17 de agosto de 2010

Savoca

Muy cerca de Taormina se encuentra la pequeña localidad de Savoca, un típico pueblo siciliano de interior situado en la ladera de una colina. Es un lugar de culto para los cinéfilos, especialmente para los seguidores de Ford Coppola. Aquí se rodaron varias secuencias de su obra maestra: El Padrino. Entre ellas destaca la inolvidable escena de la primera película, en la que Michael Corleone pide la mano de Apollonia a su padre, el señor Vitelli, dueño del bar del mismo nombre. El bar se conserva igual que cuando se rodó la película en los años 70, está hasta el cartel que anuncia "Itala Pilsen". La única novedad es una parra que cubre la terraza y que no estaba en la película. El interior es un museo del rodaje con fotos de los protagonistas y todo tipo de recuerdos, hasta las escopetas de los guardaespaldas de Michael reposan en unas sillas al lado del mostrador.




En Savoca hay otro lugar interesante, las catacumbas del monasterio capuchino. Como nos habíamos quedado con las ganas de ver las momias de Palermo esta era una oportunidad de resarcirnos. La visita no pudo ser más tétrica. La puerta estaba cerrada y un cartel anunciaba que las momias se habían trasladado porque estaban restaurando el monasterio. No obstante llamamos y cuando nos íbamos a ir apareció una ¡hindú¡ que nos condujo a una sala donde provisionalmente habían colocado a las deterioradas momias en unos ataudes de madera. Abstenerse los que soñeis con zombis por las noches....


No hay comentarios:

Publicar un comentario