9 de enero de 2010

Paseo en bicicleta por Amsterdam

Probablemente el mejor recuerdo que tenemos de Amsterdam sea el de pasear en bici por sus calles. Es una ciudad ideal para los amantes de las dos ruedas, ya que todo el casco urbano tiene carril-bici, además su perfil plano, la poca extensión del centro y la belleza de los canales invitan a recorrer la ciudad tranquilamente desde un sillín. Quizás el principal inconveniente es que la lluvia es frecuentemente una compañía no deseada. Tened en cuenta que los carriles-bici suelen ir en sentido contrario al del tráfico, por lo que no está de mal mirar a ambos lados al cruzar una calle, aunque los ciclistas siempre tienen prioridad.


- Plaza Rembrandt -

Las bicicletas holandesas son peculiares, ya que no tienen frenos, se frena con el retropedal, es decir pedaleando hacia atrás. Al principio intranquiliza por la sensación de inseguridad que se crea al no disponer del freno en el manillar, pero enseguida se coge el truco y es bastante cómodo. Hay varias tiendas que las alquilan por un precio módico. No te olvides de poner el candado en la rueda cuando la pierdas de vista porque al año se roban miles de bicis, muchas de ellas reposan en el fondo de los canales.

1 comentario:

  1. La verdad que sí, es un placer circular en bicis por ciudades como Amsterdam donde la bicicleta ha ganado la partida al coche. Para mi también fue una gozada pedalear por esa ciudad donde por una vez no me sentí la discriminada de la calzada sinó su dueña. Ojalá ese respeto por los ciclistas llegará a nuestras ciudades. Y me dejó totalmente sorprendida esos aparcamentos de bicicletas, sobretodo el de la estación de tren!! que montón!! tardé un buen rato en encontrar la mía jajaja

    ResponderEliminar