22 de julio de 2010

Palermo II

Si sólo se puede elegir un lugar para visitar en Palermo, este es sin duda la Capilla Palatina, alojada en el Palacio del Normando. Palermo en el siglo XII fue una de las ciudades más importantes de Europa, bajo el reinado del rey normando Ruggero II. La entrada es conjunta (8.50 €) y aunque el Palacio no tiene gran interés, la capilla es fantástica. En un espacio no muy amplio se pueden apreciar bellisimos mosaicos que la confieren un aspecto de iglesia bizantina. Es el monumento más visitado de la ciudad y se forman unas colas tremendas, es conveniente ir nada más abrir. Nos tocó esperar hasta las 11 de la mañana porque se estaba celebrando un bautizo y la cola que se montó en poco tiempo era larguísima.


- Capilla Palatina -

De camino a la Capilla Palatina hay dos lugares que merecen una parada: Quattro Canti, una pequeña plaza donde confluye un cruce de 4 calles, con casas con fachadas curvas y coches de caballos que dan el típico paseo por la ciudad a los turistas. Al lado se encuentra la Fontana Pretoria, una inmensa fuente repleta de estatuas.

- Quattro Canti -

El segundo punto de interés es la Catedral, del siglo XII, con una precioso exterior. El interior es menos deslumbrante y en él están las tumbas de varios monarcas normandos, que se pueden ver previo pago.



No hay comentarios:

Publicar un comentario