La ciudad de Siracusa es otro de los lugares de Sicilia cargado de historia (Arquímedes, Dionisio...). Tiene dos principales puntos de interés: la isla de Ortigia y el parque arqueológico. La isla de Ortigia es el núcleo original de la ciudad fundada por los griegos. Esta unida al resto por un puente abierto al tráfico rodado sólo para residentes. El coche hay que dejarlo en el aparcamiento de la entrada o en las calles aledañas a la isla. Ortigia es un laberinto de calles estrechas y edificios de piedra blanca. Quizás por visitarla después de comer, con las calles desiertas, nos dió un aspecto algo desangelado, lejos de la vitalidad de Taormina. Es muy interesante el interior de la catedral con las columnas originales del antiguo templo dórico del siglo V a.C. La Fontana Aretusa es otro lugar lleno de reseñas mitológicas, con papiros y patos y la magnífica vista del mar.




Dejando Ortigia y dirigiéndose hacia la moderna Siracusa, en 5' en coche se llega al Parque Arqueológico de la Neápolis (entrada 10 €). Id provistos de agua, crema solar y gorra porque el sol te achicharra. Hay varios lugares de interés, pero sobre todo destacan dos. El primero es el teatro griego, de piedra tan blanca que hace daño a la vista cuando se refleja en ella el sol. Cuando lo visitamos estaban recogiendo las gradas instaladas para el festival de teatro clásico que se celebra durante el verano. El otro es la célebre oreja de Dionisio, una cueva con una entrada en forma de oreja, en el interior de una gran cantera de piedra caliza reconvertida en jardín y donde trabajaban  los prisioneros griegos capturados en la guerra.

17 de agosto de 2010

Savoca

Muy cerca de Taormina se encuentra la pequeña localidad de Savoca, un típico pueblo siciliano de interior situado en la ladera de una colina. Es un lugar de culto para los cinéfilos, especialmente para los seguidores de Ford Coppola. Aquí se rodaron varias secuencias de su obra maestra: El Padrino. Entre ellas destaca la inolvidable escena de la primera película, en la que Michael Corleone pide la mano de Apollonia a su padre, el señor Vitelli, dueño del bar del mismo nombre. El bar se conserva igual que cuando se rodó la película en los años 70, está hasta el cartel que anuncia "Itala Pilsen". La única novedad es una parra que cubre la terraza y que no estaba en la película. El interior es un museo del rodaje con fotos de los protagonistas y todo tipo de recuerdos, hasta las escopetas de los guardaespaldas de Michael reposan en unas sillas al lado del mostrador.




En Savoca hay otro lugar interesante, las catacumbas del monasterio capuchino. Como nos habíamos quedado con las ganas de ver las momias de Palermo esta era una oportunidad de resarcirnos. La visita no pudo ser más tétrica. La puerta estaba cerrada y un cartel anunciaba que las momias se habían trasladado porque estaban restaurando el monasterio. No obstante llamamos y cuando nos íbamos a ir apareció una ¡hindú¡ que nos condujo a una sala donde provisionalmente habían colocado a las deterioradas momias en unos ataudes de madera. Abstenerse los que soñeis con zombis por las noches....


14 de agosto de 2010

Etna

El Etna es sin duda uno de los elementos más conocidos de Sicilia y uno de los puntos fuertes del viaje. Hay dos vías de acceso, la norte que parte desde Piano Provenzano y la sur desde Nicolosi. Queríamos ir desde el norte porque es menos frecuentada, pero en el hotel nos informaron que las excursiones no parten todos los días, ya que la zona se está reconstruyendo tras ser arrasada por el volcán en el año 2003. Por el sur parte la carretera desde la localidad de Nicolosi y en un ascenso continuo alcanza Rifugio Sapienza, desde donde parte el funicular. Por la carretera se contemplan las grandes coladas de lava que han sido arrojadas por el volcán y como la vegetación va desapareciendo progresivamente.




En la base del funicular hay parking, tiendas de recuerdos donde se compra el ticket para el aparcamiento y varios restaurantes. El funicular asciende hasta los 2500 m y desde allí se puede contemplar el paisaje, hacer la machada de continuar a pie o subir en unos autobuses todoterreno hasta la cota 2900 m ,desde donde tiene lugar la visita guiada. Esto último es sin duda lo más recomendable, aunque el precio conjunto (funicular, autobús y guía) es muy caro (45 €).
La visita dura algo menos de una hora y se realiza alrededor del cráter que se abrió en la erupción del año 2002, todavía humeante. El paisaje es lunar, montañas y montañas de cenizas y al fondo la imponente masa del volcán con sus más de 3300 m. Algunos consejos: hay que subir con ropa de abrigo aunque haga en la base mucho calor, arriba hace bastante frio. Si es posible llevad calzado de montaña, en ningún caso sandalias porque el suelo está caliente (en el restaurante desde donde salen los autobuses alquilan botas para los despistados). Si se quiere tener una buena vista desde la cima llegad a primera hora, ya que en cuanto hay diferencia térmica entre la base y la cima se producen muchas nubes que impiden ver nada. No dejeis de echar un vistazo a las fotos del restaurante para apreciar la fuerza del volcán. Hay  que  pensar que las instalaciones del funicular han sido destruidas recientemente en varias ocasiones y que a lo largo de la historia la lava ha llegado hasta Catania.

11 de agosto de 2010

Taormina II

....continua.

El motivo principal por el que se visita Taormina es su Teatro Griego, que aparte de sus dimensiones y el buen estado de conservación, destaca por su emplazamiento, digno de una película de Hollywood. Detrás del escenario se ven el Etna y la bahía de Schisó, una vista inigualable. Los romanos la fastidiaron levantando unas columnas para sustituir el aburrido teatro por las siempre más animadas luchas de gladiadores. Afortunadamente parte de esas columnas están hoy en día en el suelo y la vista se conserva parcialmente. La entrada es cara (8 €) pero merece desde luego la pena. Desde el Teatro se divisa además una vista panorámica de Taormina y la famosa cala Isola Bella.


Otro lugar que no os debeis perder es Villa Comunale, uno de los parques públicos más encantadores de los que hemos estado. Cada rincón es de postal e igualmente se tienen unas vistas inmejorables del mar.
La mejor forma de despedirnos de Taormina es una cena romántica en una mesa con velas en cualquiera de las innumerables terrazas. Nosotros cenamos en Il Baccanale, un restaurante en una calle de las que bajan a Villa Comunale desde Corso Umberto. ¡Todavía me acuerdo de la pasta a la sarda que me comí¡

8 de agosto de 2010

Taormina I

Tras regresar de las Eolias, recogimos el coche de alquiler en Milazzo, al lado del puerto y nos dirigimos al hotel que habíamos reservado para pasar dos días, en los cuales visitaríamos Taormina y el Etna. Elegimos un pequeño establecimiento de agriturismo, La terra dei sogni, situado en un gran vivero de plantas. Fue el más barato del viaje y para nada el peor. Imposible encontrar algo mejor por ese precio, además está muy bien situado, a 5' en coche de la autopista y a unos 15' de Taormina. El viaje desde Milazzo dura una hora por la autopista que se dirige a Catania. Desde ella se divisa el famoso estrecho de Messina que separa Sicilia de la Península Itálica.

Taormina es una de las ciudades más bonitas de todas las que conocemos. Las guías la tachan de ser una ciudad escaparate enfocada al turista, y aunque es cierto, eso no le quita ningún encanto. No se puede circular en coche por el centro urbano y hay que dejarlo en el aparcamiento Lumbi, un gran parking de pago a la entrada de la localidad. El precio es similar al de los parkings del centro de Madrid. Desde allí un bus te deja de forma gratuita en el centro. 


La principal calle de Taormina es Corso Umberto I, repleta de tiendas muy cuidadas con unos escaparates dignos de concurso, incluso en algunos ponen el cartelito de prohibido hacer fotos. Al final de la calle se encuentra Piazza IX Aprile, un lugar encantador con su iglesia y unas vistas fantásticas de la bahía y el Etna. Atravesando la puerta medieval Porto di Mezzo se llega a la Piazza del Duomo, donde lo más interesante es la fuente con el símbolo de Taormina, un centauro-ángel.

5 de agosto de 2010

Stromboli

Stromboli posiblemente sea la isla Eolia más fascinante. Si Panarea representa lo exclusivo, Stromboli simbolizaría  lo enigmático debido a su volcán en activo (su última erupción fue en 2007). Desde Panarea se tarda una hora en llegar. La vista desde la lejanía es imponente, una gigantesca montaña triangular que surge del mar. Los barcos turísticos suelen dar la vuelta a la isla, parando en primer lugar en el minúsculo puerto de Ginostra (el "más pequeño del mundo" según el capitán). Posteriormente se navega paralelo a la Sciara del Fuoco, la inmensa ladera por la que suelen desplazarse la erupciones de lava hasta el mar, sin rastro de vegetación alguna; y se rodea el islote rocoso Strombolicchio, producto de una erupción volcánica y en el cual hay un pequeño faro.




El puerto principal de Stromboli es Porto Scari, en la falda del volcán, al cual oimos "rugir" mientras nos dábamos un chapuzón en la playa de arena negra al lado del puerto. Hay numerosas agencias que organizan trekking hasta la cima del volcán, para poder ver la lava al anochecer. Desistimos de hacerla por la peque. Si os animais hay que llevar ropa de abrigo, botas de montaña, comida, abundante bebida y una linterna. Nos contentamos con vislumbrar el fuego en la cima del volcán desde el barco durante el regreso por la noche.
Porto Scari es un pueblecito de calles estrechas y casas blancas que ascienden hasta una colina desde donde se divisa Strombolicchio. Cenamos unas pizzas en una terraza con vistas al mar y al volcán dificiles de igualar. Esta excursión a Panarea y Stromboli (25 €) no os la deberíais perder bajo ningún concepto, fue lo mejor del viaje a Sicilia.

3 de agosto de 2010

Panarea

La mayoría de las agencias de Lípari realizan una excursión combinada a Panarea y a Stromboli de medio día o de una jornada completa. Tras pasar por la isla de Salina, la más verde de las Eolias y  donde se rodaron escenas de la película "El cartero y Pablo Neruda", se alcanza Panarea en unos 45'.




Panarea es la isla más exclusiva de las Eolias, elegida por la jet-set italiana y europea como su paraiso particular. Hay muy pocos alojamientos y suelen ser carísimos. El emblema de la sofisticación es el Hotel Raya con un famoso restaurante y suites con precios de escándalo. La isla es una preciosidad, un lugar fabuloso para pasar unos días de descanso alejado de todo. Al igual que en Stromboli, está prohibido circular con vehículos a motor, salvo motocarros y coches eléctricos de golf, que trasladan las maletas a los hoteles. El pequeño puerto de San Pietro con tiendecitas y terrazas es encantador. En una de ellas probamos el mejor granite (granizado) de todo el viaje. Los granizados sicilianos naturales son buenísimos, no dejeis de saborear el de aranguria (sandía).
Panarea está repleta de minúsculas y paradisiacas calas, una de las más conocidas es Cala Junco, con un color del mar azúl intenso como nunca habíamos visto, aunque no busquéis en ella la soledad porque está llena de barcos turísticos y de inmensos yates.

1 de agosto de 2010

Vulcano

La isla de Vulcano se encuentra muy cerca de la de Lípari. La mejor forma de llegar es contratar una excursión de medio día de las que organizan las agencias locales de Lípari. También se puede ir en aliscafo, el servicio de ferry regular que une las islas Eólias, pero el precio es similar (unos 15 €) y se pierde el encanto de navegar en las pequeñas embarcaciones de las excursiones.
La isla tiene 3 volcanes, los cuales ya estaban extinguidos en la Antigüedad. En el de mayor tamaño situaron los griegos la fragua de Vulcano, desde donde provenía todo la lava que escupían por la boca estas grandes montañas de fuego.




El aliscafo desembarca en el puerto principal de la isla, el de Poniente, y los botes de las excursiones en el pequeño puerto de Levante, muy cerca ambos entre si, unos 15' andando. Al lado de este último se encuentra la principal atracción, el Laghetto di Fanghi, un inmenso charco de lodo caliente en el que por 2 € te rebozas en el barro con olor a azufre. Dicen que es maravilloso para la piel, pero nosotros dejamos esta "delicatessen" de lado y nos dedicamos a bañarnos en el jacuzzi natural adyacente, donde el agua del mar forma burbujas de agua caliente por el chorro que emana del fondo. Tened en cuenta que si os bañáis en el fanghi el olor a azufre os impregnará la ropa durante días, por lo que utilizad un bañador y una toalla a los que no les tengáis mucho aprecio. Después podéis relajaros en una de las playas de arena negra, pero cuidado que hay medusas y nos picaron.

Os recomiendo dos lugares para comer: L'Approdo, donde degustamos el mejor cuscus de pescado de Sicilia (mucho mejor que el afamado de Trapani) y la pasteleria Ritrovo Remigio, donde hacen unos cannoli de escándalo, además de unos helados magníficos y todo tipo de dulces dignos de exposición.




30 de julio de 2010

Lípari

Lípari es la isla Eolia más poblada, con unos 10.000 hb. El centro neurálgico es el pueblo del mismo nombre desde donde parten los barcos hacía las islas vecinas, por ello es el mejor lugar para organizar las visitas al resto de las islas. La calle principal durante el día es una calle comercial llena de tiendas para los turistas y al atardecer deja paso a las terrazas de los restaurantes.
Desde el punto de vista turístico el principal punto de interés es la ciudadela, la antigua ciudad fortificada para defenderse de los ataques de los piratas. Desde ella, además de unas vistas maravillosas, se puede ver la bonita Catedral de San Bartolomeo, las excavaciones y el museo arqueológico.




El alojamiento es las Eolias es escaso y demandado, por lo tanto muy caro. Nosotros nos alojamos en el Hotel Aktea, un buen hotel aunque demasiado caro para la calidad que ofrece. Tuvimos el desagradable incidente de que nos anularon la reserva el mismo día de la llegada, pese a un e-mail de confirmación unos días antes. Eso si, fueron muy amables y nos permitieron quedarnos 2 de las 3 noches reservadas y nos buscaron alojamiento para la tercera en el cercano Hotel Residence La Giara, donde la habitación era un amplio apartamento más barato.
Si el alojamiento es caro comer no lo es tanto y hay mucha y buena oferta. Os recomendamos dos restaurantes: Kasbah, caro, aunque se pude comer más barato al disponer de pizzeria. Las pizzas fueron de las mejores del viaje y el jardín de la parte final del restaurante es una delicia. El otro restaurante es Ritrovo Sottomonaster, cercano al puerto. Con menos pretensiones que el anterior, el menú turístico (unos 15 €) es magnífico, especialmente los platos de pescado a la brasa.


28 de julio de 2010

Rumbo a las Eolias

Las islas Eolias son la gran sorpresa de Sicilia y todo viaje a la isla debería incluirlas. La mitología contribuye a su halo de misterio, ya que aquí residían el dios del viento Eolo y el dios del fuego Vulcano. Son un paraiso de la naturaleza y aunque cada día son más visitadas por los turistas, aún conservan el sabor de otro tiempo.
Sólo se puede llegar en barco, el lugar más próximo y con mayor número de combinaciones posibles es la ciudad de Milazzo, aunque hay barcos desde Palermo, Mesina y desde diversos lugares peninsulares como Nápoles. 
Nosotros fuimos en tren desde Palermo (web de trenitalia). El viaje dura 2 h 20',  es cómodo y bonito ya que el tren circula paralelo a la costa. Durante el trayecto pudimos ver a lo lejos Cefalú, el único lugar que nos quedamos con muchas ganas de visitar en este viaje, uno de los pueblos más encantadores de Sicilia, muy conocido gracias a la inolvidable película Cinema Paradiso. 
Desde la estación de Milazzo un bus urbano te lleva en 10' hasta el puerto desde donde parten los barcos a las islas.


No es recomendable transportar el coche a las islas, ya que tan sólo está permitido el tráfico el Lípari. En Milazzo hay un parking para dejarlo. La forma más rápida de llegar es en aliscafo, unos hidrodeslizadores modernos, confortables y sin peligro de mareo (si el mar no dice lo contrario, claro está). Hay dos compañías que realizan las rutas: Siremar y Ustica. Esta última dispone de barcos más modernos y es algo más cara. Los horarios anunciados en sus webs no siempre se corresponden con la realidad. El trayecto a Lípari dura una hora y cuesta 17 € sólo ida.
La mejor opción para visitar las Eolias es instalarse en la isla mayor, Lípari, y utilizarla como base de operaciones para el resto. Si no disponeis de tiempo, "perded" al menos un día en hacer una excursión desde Milazzo a Panarea y Stromboli, aunque el precio es muy caro (90 €) y el viaje largo.
Una vez alojados en Lípari no os preocupeis por las excursiones, porque hay miles de agencias que las organizan y os asaltarán continuamente por la calle con sus ofertas.

25 de julio de 2010

Palermo III

Otro lugar indispensable es la Catedral de Monreale. Fue construida por otro rey normando, Guillermo II, para competir en grandeza con la catedral de la vecina Palermo. Para llegar a Monreale lo más sencillo es coger el autobus urbano nº 389 (0.90 €) desde Piazza Independenza. El trayecto dura unos 30', tras salir de Palermo se sube por una carretera llena de curvas hasta la misma plaza de la catedral. Desde la parada del bus se contempla una gran vista panorámica de Palermo. ¡Ojo¡ Piazza Independenza es un lugar muy turístico y contemplamos como en el mismo bus, unos carteristas se repartian el dinero que habían robado a un turista japonés, bajo la mirada del conductor que hizo mutis por el foro. Aparte de este incidente, Sicilia no es un lugar más inseguro que cualquiera de nuestras grandes ciudades. La entrada a la catedral es gratuita y su interior recuerda a la Capilla Palatina, ya que al igual que esta, se encuentra totalmente decorada con preciosos mosaicos con escenas del Antiguo Testamento, entre los que destaca el Cristo de la cúpula.

- Catedral de Monreale -
Otro punto de interés, en este caso por el morbo, son las Catacumbas de los Capuchinos, donde  reposan las momias de vecinos de Palermo desde el siglo XVII. Desde Piazza Independenza se llega andando en media hora por un barrio destartalado. Desgraciadamente los domingos por la tarde cierran (algo que no indicaban las guías) y no pudimos ver las famosas momias.
Si disponeis de tiempo hay otras  visitas aconsejables: el Mercado de la Vucciria (también cerrado los sábados por la tarde y todo el domingo), el Museo Arqueológico y el Teatro Máximo, donde se rodó la escena final del Padrino III.

22 de julio de 2010

Palermo II

Si sólo se puede elegir un lugar para visitar en Palermo, este es sin duda la Capilla Palatina, alojada en el Palacio del Normando. Palermo en el siglo XII fue una de las ciudades más importantes de Europa, bajo el reinado del rey normando Ruggero II. La entrada es conjunta (8.50 €) y aunque el Palacio no tiene gran interés, la capilla es fantástica. En un espacio no muy amplio se pueden apreciar bellisimos mosaicos que la confieren un aspecto de iglesia bizantina. Es el monumento más visitado de la ciudad y se forman unas colas tremendas, es conveniente ir nada más abrir. Nos tocó esperar hasta las 11 de la mañana porque se estaba celebrando un bautizo y la cola que se montó en poco tiempo era larguísima.


- Capilla Palatina -

De camino a la Capilla Palatina hay dos lugares que merecen una parada: Quattro Canti, una pequeña plaza donde confluye un cruce de 4 calles, con casas con fachadas curvas y coches de caballos que dan el típico paseo por la ciudad a los turistas. Al lado se encuentra la Fontana Pretoria, una inmensa fuente repleta de estatuas.

- Quattro Canti -

El segundo punto de interés es la Catedral, del siglo XII, con una precioso exterior. El interior es menos deslumbrante y en él están las tumbas de varios monarcas normandos, que se pueden ver previo pago.



19 de julio de 2010

Palermo I

Palermo es la ciudad más poblada de Sicilia con 700.000 habitantes. Tiene fama su caótico tráfico, aunque afortunadamente nosotros no lo sufrimos al ser fin de semana. No es una ciudad bonita, es ruidosa, sucia y algunos barrios tienen un aspecto francamente lamentable. Pero es verdad que está repleta de bellos palacios e iglesias y que alberga algunos lugares por los que merece la pena pasar 1-2 días.

El aeropuerto de Palermo se encuentra en Punta Raisi a unos 30 Km. Desde allí la mejor forma de ir a la ciudad es en bus (6 €), en unos 45' te deja en la estación de tren, es la última parada. También se puede viajar en tren pero tiene menor frecuencia.




Nos alojamos en el Hotel Ambasciatori, muy cerca de la estación de tren y del centro. Pero lo mejor sin duda es el desayuno servido en una terraza con vistas de la ciudad (foto). Un restaurante cercano al hotel es Antica Focacceria di San Francesco, frecuentado por palermitanos.  No dejeis de probar el panino con la milza (bocata de ternera).

16 de julio de 2010

Sicilia: itinerario

Lo habitual es llegar a Sicilia en avión, al aeropuerto de Palermo o de Catania, y desde allí en coche de alquiler recorrer la isla. La mayoría de los puntos de interés se situan en la costa, en el interior el único lugar turístico es Piazza Armerina.
Nuestro itinerario fue el siguiente:
Días 1-2      Palermo
Días 3-4-5  Eolias
Día 6          Taormina
Día 7           Etna y Savoca
Día 8           Siracusa
Día 9           Ciudades Barrocas de Sureste
Día 10         Piazza Armerina
Días 11-12 Agrigento
Días 13       Selinunte
Día 14        Trapani y Erice
Día 15        Regreso desde Palermo  

El recorrido se encuentra condicionado por el viaje a las islas Eolias. Es más práctico en este sentido por el alquiler del coche, pero haciendo el itinerario en sentido contrario se dejan las Eolias para el final, lo cual es muy recomendable para descansar y porque son el punto fuerte del viaje.


13 de julio de 2010

SICILIA

- Ragusa Ibla -

Fecha del viaje: Junio-Julio 2010

Desgraciadamente la primera palabra que nos suele venir a la mente al pensar en Sicilia es mafia. Sin duda alguna están relacionadas y el cine no ha hecho más que popularizar esta situación. Sin embargo se desconoce que la mayor isla del mediterráneo es además un  fantástico puzzle que han ido formando los diferentes pueblos que se han asentado en ella a lo largo de su rica historia y así se pueden encontrar los mejores templos griegos, ruinas romanas, palacios normandos o catedrales barrocas españolas. Es un viaje fundamentalmente cultural (y gastronómico), aunque también se puede combinar con algún baño en sus playas para hacer más llevaderas las altas temperaturas.
 
¿Cuándo ir?
Evitar viajar en agosto. Hace mucho calor, es más caro y no cabe un alfiler. Hay que tener en cuenta que Sicilia es para los italianos lo que Canarias o Baleares lo son para nosotros y que además la mayoría cogen vacaciones en Agosto. De hecho hay precios especiales para lo que denominan "ferragosto", el pico de la temporada alta. Nos ha llamado la atención los pocos turistas, para lo que esperábamos, que nos hemos encontrado, quizás por la famosa crisis. 
Hay mucho que ver y son recomendables al menos 10 días. Si además se quieren visitar las islas Eolias (totalmente recomendables) se precisan al menos dos semanas, que han sido los días que nosotros hemos estado.
 
Alojamiento y comida
Los precios son similares a los de España, pero claramente más baratos que los del resto de Italia. La oferta es muy amplia y hay alojamientos para todos los bolsillos (hoteles, bed and breakfast, agriturismo...). Ojo porque no siempre van unidos precio y calidad y podeis encontrar lugares encantadores por poco dinero y sitios caros con instalaciones decrépitas. Como siempre, es recomendable leer las opiniones de otros usuarios en diversos portales (tripadvisor, booking, venere...). Los alojamientos que hemos elegido tenían que tener habitaciones quadruples y piscina, para poder entretener a las peques entre templos e iglesias.  En algunos hemos acertado y en otros no tanto.
La comida es magnífica y a buen precio, la dedicaremos un capítulo entero. Hemos seguido los locales recomendados por las guías Trotamundos y Lonely Planet y en general no nos han defraudado. En las diferentes visitas citaremos tan sólo aquellos restaurantes que nos han parecido recomendables.

¿Cómo moverse?
Lo más práctico es alquilar un coche de alquiler. La verdad es que el tema de la conducción nos lo esperábamos mucho peor después de leer las guías, aunque es peculiar. El siciliano suele conducir un vehículo pequeño a la velocidad máxima que le permite el motor. Las líneas continuas de las carreteras son de adorno  y no se respetan y en los cruces vale el lema de "tonto el último". Es recomendable un GPS, las carreteras son un follón de desvíos, cruces y la señalización no es muy buena. Además en las ciudades es fundamental para encontrar el hotel o el restaurante sin perderse entre el caótico tráfico.


27 de junio de 2010

Cocido Maragato

El pueblo clásico para degustar el contundente cocido maragato es Castrillo de los Polvazares, al lado de Astorga (León). Es un precioso pueblo maragato, con el sabor añejo de sus casas de piedra y calles empedradas, por las que tan sólo se permite el tránsito con vehículos a los vecinos del pueblo. 
Los fines de semana el pequeño parking situado a la entrada de la localidad se llena, ya que las calles del pueblo se abarrotan de turistas en busca de alguno de los muchos restaurantes que preparan el cocido maragato. Uno de los más conocidos es el Mesón el Arriero. Conviene reservar.




El cocido es peculiar, ya que los platos se sirven al revés de lo que estamos acostumbrados en otros cocidos como el madrileño: primero las carnes (llamadas "la ración"), luego los garbanzos y las verduras, y por último la sopa. Poder acabar con él es tan sólo apto para valientes provistos de un estómago de gran capacidad.

22 de junio de 2010

Museo Nacional Colegio de San Gregorio

Valladolid destaca menos en el plano turístico que otras ciudades de Castilla-León como Salamanca o Segovia, pero encierra varias visitas interesantes; siendo un destino ideal de fin de semana, además su gastronomía es excelente. Vamos a visitar uno de sus tesoros, el que está considerado como uno de los mejores museos de escultura policromada del mundo y uno de los más antiguos de España.
El edificio donde se ubica, el Colegio de San Gregorio, es una obra maestra del siglo XV. Destaca la fachada de estilo isabelino, obra de Gil de Siloé,  presidida por el escudo de los Reyes Católicos y en el interior el claustro y la capilla.




El museo ha sido totalmente renovado en el año 2009 y expone principalmente esculturas de los siglos XV-XVII. Hay algunas obras maestras que no se deben pasar por alto: la Sillería del Coro de San Benito , el entierro de Cristo de Juan de Juni, el sacrificio de Isaac de Berruguete y especialmente la sexta angustia y el cristo yacente de Gregorio Fernández.
Al lado del museo se encuentra la Iglesia de San Pablo, otra magnífica muestra del estilo isabelino.

17 de junio de 2010

Playa de las catedrales

Una de las playas más insólitas de España es la Playa de las Catedrales, en el término municipal de Rivadeo (Lugo). Para llegar a la playa hay que seguir dirección "A Devesa", la parroquia a la que pertenece. El nombre "oficial" de la playa es Augas Santas (Aguas Santas), pero todo el mundo la conoce por el de las catedrales, debido a las caprichosas formaciones de piedra que forman sus acantilados. Para disfrutarla es fundamental ir con marea baja (ver tabla de mareas), porque sino toda la belleza de las rocas queda cubierta por el mar.  





El gran problema de la playa, en excelente estado de conservación, es la masificación de los meses estivales. Pero procurando ir fuera de las horas punta, se puede disfrutar de un maravilloso paseo entre sus grutas, gargantas, promontorios, arcos.. quizás uno de los más espectaculares sea el de la foto.

12 de junio de 2010

Chichen Itzá II

Hay otros edificios que no os debéis perder. El observatorio astronómico conocido como el caracol, debido a la escalera de caracol que permitía subir a la terraza de la torre central para observar los astros. Recordad los avanzados conocimientos astronómicos de los mayas que hicieron posible representar el descenso de Kukulcán durante el equinocio por la escalinata de El Castillo.

El templo de los guerreros o de las mil columnas es otro de las construcciones más singulares y  representadas en las fotografías del yacimiento. Hay una vista magnífica del mismo desde lo alto de El Castillo.




Mención aparte merece el juego de pelota. Una gran explanada rectangular, la mayor de mesoamérica con más de 160 m de longitud, delimitada por dos paredes de piedra, en las cuales se situa una especie de canasta dispuesta verticalmente (foto). Este juego era un ritual de la cultura maya relacionado al parecer con los astros y la creación del universo. El fin del juego era introducir una pelota de caucho por el aro de piedra, pero tan sólo se podía golpear con la cadera-rodilla y hombros-codos. En Xcaret suelen hacer una demostración de este juego y es sorprendente la habilidad que tienen los jugadores para poder "hacer canasta" de esta manera, que parece imposible. Hay opiniones para todos los gustos sobre los jugadores, desde que el derrotado era sacrificado a los dioses (muchas veces prisioneros de guerra), hasta los que piensan que tan sólo perdían la apuesta que habían realizado con los otros jugadores.

6 de junio de 2010

Chichen Itzá I

Chichen Itzá es la principal atracción turística del Yucatán, playas aparte. Es imperdonable quemar las vacaciones entre tequilas y mojitos del All inclusive y no "perder" al menos un día en visitar esta majestuosa ciudad Maya, elegida por millones de votantes como una de la 7 nuevas maravillas del Mundo (lista).

Hay que advertir, que al igual que Tulum, es otro lugar asfixiante, llevad agua y gorra. Siempre son útiles los servicios de un guía, aunque con la ayuda de un libro-guía es suficiente.
La época de esplendor de esta ciudad fue alrededor del año 1000 d.C. donde llegó a tener una población de más de 30.000 habitantes. Cuando fue descubierta por los españoles estaba ya abandonada.




La contrucción más conocida es la Pirámide de Kukulcán, denominada El Castillo por los conquistadores. Una impresionante pirámide erigida al dios Kukulcán que consta de 4 escalinatas orientadas a cada uno de los 4 puntos cardinales y que gracias a los conocimientos astronómicos de los mayas es posible que durante los equinoccios de primavera y otoño la sombra producida en los laterales de las escaleras simule el descenso de este dios-serpiente. La vista desde la parte superior de la pirámide permite apreciar en panorámica todo el yacimiento. La subida es dura, pero la bajada es de vértigo, menos mal que hay unas cuerdas para agarrarse.

El nombre del yacimiento significa "en la orilla del pozo de los itzaés" y parece hacer referencia al cenote sagrado, de más de 30 m de profundidad, donde se realizaban ofrendas al dios de la lluvia (Chaac) consistentes en objetos valiosos y sacrificios humanos de prisioneros y de doncellas.

28 de mayo de 2010

Camino de Chichen Itzá

Contratamos la excursión en una agencia de las muchas que están instaladas en la calle principal de Playa del Carmen. Nos recogieron en el hotel en un minibus por la mitad del precio que costaba la misma excursión organizada por el hotel y mucho más masificada. No fuimos en coche de alquiler porque era un viaje de más de 200 km por carreteras que desconocíamos. El precio del viaje incluía la visita guiada a Chichen Itzá y una comida sencilla en un pequeño restaurante.

- Valladolid -

A la ida paramos en Valladolid, una bonita ciudad colonial fundada en el siglo XVI situada a unos 50 Km de Chichen Itzá. Tan sólo tuvimos tiempo para ver la plaza de la catedral de San Gervasio, un buen lugar para comprar el típico recuerdo, mucho más barato que Playa del Carmen. Si vais en coche merece detenerse algo más y pasear por sus calles coloniales.

A la vuelta paramos en un lugar fantástico, el cenote de Dzitnup. Como vimos en Xel-Há, la península del Yucatán carece de rios y lagos y practicamente todas las corrientes de agua son subterráneas. El cenote se forma por la filtración del agua de lluvia a través de la piedra caliza, formando una gruta subterránea y cuando se hunde la cúpula queda a cielo abierto. Para los mayas eran la puerta de entrada al mundo de los espíritus. No es de extrañar al ver el cenote, unas escaleras de piedra con velas en sus lados, abren el paso a una laguna de aguas azúl turquesa con una cúpula parcialmente abierta al cielo repleta de estalagmitas, que junto a los murciélagos volando mientras te bañas, consiguen dar un aire mágico inolvidable.


22 de mayo de 2010

Xel-Há

Xel-Há es otro paradisiaco parque ecológico situado a unos 10 Km al norte de Tulum, por lo que, como comenté en el anterior capítulo, es ideal para hacer la visita el mismo día. El parque consiste en una gran cala natural por la que discurre un río a lo largo de  800 m hasta su desembocadura en el Caribe.  Este río es una rareza en el Yucatán, ya que por la geología del terreno la mayoría de las corrientes de agua son subterráneas. Además, debido a la mezcla de agua dulce y salada, es el habitat idóneo para numerosas especies y la publicidad le vende como "el acuario natural mayor del mundo". La diferente salinidad del agua del río y del mar produce que el agua dulce flote sobre la salada, dando una curiosa sensación de espejismo.




El río Xel-Há es un lugar de ensueño para el snorkel por sus aguas cristalinas, la vegetación exuberante y la gran variedad de peces. El equipo de snorkel, junto con las aletas y los chalecos salvavidas se suministra en el embarcadero de la caleta, con el precio de la entrada. Además puede descenderse el rio tranquilamente sentado en unos grandes neumáticos mientras se disfruta del paisaje. Para los amantes del buceo es el mejor lugar imaginable, pero si lo tuyo no es el agua el parque carece de otras atracciones culturales como Xcaret.

18 de mayo de 2010

Tulum

Las ruinas mayas de Tulum son una de las imágenes más utilizadas para promocionar el turismo de la Riviera Maya. No es de extrañar porque es uno de los lugares más idílicos que hemos estado, y también donde más calor hemos pasado. La combinación de los restos arqueológicos y el mar de un intenso azúl lo convierten en un lugar único. 
La mejor forma de llegar es alquilar un coche, se encuentra a unos 45' de Playa del Carmen por autopista. Se puede hacer una excursión de un día, visitando primero Tulum y luego refrescarse en Xel-ha. Es aconsejable llevar agua, bañador y toalla y darse un chapuzón en la playa bajo las ruinas




El nombre hace referencia a la muralla que rodeaba la ciudad maya de Zamá, un importante punto comercial donde se unían rutas terrestres y marítimas. Fue abandonada años después de la conquista de México por los españoles. De todos los edificios destacan dos: El Castillo, edificado sobre el acantilado y que se piensa que pudo servir como punto de referencia para la navegación (foto) y el Templo del Dios Descendente.

14 de mayo de 2010

Xcaret

Xcaret es un parque temático dedicado al mundo maya, pero de verdad , no de cartón piedra como los que estamos acostumbrados a ver por aquí. Se localiza al lado de Playacar y  es sencillo llegar ya que hay un servicio de autobuses (inconfundibles por el color y la decoración) que recogen a los turistas en el mismo hotel. Lo ideal es dedicarle un día entero. 



Fue un importante centro maya llamado Polé. Xcaret significa caleta en lengua maya y hace referencia a la paradisiaca cala que veis en la foto superior. Además de disfrutar del mar, otra de las actividades imprescindibles es recorrer dos ríos subterráneos, aptos para todos los públicos, ya que se facilitan chalecos salvavidas y hay cuerdas en las paredes para poder agarrarse (foto inferior).



El parque es ante todo una estación ecológica, podreis ver invernaderos de orquídeas, mariposarios, tortugas, cocodrilos, jaguares, venados, manaties, cuevas con murcielagos e incluso nadar junto a los delfines (esto último bajo pago).
A última hora de la tarde se celebra un espectáculo que recrea el juego de pelota maya (que veremos en la visita a Chichen-Itza) y  posteriormente bailes típicos de varias regiones del país.
En resumen un lugar paradisiaco para pasar un dia inolvidable, el precio de la entrada está más que justificado.

7 de mayo de 2010

Riviera Maya

El destino soñado de una gran parte de los españoles para pasar unas vacaciones de ensueño es el Caribe, sinónimo de interminables playas de arena blanca y pulserita en la muñeca de "todo incluido" de algún resort de lujo.
Aunque el propósito de este blog es dar ideas para prepararse el viaje cada uno por su cuenta, nos lo saltaremos en este capítulo. La verdad es que ir por libre a cualquier destino caribeño suele salir más caro que comprar el clásico paquete vacacional de vuelo y hotel. Nosotros nos embarcamos en unos de estos viajes en un mes de Octubre, alojándonos en uno de los varios hoteles que  la cadena Riu tiene en Playacar, en este caso el Riu Yucatán. El hotel nos gustó mucho, me imagino que cualquiera de estos macrocomplejos hoteleros cumple con las expectativas, elegir uno u otro, aparte del precio, es cuestión de leer opiniones de los clientes en cualquiera de los muchos foros dedicados a viajes.




El término "Riviera Maya"  hace referencia al litoral caribeño del Estado de Quintana Roo, en total más de 100 Km de magnificas playas. No se quien tuvo la idea de bautizarle así, pero es un magnífico reclamo turístico. Junto con Cancún es el destino por excelencia de México. Cancún quizás está más orientado a un público americano o a gente joven con ganas de juerga y Riviera Maya a un público más europeo. La principal ciudad es Playa del Carmen, originariamente un pequeño pueblecito costero, que ha crecido espectacularmente con el desarrollo turístico de la zona denominada Playacar. Además es el punto de donde salen los barcos con destino a la isla de Cozumel.

Puedes dedicarte a descansar tranquilamente en la playa mientras te atiborras de comida y bebida, pero volar hasta aquí y no ver los lugares maravillosos  que ofrece la Riviera Maya no tiene perdón. Si pese a todo lo tuyo es la playa una opción intermedia es dedicar un día al descanso y otro a las excursiones de forma alterna. Estas te las ofrecerán desde el mismo hotel, pero alquilando un coche te saldrán mucho más baratas y sobre todo te permitirá ir al ritmo que quieras. Chichen Itzá  está quizás demasiado lejos para ir en un coche de alquiler y la carretera atraviesa la selva, para ello lo mejor es contratar la excursión con una de las muchas agencias locales de la calle principal de Playa del Carmen. El viaje lo hacen en minibuses con no más de 10-15 personas y el precio es muy inferior al que piden los hoteles.

En los próximos capítulos iremos viendo Xcaret, Xelhá, Chichen-Itzá, Tulum....

30 de abril de 2010

Argul

Terminamos la visita al Occidente Asturiano con un pueblo anclado en el pasado: Argul. Situado a unos  15 Km de Grandas de Salime, pasando los pueblos vinícolas de Pesoz y Pelorde y cogiendo un desvio de la carretera, se llega a este minúsculo pueblo por una carretera estrecha y en continua pendiente, con la sensación de que viajas al fin del mundo.
A la llegada hay que dejar en coche a las afueras del pueblo, porque está prohibido circular por las calles. También se puede llegar a pie desde el vecino pueblo de Pesoz en una bonita caminata siguiendo el cauce del rio Agüeira.




Es un pueblo practicamente abandonado, viven unos 10 vecinos, y cuyo interés reside en la construcción de sus casas de piedra que se levantan sobre la roca, dejando unos túneles entre las viviendas para el permitir el paso, incluso hay túneles bajo las casas y corredores en las plantas altas, que las comunican entre si, pudiendo pasar de una a otra sin pisar la calle. Este sistema permite unos sólidos cimientos y aumentar la superficie útil de las viviendas al edificar directamente sobre lo que hubiesen sido las calles. Son de especial interés la casa del Vilar (un tremendo caserío recorrido en su interior por un túnel mayor de 20 metros), la casa natal del famoso escultor del siglo XVIII Villabride y Ron, y la pequeña ermita de San Antonio.
Actualmente se han rehabilitado algunas viviendas e incluso hay una casa rural.

25 de abril de 2010

Castro de Chao SaMartin

Muy cerca de Grandas de Salime se encuentra este otro castro que compite en importancia con el de Coaña y que estuvo poblado desde finales de la Edad del Bronce hasta la época romana, donde un terremoto acabó con él en el siglo II. Al igual que comenté con Coaña, es imprescindible la visita guiada  (web). También cuenta con un pequeño museo en un moderno edificio. Si en Coaña se utiliza la hierba como aislante, la cual le da ese aspecto tan peculiar, aquí debido al clima eso no es posible y parte de las cabañas están protegidas por unos tejadillos de metal colocados por los arqueólogos para preservar el yacimiento. La otra gran novedad es que dentro del castro se ha encontrado una casa romana, donde residía el recaudador de tributos de la zona . Vivía en una enorme mansión y por los restos hallados parece que era aficionado a comer ostras de la cercana costa (siempre han existido clases y clases....).
 

- Chao San Martín -


Continuando la carretera hay un desvío a la izda que nos lleva a otros dos lugares con restos prehistóricos interesantes. El primero son los petroglifos de la Xorenga, unos grabados en una roca cercana a la calzada y el segundo los túmulos del Canadeiro, una elevación del terreno donde se se realizaban los enterramientos de los poblados de la zona durante generaciones. Al lado de cada uno hay un panel informativo que explican los yacimientos.


- Túmulo del Canadeiro -

Después de tanta prehistoria hay que relajarse con una buena comida. La mejor opción es el cercano pueblo de A Fonsagrada, ya en la provincia de Lugo. Podéis ir a la pulpería O Candal, donde se come uno de los mejores pulpos a feira de toda Galicia o al Restaurante Cantábrico que sirven un contundente cocido  a un precio excelente.