13 de noviembre de 2011

Hayedo de Tejera Negra

Una excursión muy recomendable en otoño es la visita al Hayedo de Tejera Negra, en la provincia de Guadalajara. Tiene la peculiaridad de ser, junto con el de Montejo de la Sierra de Madrid, el situado más al sur de Europa. Las hayas normalmente crecen en latitudes más al norte, pero el clima frio y húmedo de la Sierra de Ayllón permite su desarrollo. Puede visitarse libremente en todas las épocas del año, excepto en fines de semana y días festivos de los meses otoñales, donde se restringue el acceso a vehículos rodados. Por lo tanto lo primero es planificar la visita y hacer la reserva en la página del parque (ver web). Hay mucha demanda y si podeis haced la reserva a principios de Septiembre para poder elegir fin de semana.

El acceso es a través del pueblo de Cantalojas, situado al norte de la provincia de Guadalajara, lindando con Segovia. Desde Guadalajara hay unas dos horas en coche. La verdad es que está al fin del mundo, por unas carreteras que hacen a uno comprender lo duro que en ocasiones tiene que ser vivir en el mundo rural. En el pueblo se rodó la película "Flores de otro mundo" (1999) de Iciar Bollaín, sobre la celebración de una caravana de mujeres para buscar esposa a los hombres del pueblo. Os la recomiendo.




Al llegar a Cantalojas hay que seguir las indicaciones hacia el hayedo y a unos 2 Km se encuentra el centro de interpretación, donde se hace el control de las matrículas de los vehículos que tienen reserva. Desde aquí hay 8 Km por una pista de tierra hasta el parking. Si disponéis de todoterreno es una buena ocasión para utilizarlo. Si no tenéis reserva siempre queda la opción de hacer los 8 Km andando. 

El hayedo tiene tres rutas principales: la senda del robledal de 17 Km, la ruta del río Zarzas en bicicleta de 21 Km, y la más popular, la senda carretas de 6 Km. Se hace tranquilamente en 2-3 horas y es apta para todos, niños incluidos. Es una ruta circular que tiene su origen y destino en el parking y está perfectamente señalizada con balizas de madera pintadas de blanco. La ida tiene un repecho de unos 200 metros por el que se accede a la Pradera de Matarredonda, donde hay una buena vista de la sierra. La vuelta es predominantemente en bajada. Hay dos lugares especialmente interesantes para mi gusto: en el camino de ida una reproducción de una antigua carbonera de carbón vegetal y en el de vuelta un precioso ejemplar de tejo. Si tenéis la oportunidad de ir un dia de diario otoñal no lo dudéis, no hay nadie y es una paraje fantástico.

21 de septiembre de 2011

New York: The End

Tras más de 20 capítulos sobre Nueva York, que me han mantenido entretenido con el blog durante el verano, este viaje llega a su fin. Espero haber dado pistas sobre lo más interesante de la ciudad y sobre todo que sirva de ayuda a quien viaje allí. 

Este viaje ha llegado tarde para mi. Tenía que haberse producido muchos años atrás. De hecho ha sido uno de los viajes de los últimos años que a priori menos me entusiasmaban. Y sin embargo ha sido uno de los que más me han gustado. Representa la búsqueda de muchos de nuestros mitos, que el cine se encarga de recordarnos a diario. Es verdad que Nueva York tiene mucho mas caché que otras ciudades gracias al cine y a la tele, pero no es menos cierto que es una ciudad que por si sóla se basta y sobra para promocionarse. Cualquiera de las grandes ciudades que hemos visitado hasta ahora se quedan empequeñecida frente a esta, no sólo por sus rascacielos, sino sobre todo por la sensación de universalidad que tiene, con gentes, culturas, lenguas o actividades infinitas.



Además de las clásicas visitas al Empire State, la 5ª Av, la estatua de la libertad o Central Park, os recomendaría la excursión por los otros barrios fuera de Manhattan que hemos visto, es lo que hace que el viaje salga de la senda habitual del turista y se convierta en una verdadera experiencia.

Como colofón os dejo con Alicia Keys. Cada vez que oigo esta fantástica canción me acuerdo de una ciudad que me ha dejado un recuerdo imborrable.





17 de septiembre de 2011

Hay vida fuera de Manhattan 3: Queens y Brooklyn

Queens es el distrito más extenso y en él se encuentran algunas de las mejores mansiones de la ciudad como la que vimos en el capítulo anterior. Es un barrio muy heterogéneo, con emigrantes de todas las partes del mundo. Entre sus puntos más conocidos está Flushing  Meadows-Corona Park, donde se disputa el Open USA y el lugar donde se organizó la Exposición Universal de 1964. El emblema de la misma fue el Unisphere, una esfera que representa los cinco continentes y que aparece en la película Men in black. Al lado está el Museo de Arte de Queens, donde hay una maqueta gigantesca de la ciudad con sus 5 barrios. Si Bronx tiene a los Yanquees, Queens tiene a los Mets que juegan en el Shea Stadium. Por último dos curiosidades: un enorme cementerio que tiene como telón de fondo los rascacielos de Manhattan, donde se rodaron escenas de El Padrino y una central térmica al lado del East River que inyecta vapor de agua al sistema de alcantarillado para evitar que se congelen en invierno y que es la causante de que salga vapor de las alcantarillas (la famosa escena de Marilyn con su vestido blanco).



Si Queens es el distrito más extenso, Brooklyn es el más poblado con 2.5 millones de habitantes. Algunos le consideran el verdadero NY, lejos de las masas de turistas, los tiburones financieros de Wall Street o los ricachones de Park Avenue. Tan sólo visitamos el barrio judio, otro de los lugares que más nos impactó de la ciudad. No hemos estado en Israel, pero me imagino que se asemeja mucho. La mayoría de sus vecinos son judios ortodoxos con su típica indumentaria. Todos los hombres, mujeres y niños van vestidos de la misma manera, los autobuses escolares están rotulados en hebreo, al igual que las tiendas...

Salimos de Brooklyn por Manhattan Bridge hasta Chinatown donde finalizaba la excursión. Toda ella estuvo amenizada por una magnífica banda sonora que Gerardo iba "pinchando" con maestría: el citado 41 shots,  Rubén Blades, Jennifer López, Alicia Keys o Billy Joel. Y para el final "New Yor, New York" de Sinatra cruzando el puente camino de Manhattan. Broche final para una excursión y un guia memorables. No dejeis de hacerla si visitais la ciudad, si es posible el primer o segundo día que esteis allí para situaros en el mapa.

15 de septiembre de 2011

Hay vida fuera de Manhattan 2: Bronx

Tras recorrer la 12 Av salimos de Manhattan. Por el camino nos encontramos en el muelle 86 el portaaviones Intrepid, convertido en museo, un buena visita para los aficionados a los barcos. También unos apartamentitos aptos para todos los bolsillos, 3000 $ mensuales de... gastos de comunidad. Eso si incluyen desde psicólogo hasta preparador físico personal. 
La primera parada de la excursión fue The Cloisters, un lugar muy singular. Varios claustros traidos desde España y Francia, el único museo de todo el país dedicado al arte medieval. La entrada es la misma que la del Metropolitan, ya que son una parte de sus fondos.

Y por fin entramos en el Bronx, el barrio con peor fama de la ciudad. La verdad es que me lo esperaba mucho peor, claro que Gerardo nos contó que cuando es peligroso es por la noche. La parte del barrio que linda con Manhattan es la más prospera y tiene un buen nivel de vida. Según te adentras en el mismo las casas unifamiliares son reemplazadas por lúgubres pisos y en la calle hay multitud de gente ganándose la vida recogiendo envases de plástico o recauchutando ruedas. Una parte importante de sus vecinos son sudamericanos, especialmente dominicanos y puertorriqueños. Es clásica la estampa del barrio con las vias del metro, que es muchos tramos discurre a cielo abierto, cruzando las avenidas.



Gerardo nos llevó con su furgoneta a callejones, por lo que la verdad nunca iría por mi cuenta, para ver los mejores grafitis de la ciudad, muchos de ellos de algún "colega" muerto en "acto de servicio" con alguna banda rival. Uno de los más célebres es el que os mostré en el anterior capítulo.
Tras pasar por el estadio del equipo de beisbol de los Yanquees, que por cierto jugaban ese día, vimos los inmensos juzgados del Bronx, donde se desarrolla una parte de la trama de la novela "La hoguera de las vanidades" de Wolfe. Después llegamos a la comisaría donde se rodó "Distrito Apache", una peli de los 80 protagonizada por Paul Newman y que recrea la época más dura del barrio debido a las drogas. Poco tiene que ver con el Bronx de hoy en dia afortunadamente. Aunque las placas de los portales indicando que eran lugares bajo vigilancia policial y el correcional con rejas enormes para niños ¡menores de 12 años¡ al lado de la comisaria  te ponían los pelos de punta. 
Tras la cara oculta de la ciudad pasamos al barrio opuesto, Queens, donde sus mansiones (foto) reflejan la esencia del "american dream", tan lejano del que canta Springsteen en 41 shots.

13 de septiembre de 2011

Hay vida fuera de Manhattan I

La inmensa mayoría de los turistas que viajan a Nueva York no salen de Manhattan y no de extrañar si leéis los capítulos previos. Pero vale la pena "perder" al menos un día en darse una vuelta por el otro Nueva York, menos turístico, pero más cercano a la realidad de la ciudad.
Cuando preparé el viaje me encontré en el foro de los viajeros muchas menciones a un tal "Gerardo", al que todo el mundo parecía conocer como si fuese la Estatua de la Libertad o el Empire State. Tras leer y leer, conseguí dar con el personaje, un sudamericano que ha creado una pequeña empresa dedicada a realizar excursiones por la ciudad. Como todos hablaban maravillas, decidimos contratar con él la excursión que nuestras agencias llaman "Contrastes de NYC", eso si por menos dinero y en una cómoda furgoneta con no más de 8-10 personas. Gerardo Giraldo resultó un profesional como la copa de un pino. La excursión duró unas 6 horas y recorrimos parte de Manhattan, el Bronx, Queens y Brooklyn. Nos contó un montón de anécdotas sobre la vida cotidiana de la ciudad (las guarderías para perros, los sueldos, los oficios callejeros más diversos...). 
Nos llevó por lugares, especialmente del Bronx, a los cuales no me atrevería ir sólo. Para muestra el magnífico grafiti sobre Amadou Diallo, inmigrante guineano que en 1999 tuvo la mala suerte de encontrarse con una patrulla de policía y al intentar sacar la cartera para mostrar la documentación que le pedían se pusieron nerviosos y le pegaron 41 tiritos. Por supuesto los pobres policías fueron absueltos en el juicio. Menos mal que Springsteen les dedicó su magnífica "41 shots", también conocida como "American dream". Si queréis más información sobre el caso ver enlace a wikipedia (ver).








El amigo Gerardo no te pide dinero adelantado por la reserva y tan sólo cobra al final de la excursión, algo inteligente porque siempre le caerá una buena propina. Os dejo su web para que echéis un vistazo. Si queréis contactar con él sólo tenéis que mandarle un correo.... 

.... continuará

9 de septiembre de 2011

Central Park III: tras las huellas de Lennon

Terminamos el recorrido por Central Park en otro de sus rincones más célebres: Strawberry Fields Memorial, un pequeño jardín situado al lado de la calle 72 en homenaje a John Lennon.  Este espacio es conocido principalmente por el mosaico en cuyo centro se encuentra la palabra "Imagine", titulo de una de sus canciones más famosas y que fue un obsequio de Portugal. Generalmente el mosaico se encuentra cubierto de flores, muchas veces dibujando el símbolo de la paz. Me sorprendió que no estuviese lleno de turistas y nos pudimos hacer la foto de rigor nosotros sólos.



El peregrinaje en busca del Beatle se completa cruzando Central Park West hasta 72 St donde se encuentra el edificio Dakota, donde vivía Lennon y donde fue asesinado en 1980. El edificio es un bloque de apartamentos de finales del s.XIX. No se pueden visitar, hay guardia de seguridad en la puerta que sólo permite el paso a los acaudalados residentes. A su halo de misterio contribuye el asesinato de Lennon y la película "La semilla del diablo" de Roman Polanski basado en la novela homónima de Ira Levin. Son totalmente aconsejables tanto la película como la novela, para pasar una tarde de "terror" del bueno, sin vísceras ni sangre pero con la intranquilidad recorriendo el cuerpo.


Para terminar con Central Park una recomendación, detenerse en algunas de las muchas placas metálicas situadas en los bancos del parque. Son dedicatorias privadas a un ser querido, como esta de Strawberry  fields, una pequeña muestra que lejos de ser una urbe impersonal, por debajo del asfalto late la historia de las pequeñas vidas de cada uno de sus habitantes y que la convierten en una ciudad única.

8 de septiembre de 2011

Central Park II

..... continua.


Entre la 72 y la 79 St, que cruzan transversalmente el parque, se encuentran algunos de sus puntos más conocidos, entre ellos la famosa Bethesda Fountain con su ángel de las aguas de bronce. Para llegar a ella habremos recorrido el Literay Walk flanqueado por estatuas de escritores. 
A su lado se extiende The Lake (foto), uno de los mayores lagos artificiales del parque y donde se pueden alquilar barcas de remos. 
En el margen Este se encuentra el Conservatory Water, un gran estanque surcado por barcos de vela en miniatura que sale en multitud de películas y que también es un gran observatorio de aves. Al lado de él hay dos estatuas que no os debéis perder: Hans Christian Andersen y sobre todo la de Alicia en el país de las maravillas, llena de niños escaladores. Un rincón de cuento, nunca mejor dicho, de Central Park.



Al lado de 79 St se encuentra Belvedere Castle, un castillo de estilo victoriano situado en el punto más alto del parque y sede del observatorio meteorológico. Desde su terraza hay unas vistas fabulosas.
Muy cerca se celebra el festival de teatro al aire libre "Shakespeare in the Park" en las instalaciones del Delacorte Theater. 
Finalizamos el largo paseo en Great Lawn, una inmensa pradera repleta de campos de deporte, situada a los pies del mayor lago del parque, el Jacqueline Kennedy Onassis Reservoir, rodeado por la que probablemente sea la ruta de footing más conocida del mundo.

7 de septiembre de 2011

Central Park I

El gran pulmón de Nueva York es una gigantesco rectángulo de 4000 x 800 m situado en el centro-norte del Manhattan, extendiéndose desde 59 St hasta 110 St. Fue creado en el s. XIX para dotar a la ciudad de un parque a la altura de otras zonas verdes urbanas famosas como el Hyde Park londinense. Tras sufrir una grave crisis, al igual que la ciudad, en los años 70, que le convirtió en un lugar poco recomendable, hoy es una joya que hace que sea una visita ineludible, especialmente con niños. Los inmensos espacios verdes con el contraste de los rascacielos y una innumerable lista de rincones de ensueño hacen que sea mi lugar favorito de la ciudad.  Además de elegir un día soleado, es recomendable acudir en fin de semana que es cuando se llena de neoyorquinos. Nosotros tuvimos la suerte de ir el día de la fiesta nacional del 4 de Julio y parecía que toda la ciudad estaba de picnic en el césped. Dedicadle al menos medio día, comprad comida en cualquier puesto callejero adyacente al parque y comed tumbados en la hierba como un auténtico neoyorquino.



El parque es inmenso y dificil visitarlo en su totalidad. Vamos a recorrerlo partiendo desde 55 St hasta 81 St, donde se encuentra el Museo de Historia Natural y el Metropolitano. Está repleto de todo tipo de "atracciones": músicos (escuchamos a uno de ellos la mejor versión que hemos oido de "American Pie"), malabaristas, actores, ciclistas, patinadores, coches de caballos, se alquilan bicis, barcas a remo.... 
Desde 55 St os encontrareis con "The Pond" (la charca), un buen lugar donde pararse a comer el picnic viendo el perfil de los rascacielos. Cerca se encuentra el Central Park Wildlife Center, el famoso zoo de la película "Madagascar" y el Wollman Skating Rink, la pista de patinaje que sale en tantas películas y que en verano se transforma en un pequeño parque de atracciones. Al llegar a 65 St encontramos la primera de las grandes avenidas que atraviesan el parque.

.... continuará

4 de septiembre de 2011

Metropolitan


El Metropolitan Museum of Art (MET), situado en el nº 1000 de la 5ª Av, es uno de los grandes museos del mundo y el más visitado de Nueva York. Al igual que otros museos enormes, como el Louvre o el British, es inabarcable y, como siempre recomiendo, es aconsejable escoger unas cuantas obras que nos interesen y dedicarlas por entero la visita, sino nos agobiaremos ante la inmensidad de los fondos expuestos. Otros dos consejos: conseguid una guía del museo, la Lonely Planet en esto patina casi siempre y no es útil; y no hagáis como nosotros que vimos el mismo día el Museo de Historia Natural y acabamos saturados.




La fachada y el hall de entrada ya anticipan lo que te espera en el interior, colecciones y colecciones de arte de todos los estilos y épocas, desde los egipcios, persas, griegos y romanos hasta el arte moderno. De toda esta marabunta os destaco algunas que me parecieron interesantes, pero esto va por gustos:

  • El ala egipcia con el templo de Dendur, hermano del madrileño Templo de Debod.
  • Las colecciones de arte de Oriente Próximo Antiguo con las figuras monumentales de los guardianes del palacio del rey asirio Asurnasirpal.
  • La colección de arte griego y romano (foto).
  • La galeria con armaduras medievales.
  • La colección de pintura europea con obras de Rembrandt, Velazquez, Monet oVan Gogh.
  • Las salas dedicadas al arte moderno, complemento al MOMA y que nada le tienen que envidiar.

Y la lista es infinita....


25 de agosto de 2011

Isla de Roosevelt

La isla de Roosevelt se encuentra entre el Upper East Side y el barrio de Queens. En los años 70 se edificaron viviendas sociales en la isla y actualmente viven más de 10.000 personas. La isla en si carece de interés pero tiene el aliciente del viaje a la misma en teleférico. Parte del cruce entre 60 St y 2ª Av y con el billete del metro se puede acceder al mismo. El viaje dura tan sólo unos minutos y en él se tienen unas magníficas vistas del East River, las calles del Upper East Side y sobre todo del Puente de Queensboro, inmortalizado por Woody Allen en la cartelera de la película "Manhattan".




Muy cerca, en el cruce de 60 St con 3ª Av se encuentra Dylan's Candy Bar, una inmensa tienda de chuches donde poder comprar todo tipo de golosinas (ver capítulo NY con niños) y cruzando la calle los elegantes almacenes Bloomingdale's (ver compras en NY).

23 de agosto de 2011

Museo de Historia Natural

El American Museum of Natural History es una de las visitas inexcusables para los que viajéis con niños, aunque el museo es igual de interesante para los adultos. Podéis ver con ellos la película "Noche en el museo" y se quedarán fascinados cuando identifiquen a los animales que cobran vida en el cine. El museo es inmenso y es imposible verlo todo, así que lo mejor es centrarse en aquello que más nos interese. Por lo menos es necesario medio día para hacerse una idea del mismo, pero ni en un día entero se puede ver todo. La entrada sólo es válida para la exposición permanente, para las temporales hay que sacar entrada aparte y te asignan hora para entrar a las mismas. Con el NY City Pass te regalaban la entrada para Rose Center for Earth & Space, un enorme planetario en el que se proyectaba una película sobre el origen del universo que era sencillamente alucinante.



El museo tiene dos puertas de acceso, la original (la de la película) está dominada por los esqueletos de los dinosaurios y la moderna por una enorme caja de cristal en la que se encuentra el planetario. Dentro hay de todo: representaciones de diversos ecosistemas que son auténticas obras de arte, minerales o el gigantesco Hall of ocean life con una réplica de una ballena azúl a tamaño real.
En la tienda del museo hay muchos juguetes variados y la cafetería es un buen lugar para comer algo entre bicho y bicho. En resumen, un lugar fantástico para pasar el día con los peques.



17 de agosto de 2011

5ª Avenida

Vamos a recorrer la famosa 5ª Avenida en su tramo más espectacular, desde 46 St a 59 St.

En la 47 St, entre la 5ª y 6ª Av, se encuentra el Diamond District. Una calle repleta de joyerías de lujo regentadas la mayoría de ellas por la comunidad judía. Aunque el bolsillo no nos llegue para comprar un diamante, mirar los escaparates en gratis y quizás hasta nos encontremos con algún famoso.

Tras visitar la tienda de Lego que comentamos en el capítulo "NY con niños", nos encontramos con la mole del Rockefeller Center que ocupa el espacio existente entre dos calles (48 a 50 St) y dos avenidas (5ª a 7ª). Es un conjunto de 19 edificios, algunos emblemáticos como el Radio City Music Hall donde se celebran espectáculos musicales. Hay dos esculturas gigantes inconfundibles: la de Prometeo en la famosa pista de patinaje donde se coloca un gigantesco abeto en Navidad y la de Atlas frente al International Building (foto).




Pero sin duda lo que hace a todos los turistas acercarse hasta aquí es subir al mirador Top of the Rock situado en el último piso del Rockefeller Center. Tiene la ventaja que desde él podemos ver el Empire State y de que es mucho más grande, menos concurrido y más moderno, con varias terrazas interiores y exteriores. La entrada está incluida en el NY City Pass y es buena idea subir a uno de dia y al otro de noche. Espero que no os pase como a nosostros que fuimos a subir la única noche con lluvia y la niebla nos permitió ver poco, aún así las vistas eran magníficas. La subida en el ascensor ya es toda una experiencia.

Entre 50 y 51 St se encuentra la Catedral de S. Patricio, centro del catolicismo y la mayor catedral gótica del país. Me pareció una buena copia de las catedrales europeas, nada más. Lo mejor el órgano gigante y el contraste de ver una catedral rodeada de rascacielos con las banderas USA. 

En 53 St está el MOMA que ya visitamos en el anterior capítulo.

Y luego están las famosas tiendas de la 5ª Av, las mejores firmas del mundo de la moda están aquí y entre ellas.... ZARA, que por cierto no es nada barata. Hay varias imprescindibles. La joyería más famosa del mundo, Tiffany, donde aunque no compres nada es recomendable entrar para sentirse como Audrey Hepburn en "Desayuno con diamantes". La juguetería FAO Schwarz para que los peques toquen el piano de Tom Hanks en "Big" (ver capítulo "NY con niños"). Y para los amantes del mundo Mac, la ultramoderna tienda de Apple abierta 24 horas y con wifi gratuita. Los precios son similares a los de aquí pero en dólares, al cambio actual un 30% más baratos.

15 de agosto de 2011

MOMA

Nueva York tiene infinidad de museos, los más populares son el Metropolitano, el Museo de Ciencias Naturales y el Museo de Arte Moderno (MOMA) que es al que dedicaremos el capítulo de hoy. Es el más pequeño y manejable de los tres y aunque no tiene la enorme colección de objetos expuestos que los otros dos, al estar dedicado a un tema más concreto y ser mucho menos extenso su visita es muy agradable.
Es uno, sino el mejor museo de Arte Moderno del mundo, fruto de la iniciativa privada, fundado por varios filántropos estadounidenses a finales de los años 20, entre ellos el magnate Rockefeller, y sustentado por donaciones privadas individuales y de grandes empresas.


El edificio es acorde con las obras expuestas, diáfano, moderno. Fue ampliado en el 2004 y entre las nuevas áreas figura un delicioso jardín con fuentes y obras escultóricas, entre ellas el arbol de los deseos de Yoko Ono, donde puedes escribir tu deseo en un papel y colgarlo de una de sus ramas. Aparte de excentricidades, el museo tiene obras muy famosas de Van Gogh, Picasso, Dalí, Matisse, Chagal, Warhol o Hooper. Muchas de ellas son muy conocidas y hacen que la visita sea muy interesarte para cualquiera que esté interesado en el Arte, aunque no se experto en el mismo.
El museo se encuentra en la 53 St, entre la 5ª y la 6ª Av. La entrada cuesta 20 $, pero creo que es el precio "aconsejado" y que realmente se puede dar cualquier donativo (nosotros ibamos con el NY City Pass y simplemente le canjeamos por la entrada). Calcular unas dos horas para ver bien la exposición. La mochila hay que dejarla en el guardarropas que es gratis. Se permiten las cámaras de fotos sin usar el flash o el trípode.

11 de agosto de 2011

Times Square

Sin duda alguna el corazón de Nueva York es Times Square, una plaza triangular situada en el cruce de Broadway con la 7ª Av. No es un extenso espacio abierto pero está repleto de gente y junto con sus inconfundibles anuncios gigantes, los paneles con los valores bursátiles y las noticias en directo forman una de las imágenes clásicas de la ciudad. Además de sentir el ambiente y disolverse en el gentio, se puede ver la famosa esfera que marca el inicio de cada año, el equivalente a nuestro reloj de la Puerta del Sol, o posar para las cámaras para verte en una gran pantalla gigante de TV.


Aquí están las taquillas de TKTS donde se pueden sacar entradas para los espectáculos de Broadway con un importante descuento. Hay unos paneles informativos que informan sobre las entradas a la venta y su descuento, que puede llegar hasta el 50%. Hay que hacer largas colas y merece la pena si lo que quereis es ver un musical, pero no alguno en concreto, en este caso os puede pasar como a nosotros que tras casi 2 horas de cola bajo la lluvia (Murphy no falla y fue el único día que llovió) nos quedamos sin las entradas que queríamos, para Mary Poppins, porque se agotaron justo antes de nuestro turno. El musical estrella es The Lion King, pero no hay entradas con descuento debido a que por su gran demanda tienen asegurado el aforo. Sus precios oscilan entre 140-125 $. Por esperar a sacar las entradas con descuento, cuando quisimos comprar estas ya no había hasta la próxima semana y nos quedamos sin ver el musical. Varios amigos han coincidido que fue lo que más le gustó de Nueva York. Así que si estais decididos a verlo os recomiendo sacar las entradas por Internet antes del viajes y os evitais cola y lios. Nos queda el consuelo de que en invierno llega a Madrid.

Recordar que hay tres tiendas especiales para los peques (ver entrada Nueva York con niños). En la misma plaza la tienda de Disney y Toys r us y en una calle aledaña la de m&m. Y por último una recomendación gastronómica, el restaurante Bubba Gump, con una magnífica cristalera desde la que se contempla todo el ambiente de la plaza. Se trata de una franquicia ambientada en la película de Forrest Gump especializada en gambas. El plato más típico son las gambas rebozadas servidas en un cubito de latón, están buenísimas. Además hay buenos cocteles con el regalo del vaso. No dejeis de pedir uno sin alcohol para los niños porque tienen lucecitas. Una comida para cuatro sale por unos 100-125 $ Un lugar made in USA 100% y que resume perfectamente lo que es Times Square.

9 de agosto de 2011

Paseando por el Midtown

Tras el Empire State comenzamos a descubrir el Midtown. El primer lugar que visitamos es la NY Public Library. Tras la monumental fachada flanqueada por unos leones que recuerdan a los de nuestro congreso, unas escaleras conducen a unas elegantísimas y enormes estancias y a las propias salas de lectura. Un buen lugar para conectarse a Internet puesto que hay ordenadores y wifi gratuitos.
Detrás de la Biblioteca hay un lugar maravilloso, Bryant Park. Un oasis de tranquilidad rodeado de rascacielos, con muy buena vista del Empire State. El parque tiene un café, un tiovivo y sillas donde poder sentarse tranquilamente. Al igual que en la biblioteca hay wifi. Al atardecer es cuando se vuelve un lugar mágico (foto).


Continuamos hacia la Grand Central Terminal, la estación principal de tren. El hall es gigantesco y un hervidero de gente. Subid las escaleras y deteneos un momento a contemplar el ir y venir de los neoyorquinos con su prisa característica. Tanto el interior como el exterior del edificio merecen la pena.

Terminamos el paseo por el rascacielos más bonito de la ciudad, el Chrysler Building, inconfundible por su aguja de acero. Es un edificio art decó de 1930 dedicado al mundo automovilístico, imitando diversos adornos de los coches. Tan sólo se puede visitar el vestíbulo, no se puede subir al mirador. Si no quereis hacer la caminata hasta él, se pueden ver bien sus detalles desde el mirador del Empire State.

5 de agosto de 2011

Empire State Building

Desde que King Kong escaló a su cúspide todo el mundo conoce el Empire State y subir a él es una tradición en cualquier viaje a NY. El emblemático edificio fue desde 1931 el más alto del mundo, titulo que perdió ante las torres gemelas en los años 70. Tras el atentado terrorista vuelve a ser el más alto, pero sólo de la ciudad. Su nombre hace referencia al mote con el que se conoce al Estado de NY. Se construyó en un tiempo record de poco más de un año, en plena Gran Depresión y durante años sus oficinas estuvieron vacías, lo que hizo que se conociese como el Empty State Building.



Al igual que en la Estatua de la Libertad se montan largas colas, por lo que es recomendable de nuevo ir a primera hora. Elegid un día despejado para poder tener unas vistas maravillosas. Hay que pasar el ya clásico detector de metales, en el que curiosamente no te dejan meter el trípode para la cámara de fotos, que debes dejarlo en el control de seguridad y recogerlo a la salida. Es muy útil alquilar la audioguía que te orienta con los diferentes edificios que ves desde el mirador, y como ya comenté, es recomendable que sea el primer lugar que visiteis de la ciudad para hacerse una idea de esta. Hay dos miradores: en el piso 86 y en el 102. Para subir a este último hay que pagar un suplemento con la entrada, que creo no merece la pena. No os lo perdais por la noche, se ve desde muchos puntos de la ciudad,  sus pisos superiores se iluminan acorde con ciertas festividades, como el 4 de Julio.

3 de agosto de 2011

De Little Italy al Midtown

Tras Little Italy se encuentran algunos de los barrios más clásicos y cinematográficos de Nueva York: Soho, Greenwich Village, Tribeca, Chelsea o Union Square. Todos ellos tienen un aspecto más próximo a lo que son nuestros barrios y aunque no desaparecen los rascacielos, predominan las casas de vecinos de menor altura. Son ideales para pasear como un neoyorquino más y pararse en una y otra tienda o en las galerias de arte. Son barrios muy cool, donde viven muchos artistas y famosos y donde están los lugares de copas de moda.

El que nos pareció más interesante fue Greenwich Village, donde está la Universidad de Nueva York (NYU, pública, la privada es Columbia en Harlem). Alrededor de la NYU se encuentra Washington Square Park, un parque presidido por un arco construido para celebrar el centenario de la investidura del primer presidente estadounidense. 




¿Alguien ha adivinado qué casa es la de la foto? ......................

Está en en número 66 de Perry St, una preciosa calle que resume lo que son estos barrios y donde se ubicaba el apartamento de Carry, la protagonista de Sexo en NY (una serie que nunca habíamos visto y que hemos devorado antes del viaje). Al lado se encuentra Magnolia Bakery, una pasteleria donde las chicas de la serie compraban sus famosas magdalenas (buenísimas, siempre hay cola).

Terminamos el paseo por Union Square, barrio donde está el pabellón Madison Square Garden (podeis ver a los Nicks durante la temporada de la NBA) y uno de los rascacielos más famosos y originales, el Flatirong Building, con una fachada triángular estilo art decó de 1902.

Ver artículo de prensa sobre series de TV y NYC (link)


1 de agosto de 2011

Chinatown y Little Italy

Entre el Downtown y el Midtown se situan los barrios más pintorescos de la ciudad, con edificios de menor altura, muchos de ellos con fachadas de ladrillo en las que se encuentran las clásicas escaleras de incendios por las que huye el malo de las películas. En este capítulo vamos a recorrer dos de los más conocidos: Chinatown y Little Italy. Son barrios de pequeño tamaño para los estándares neoyorquinos, una especie de microcosmos de la cultura china e italiana.

La calle principal de Chinatown es Canal St., una amplia avenida llena de tráfico y ruido y sin demasiado encanto. Es recomendable perderse por las pequeñas calles aledañas (una de las mejores es Mott St), donde si es posible sentirse como en Asia: tiendas con rótulos en chino repletas de alimentos que nunca has visto o las que venden ropa y bolsos falsificados. Hay que regatear, pero realmente con los precios que hay en la ciudad no creo que merezca la pena molestarse. Aunque hay bastantes turistas, predominan los asiáticos, lo que hace que el lugar realmente sea peculiar.
Hay infinidad de restaurantes donde comer. Fuimos a uno de los recomendados por la Lonely Planet (en esto pocas veces falla), "Great NY noodle town" (Bowery St/Bayard St). Como dice el nombre su especialidad son los fideos. Es un pequeño local carente de glamour, con predominio de chinos y algún occidental despistado como nosotros. Es un restaurante chino de verdad, es decir de los que no venden arroz tres delicias (leed este artículo de prensa) y donde hemos comido la mejor comida china por.....20$ los 4¡¡¡    Después de la opípara comida fuimos a por el postre a "Original Chinatown ice cream factory" (Bayard St), donde venden unos helados buenísimos de sabores "asiáticos" (te verde, jenjibre....).
Aparte de callejear la única visita curiosa en Chinatown es el Templo budista Mahayana. Está a la entrada de Manhattan Bridge, en Canal St. Es inconfundible por su fachada con dos leones dorados.




Adyacente a Chinatown está Little Italy. El nombre hace honor al barrio porque es minúsculo. Basicamente un eje principal, Mulberry St (foto), y unas pocas calles más. En su dia fue el barrio donde vivía una importante comunidad italiana, pero hoy es un escaparate para turistas y para los propios italianos que van a comer a sus restaurantes. Los camareros te ofrecen mesa en italiano y todo recuerda a Italia. La verdad es que aunque no hay nada especial que ver es un lugar muy agradable. Para los golosos no dejeis de probar uno de los pasteles de Ferrara (Mulberry St/Grand St) una antiquísima pasteleria de película.


29 de julio de 2011

Puente de Brooklyn

Otro de los emblemas de NY es sin duda su famoso Puente de Brooklyn, inagurado a finales del s.XIX para unir Manhattan con Brooklyn, salvando el East River. En su momento fue un logro de la ingeniería, al ser el primer puente de acero y tenía el record de distancia entre sus dos torres de apoyo. El puente se cruza tranquilamente en un paseo de algo menos de media hora. La entrada como comenté en el anterior capítulo se encuentra al lado del City Hall y es ideal como broche al dia que dediqueis al Downtown. Nosotros hicimos en un dia la  Estatua de la Libertad, el Distrito Financiero y el puente.


El carril peatonal transcurre paralelo al de los ciclistas y no hay que invadir este porque van a toda velocidad y te miran con mala cara. Las vistas de Manhattan desde el puente son inolvidables. Tras llegar a Brooklyn podeis contemplar el sky line desde el Brooklyn Heights Promenade, un agradable parque a orillas del East River. Allí se encuentran dos famosos establecimientos: el River Cafe, un restaurante bastante caro gracias a su magnífica panorámica de Manhattan y donde al parecer son típicas las pedidas de mano; y Grimaldi, la pizzeria más famosa de NY, por la cual pasamos dos veces y desistimos de entrar por las largas colas. Para regresar a Manhattan, aparte del socorrido taxi neoyorquino, hay una parada de metro al lado.

27 de julio de 2011

Wall Street

Una vez dejada atrás la Estatua de la Libertad vamos a explorar el Downtown, desde Battery Park hasta la entrada del Puente de Brooklyn.

Nada más salir de Battery Park se encuentra la iglesia Shrine to Elisabeth Ann Seton dedicada a la que fue la primera santa estadounidense. Lo interesante es el contraste entre el pequeño edificio de ladrillo y la mole de los rascacielos que la flanquean.

La siguiente parada es el pequeño parque de Bowling Green, repleto de oficinistas comiendo su sandwich, donde se ubica uno de los símbolos de Wall Street, la escultura Charging Bull, un tremendo toro de bronce de más de 3000 Kg que la tradición manda tocar sus genitales para tener suerte en los negocios (un día de estos tengo que acordarme de comprar acciones...)

Muy próxima se encuentra Trinity Church, una iglesia neogótica del s.XIX cuyo campanario tuvo el honor de ser el edificio más alto de la ciudad, cuando aún no existian los rascacielos. El cementerio es un precioso lugar que contrasta entre los altos edificios y el bullicio de la zona.


Por fin entramos en la famosa Wall Street, llamada asi por ser el lugar donde los holandeses levantaron el muro defensivo de su Nueva Amsterdam. Allí se encuentra el edificio de la bolsa, cubierto por una gigantesca bandera. Tras los atentados del 11S se prohibieron las visitas a los turistas, una pena. Al lado está el Federal Hall, un edificio neoclásico que albergó el primer congreso de EEUU y presidido por una estatua gigante de George Washington.

En la cercana calle Broadway se encuentran los almacenes Century 21 (ver capítulo de compras) y un poco más adelante hay un McDonald elegante que tiene hasta pianista. Tras dejar la tarjeta de crédito echando humo en Century 21 podemos ver la Zona Cero, un inmenso solar vallado y lleno de gruas.

Antes de iniciar la caminata por el Puente de Brooklyn nos paramos en el City Hall, el famoso ayuntamiento de la ciudad (estaba en obras y no era visitable). Desde él hay una vista fenomenal del Woolworth Building, un precioso rascacielos de 1913 que era el edificio más alto del mundo hasta que lo superó el Chrysler Building, y que junto a este, para mi gusto, son los dos más elegantes.

25 de julio de 2011

La Estatua de la Libertad

Comenzamos el paseo por la ciudad desde su emblema: la Estatua de la Libertad. En las guias es un poco galimatías aclararse como ir. Pongamos un poco de claridad en el tema. Lo primero que os teneis que plantear es si quereis emplear medio dia en visitar a Miss Liberty o tan sólo quereis verla aunque sea de lejos por falta de tiempo. Si es así lo más fácil y barato (es gratis) es tomar el ferry que va a State Island. Si quereis "tocar" la estatua hay dos opciones: hacer un crucero que recorre el puerto y pasa próximo a la estatua (por ejemplo con Cicle Line Cruises que oferta el NY city pass) o ir en el barco que se dirige directamente a Liberty Island. Para coger este último o el ferry a State Island debeis ir a Battery Park (hay varias líneas de metro) y en el caso que opteis por el crucero al Pier 83 entre la 12 Av y la 42St.


Para coger el ferry que viaja a la estatua hay que estar nada más que abran porque las colas son Km. Si llevais el NY city pass se canjea el vale por la entrada en el kiosko de Castle Clinton (enfrente de donde sale el barco, no tiene pérdida). Acordaos de pedir el ticket que os permite subir al pedestal de la estatua. A la corona es practicamente misión imposible subir. Las medidas de seguridad son tremendas, hay que pasar un control de seguridad al subir al barco y otro para entrar en el pedestal, donde se debe dejar la mochila en una taquilla. Tras la parada en la estatua, el ferry continua a la isla de Ellis, el centro donde pasaban el examen médico y el control de aduana todos los inmigrantes (fenomenalmente reflejado en el Padrino II), que desistimos de ir por falta de tiempo. Madrugando y no visitando la isla de Ellis tardamos más de 3 horas en hacer la visita, pero merece la pena. Habiamos leido que a muchos viajeros les decepciona, pero a nosotros particularmente nos encantó. Las vistas del Downtown desde el pedestal son preciosas y no digamos la sensación de estar a los pies de la estatua. Su visión por los emigrantes que llegaban al puerto de Nueva York debía ser sobrecogedora por el significado de puerta de entrada a la tierra soñada.

21 de julio de 2011

Nueva York con niños

Nueva York es un gran destino para niños a partir de una edad que puedan andar distancias largas sin problemas. No lo aconsejo para ir con bebes o con niños muy pequeños porque se cansarán y os cansarán a vosotros. No es el mejor lugar para ir con sillita precisamente. Pero no hay nada que la ilusión no pueda vencer y si os apetece ir pues adelante.

Hay muchísimos lugares interesantes para ellos y podeis hacerles aún más atractivo el viaje viendo algunas películas que se desarrollan en sitios que visitareis. Uno de los lugares claves para ir con los peques es el Museo de Historia Natural y teneis un magnífico cicerone en la película "Noche en el museo". Otro es subir al Empire State o al Top of the rock y contemplar los rascacielos desde lo más alto de uno de ellos. La estatua de la libertad les llamará mucho la atención por el viaje en ferry y por ser un icono permanente que aparece en la TV. No os perdais Central Park, donde hay infinitos rincones para disfrutar con los peques. Volviendo al cine aquí podeis ponerles "Solo en casa 2" para que vean el Hotel Plaza y el parque y "Madagascar", ambientada en el zoo de Central Park. 

Todas estas visitas las iremos viendo una a una, ahora vamos a centrarnos en las tiendas para ir con niños, que les gustarán tanto o más que los lugares anteriores. 


En Times Square (otro lugar fantástico para ellos con los carteles luminosos y el gentío) hay tres tiendas muy buenas. La primera es m&m. Aunque parezca mentira que se puedan dedicar dos plantas enormes exclusivamente a vender productos relacionados con estos caramelos rellenos de chocolate, se puede, esta es la prueba. Hay dispensadores gigantes de caramelos de todos lo colores y sabores imaginables y todo el merchandising asociado, además de los muñecos danzando por la tienda para que los niños se hagan fotos con ellos. Que no se emocionen cogiendo chocolatitos que son caros.
Las otras dos tiendas son las jugueterias de Disney y de Toys R us. Primero visitad la de Disney porque es la más pequeña y si lo haceis al revés les desilusionará. En Disney tienen los típicos productos de estas tiendas pero por lo menos a mitad de precio que en Paris. Buena ocasión para comprar alguna camiseta o muñeco. La tienda de Toys R us es un producto tipicamente USA por sus dimensiones, 3 pisos con noria incluida entre ellos (foto). Lo mejor, la sección de Lego con figuras gigantes de la Estatua de la Libertad o del Empire State, el dinosaurio animado de Parque Jurásico o los chocolates de Wonka....Se volverán locos.

En la 5ª Av teneis al lado del Rockefeller Center la tienda de Lego para los amantes de este juego de piezas de montar. Próxima a Central Park está la jugueteria FAO Schwarz, junto con Hamleys de Londres la más bonita que conozco. La estrella del local es el piano que Tom Hanks toca en la película "Big" (otra que podeis ver con ellos), donde los niños pueden saltar descalzos y tocar las teclas. Toda la juguetería es de exposición, con juguetes más exclusivos pero asequibles al bolsillo. Fijaos en el taller de marionetas de los teleñecos (100 $ muñeco personalizado realizado a mano en el momento). En el cruce con 49 St está American Girl donde venden esta muñequita que debe hacer furor entre las niñas estadounidenses viendo las muchedumbres que corren en busca de la muñeca vestida con la misma ropa que se puede comprar para la niña. Una curiosidad porque son bastantes caras (y horteras para mi gusto).

Por último una macrotienda de chuches, Dylan's Candy Bar (59th St/Lexington Ave). El paraiso de los dulces, hay de todo, desde regalices o piruletas gigantes hasta un dependiente que te reboza con chocolate el dulce que has elegido. En resumen la pesadilla de cualquier diabético, hasta las escaleras están decoradas con chuches.....

19 de julio de 2011

De compras en Nueva York

Si hay algo ineludible en una visita a Nueva York son las compras. Da igual que no seas excesivamente consumista, la ciudad no deja de ser un gran escaparate donde la tentación se repite a cada paso y caerás en ella. A esto se suma el tipo de cambio actual euro/dolar (por el momento, con la maldita crisis vete a saber donde acabará) y que los precios de algunos productos, especialmente la ropa de marca americana (Calvin Klein, Ralph Lauren, Tommy, Converse...), son realmente baratos, a veces escandalosamente. Lo malo es que no volveremos a comprar nada aquí hasta que se nos olviden los precios neoyorquinos. Hay miles de tiendas dispersas por la ciudad y aunque todos hemos visto en las películas realizarlas desde una limusina como la de abajo lo mejor es descubrirlas pateando las calles.



Aquí van algunas de las mejores:

Macy's (34th St): se anuncian como los almacenes más grandes del mundo. No se si es verdad, pero son inmensos. La sección de zapatos de señora es el sueño de toda mujer. Muy buenos precios (sandalias de Calvin Klein 45 $). Lo primero que hay que hacer es ir al centro de visitantes de la primera planta y pedir una tarjeta de descuento del 10%. Es gratuita para todos los extranjeros presentando el pasaporte.

Century 21(próxima a Wall St): el no va más de los precios rebajados. Artículos de marca de otras temporadas que te obligan a mirar varias veces las etiquetas porque no te lo crees: gafas de Guess o de Calvin Klein 20 $, camisas de Pierre Cardin 15 $.... y un infinito etc. El problema es la masificación. No se cabe, olvidaté de ir a los probadores y preparaté para una larga cola en las cajas. La gente que hay en El Corte Inglés de Preciados en vísperas de Reyes es un chiste comparado con esto.

Bloomingdale´s (Lexington Av-59 th St): mucho más exclusivos y caros. Elegantísimos. Un amabilísimo señor con mucha pluma nos regaló unas muestras de colonia tras el habitual We're you from?

Daffy's (Canal St y varias más en otros puntos de la ciudad):  el Lidl de la ropa. Nada de glamour pero muy barato (sandalias de Timberland 39 $).

B&H (34th St): la mejor tienda de fotografía de NY, además hay ordenadores. Todo un espectáculo imprescindible. Regentada por judios jasídicos, con grandes medidas de seguridad y totalmente domotizada. No os la perdáis.

Las mejores tiendas no las comento, hay que descubrirlas paseando por el Soho, Nolita o Greenwich Village. Tiendas de barrio como las nuestras, con personal amable y con precios igualmente baratos (las mejores para comprarse Levi's por 40-50 $). Las de la 5ª Av y las especiales para niños las dejamos para los correspondientes capítulos. 

Para el que no tenga bastante con esto hay varios outlets. El más famoso es Woodbury Common en New Jersey, a más de una hora de autobús de NY. No fuimos porque se pierde practicamente un día y con lo que hay en Manhattan ya teníamos de sobra. Se anuncian como los más grandes de USA. La gente va con maletas vacías que vuelven llenas. Por amigos que han ido sabemos que merecen la pena para ropa carísima (de esa que no usamos) que realmente está muy rebajada.



16 de julio de 2011

Nueva York: planning

Nueva York consta de 5 grandes distritos: Manhattan, Bronx, Queens (el más extenso), Brooklyn (el más poblado) y State Island. Pero para la mayoría de turistas, Nueva York es sinónimo de Manhattan y pocos salen de aquí, ya que es donde se encuentran todos los iconos de la ciudad.


Manhattan está dividida en una cuadrícula similar al juego de los barcos, formada por líneas verticales (avenidas) y horizontales (calles). El cruce entre ambas (Vg: 42 St con la 5ª Av) determina un punto determinado. Además hay una gran avenida diagonal que recorre toda la isla: Broadway. El único lugar con un sistema de calles similar al nuestro, es decir con nombres propios y sin un patrón regular, es el Downtown (el extremo de Manhattan próximo a Brooklyn). Por lo tanto es sencillo orientarse. Las avenidas son correlativas desde la 1ª hasta la 3ª. Siguen Lexington, Park (pijolandia) y Madison, posteriormente viene la famosa 5ª Av (no hay 4ª Av) y luego de forma ininterrumpida hasta la 12ª.

Para preparar el viaje recurrimos a la socorrida guia de Loney Planet, completa y correcta como siempre, aunque no es de las mejores. Internet aporta todos los recursos imaginables. El lugar donde más información encontré fue en "el foro de los viajeros" sobre la Costa Este (link) . Al final de la página inicial encontrareis el apartado específico de Nueva York con toda la información, incluidas guías, restaurantes, tiendas, museos.....de todo. Gracias al foro contraté la magnífica excursión fuera de Manhattan que veremos en próximos capítulos. Este blog tan sólo es una modesta aportación con nuestra opinión sobre los lugares que visitamos, pero en el foro encontrareis muchísimos más datos. Desde aquí la felicitación a los moderadores.

Es muy importante que os traceis un plan de visitas porque la ciudad no permite ir de un lado para otro continuamente por las grandes distancias y si se os olvida ver algo en un determinado barrio es probable que no regreseis a él. Todo está abierto todos los días de la semana, pero cada musical de Broadway suele descansar un día y las famosas misas gospel de Harlem son en domingo, por lo tanto empezar a planificar por ahí. Lo mejor para comenzar es subir al Empire State para hacerse una idea de Manhattan y realizar la excursión por Bronx-Queens-Brooklyn para situarse espacialmente. Si quereis ver la ciudad a fondo son necesarias al menos 5 noches y de forma muy justa. Nosotros hemos estado 7 y nos hemos dejado muchas cosas en el debe.

La visita la organizaremos desde el Downtown hacía el Uptown, aunque no fue como nosotros la hicimos, pero asi os hareis una mejor idea de la ciudad.

14 de julio de 2011

Nueva York: guia de supervivencia II

Cómo moverse en la ciudad
Os cansareis de andar y andar. Las distancias en Manhattan son inmensas y la gracia de descubrir ciertos barrios es precisamente ir paseando por sus calles y pararse continuamente en las innumerables tiendas.
La forma mejor de recorrer distancias largas es el metro. Es seguro de día y en Manhattan. De noche y en barrios periféricos es mejor evitarlo. Toda la información sobre el mismo la podeis encontrar en la web oficial. El billete sencillo es muy caro (2.25$) y muy poco práctico. Es mejor obtener una metrocard en los cajeros automáticos de cada estación, son muy fáciles de manejar ya que disponen de menus en español. Podeis sacar una metrocard “pay-per-ride”, con lo que cada trayecto os cuesta un poco menos que el billete sencillo y al recargarla con 10 o 20 $, te dan algunos $ de regalo o lo que es más aconsejable, obtener una metrocard “unlimited-ride” con la que puedes viajar todas las veces que quieras durante un día (7.50 $) o una semana (25 $). El funcionamiento de las líneas es un poco más complejo que el nuestro, ya que los fines de semana algunas no están operativas y en otras estaciones hay bocas de metro distintas para dirigirse hacia Uptown o Downtown. Es muy útil instalarse alguna aplicación para el movil con el mapa del metro (hay varias gratuitas).
Dentro del metro os podeis encontrar con maravillas como esta....


Para trayectos no excesivamente largos o nocturnos el taxi es muy buena alternativa. Como comenté antes, son más baratos que en España y toda una experiencia neoyorquina. Conducen como en un gran premio de F1, vereis camisetas con el anagrama “yo sobreviví a los taxis de NY”.

Comer
Las opciones son infinitas y para todos los bolsillos. Los restaurantes clásicos son caros (una cena para dos sin excesos no baja de 100 $) y recordar que al precio hay que añadir entre el 15-20% de propina (tip). Aunque en teoría no es obligatoria en la práctica lo es. Normalmente la factura te indica la cantidad aconsejada (15, 18 o 20%) según la calidad del servicio recibido. Muchos camareros obtienen gran parte de su salario exclusivamente de la propina.
Hay cientos de restaurantes de comida rápida, aparte de las conocidas hamburgueserías McDonalds, Burger King, Fridays o Wendy, hay franquicias de comida italiana (Sbarro’s), carne a la parrilla (Tad’s), chinos, japoneses, vietnamitas..... Por poner un ejemplo el McDonalds es un poco más barato que aquí.
Son muy prácticos los puestos callejeros de comida que además de los archifamosos hot dogs (3 $), venden hamburguesas, kebab o pollo con arroz. Muy socorridos para una comida entre visita y visita.
Por último algo tipicamente neoyorquino: el deli. Una especie de tienda de barrio, en ocasiones abierta las 24 horas, que vende un poco de todo y especialmente comida preparada. Se vende al peso y te la llevas en unos recipientes de plastico. Si viajais con niños son una salvación para la hora de la cena cuando estais agotados de la paliza diaria andando por Manhattan. Tan sólo hay que calentar la comida en el microondas. Hay un poco de todo (incluidas pizzas), aunque es un poco cara.

Bonos de descuento
El NY Pass (web) te permite entrar a cualquiera de las atracciones más conocidas de la ciudad durante los días que compres el bono. El precio por un día para el pase de adulto es de 80$, 110$ 2 días y 175$ 7 días. En un día es imposible ver más de 3-4 de estas grandes visitas y el de una semana es un poco caro.
Nosotros nos decidimos por el NY City Pass (web) que te permite entrar una vez a cada una de las 6 atracciones más populares por 79 $ durante una semana desde la primera visita. Se puede comprar en cualquiera de las taquillas de estas atracciones o bien por internet. El precio que ofrecen en la web oficial creo recordar que es similar al de las taquillas. Justo antes de comprarlo lei en un foro que era más barato en atrapalo (web) y es verdad, nos ahorramos 20 € entre los 4 pases. Te mandan un justificante por e-mail con el que recoges los tickets en la primera taquilla que visites.

Seguro médico
No olvidar contratar algún seguro de viaje que incluya cobertura médica. Son baratos, muchas veces se ofrecen con el propio billete de avión y evitan un gran susto en el caso de cualquier percance por pequeño que sea (unas simples anginas). Todos los servicios médicos en USA son carísimos si no se dispone de seguro y lo que comienza como un viaje de placer puede acabar en un serio disgusto económico por una banalidad.

12 de julio de 2011

NUEVA YORK : guia de supervivencia I

Fecha del viaje: Junio-Julio 2011

Este año hemos viajado a un mito: Nueva York. La ciudad de las ciudades, un icono del mundo contemporáneo, simbolo de lo que podría ser la capital del mundo. Ciudad cercana para todos al estar omnipresente en cine y TV y más aún desde los atentados de las Torres Gemelas. Es un viaje para todos los públicos, hemos ido dos adultos, una adolescente y una niña y no se a cual de los cuatro le ha gustado más.
Este primer capítulo estará dedicado a los habituales consejos generales para planificar el viaje.


- Times Square -

¿Cuándo ir?

Debido a las temperaturas extremas que alcanza la ciudad probablemente las mejores estaciones sean primavera u otoño, por el clima y por contemplar Central Park floreciendo o con la caida de las hojas. Las Navidades permiten ver a la ciudad decorada por completo, pero tambíén aumenta el número de turistas y el precio de los hoteles. El verano es la unica opción posible para los que viajamos con hijos en edad escolar. Tiene el inconveniente del calor (no excesivo en los días que hemos estado) y las ventajas de que es más raro que la lluvia te estropee algún día y de que bajan los precios de los hoteles un poco, aunque suben los de las tarifas aereas.

Requisitos de entrada

Para los paises que no precisan visado (como España), tan sólo son necesarios el pasaporte digital (todos los que se expiden en la actualidad) y rellenar por interner el formulario ESTA (web) . Cuesta 14 $ y hay que llevar una copia impresa para entrar en el país.
Llegados a USA os harán una fotografía y os tomarán las huellas digitales. En algún caso (como el nuestro y el de algún otro amigo) os llevarán a la comisaría del aeropuerto sin decir el motivo, os harán esperar un buen rato y sin explicar nada os sellarán el pasaporte y os dejarán entrar. Es bueno conocerlo para evitar ponerse nervioso y pasar un mal rato.
Otro dato interesante es que no es recomendable cerrar las maletas con candados o con clave de seguridad porque en ocasiones son inspeccionadas por el servicio de aduanas (en cuyo caso os aparecera un papel dentro de la maleta indicando que ha sido abierta). Si está cerrada con un candado lo más probable es que aparezca rota.

¿Por nuestra cuenta o por agencia?

Los seguidores del blog ya sabeis que casi siempre recomendamos viajar a nuestro aire. En este caso  pedimos presupuestos a varias agencias (entre ellas El Corte Inglés y Halcón Viajes) pensando que el paquete vuelo+hotel+traslados podía ser más económico que el conseguido por nosotros. El precio que nos dieron por los tres conceptos ha sido equivalente a todo el dinero que nos hemos gastado, compras incluidas (innumerables). Por lo tanto es mucho más barato contratar todo por nuestra cuentra, que además se limita al vuelo y al hotel.

Billetes de avión

Hay vuelo directo desde Madrid con Iberia, American Airlines, Delta Airlines y alguna otra compañía. Además hay muchos vuelos via otra ciudad europea. Nueva York dispone de dos aeropuertos principales: La Guardia para vuelos nacionales y JFK para vuelos internacionales, que es donde aterrizan los procedentes de Europa. Las tarifas varían considerablemente, un buen precio son 500 € por billete. En temporada alta suben mucho y en temporada baja es posible obtener precios inferiores. Se trata de dar vueltas una y otra vez a las webs de buscadores de vuelos hasta dar con el nuestro. Nosotros conseguimos billetes por 500 €, ida con Air France via París y regreso directo con Delta. La duracion del vuelo es de unas 7h 30’ a la ida y una hora menos a la vuelta. Ambos aviones eran comodísimos, el de Delta con pantalla de TV individual en cada asiento con numerosas películas, series de TV, música,  juegos....

Hoteles

Es uno de los puntos clave del viaje porque supone el mayor gasto. Un hotel decente de Manhattan rara vez baja de los 250 $ por habitación y noche. Muchos disponen de habitaciones familiares, lo cual es fundamental para los que viajamos con los hijos.
Os recomiendo reservar hotel en Manhattan, hacerlo en otro lugar para ahorrar dinero sólo es razonable si se va a permanecer en la ciudad un periodo prolongado, sino se pierde muchísimo tiempo en los traslados a Manhattan, donde están la práctica totalidad de los puntos de interés.
De nuevo recurrir a las páginas habituales de busquedad de hoteles (booking, tripadvisor, venere...) y guiaros por las opiniones de los viajeros. Os aconsejo que el hotel esté situado aproximadamente entre las calles 30 y 60 (cuanto más cerca de Times Square en 42 St más céntrico y también más caro). Si se viaja con niños es muy práctico que tenga un Deli cercano (donde se puede comprar comida preparada) y que disponga de frigorífico y de microondas. Nosotros elegimos el Affinia Dumont (34 St con Lexington Av) y volvería a repetir sin duda (ver críticas en tripadvisor). Muy importante al comparar precios de hoteles es fijarse si están incluidas o no las tasas (nuestro IVA) para no tener la desagradable sorpresa de pagar un precio mucho más alto del que habíamos previsto. Es excepcional que el hotel incluya el desayuno en el precio y ninguno ofrece media pensión o pensión completa.

Traslados desde el aeropuerto

Se puede ir en transporte público al hotel, pero es poco práctico por las maletas. También hay una flota de furgonetas que trasladan a varios viajeros a sus respectivos hoteles, con lo cual se enlentece el viaje. Si viajan más de dos personas probablemente el taxis sea la mejor opción. El trayecto a Manhattan tiene un precio fijo de 45 $, más el peaje de los túneles de entrada (4.50 $), más la propina. En total unos 55 $ para un trayecto de unos 45’, nada caro comparado con las tarifas de nuestros taxis. Al salir del aeropuerto hay que dirigirse a la parada oficial donde un ordenanza os dará un pequeño ticket con la tarifa y os llamará al taxi. Ojo que es muy común que os ofrecezcan otros taxis por doquier pero no son de fiar.



3 de junio de 2011

.... Recópolis.

Muy cerca de Pastrana (15' en coche) se encuentra el Parque Arqueológico de Recópolis, una de las mayores ciudades visigodas del siglo VI. Desde su centro de interpretación parten las visitas guiadas a las ruinas, 4 € adultos, niños gratis (ver horarios en la web). En ellas podemos observar su muralla, las puertas de entrada, el trazado de las calles, los cimientos de las casas, la Iglesia o el grandioso Palacio. La ciudad se encuentra en fase de excavación, aunque con ayuda del guia se puede facilmente hacerse una idea de como fue en su época. Se encuentra situada en un páramo sin ningún tipo de vegetación, por lo que es recomendable evitar los dias calurosos, porque la visita puede ser bastante dura con el sol abrasador.


El paisaje desde las ruinas es magnífico, con los campos surcados por el Tajo y al fondo la alcazaba árabe de Zorita de los Canes, recientemente abierta al público. Como curiosidad, en la carretera que conduce a las ruinas desde Pastrana podeis ver las instalaciones de la central nuclear de Zorita, en fase de desmantelamiento.

1 de junio de 2011

De Pastrana a......

Viajamos de nuevo a la comarca de La Alcarria, concretamente a su capital, Pastrana. Este pueblo va asociado a un célebre personaje histórico, la Princesa de Éboli. Si el nombre no os dice mucho, si que lo hará su retrato, en cuanto penseis en una mujer del siglo XVI con un parche en su ojo derecho. Su biografía no tiene desperdicio (enlace a wikipedia). Gracias al legado de los Condes de Pastrana en su época de esplendor, hoy este pequeño pueblo, de poco más de 1000 habitantes, está repleto de iglesias, palacios o conventos que le han valido el reconocimiento como conjunto histórico-artístico.


                                                                      - Plaza de la Hora -

De todos ellos destaca el Palacio Ducal, propiedad de la Universidad de Alcalá. Está abierto al público y la visita guiada cuesta 2 €. Lo más interesante es la habitación donde estuvo recluida la princesa durante años y el balcón, cerrado con una reja, donde se la permitía salir una hora al día. Ese hecho da nombre a la plaza del pueblo (Plaza de la Hora).
Otro monumento muy interesante es la Colegiata y su pequeño museo. Para los amantes del arte y de la historia la lista de lugares de interés es interminable: los conventos de San José y San Pedro (fundados por Santa Teresa y San Juán de la Cruz), la Casa de Leandro de Moratín o callejear por las estrechas calles medievales como la de la Palma, donde estaba situada la judería.

13 de mayo de 2011

Cocido madrileño

Una de las tradiciones de un viaje a Madrid es comer un cocido. No es dificil encontrar restaurantes que lo ofrezcan en su menu y seguramente en cualquier bar de barrio lo preparan estupendo. Pero si lo que se busca en un lugar añejo, uno de los más afamados es la Taberna La Bola (en la calle del mismo nombre, muy cerca del Teatro Real). Este restaurante se abrió en el siglo XIX y aunque sirven otros platos típicos de la cocina madrileña, como los callos o el cordero asado, casi todo el que se acerca al local lo hace para degustar su cocido servido en pucheros de barro individuales, cocinado a fuego lento como lo preparaban nuestras abuelas.



El interior tiene el sabor añejo de los restaurantes centenarios, con algunos inconvenientes como la poca separación entre las mesas, el calor excesivo en verano y que no admiten tarjeta de crédito (algo incomprensible en un local tan turístico). El precio del cocido es de unos 20 € por persona, a los que hay que añadir las bebidas y el postre (los golosos no dejeis de probar los buñuelos de manzana). Los fines de semana hay que reservar porque es dificil encontrar mesa.

1 de mayo de 2011

Templo de Debod

Hay un rinconcito escondido de Egipto en Madrid, uno de los más singulares de la ciudad: el templo de Debod. Está situado en en el Parque del Oeste, muy cerca de la Plaza de España.
La razón por la cual este templo ha ido a parar aquí hay que buscarla en la colaboración de España, junto con otros paises, en la recuperación del templo de Abu Simbel de las aguas de la presa de Asuán. Gracias a ello el gobierno egipcio donó en 1968 un templo a cada uno de los paises participantes. El templo se denomina asi por el lugar original, manteniéndose la misma orientacion en su reconstrucción.




Aunque el exterior está abierto a cualquier hora, para poder entrar en el recinto existe un horario de visitas (ver). Los fines de semana tan sólo abren por la mañana. La entrada es gratuita. Se suele formar una pequeña cola al estar limitado el número de personas dentro del edificio principal. El interior es muy pequeño y no demasiado esplendoroso si has estado en Egipto (uno de nuestros primeros viajes, hace ¡casi 20 años¡).  No obstante a los niños les encantará la gran maqueta de los templos de Nubia o los relieves sobre los muros. 
Eso si, el exterior es magnífico, el templo se encuentra en el centro de un estanque con unas de las mejores vistas de Madrid: por un lado los edificios de la Plaza España y por el opuesto la Casa de Campo, el Palacio Real y la Catedral de la Almudena. Los aficionados a la fotografía tienen aquí una cita ineludible. Si podéis contemplad el atardecer, no hay otro lugar mejor en la capital.


10 de abril de 2011

Walt Disney Studios

Este segundo parque es mucho más reciente (año 2002), de menor tamaño y de menor encanto que el anterior. Cubre principalmente dos carencias del parque principal:  las atracciones para adultos y los espectáculos. Recrea el mundo del cine Disney y está decorado como si fuese un gran estudio cinematográfico, pero sin conseguir atrapar su magia. Para nuestro gusto se asemeja mucho al parque Warner de Madrid.


Dentro de los espectáculos destacan tres:  los efectos especiales de Armageddon (se estropeó en plena representación despues de una buena cola),  el show moteurs (especialistas en coches y motos) y sobre todo el Studio Tram Tour, un trenecito que viaja entre diversos decorados de películas famosas y tiene dos momentos estelares: la recreación de una Londres destruida (foto) y un terremoto con explosión incluida de un gran trailer de combustible (esto último de lo mejor del parque).
Aunque hay atracciones para los peques, el punto fuerte son las atracciones para niños mayores y adultos. Entre ellas destacan  la Torre del terror (lanzamiento al vacio en un ascensor)  o la vertiginosa montaña rusa de Aerosmith. A medio camino entre niños y mayores está quizás la atracción más demandada, la montaña rusa Crush's Coaster inspirada en "Buscando a Nemo" y los paracaidas de los soldaditos de "Toy Story" (película omnipresente).
Este parque se ve comodamente en un día y suele cerrar unas dos horas antes que el otro, por lo que próximo al cierre, el parque principal se llena otra vez de visitantes procedentes del Disney Studios.

6 de abril de 2011

Disneyland Park

Este parque se inaguró en 1992 gracias al éxito del de Tokio, el primero fuera de las fronteras estadounidenses inagurado 10 años antes. Se disputaron la nueva franquicia la Costa del Sol y Paris, que pese a su peor clima se llevó el premio gracias a su situación geográfica en Europa y a su gran red de comunicaciones. Se eligió un lugar estratégico situado a 30 Km de la capital y equidistante de sus dos aeropuertos principales. Hoy es día es una macroempresa con más de 55.00 empleos directos o indirectos y más de 350 millones de ingresos anuales para el Estado francés en concepto de impuestos.

Dejando de lado el aspecto económico pasemos al de la diversión. Tras la entrada nos encontramos con Town Square, una plaza de una ciudad americana con su ayuntamiento y otros edificios oficiales que se utilizan para reservar los restaurantes, alquilar las sillas de los niños o como consigna. Tras la plaza está Main Street, una imitación perfecta de la Calle Mayor de una ciudad estadounidense de principios del siglo XX y a lo lejos el emblema del parque: el castilllo de la Bella Durmiente (no dejeis de ver el dragón que se encuentra en la gruta a los pies del castillo). Desde la plaza que se situa frente al castillo, se puede pasar a una de las cuatro áreas en las que está dividido el parque:

Fantasyland: la zona más infantíl y también la más entrañable y mejor decorada. Atracciones para los más pequeños. La más demandada es el vuelo de Peter Pan. Esta atracción y otras disponen de FastPass, un ticket que te da hora de entrada y que permite evitar las largas colas. Siempre que la atracción disponga de esta opción es recomendable hacer uso de ella para ahorrar tiempo.



Adventureland: dedicada a los piratas (el barco del capitán Garfio de la foto), Aladino y la cabaña de Robison Crusoe. Las atracciones estrellas: los piratas del caribe (de las mejores ) y la montaña rusa de Indiana Jones.

Frontierland: el mundo del Oeste. Dos grandes atracciones: Big Thunder Mountain (una montaña rusa en una explotación minera fenomenalmente ambientada.) y Phantom Manor (la casa de Psicosis llena de fantasmas, otra atracción buenísima).

Discoveryland: dedicada al futuro. Las principales atracciones para los peques son el simulador de Star Wars, Autopia (les permite conducir un coche) y Buzz Lightyear (a matar marcianos con su pistola laser). Para los mayores está la atracción más fuerte de este parque, Space Mountain, una montaña rusa que representa el viaje a la luna de Julio Verne.

En el plano que podeis coger a la entrada viene detallada toda la información de las atracciones, si son aptas para los más peques y si tienen FastPass. Aunque en un día se puede ver todo el parque, si quereis montaros en todo, lo ideal son dos días, al final a vosotros os parecerá que habeis corrido un maratón y a vuestros hijos que ha sido muy corto y querrán más.


Toda la información en la página web oficial del parque.

2 de abril de 2011

Disneyland Paris : guia de supervivencia.

El tema de los parques de atracciones es de los que no deja a nadie indiferente, encontrareis grandes entusiastas y  detractores a ultranza. Con unas mínimas ganas de divertirse es dificil no pasárselo bien, aquí y en cualquier lado, pero también es verdad que hay una serie de inconvenientes, el principal las largas colas para montar en las atracciones. En Disney se suma otro que es el precio, es un viaje caro, 4 días en el parque pueden equivaler a una semana en Canarias, asi que cada uno que opte por lo que más le guste. Exceptuando si vais a Paris y un día aislado os acercais en tren a Disney, no es rentable no alojarse en los hoteles del parque, porque si se suma el precio del transporte y las entradas, además del tiempo que se pierde, no compensa el ahorro del hotel.



La mayoría de las agencias de viajes venden un paquete que incluye el vuelo, traslados del aeropuerto al hotel, el alojamiento y las entradas a los parques. Los precios entre todas están bastante ajustados y el precio varía en razón del vuelo. Hay ofertas durante algunas temporadas en que los niños viajan gratis.  Este es uno de los  casos que viajar por nuestra cuenta no sale más barato que hacerlo con agencia. El parque suele estar abarrotado en temporada alta, baja, media...Hay que tener en cuenta que tan sólo hay 5 parques Disney en el mundo: Anaheim, Orlando, Tokio, Hong Kong y Paris, el cual tiene unos 15 millones de visitas anuales.

Los hoteles ubicados en el parque son más caros y más lujosos cuanto más cerca están de la entrada. Desde el hotel se puede ir a los parques en bus gratuito o andando (unos 15'). Los más económicos son el Santa Fé (ambiente mexicano) y el Cheyenne (Oeste), le siguen el Sequoia Lodge (bosque), Newport (balneario), New York (idem) y el Hotel Disneyland de 5*, el más caro y exclusivo. Nosotros conocemos el Cheyenne y el Newport, ambos correctos, nada más, mucho niño, mucho Disney, mucho barullo. En general mala relación calidad/precio. Elegid el que más se adapte a vuestro presupuesto. Lo que si que es interesante es el regimen de media pensión, que supone unos 100 € por cena para cuatro personas, pero que sale bastante más económico que cenar por vuestra cuenta. Hay tres tipos de bonos y cada uno de ellos permite cenar en una serie de restaurantes. Las reservas se hacen en el mismo dia en la recepción del hotel, esto funciona muy bien. En los parques hay numerosos puestos de venta de fast food.

El complejo de Disney consta, además de la zona hotelera, de dos parques de atracciones:  Disneyland y Walt Disney Studios, además de una zona comercial llamada Disney Village con multicines y múltiples restaurantes "americanos". Los veremos en próximos capítulos.