8 de agosto de 2012

Vuelo a Chiang Mai (día 5)

Pedimos un taxi en recepción que nos dejó en el aeropuerto, donde cogimos el vuelo de Thai hacia Chiang Mai, de poco más de una hora de duración. Chiang Mai es la ciudad más importante del norte de Tailandia, fue en su día la capital del reino Lanna. Hoy es un importante centro educativo, turístico y religioso, al estar plagada de templos, casi 300.

Nada más llegar al aeropuerto se respira un aire muy distinto al de Bangkok, el agobio ha desaparecido. Nos dirigimos al mostrador de "public taxi" donde por 120 bahts (precio fijo) te llevan al hotel. En 5' estamos en el hotel The Rim, situado en la muralla de la ciudad antigua. Fue el primero que elegimos de todo el viaje gracias al diario de otros viajeros. Es un hotel modesto, muy alejado del lujo del Lebua. Ambiente familiar, bonita decoración, personal muy amable y buen precio (80 € la habitación con desayuno buffet). Podeis leer la crítica completa en la página de tripadvisor.




Tras instalarnos salimos a dar una vuelta por la ciudad. Al lado del hotel se encuentra uno de los templos más importantes, Wat Phra Singh. Tras una visita rápida al templo nos sentamos a comer en un puesto de la calle de enfrente. Comida thai exquisita, atención impecable y precio irrisorio, algo común durante todo el viaje. Mientras preparan la comida nos acercamos a una agencia de viajes situada al lado (Authentic Thai Tours). Preguntamos por las excursiones, las hay para todos los gustos. Mientras comemos, la señora nos lleva un book a la mesa del restaurante para que vayamos echando un vistazo a las excursiones. Tras comer regresamos a la agencia y tras el omnipresente regateo contratamos la excursión para el día siguiente: paseo en elefante, carro de bueyes, balsa del bambú, granja de orquídeas y poblado de las mujeres jirafa, comida incluida. Nos la deja en 1200 bahts por adulto y 600 por la niña (30/15 €). Pagamos en la agencia y nos dan un bono para entregar al conductor de la furgoneta que nos recogerá al día siguiente en el hotel. Las excursiones las podéis contratar en cualquier de las numerosas agencias que hay repartidas por la ciudad. Suelen ser muy profesionales, viven de esto y lo tienen muy bien montado.

Nuestro plán para este día era hacer la ruta a pie por los templos de la Lonely Planet. Pero tras comer y el calor que hace nos entra la modorra y regresamos al hotel a descansar y a disfrutar de la pequeña y encantadora piscina. Nos apuntamos en recepción para el transfer al mercado nocturno que realizan de forma gratuita con una furgoneta todos los días a las 7 de la tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario