31 de agosto de 2012

De compras en MBK (día 12)

Nuestro último día de viaje. El avión sale a las 12 de la noche y disponemos de todo el día. Cuando planificamos el viaje decidimos no hacer el mismo día el vuelo de enlace desde Phuket y el de regreso a España porque era una paliza. Así que tenemos esta "escala" en Bangkok de 24 horas. Tras desayunar los manjares del 7 eleven nos vamos a la piscina del hotel para apurar todo el tiempo que tenemos hasta las 12 que hay que hacer el check-out. La piscina es más pequeña que la del Lebua pero las vistas son mejores. Cuando llegamos no hay nadie y nos bañamos durante un buen rato solos. Lo malo es que descubrimos la sauna cuando ya nos teníamos que ir. Tras dejar las maletas en la consigna del hotel, nos disponemos a pasar el resto del día refugiados en el aire acondicionado de uno de los centros comerciales más grande de Asia, el MBK.





Desde el hotel caminamos 5' hasta la parada más próxima del sky train, un metro de superficie ultramoderno que va lleno de estudiantes, todos ellos con su iphone. Tres paradas y nos bajamos en National Stadium, al lado del centro comercial. Pese a que es enorme, tiene 8 plantas y más de 2000 tiendas, no es dificil orientarse. En un ala se encuentra "El Corte Inglés" y alrededor de las escaleras mecánicas el resto de tiendas que más o menos se encuentran agrupadas por categorias en cada planta. Las tiendas situadas al fondo del edificio funcionan como un bazar y por supuesto se regatea. El resto son tiendas convencionales y tienen marcado el precio.

Tras comer en el último piso en unos de los cientos restaurantes comenzamos el peregrinar por las tiendas. Últimas adquisiciones del viaje: camisetas, juegos de madera, sandalias, mochila....
Al final de la tarde nos despedimos de la mejor forma, con un masaje de pies de una hora por unos 5 € por persona. No somos muy aficionados a los masajes, pero no nos podíamos ir del país sin probar uno. La verdad es que estuvo fenomenal. Encontrareis sitios de masajes por todos los lados y a precios muy dispares. Un buen masaje sale barato para lo que estamos acostumbrados en Europa.

Regresamos al hotel en el sky train y nos perdemos en la calle del hotel. Nos damos cuenta y enseguida estamos en la recepción con las maletas. Último taxi hasta el aeropuerto. El taxista nos dice que con el taxímetro nos va a salir más caro porque hay atasco. Nos lo deja por lo mismo que nos había costado el de la ida. Nos vamos y no quiero discutir, le digo que si y la verdad es que tardamos mucho más de lo habitual, casi una hora y media.
Nos gastamos los últimos bahts en las tiendas del aeropuerto y comemos un sandwich en un bar que tiene wifi. Cometo el error de leer la prensa nacional: el horror de la crisis y nuestros infumables políticos nos esperan a la vuelta... adiós a las sonrisas tailandesas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario