10 de abril de 2011

Walt Disney Studios

Este segundo parque es mucho más reciente (año 2002), de menor tamaño y de menor encanto que el anterior. Cubre principalmente dos carencias del parque principal:  las atracciones para adultos y los espectáculos. Recrea el mundo del cine Disney y está decorado como si fuese un gran estudio cinematográfico, pero sin conseguir atrapar su magia. Para nuestro gusto se asemeja mucho al parque Warner de Madrid.


Dentro de los espectáculos destacan tres:  los efectos especiales de Armageddon (se estropeó en plena representación despues de una buena cola),  el show moteurs (especialistas en coches y motos) y sobre todo el Studio Tram Tour, un trenecito que viaja entre diversos decorados de películas famosas y tiene dos momentos estelares: la recreación de una Londres destruida (foto) y un terremoto con explosión incluida de un gran trailer de combustible (esto último de lo mejor del parque).
Aunque hay atracciones para los peques, el punto fuerte son las atracciones para niños mayores y adultos. Entre ellas destacan  la Torre del terror (lanzamiento al vacio en un ascensor)  o la vertiginosa montaña rusa de Aerosmith. A medio camino entre niños y mayores está quizás la atracción más demandada, la montaña rusa Crush's Coaster inspirada en "Buscando a Nemo" y los paracaidas de los soldaditos de "Toy Story" (película omnipresente).
Este parque se ve comodamente en un día y suele cerrar unas dos horas antes que el otro, por lo que próximo al cierre, el parque principal se llena otra vez de visitantes procedentes del Disney Studios.

6 de abril de 2011

Disneyland Park

Este parque se inaguró en 1992 gracias al éxito del de Tokio, el primero fuera de las fronteras estadounidenses inagurado 10 años antes. Se disputaron la nueva franquicia la Costa del Sol y Paris, que pese a su peor clima se llevó el premio gracias a su situación geográfica en Europa y a su gran red de comunicaciones. Se eligió un lugar estratégico situado a 30 Km de la capital y equidistante de sus dos aeropuertos principales. Hoy es día es una macroempresa con más de 55.00 empleos directos o indirectos y más de 350 millones de ingresos anuales para el Estado francés en concepto de impuestos.

Dejando de lado el aspecto económico pasemos al de la diversión. Tras la entrada nos encontramos con Town Square, una plaza de una ciudad americana con su ayuntamiento y otros edificios oficiales que se utilizan para reservar los restaurantes, alquilar las sillas de los niños o como consigna. Tras la plaza está Main Street, una imitación perfecta de la Calle Mayor de una ciudad estadounidense de principios del siglo XX y a lo lejos el emblema del parque: el castilllo de la Bella Durmiente (no dejeis de ver el dragón que se encuentra en la gruta a los pies del castillo). Desde la plaza que se situa frente al castillo, se puede pasar a una de las cuatro áreas en las que está dividido el parque:

Fantasyland: la zona más infantíl y también la más entrañable y mejor decorada. Atracciones para los más pequeños. La más demandada es el vuelo de Peter Pan. Esta atracción y otras disponen de FastPass, un ticket que te da hora de entrada y que permite evitar las largas colas. Siempre que la atracción disponga de esta opción es recomendable hacer uso de ella para ahorrar tiempo.



Adventureland: dedicada a los piratas (el barco del capitán Garfio de la foto), Aladino y la cabaña de Robison Crusoe. Las atracciones estrellas: los piratas del caribe (de las mejores ) y la montaña rusa de Indiana Jones.

Frontierland: el mundo del Oeste. Dos grandes atracciones: Big Thunder Mountain (una montaña rusa en una explotación minera fenomenalmente ambientada.) y Phantom Manor (la casa de Psicosis llena de fantasmas, otra atracción buenísima).

Discoveryland: dedicada al futuro. Las principales atracciones para los peques son el simulador de Star Wars, Autopia (les permite conducir un coche) y Buzz Lightyear (a matar marcianos con su pistola laser). Para los mayores está la atracción más fuerte de este parque, Space Mountain, una montaña rusa que representa el viaje a la luna de Julio Verne.

En el plano que podeis coger a la entrada viene detallada toda la información de las atracciones, si son aptas para los más peques y si tienen FastPass. Aunque en un día se puede ver todo el parque, si quereis montaros en todo, lo ideal son dos días, al final a vosotros os parecerá que habeis corrido un maratón y a vuestros hijos que ha sido muy corto y querrán más.


Toda la información en la página web oficial del parque.

2 de abril de 2011

Disneyland Paris : guia de supervivencia.

El tema de los parques de atracciones es de los que no deja a nadie indiferente, encontrareis grandes entusiastas y  detractores a ultranza. Con unas mínimas ganas de divertirse es dificil no pasárselo bien, aquí y en cualquier lado, pero también es verdad que hay una serie de inconvenientes, el principal las largas colas para montar en las atracciones. En Disney se suma otro que es el precio, es un viaje caro, 4 días en el parque pueden equivaler a una semana en Canarias, asi que cada uno que opte por lo que más le guste. Exceptuando si vais a Paris y un día aislado os acercais en tren a Disney, no es rentable no alojarse en los hoteles del parque, porque si se suma el precio del transporte y las entradas, además del tiempo que se pierde, no compensa el ahorro del hotel.



La mayoría de las agencias de viajes venden un paquete que incluye el vuelo, traslados del aeropuerto al hotel, el alojamiento y las entradas a los parques. Los precios entre todas están bastante ajustados y el precio varía en razón del vuelo. Hay ofertas durante algunas temporadas en que los niños viajan gratis.  Este es uno de los  casos que viajar por nuestra cuenta no sale más barato que hacerlo con agencia. El parque suele estar abarrotado en temporada alta, baja, media...Hay que tener en cuenta que tan sólo hay 5 parques Disney en el mundo: Anaheim, Orlando, Tokio, Hong Kong y Paris, el cual tiene unos 15 millones de visitas anuales.

Los hoteles ubicados en el parque son más caros y más lujosos cuanto más cerca están de la entrada. Desde el hotel se puede ir a los parques en bus gratuito o andando (unos 15'). Los más económicos son el Santa Fé (ambiente mexicano) y el Cheyenne (Oeste), le siguen el Sequoia Lodge (bosque), Newport (balneario), New York (idem) y el Hotel Disneyland de 5*, el más caro y exclusivo. Nosotros conocemos el Cheyenne y el Newport, ambos correctos, nada más, mucho niño, mucho Disney, mucho barullo. En general mala relación calidad/precio. Elegid el que más se adapte a vuestro presupuesto. Lo que si que es interesante es el regimen de media pensión, que supone unos 100 € por cena para cuatro personas, pero que sale bastante más económico que cenar por vuestra cuenta. Hay tres tipos de bonos y cada uno de ellos permite cenar en una serie de restaurantes. Las reservas se hacen en el mismo dia en la recepción del hotel, esto funciona muy bien. En los parques hay numerosos puestos de venta de fast food.

El complejo de Disney consta, además de la zona hotelera, de dos parques de atracciones:  Disneyland y Walt Disney Studios, además de una zona comercial llamada Disney Village con multicines y múltiples restaurantes "americanos". Los veremos en próximos capítulos.