2 de noviembre de 2010

Revenga

Nos trasladamos a la provincia de Burgos, a un paraje conocido como el comunero de Revenga, un terreno comunal que pertenece a tres pueblos y donde se celebra una romería desde hace siglos en el mes de Mayo.  Es un buen lugar para visitar en otoño al ser una zona rica en setas. El paraje es una gran pradera con una pequeña ermita, un albergue y un bar. Pero sobretodo destaca la gran estructura de la Casa de la Madera, un museo inagurado hace dos años y dedicado al mundo de la madera, que domina la economía de la comarca. El edificio del museo es singular, construido a base de pirámides de troncos. Tiene una gran cristalera central, a través de la cual un ascensor conduce al techo del museo, donde hay un mirador sobre el pinar. El museo es muy sencillo pero ameno y educativo, especialmente para los niños, recoge toda la cultura del pinar, con la fauna y flora típicas de la zona.


Además de visitar el museo y recoger setas en temporada, hay otra atracción especialmente recomendada para amantes de las emociones fuertes. De Pino a Pino, un parque situado en el interior del pinar, lleno de tirolinas, puentes y todo tipo de artilugios realizados con cuerdas, apto para todos los públicos, desde los más sencillos para los niños hasta circuitos verdaderamente complicados y vertiginosos.
Muy cerca se encuentra una necrópolis con tumbas excavadas en la roca que datan de la Alta Edad Media y en el cercano pueblo de Regumiel un pequeño yacimiento de icnitas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario