27 de junio de 2010

Cocido Maragato

El pueblo clásico para degustar el contundente cocido maragato es Castrillo de los Polvazares, al lado de Astorga (León). Es un precioso pueblo maragato, con el sabor añejo de sus casas de piedra y calles empedradas, por las que tan sólo se permite el tránsito con vehículos a los vecinos del pueblo. 
Los fines de semana el pequeño parking situado a la entrada de la localidad se llena, ya que las calles del pueblo se abarrotan de turistas en busca de alguno de los muchos restaurantes que preparan el cocido maragato. Uno de los más conocidos es el Mesón el Arriero. Conviene reservar.




El cocido es peculiar, ya que los platos se sirven al revés de lo que estamos acostumbrados en otros cocidos como el madrileño: primero las carnes (llamadas "la ración"), luego los garbanzos y las verduras, y por último la sopa. Poder acabar con él es tan sólo apto para valientes provistos de un estómago de gran capacidad.

22 de junio de 2010

Museo Nacional Colegio de San Gregorio

Valladolid destaca menos en el plano turístico que otras ciudades de Castilla-León como Salamanca o Segovia, pero encierra varias visitas interesantes; siendo un destino ideal de fin de semana, además su gastronomía es excelente. Vamos a visitar uno de sus tesoros, el que está considerado como uno de los mejores museos de escultura policromada del mundo y uno de los más antiguos de España.
El edificio donde se ubica, el Colegio de San Gregorio, es una obra maestra del siglo XV. Destaca la fachada de estilo isabelino, obra de Gil de Siloé,  presidida por el escudo de los Reyes Católicos y en el interior el claustro y la capilla.




El museo ha sido totalmente renovado en el año 2009 y expone principalmente esculturas de los siglos XV-XVII. Hay algunas obras maestras que no se deben pasar por alto: la Sillería del Coro de San Benito , el entierro de Cristo de Juan de Juni, el sacrificio de Isaac de Berruguete y especialmente la sexta angustia y el cristo yacente de Gregorio Fernández.
Al lado del museo se encuentra la Iglesia de San Pablo, otra magnífica muestra del estilo isabelino.

17 de junio de 2010

Playa de las catedrales

Una de las playas más insólitas de España es la Playa de las Catedrales, en el término municipal de Rivadeo (Lugo). Para llegar a la playa hay que seguir dirección "A Devesa", la parroquia a la que pertenece. El nombre "oficial" de la playa es Augas Santas (Aguas Santas), pero todo el mundo la conoce por el de las catedrales, debido a las caprichosas formaciones de piedra que forman sus acantilados. Para disfrutarla es fundamental ir con marea baja (ver tabla de mareas), porque sino toda la belleza de las rocas queda cubierta por el mar.  





El gran problema de la playa, en excelente estado de conservación, es la masificación de los meses estivales. Pero procurando ir fuera de las horas punta, se puede disfrutar de un maravilloso paseo entre sus grutas, gargantas, promontorios, arcos.. quizás uno de los más espectaculares sea el de la foto.

12 de junio de 2010

Chichen Itzá II

Hay otros edificios que no os debéis perder. El observatorio astronómico conocido como el caracol, debido a la escalera de caracol que permitía subir a la terraza de la torre central para observar los astros. Recordad los avanzados conocimientos astronómicos de los mayas que hicieron posible representar el descenso de Kukulcán durante el equinocio por la escalinata de El Castillo.

El templo de los guerreros o de las mil columnas es otro de las construcciones más singulares y  representadas en las fotografías del yacimiento. Hay una vista magnífica del mismo desde lo alto de El Castillo.




Mención aparte merece el juego de pelota. Una gran explanada rectangular, la mayor de mesoamérica con más de 160 m de longitud, delimitada por dos paredes de piedra, en las cuales se situa una especie de canasta dispuesta verticalmente (foto). Este juego era un ritual de la cultura maya relacionado al parecer con los astros y la creación del universo. El fin del juego era introducir una pelota de caucho por el aro de piedra, pero tan sólo se podía golpear con la cadera-rodilla y hombros-codos. En Xcaret suelen hacer una demostración de este juego y es sorprendente la habilidad que tienen los jugadores para poder "hacer canasta" de esta manera, que parece imposible. Hay opiniones para todos los gustos sobre los jugadores, desde que el derrotado era sacrificado a los dioses (muchas veces prisioneros de guerra), hasta los que piensan que tan sólo perdían la apuesta que habían realizado con los otros jugadores.

6 de junio de 2010

Chichen Itzá I

Chichen Itzá es la principal atracción turística del Yucatán, playas aparte. Es imperdonable quemar las vacaciones entre tequilas y mojitos del All inclusive y no "perder" al menos un día en visitar esta majestuosa ciudad Maya, elegida por millones de votantes como una de la 7 nuevas maravillas del Mundo (lista).

Hay que advertir, que al igual que Tulum, es otro lugar asfixiante, llevad agua y gorra. Siempre son útiles los servicios de un guía, aunque con la ayuda de un libro-guía es suficiente.
La época de esplendor de esta ciudad fue alrededor del año 1000 d.C. donde llegó a tener una población de más de 30.000 habitantes. Cuando fue descubierta por los españoles estaba ya abandonada.




La contrucción más conocida es la Pirámide de Kukulcán, denominada El Castillo por los conquistadores. Una impresionante pirámide erigida al dios Kukulcán que consta de 4 escalinatas orientadas a cada uno de los 4 puntos cardinales y que gracias a los conocimientos astronómicos de los mayas es posible que durante los equinoccios de primavera y otoño la sombra producida en los laterales de las escaleras simule el descenso de este dios-serpiente. La vista desde la parte superior de la pirámide permite apreciar en panorámica todo el yacimiento. La subida es dura, pero la bajada es de vértigo, menos mal que hay unas cuerdas para agarrarse.

El nombre del yacimiento significa "en la orilla del pozo de los itzaés" y parece hacer referencia al cenote sagrado, de más de 30 m de profundidad, donde se realizaban ofrendas al dios de la lluvia (Chaac) consistentes en objetos valiosos y sacrificios humanos de prisioneros y de doncellas.