15 de agosto de 2011

MOMA

Nueva York tiene infinidad de museos, los más populares son el Metropolitano, el Museo de Ciencias Naturales y el Museo de Arte Moderno (MOMA) que es al que dedicaremos el capítulo de hoy. Es el más pequeño y manejable de los tres y aunque no tiene la enorme colección de objetos expuestos que los otros dos, al estar dedicado a un tema más concreto y ser mucho menos extenso su visita es muy agradable.
Es uno, sino el mejor museo de Arte Moderno del mundo, fruto de la iniciativa privada, fundado por varios filántropos estadounidenses a finales de los años 20, entre ellos el magnate Rockefeller, y sustentado por donaciones privadas individuales y de grandes empresas.


El edificio es acorde con las obras expuestas, diáfano, moderno. Fue ampliado en el 2004 y entre las nuevas áreas figura un delicioso jardín con fuentes y obras escultóricas, entre ellas el arbol de los deseos de Yoko Ono, donde puedes escribir tu deseo en un papel y colgarlo de una de sus ramas. Aparte de excentricidades, el museo tiene obras muy famosas de Van Gogh, Picasso, Dalí, Matisse, Chagal, Warhol o Hooper. Muchas de ellas son muy conocidas y hacen que la visita sea muy interesarte para cualquiera que esté interesado en el Arte, aunque no se experto en el mismo.
El museo se encuentra en la 53 St, entre la 5ª y la 6ª Av. La entrada cuesta 20 $, pero creo que es el precio "aconsejado" y que realmente se puede dar cualquier donativo (nosotros ibamos con el NY City Pass y simplemente le canjeamos por la entrada). Calcular unas dos horas para ver bien la exposición. La mochila hay que dejarla en el guardarropas que es gratis. Se permiten las cámaras de fotos sin usar el flash o el trípode.

No hay comentarios:

Publicar un comentario