24 de enero de 2010

Amsterdam, ciudad de contrastes

-Bueno, háblame otra vez de esos bares de hachís.

 -Vale, ¿qué quieres saber?

-Allí el hachís es legal ¿no?

-Es legal pero no al cien por cien. Por ejemplo: no puedes entrar en un restaurante, liarte un porro y ponerte a fumar. Ellos quieren que fumes en tu casa o en sitios determinados.

-¿Dónde?¿En los bares de hachís?

-Sí verás, el rollo funciona así: es legal comprarlo, es legal poseerlo y si eres propietario de un bar de hachís, es legal venderlo. Es legal que lo tengas pero, tampoco importa. Imagínate esto ¿vale? Si te detiene un poli en Amsterdam es ilegal que pretenda cachearte. En Amsterdam los polis no tienen ese derecho.

-Jo macho, yo me voy allí sin dudarlo, joder que si me voy.


Los aficionados al cine habrán descubierto enseguida que este diálogo pertenece a Pulp Fiction, entre John Travolta y Samuel L.Jackson. Refleja la imagen que todos tenemos de Amsterdam: hachís en los coffee-shop y prostitutas detrás de un escaparate en el famoso Barrio Rojo. Merece la pena darse una vuelta por sus calles llenas de turistas, clientes o simplemente mirones. Pese a la mala imagen que tiene no me pareció un lugar peligroso, al menos fuera de horas intempestivas.


- Begijnhof-

Como contraste al barrio canalla por excelencia, está el lugar más plácido y amable de la ciudad: Begijnhof. Es una residencia exclusiva para mujeres solteras con bajos recursos que tiene su origen en una orden religiosa femenina del s. XIV (Beguinas).  Por una pequeña puerta, que pasa desapercibida entre el barullo de una calle comercial, se accede a una plaza ajardinada con preciosas casas de cuento, entre las cuales está una de las dos únicas casas de madera que perduran en Amsterdam, ya que en 1521 se promulgó una ley que las prohibía para acabar con los incendios que asolaron repetidamente la ciudad.

19 de enero de 2010

Casa de Ana Frank

Probablemente el lugar con más colas de Amsterdam sea la casa de Ana Frank, por lo cual es conveniente ir a primera hora. En esta casa se ocultaron de la persecución de los nazis las familia judias Frank y Van Daan durante los años 1942-1944. Durante este periodo la adolescente Ana Frank escribió un entrañable diario en el que narra la vida cotidiana de las familias en su encierro. Tras ser delatados a los nazis, fueron deportados a diversos campos de concentración, donde tan sólo el padre sobrevivió y dió a conocer al mundo el diario que la ha hecho pasar a la historia. Lo más destacable de la casa es la librería giratoria que a modo de puerta secreta daba acceso a las habitaciones donde vivían. Hay detalles entrañables como las marcas en la pared de la altura de los niños o el trazado de las líneas del frente en un mapa de Europa, con el avance de las salvadoras tropas aliadas. De los más de 100.000 judíos de Amsterdam tan sólo consiguieron sobrevivir unos 15.000. En la tienda de la casa-museo podeis comprar un ejemplar del diario.




Ana Frank escuchaba diariamente las 48 campanas de la vecina iglesia Westerkerk (iglesia del Oeste), la más bonita de la ciudad. En ella destaca el órgano del siglo XVII y especialmente las mejores vistas que se pueden tener de Amsterdam desde su torre-campanario, conocida como "Juan el largo". Es una larga subida (85 m) por unas escaleras de madera que en algunos tramos dan algo de vértigo. Como detalle curioso, Rembrand fue enterrado aquí, aunque no hay rastro de la tumba, tan sólo un monumento conmemorativo.

17 de enero de 2010

Rijksmuseum y Museo Van Gogh

Entre los varios museos de Amsterdam, destacamos el Rijksmuseum y el Museo Van Gogh.

El Rijksmuseum es el mayor museo de Holanda y está dedicado principalmente a la pintura holandesa del siglo XVII, su Edad de Oro, expuesta en un bonito edificio de ladrillo rojo. El lienzo estrella del museo es La ronda nocturna de Rembrandt, un inmenso cuadro que al parecer el pintor tuvo que reducir sus dimensiones para que pudiera pasar por una puerta. Pero mi debilidad sin duda es Vermeer, pintor famoso en los últimos tiempos gracias al libro y a la película "La joven de la perla", el cuadro del mismo nombre se expone en la Haya. Pero aquí podeís varias de sus obras maestras: "La lechera" , "La callejuela" o "Mujer leyendo una carta",
Además el museo expone porcelanas de Delft, casas de muñecas y una colección de arte asiático.



- Rijksmuseum -

El Museo Van Gogh alberga la mayor colección de las obras de este pintor, en un edificio de los años 70. Entre este museo y el D'Orsay parisino podeis disfrutar de la gran mayoría de sus obras. No os debeis perder "Los comedores de patatas", "Habitación en Arlés" o alguna de las versiones de "Los girasoles" y de los autoretratos. También se exponen cuadros de pintura del siglo XIX, fundamentalmente impresionista.

13 de enero de 2010

Paseo por los canales de Amsterdam

En barco, en bici o a pie, la otra visita ineludible en Amsterdam son sus canales, por algo es conocida como "la Venecia del Norte" (pregunta de Trivial). La ciudad nació alrededor del río Amstel y para albergar el aumento de población durante el s.XVII, se fue construyendo un anillo de canales con forma de herradura. Hay tres canales principales: Prisengracht (canal del príncipe), Herengracht (de los caballeros) y Keizersgracht (del emperador).




Prisengracht estaba dedicado al comercio y en él se instalaron almacenes y casas de comerciantes. Se puede observar como algunas casas tienen la fachada inclinada para evitar que chocaran las mercancias al ser trasladas al almacén desde los barcos de carga. También permanecen los puntos de anclaje de las poleas en los hastiales. Otra característica peculiar son los gevelsteen o placas de piedra de las fachadas, con relieves que servían para identificarlas y que posteriormente fueron sustituidos por la numeración de las casas de hoy en día. Algunos son verdaderas obras de arte. Es uno de los canales con mayor número de casas flotantes, se calcula que hay más de 2000 en la ciudad y muchas de ellas son residencias permanentes. Además en él se encuentra la casa de Ana Frank y Westerkerk que veremos en otro capítulo.

Herengracht es el canal más suntuoso, ya que aquí vivían los comerciantes más acaudalados. Esta riqueza se manifiesta en las casas, especialmente en la denominada "curva dorada", el lugar más exclusivo de la ciudad. Fijaros en las casas nº475 ("la joya del canal") y la nº497 (museo del gato). En el Keisersgracht destaca "la casa de las cabezas" en el nº123.

En un canal más pequeño, Singel, se encuentra la casa más estrecha de la ciudad, en el nº 7 y sobre todo el mercado flotante de flores, Bloemenmarkt, donde podeis comprar los típicos bulbos holandeses.



Para terminar nuestro recorrido nos vamos al río Singel para descubrir su famoso puente levadizo de madera, Magere Brug. (foto superior). Tan sólo se puede cruzar a pié o en bicicleta. No os lo perdaís de noche.

9 de enero de 2010

Paseo en bicicleta por Amsterdam

Probablemente el mejor recuerdo que tenemos de Amsterdam sea el de pasear en bici por sus calles. Es una ciudad ideal para los amantes de las dos ruedas, ya que todo el casco urbano tiene carril-bici, además su perfil plano, la poca extensión del centro y la belleza de los canales invitan a recorrer la ciudad tranquilamente desde un sillín. Quizás el principal inconveniente es que la lluvia es frecuentemente una compañía no deseada. Tened en cuenta que los carriles-bici suelen ir en sentido contrario al del tráfico, por lo que no está de mal mirar a ambos lados al cruzar una calle, aunque los ciclistas siempre tienen prioridad.


- Plaza Rembrandt -

Las bicicletas holandesas son peculiares, ya que no tienen frenos, se frena con el retropedal, es decir pedaleando hacia atrás. Al principio intranquiliza por la sensación de inseguridad que se crea al no disponer del freno en el manillar, pero enseguida se coge el truco y es bastante cómodo. Hay varias tiendas que las alquilan por un precio módico. No te olvides de poner el candado en la rueda cuando la pierdas de vista porque al año se roban miles de bicis, muchas de ellas reposan en el fondo de los canales.