30 de julio de 2010

Lípari

Lípari es la isla Eolia más poblada, con unos 10.000 hb. El centro neurálgico es el pueblo del mismo nombre desde donde parten los barcos hacía las islas vecinas, por ello es el mejor lugar para organizar las visitas al resto de las islas. La calle principal durante el día es una calle comercial llena de tiendas para los turistas y al atardecer deja paso a las terrazas de los restaurantes.
Desde el punto de vista turístico el principal punto de interés es la ciudadela, la antigua ciudad fortificada para defenderse de los ataques de los piratas. Desde ella, además de unas vistas maravillosas, se puede ver la bonita Catedral de San Bartolomeo, las excavaciones y el museo arqueológico.




El alojamiento es las Eolias es escaso y demandado, por lo tanto muy caro. Nosotros nos alojamos en el Hotel Aktea, un buen hotel aunque demasiado caro para la calidad que ofrece. Tuvimos el desagradable incidente de que nos anularon la reserva el mismo día de la llegada, pese a un e-mail de confirmación unos días antes. Eso si, fueron muy amables y nos permitieron quedarnos 2 de las 3 noches reservadas y nos buscaron alojamiento para la tercera en el cercano Hotel Residence La Giara, donde la habitación era un amplio apartamento más barato.
Si el alojamiento es caro comer no lo es tanto y hay mucha y buena oferta. Os recomendamos dos restaurantes: Kasbah, caro, aunque se pude comer más barato al disponer de pizzeria. Las pizzas fueron de las mejores del viaje y el jardín de la parte final del restaurante es una delicia. El otro restaurante es Ritrovo Sottomonaster, cercano al puerto. Con menos pretensiones que el anterior, el menú turístico (unos 15 €) es magnífico, especialmente los platos de pescado a la brasa.


28 de julio de 2010

Rumbo a las Eolias

Las islas Eolias son la gran sorpresa de Sicilia y todo viaje a la isla debería incluirlas. La mitología contribuye a su halo de misterio, ya que aquí residían el dios del viento Eolo y el dios del fuego Vulcano. Son un paraiso de la naturaleza y aunque cada día son más visitadas por los turistas, aún conservan el sabor de otro tiempo.
Sólo se puede llegar en barco, el lugar más próximo y con mayor número de combinaciones posibles es la ciudad de Milazzo, aunque hay barcos desde Palermo, Mesina y desde diversos lugares peninsulares como Nápoles. 
Nosotros fuimos en tren desde Palermo (web de trenitalia). El viaje dura 2 h 20',  es cómodo y bonito ya que el tren circula paralelo a la costa. Durante el trayecto pudimos ver a lo lejos Cefalú, el único lugar que nos quedamos con muchas ganas de visitar en este viaje, uno de los pueblos más encantadores de Sicilia, muy conocido gracias a la inolvidable película Cinema Paradiso. 
Desde la estación de Milazzo un bus urbano te lleva en 10' hasta el puerto desde donde parten los barcos a las islas.


No es recomendable transportar el coche a las islas, ya que tan sólo está permitido el tráfico el Lípari. En Milazzo hay un parking para dejarlo. La forma más rápida de llegar es en aliscafo, unos hidrodeslizadores modernos, confortables y sin peligro de mareo (si el mar no dice lo contrario, claro está). Hay dos compañías que realizan las rutas: Siremar y Ustica. Esta última dispone de barcos más modernos y es algo más cara. Los horarios anunciados en sus webs no siempre se corresponden con la realidad. El trayecto a Lípari dura una hora y cuesta 17 € sólo ida.
La mejor opción para visitar las Eolias es instalarse en la isla mayor, Lípari, y utilizarla como base de operaciones para el resto. Si no disponeis de tiempo, "perded" al menos un día en hacer una excursión desde Milazzo a Panarea y Stromboli, aunque el precio es muy caro (90 €) y el viaje largo.
Una vez alojados en Lípari no os preocupeis por las excursiones, porque hay miles de agencias que las organizan y os asaltarán continuamente por la calle con sus ofertas.

25 de julio de 2010

Palermo III

Otro lugar indispensable es la Catedral de Monreale. Fue construida por otro rey normando, Guillermo II, para competir en grandeza con la catedral de la vecina Palermo. Para llegar a Monreale lo más sencillo es coger el autobus urbano nº 389 (0.90 €) desde Piazza Independenza. El trayecto dura unos 30', tras salir de Palermo se sube por una carretera llena de curvas hasta la misma plaza de la catedral. Desde la parada del bus se contempla una gran vista panorámica de Palermo. ¡Ojo¡ Piazza Independenza es un lugar muy turístico y contemplamos como en el mismo bus, unos carteristas se repartian el dinero que habían robado a un turista japonés, bajo la mirada del conductor que hizo mutis por el foro. Aparte de este incidente, Sicilia no es un lugar más inseguro que cualquiera de nuestras grandes ciudades. La entrada a la catedral es gratuita y su interior recuerda a la Capilla Palatina, ya que al igual que esta, se encuentra totalmente decorada con preciosos mosaicos con escenas del Antiguo Testamento, entre los que destaca el Cristo de la cúpula.

- Catedral de Monreale -
Otro punto de interés, en este caso por el morbo, son las Catacumbas de los Capuchinos, donde  reposan las momias de vecinos de Palermo desde el siglo XVII. Desde Piazza Independenza se llega andando en media hora por un barrio destartalado. Desgraciadamente los domingos por la tarde cierran (algo que no indicaban las guías) y no pudimos ver las famosas momias.
Si disponeis de tiempo hay otras  visitas aconsejables: el Mercado de la Vucciria (también cerrado los sábados por la tarde y todo el domingo), el Museo Arqueológico y el Teatro Máximo, donde se rodó la escena final del Padrino III.

22 de julio de 2010

Palermo II

Si sólo se puede elegir un lugar para visitar en Palermo, este es sin duda la Capilla Palatina, alojada en el Palacio del Normando. Palermo en el siglo XII fue una de las ciudades más importantes de Europa, bajo el reinado del rey normando Ruggero II. La entrada es conjunta (8.50 €) y aunque el Palacio no tiene gran interés, la capilla es fantástica. En un espacio no muy amplio se pueden apreciar bellisimos mosaicos que la confieren un aspecto de iglesia bizantina. Es el monumento más visitado de la ciudad y se forman unas colas tremendas, es conveniente ir nada más abrir. Nos tocó esperar hasta las 11 de la mañana porque se estaba celebrando un bautizo y la cola que se montó en poco tiempo era larguísima.


- Capilla Palatina -

De camino a la Capilla Palatina hay dos lugares que merecen una parada: Quattro Canti, una pequeña plaza donde confluye un cruce de 4 calles, con casas con fachadas curvas y coches de caballos que dan el típico paseo por la ciudad a los turistas. Al lado se encuentra la Fontana Pretoria, una inmensa fuente repleta de estatuas.

- Quattro Canti -

El segundo punto de interés es la Catedral, del siglo XII, con una precioso exterior. El interior es menos deslumbrante y en él están las tumbas de varios monarcas normandos, que se pueden ver previo pago.



19 de julio de 2010

Palermo I

Palermo es la ciudad más poblada de Sicilia con 700.000 habitantes. Tiene fama su caótico tráfico, aunque afortunadamente nosotros no lo sufrimos al ser fin de semana. No es una ciudad bonita, es ruidosa, sucia y algunos barrios tienen un aspecto francamente lamentable. Pero es verdad que está repleta de bellos palacios e iglesias y que alberga algunos lugares por los que merece la pena pasar 1-2 días.

El aeropuerto de Palermo se encuentra en Punta Raisi a unos 30 Km. Desde allí la mejor forma de ir a la ciudad es en bus (6 €), en unos 45' te deja en la estación de tren, es la última parada. También se puede viajar en tren pero tiene menor frecuencia.




Nos alojamos en el Hotel Ambasciatori, muy cerca de la estación de tren y del centro. Pero lo mejor sin duda es el desayuno servido en una terraza con vistas de la ciudad (foto). Un restaurante cercano al hotel es Antica Focacceria di San Francesco, frecuentado por palermitanos.  No dejeis de probar el panino con la milza (bocata de ternera).

16 de julio de 2010

Sicilia: itinerario

Lo habitual es llegar a Sicilia en avión, al aeropuerto de Palermo o de Catania, y desde allí en coche de alquiler recorrer la isla. La mayoría de los puntos de interés se situan en la costa, en el interior el único lugar turístico es Piazza Armerina.
Nuestro itinerario fue el siguiente:
Días 1-2      Palermo
Días 3-4-5  Eolias
Día 6          Taormina
Día 7           Etna y Savoca
Día 8           Siracusa
Día 9           Ciudades Barrocas de Sureste
Día 10         Piazza Armerina
Días 11-12 Agrigento
Días 13       Selinunte
Día 14        Trapani y Erice
Día 15        Regreso desde Palermo  

El recorrido se encuentra condicionado por el viaje a las islas Eolias. Es más práctico en este sentido por el alquiler del coche, pero haciendo el itinerario en sentido contrario se dejan las Eolias para el final, lo cual es muy recomendable para descansar y porque son el punto fuerte del viaje.


13 de julio de 2010

SICILIA

- Ragusa Ibla -

Fecha del viaje: Junio-Julio 2010

Desgraciadamente la primera palabra que nos suele venir a la mente al pensar en Sicilia es mafia. Sin duda alguna están relacionadas y el cine no ha hecho más que popularizar esta situación. Sin embargo se desconoce que la mayor isla del mediterráneo es además un  fantástico puzzle que han ido formando los diferentes pueblos que se han asentado en ella a lo largo de su rica historia y así se pueden encontrar los mejores templos griegos, ruinas romanas, palacios normandos o catedrales barrocas españolas. Es un viaje fundamentalmente cultural (y gastronómico), aunque también se puede combinar con algún baño en sus playas para hacer más llevaderas las altas temperaturas.
 
¿Cuándo ir?
Evitar viajar en agosto. Hace mucho calor, es más caro y no cabe un alfiler. Hay que tener en cuenta que Sicilia es para los italianos lo que Canarias o Baleares lo son para nosotros y que además la mayoría cogen vacaciones en Agosto. De hecho hay precios especiales para lo que denominan "ferragosto", el pico de la temporada alta. Nos ha llamado la atención los pocos turistas, para lo que esperábamos, que nos hemos encontrado, quizás por la famosa crisis. 
Hay mucho que ver y son recomendables al menos 10 días. Si además se quieren visitar las islas Eolias (totalmente recomendables) se precisan al menos dos semanas, que han sido los días que nosotros hemos estado.
 
Alojamiento y comida
Los precios son similares a los de España, pero claramente más baratos que los del resto de Italia. La oferta es muy amplia y hay alojamientos para todos los bolsillos (hoteles, bed and breakfast, agriturismo...). Ojo porque no siempre van unidos precio y calidad y podeis encontrar lugares encantadores por poco dinero y sitios caros con instalaciones decrépitas. Como siempre, es recomendable leer las opiniones de otros usuarios en diversos portales (tripadvisor, booking, venere...). Los alojamientos que hemos elegido tenían que tener habitaciones quadruples y piscina, para poder entretener a las peques entre templos e iglesias.  En algunos hemos acertado y en otros no tanto.
La comida es magnífica y a buen precio, la dedicaremos un capítulo entero. Hemos seguido los locales recomendados por las guías Trotamundos y Lonely Planet y en general no nos han defraudado. En las diferentes visitas citaremos tan sólo aquellos restaurantes que nos han parecido recomendables.

¿Cómo moverse?
Lo más práctico es alquilar un coche de alquiler. La verdad es que el tema de la conducción nos lo esperábamos mucho peor después de leer las guías, aunque es peculiar. El siciliano suele conducir un vehículo pequeño a la velocidad máxima que le permite el motor. Las líneas continuas de las carreteras son de adorno  y no se respetan y en los cruces vale el lema de "tonto el último". Es recomendable un GPS, las carreteras son un follón de desvíos, cruces y la señalización no es muy buena. Además en las ciudades es fundamental para encontrar el hotel o el restaurante sin perderse entre el caótico tráfico.