12 de diciembre de 2010

Véjer de la Frontera

Viajamos al sur, a uno de los pueblos más bonitos de la provincia de Cádiz: Véjer de la Frontera. Lugar ideal para hacer un pequeño paréntesis de unas vacaciones en cualquiera de las magníficas playas gaditanas, entre  las  mejores de España (Chiclana, Conil, Zahara de los Atunes, Bolonia...). Próximo a la costa se encuentra este pueblo en lo alto de una colina, con sus casas de una blancura inmaculada que hace daño a la vista.


Se puede visitar la muralla con las puertas de acceso y sus diversas torres o el castillo. Pero lo más interesante son sus estrechas calles flanqueadas por las fachadas encaladas de sus casas, que la confieren un aspecto de laberinto medieval, con un indudable ároma de la época de dominio musulmán y que delimitan algunos rincones verdaderamente de postal.
Al ser un pueblo turistico abundan las tiendas de artesanía de objetos de madera, cerámica o mimbre.
Aunque Véjer no tiene playa, a su término municipal pertenece la playa de El Palmar, famosa por el surf. Para los amantes de la historia muy próximo se encuentra el cabo Trafalgar, donde en sus aguas tuvo lugar la célebre batalla naval.

1 de diciembre de 2010

Las Médulas

Probablemente el lugar más conocido de El Bierzo leonés sean las antiguas minas romanas de oro de Las Médulas, declaradas Patrimonio de la Humanidad. Se trataba de una inmensa explotación a cielo abierto basada en el método "ruina montium". Este consistía en almacenar el agua obtenida de las montañas cercanas y a través de una extensa red de canales, que sumaban más de 300 Km, era llevada hasta la región minera, donde era embalsada. Tras soltar esta bruscamente se conseguia horadar la montaña y el agua arrastraba la tierra arrancada por los canales de evacuación. Sorprendentemente los romanos usaban diferentes calibres de las galerias para modificar la velocidad de la corriente de agua, principio físico que no sería enunciado hasta muchos siglos después.



Tras más de dos siglos de explotación la mina fue abandonada en el siglo III, tras una colosal transformación del paisaje. La vegetación fue adueñándose del mismo, dando el actual contraste entre el rojo de la montaña y el verde de los árboles. Entre estos destacan castaños centenarios,  protagonistas de las fiestas del magosto en otoño, donde se asas castañas en la hoguera.

Para llegar a este paraje lo más sencillo es dirigirse a Ponferrada por la A6 y seguir las indicaciones primero hacia Carucedo y posteriormente a Las Médulas. Es recomendable visitar previamente el Aula Arqueológica para comprender mejor esta gran obra de ingeniería.