1 de agosto de 2011

Chinatown y Little Italy

Entre el Downtown y el Midtown se situan los barrios más pintorescos de la ciudad, con edificios de menor altura, muchos de ellos con fachadas de ladrillo en las que se encuentran las clásicas escaleras de incendios por las que huye el malo de las películas. En este capítulo vamos a recorrer dos de los más conocidos: Chinatown y Little Italy. Son barrios de pequeño tamaño para los estándares neoyorquinos, una especie de microcosmos de la cultura china e italiana.

La calle principal de Chinatown es Canal St., una amplia avenida llena de tráfico y ruido y sin demasiado encanto. Es recomendable perderse por las pequeñas calles aledañas (una de las mejores es Mott St), donde si es posible sentirse como en Asia: tiendas con rótulos en chino repletas de alimentos que nunca has visto o las que venden ropa y bolsos falsificados. Hay que regatear, pero realmente con los precios que hay en la ciudad no creo que merezca la pena molestarse. Aunque hay bastantes turistas, predominan los asiáticos, lo que hace que el lugar realmente sea peculiar.
Hay infinidad de restaurantes donde comer. Fuimos a uno de los recomendados por la Lonely Planet (en esto pocas veces falla), "Great NY noodle town" (Bowery St/Bayard St). Como dice el nombre su especialidad son los fideos. Es un pequeño local carente de glamour, con predominio de chinos y algún occidental despistado como nosotros. Es un restaurante chino de verdad, es decir de los que no venden arroz tres delicias (leed este artículo de prensa) y donde hemos comido la mejor comida china por.....20$ los 4¡¡¡    Después de la opípara comida fuimos a por el postre a "Original Chinatown ice cream factory" (Bayard St), donde venden unos helados buenísimos de sabores "asiáticos" (te verde, jenjibre....).
Aparte de callejear la única visita curiosa en Chinatown es el Templo budista Mahayana. Está a la entrada de Manhattan Bridge, en Canal St. Es inconfundible por su fachada con dos leones dorados.




Adyacente a Chinatown está Little Italy. El nombre hace honor al barrio porque es minúsculo. Basicamente un eje principal, Mulberry St (foto), y unas pocas calles más. En su dia fue el barrio donde vivía una importante comunidad italiana, pero hoy es un escaparate para turistas y para los propios italianos que van a comer a sus restaurantes. Los camareros te ofrecen mesa en italiano y todo recuerda a Italia. La verdad es que aunque no hay nada especial que ver es un lugar muy agradable. Para los golosos no dejeis de probar uno de los pasteles de Ferrara (Mulberry St/Grand St) una antiquísima pasteleria de película.


No hay comentarios:

Publicar un comentario