6 de abril de 2011

Disneyland Park

Este parque se inaguró en 1992 gracias al éxito del de Tokio, el primero fuera de las fronteras estadounidenses inagurado 10 años antes. Se disputaron la nueva franquicia la Costa del Sol y Paris, que pese a su peor clima se llevó el premio gracias a su situación geográfica en Europa y a su gran red de comunicaciones. Se eligió un lugar estratégico situado a 30 Km de la capital y equidistante de sus dos aeropuertos principales. Hoy es día es una macroempresa con más de 55.00 empleos directos o indirectos y más de 350 millones de ingresos anuales para el Estado francés en concepto de impuestos.

Dejando de lado el aspecto económico pasemos al de la diversión. Tras la entrada nos encontramos con Town Square, una plaza de una ciudad americana con su ayuntamiento y otros edificios oficiales que se utilizan para reservar los restaurantes, alquilar las sillas de los niños o como consigna. Tras la plaza está Main Street, una imitación perfecta de la Calle Mayor de una ciudad estadounidense de principios del siglo XX y a lo lejos el emblema del parque: el castilllo de la Bella Durmiente (no dejeis de ver el dragón que se encuentra en la gruta a los pies del castillo). Desde la plaza que se situa frente al castillo, se puede pasar a una de las cuatro áreas en las que está dividido el parque:

Fantasyland: la zona más infantíl y también la más entrañable y mejor decorada. Atracciones para los más pequeños. La más demandada es el vuelo de Peter Pan. Esta atracción y otras disponen de FastPass, un ticket que te da hora de entrada y que permite evitar las largas colas. Siempre que la atracción disponga de esta opción es recomendable hacer uso de ella para ahorrar tiempo.



Adventureland: dedicada a los piratas (el barco del capitán Garfio de la foto), Aladino y la cabaña de Robison Crusoe. Las atracciones estrellas: los piratas del caribe (de las mejores ) y la montaña rusa de Indiana Jones.

Frontierland: el mundo del Oeste. Dos grandes atracciones: Big Thunder Mountain (una montaña rusa en una explotación minera fenomenalmente ambientada.) y Phantom Manor (la casa de Psicosis llena de fantasmas, otra atracción buenísima).

Discoveryland: dedicada al futuro. Las principales atracciones para los peques son el simulador de Star Wars, Autopia (les permite conducir un coche) y Buzz Lightyear (a matar marcianos con su pistola laser). Para los mayores está la atracción más fuerte de este parque, Space Mountain, una montaña rusa que representa el viaje a la luna de Julio Verne.

En el plano que podeis coger a la entrada viene detallada toda la información de las atracciones, si son aptas para los más peques y si tienen FastPass. Aunque en un día se puede ver todo el parque, si quereis montaros en todo, lo ideal son dos días, al final a vosotros os parecerá que habeis corrido un maratón y a vuestros hijos que ha sido muy corto y querrán más.


Toda la información en la página web oficial del parque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario