5 de agosto de 2011

Empire State Building

Desde que King Kong escaló a su cúspide todo el mundo conoce el Empire State y subir a él es una tradición en cualquier viaje a NY. El emblemático edificio fue desde 1931 el más alto del mundo, titulo que perdió ante las torres gemelas en los años 70. Tras el atentado terrorista vuelve a ser el más alto, pero sólo de la ciudad. Su nombre hace referencia al mote con el que se conoce al Estado de NY. Se construyó en un tiempo record de poco más de un año, en plena Gran Depresión y durante años sus oficinas estuvieron vacías, lo que hizo que se conociese como el Empty State Building.



Al igual que en la Estatua de la Libertad se montan largas colas, por lo que es recomendable de nuevo ir a primera hora. Elegid un día despejado para poder tener unas vistas maravillosas. Hay que pasar el ya clásico detector de metales, en el que curiosamente no te dejan meter el trípode para la cámara de fotos, que debes dejarlo en el control de seguridad y recogerlo a la salida. Es muy útil alquilar la audioguía que te orienta con los diferentes edificios que ves desde el mirador, y como ya comenté, es recomendable que sea el primer lugar que visiteis de la ciudad para hacerse una idea de esta. Hay dos miradores: en el piso 86 y en el 102. Para subir a este último hay que pagar un suplemento con la entrada, que creo no merece la pena. No os lo perdais por la noche, se ve desde muchos puntos de la ciudad,  sus pisos superiores se iluminan acorde con ciertas festividades, como el 4 de Julio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario