4 de septiembre de 2010

Agrigento I

Agrigento es otro de los puntos calientes del turismo siciliano gracias a sus templos. Sicilia (Magna Grecia) fue uno de los primeros lugares donde los antiguos griegos establecieron sus colonias y aquí están algunos de los mejor conservados. Las ruinas se encuentran en el Valle de los Templos. El nombre induce a error ya que asientan en una colina, con un telón de fondo horroroso, bloques de edificios de la ciudad moderna que desentonan totalmente. La colina está en pendiente y tiene una entrada en cada extremo, entre ambas hay 1.5 Km. Es muy aconsejable contratar un guía (10 € por persona aparte de los otros 10 € de la entrada) que además de hacer más interesante la visita, te lleva en autobús a la parte más alta de las ruinas, el templo de Juno, y así toda la visita se realiza en una cómoda bajada. Recordad el agua, la gorra, la crema solar y la paciencia, porque suelen producirse grandes colas para entrar.



El templo mejor conservado es el de la Concordia, realmente en muy buen estado. Los templos dedicados a Juno o Hera están en peores condiciones. Todos ellos están reconstruidos en algún momento de la historia, ya que el más antiguo es del siglo VI a.C. En la última parte del recorrido se encuentran un montón de piedras correspondientes a los restos del monumental templo de Zeus Olímpico y a sus pies una réplica de un atlante gigantesco que sostenía las columnas. En el Museo Arqueológico (se visita con la misma entrada) está el original. Para hacerse una idea de las dimensiones del templo hay que fijarse en la maqueta adyacente al gigante.
Nos alojamos dos noches en el Hotel Best Western Kaos, probablemente el mejor hotel de nuestro viaje, especialmente por su gigantesca piscina digna de un hotel caribeño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario