8 de agosto de 2010

Taormina I

Tras regresar de las Eolias, recogimos el coche de alquiler en Milazzo, al lado del puerto y nos dirigimos al hotel que habíamos reservado para pasar dos días, en los cuales visitaríamos Taormina y el Etna. Elegimos un pequeño establecimiento de agriturismo, La terra dei sogni, situado en un gran vivero de plantas. Fue el más barato del viaje y para nada el peor. Imposible encontrar algo mejor por ese precio, además está muy bien situado, a 5' en coche de la autopista y a unos 15' de Taormina. El viaje desde Milazzo dura una hora por la autopista que se dirige a Catania. Desde ella se divisa el famoso estrecho de Messina que separa Sicilia de la Península Itálica.

Taormina es una de las ciudades más bonitas de todas las que conocemos. Las guías la tachan de ser una ciudad escaparate enfocada al turista, y aunque es cierto, eso no le quita ningún encanto. No se puede circular en coche por el centro urbano y hay que dejarlo en el aparcamiento Lumbi, un gran parking de pago a la entrada de la localidad. El precio es similar al de los parkings del centro de Madrid. Desde allí un bus te deja de forma gratuita en el centro. 


La principal calle de Taormina es Corso Umberto I, repleta de tiendas muy cuidadas con unos escaparates dignos de concurso, incluso en algunos ponen el cartelito de prohibido hacer fotos. Al final de la calle se encuentra Piazza IX Aprile, un lugar encantador con su iglesia y unas vistas fantásticas de la bahía y el Etna. Atravesando la puerta medieval Porto di Mezzo se llega a la Piazza del Duomo, donde lo más interesante es la fuente con el símbolo de Taormina, un centauro-ángel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario