20 de agosto de 2012

Vuelo a Phuket (día 8)

Dejamos atrás la encantadora Chiang Mai y volamos de nuevo con Thai a Phuket, el vuelo dura algo menos de dos horas. Nada más llegar notamos que Phuket dista mucho de la tranquilidad de donde venimos. El aeropuerto está lleno de turistas. Habíamos leído que era casi imposible conseguir un taxi con taxímetro y que además son muy caros. Antes de salir a la calle vemos varios mostradores que ofertan taxi. Nos decidimos por uno que nos cobra 750 bahts (19 €) por llevarnos a Kata Beach. Creo que acertamos porque había un caos tremendo a la salida del aeropuerto y el viaje duró ¡hora y media¡ por el tráfico. A medio camino el chofer nos para en una agencia de viajes para ofrecernos excursiones. Amablemente decimos que no nos interesan, pero la señora es habilidosa y nos consigue vender el viaje de vuelta en el mismo taxi por el mismo precio, pagando una señal. Habíamos leído en la página del hotel que cobraban 1000 bahts por el traslado al aeropuerto, así que aceptamos.




El destino de playa fue el que más nos costó decidir. Ya comentamos que nuestra idea inicial era ir a Ko Samui por el clima en esta época del año, pero el precio de los vuelos hizo que nos decantásemos por Phuket. No queríamos un lugar muy bullicioso, así que Patong, principal punto turístico de la isla fue enseguida descartado. Nos costó encontrar un hotel de nuestro gusto, o eran muy caros o no tenían buena pinta o estaban demasiado alejados de la "civilización". Por casualidad encontramos Metadee Resort y fue una elección magnífica. Situado en Kata Beach, una zona cerca de Patong pero mucho más tranquila. Podéis leer la crítica completa del hotel en tripadvisor. Si os decidís por esta zona no dudéis en reservarlo. Como una imagen vale más que mil palabras os dejamos la foto de la piscina, a la cual teníamos acceso directo desde la habitación. No hay nada más que decir. Encima nos tocó la lotería de un upgrade gratuito porque la habitación reservada estaba ocupada.

Toda la tarde no paró de llover, aunque eso no fue obstáculo para que la pasásemos a remojo en la piscina. No apetecía salir a cenar con tanta lluvia y nos quedamos a cenar en el restaurante del hotel. Este si que no os lo recomendamos. Fue la cena más cara de todo el viaje (1200 bahts / 30 €) y bastante normalita. Cualquiera de los restaurantes que están a 10' andando del hotel es mucho mejor y más barato. Y seguía lloviendo y lloviendo.....


1 comentario:

  1. Tailandia es un lugar que algún día deseo visitar, es un lugar con mucha mística, gracias por relatar su viaje.

    ResponderEliminar