3 de agosto de 2012

Templos de Ayutthaya I (día 4)

La amable guía nos muestra un panel con los templos y vemos que son los que teníamos subrayados en la guía de viaje. El primero que visitamos fue Wat Yai Chai Mongkol (entrada 20 bahts), con un Buda yacente de 7 metros. Los templos no tienen nada que ver con el esplendor de los de Bangkok, son las ruinas de lo que queda de una de las ciudad más importantes del mundo durante siglos, la cual causaba admiración a los comerciantes europeos que llegaban a aquellas tierras. Fue arrasada por los birmanos en 1767, lo que motivó el traslado de la capital a la actual Bangkok. Es un lugar con magia, mucha magia: ruinas de templos con paredes de ladrillo por las que ascienden las raices de los árboles, las figuras de Buda ataviadas con el manto naranja... Enseguida comprendemos que el viaje en tren va a merecer la pena, será uno de lo días inolvidables del viaje. 



La guía nos espera en el coche y nos conduce al segundo templo, Wat Phra Mahathat (entrada 50 bahts) sin duda el más famoso de todos por la cabeza de Buda incrustada entre las raices de un árbol. Al parecer tras el saqueo de la ciudad y la destrucción de los templos la cabeza acabó a los pies de este árbol y con el tiempo ha sido englobada por sus raices. Magia pura...

Al lado se encuentra uno de los templos que más nos gustó: Wat Ratburana, con una preciosa prang (entrada 50 bahts). Antes de hacer la parada para comer visitamos Wihaan Mongkhon Bophit (gratuito). Es un templo moderno que acoge uno de los Budas de bronce más grandes del país y donde presenciamos la ofrenda de varias señoras mientras el monje las guiaba y nos indicaba a nosotros como un pequeño hilo donde colocaban las ofrendas terminaba en la mano de la gran figura de Buda.

Al salir del templo nos encontramos con el primer elefante del viaje, decidimos no montar, nos reservamos para Chiang Mai. Decimos a la guia que nos lleve a un restaurante. La invitamos a comer pero rechaza la invitación porque dice que ha comido. Nos volverá a pasar más adelante durante el viaje, debe ser una norma de comportamiento de esta gente tan educada y amable. La comida fantástica: bebidas, pollo y dos enormes pescados al horno cocinado uno con frutas y otro con un sofrito de ajo por 800 bahts (20 €). El pescado de los mejores que hemos comido ¡Cómo cocinan los tailandeses¡

1 comentario:

  1. Os dejo un recorte de prensa con la historia de la foto.

    http://www.ocholeguas.com/bitacoras/asiaenlamaleta/2013/04/01/historia-de-una-foto.html

    ResponderEliminar