14 de julio de 2011

Nueva York: guia de supervivencia II

Cómo moverse en la ciudad
Os cansareis de andar y andar. Las distancias en Manhattan son inmensas y la gracia de descubrir ciertos barrios es precisamente ir paseando por sus calles y pararse continuamente en las innumerables tiendas.
La forma mejor de recorrer distancias largas es el metro. Es seguro de día y en Manhattan. De noche y en barrios periféricos es mejor evitarlo. Toda la información sobre el mismo la podeis encontrar en la web oficial. El billete sencillo es muy caro (2.25$) y muy poco práctico. Es mejor obtener una metrocard en los cajeros automáticos de cada estación, son muy fáciles de manejar ya que disponen de menus en español. Podeis sacar una metrocard “pay-per-ride”, con lo que cada trayecto os cuesta un poco menos que el billete sencillo y al recargarla con 10 o 20 $, te dan algunos $ de regalo o lo que es más aconsejable, obtener una metrocard “unlimited-ride” con la que puedes viajar todas las veces que quieras durante un día (7.50 $) o una semana (25 $). El funcionamiento de las líneas es un poco más complejo que el nuestro, ya que los fines de semana algunas no están operativas y en otras estaciones hay bocas de metro distintas para dirigirse hacia Uptown o Downtown. Es muy útil instalarse alguna aplicación para el movil con el mapa del metro (hay varias gratuitas).
Dentro del metro os podeis encontrar con maravillas como esta....


Para trayectos no excesivamente largos o nocturnos el taxi es muy buena alternativa. Como comenté antes, son más baratos que en España y toda una experiencia neoyorquina. Conducen como en un gran premio de F1, vereis camisetas con el anagrama “yo sobreviví a los taxis de NY”.

Comer
Las opciones son infinitas y para todos los bolsillos. Los restaurantes clásicos son caros (una cena para dos sin excesos no baja de 100 $) y recordar que al precio hay que añadir entre el 15-20% de propina (tip). Aunque en teoría no es obligatoria en la práctica lo es. Normalmente la factura te indica la cantidad aconsejada (15, 18 o 20%) según la calidad del servicio recibido. Muchos camareros obtienen gran parte de su salario exclusivamente de la propina.
Hay cientos de restaurantes de comida rápida, aparte de las conocidas hamburgueserías McDonalds, Burger King, Fridays o Wendy, hay franquicias de comida italiana (Sbarro’s), carne a la parrilla (Tad’s), chinos, japoneses, vietnamitas..... Por poner un ejemplo el McDonalds es un poco más barato que aquí.
Son muy prácticos los puestos callejeros de comida que además de los archifamosos hot dogs (3 $), venden hamburguesas, kebab o pollo con arroz. Muy socorridos para una comida entre visita y visita.
Por último algo tipicamente neoyorquino: el deli. Una especie de tienda de barrio, en ocasiones abierta las 24 horas, que vende un poco de todo y especialmente comida preparada. Se vende al peso y te la llevas en unos recipientes de plastico. Si viajais con niños son una salvación para la hora de la cena cuando estais agotados de la paliza diaria andando por Manhattan. Tan sólo hay que calentar la comida en el microondas. Hay un poco de todo (incluidas pizzas), aunque es un poco cara.

Bonos de descuento
El NY Pass (web) te permite entrar a cualquiera de las atracciones más conocidas de la ciudad durante los días que compres el bono. El precio por un día para el pase de adulto es de 80$, 110$ 2 días y 175$ 7 días. En un día es imposible ver más de 3-4 de estas grandes visitas y el de una semana es un poco caro.
Nosotros nos decidimos por el NY City Pass (web) que te permite entrar una vez a cada una de las 6 atracciones más populares por 79 $ durante una semana desde la primera visita. Se puede comprar en cualquiera de las taquillas de estas atracciones o bien por internet. El precio que ofrecen en la web oficial creo recordar que es similar al de las taquillas. Justo antes de comprarlo lei en un foro que era más barato en atrapalo (web) y es verdad, nos ahorramos 20 € entre los 4 pases. Te mandan un justificante por e-mail con el que recoges los tickets en la primera taquilla que visites.

Seguro médico
No olvidar contratar algún seguro de viaje que incluya cobertura médica. Son baratos, muchas veces se ofrecen con el propio billete de avión y evitan un gran susto en el caso de cualquier percance por pequeño que sea (unas simples anginas). Todos los servicios médicos en USA son carísimos si no se dispone de seguro y lo que comienza como un viaje de placer puede acabar en un serio disgusto económico por una banalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario