25 de agosto de 2010

Barroco del Sureste: Ragusa

Al sur de Siracusa se encuentran Noto, Módica y Ragusa, ciudades que destacan por sus edificios barrocos, de la época en la cual Sicilia estaba bajo dominio español, y por su gastronomía. Todas ellas  fueron destruidas por el gran terremoto del año 1693 y fueron refundadas en las proximidades de las antiguas ciudades, aunque éstas terminaron reconstruyéndose. Asi en todas encontramos la ciudad moderna y la antigua, donde están los principales puntos de interés.




La ciudad que nos gustó más fue Ragusa. El casco antiguo (Ragusa Ibla) se encuentra encaramado en una colina, a los pies de la ciudad nueva, a la cual se puede acceder por unas empinadas escaleras desde las que se tienen unas grandes panorámicas de la ciudad antigua. Ragusa está plagada de iglesias, de palacios y de callejuelas estrechas. Es una ciudad muy cuidada, sus calles están limpísimas y no se encuentran excesivos turistas. Hay numerosos paneles informativos sobre las películas rodadas en la ciudad con fotogramas del punto exacto del rodaje.
El centro urbano es la plaza de la Catedral de San Giorgio, con una curiosa fachada curva. En la plaza no dejeis de comer un helado en Gelati Di Vini, para nuestro gusto los mejores de Sicilia, superiores a los afamados de Noto.  La oferta de restaurantes es amplísima, todos de gran calidad y bastante económicos. Comimos en La Rusticana, una trattoria, con una terraza cubierta por una parra, especializada en carnes y pescados a la parrilla y en spaguettis con mejillones. Un lugar barato y con una comida excelente.

1 comentario:

  1. Os dejo un enlace de prensa sobre Ragusa y Módica

    http://elviajero.elpais.com/elviajero/2013/11/11/actualidad/1384185415_317982.html

    ResponderEliminar