29 de octubre de 2012

Santillana del Mar

Terminamos este capítulo dedicado a Cantabria con unos de sus destinos más conocidos: Santillana del Mar. Esta pequeña localidad cuenta con uno de los conjuntos medievales mejor conservados del país. Pasear por sus calles adoquinadas es hacerlo por un verdadero museo, con casonas de piedra con blasones heráldicos convertidas en preciosas tiendas o en encantadores hoteles. El pueblo consta de dos calles principales que confluyen en el principal monumento, la Colegiata de Santa Juliana (s.XII). Junto con la iglesia de Santa María de Piasca, que vimos anteriormente, constituye el máximo exponente del románico de la región. No dejéis de visitar el claustro (se cobra entrada) con unos magníficos capiteles.




Pero sin duda alguna el gran tesoro de Santillana es la Cueva de Altamira. La original no se puede visitar desde el año 2002 y está pendiente de la decisión del Patronato de volverla a abrir al público. En el año 2001 se inauguró el Museo Nacional de Altamira que alberga una reproducción exacta de la original. Realmente la réplica es fabulosa pero la sensación de estar viendo una copia y la pérdida de la magia de la cueva no te abandona durante toda la visita. El centro además consta de un museo muy didáctico, ideal para ir con niños.

Otro lugar muy recomendable para ir con los peques en el zoo de la localidad. No tiene nada que ver con otros grandes recintos, como el de Madrid, pero tiene mucho encanto y es el mejor colofón para terminar el día, junto con un vaso de leche recién ordeñada y un sobao pasiego en una de las tiendas.

Dos recomendaciones con una inmejorable relación calidad/precio: el restaurante La Villa donde puedes comer por 15 € un buen menú del día y Casa Gema, una preciosa casa rural en Ubiarco, a 10' en coche desde Santillana, donde se puede dormir por unos 40 €.

[editar]


25 de octubre de 2012

Cueva El Soplao

Desde que en el año 2005 se abrió al público la Cueva El Soplao se ha convertido en uno de los lugares con mayor tirón turístico de Cantabria. Se encuentra en la Sierra de Arnero, en el precioso Valle del Nansa. El acceso está muy bien señalizado desde la misma autovía A-8: salida 269, continuar dirección Puente Nansa hasta Rábago, donde se encuentra el desvío definitivo. 

Fue descubierta de forma accidental a principios del pasado siglo durante la explotación de zinc y plomo en las minas de La Florida. Durante más de medio siglo se aprovechó esta cavidad para desplazar vagonetas de mineral a través de la explotación minera. El término "soplao" hace referencia a una galería por la que corre una fuerte corriente de aire y que generalmente se descubre al perforar una de las paredes de la galería de extracción, como fue el caso.




Además del interés histórico, ligado a la historia de la minería, el principal atractivo de la cueva es geológico debido a la numerosas estalactitas excéntricas, las cuales crecen en diferentes direcciones del espacio, no sólo perpendiculares al techo o al suelo. Estas estalactitas están presentes en otros lugares pero no en la concentración de aquí.

El acceso a la cueva se realiza mediante una imitación de un tren minero en un corto recorrido de menos de 5'. Tras bajarnos del tren se accede a la cueva con un guía en grupos demasiados numerosos (más de 20 personas). La cueva es sencillamente espectacular pero parte de su encanto se ha perdido con la excesiva iluminación y sobre todo con el montaje audiovisual del comienzo que convierte a un espectáculo natural en una atracción de feria. Dejando aparte estas críticas la visita merece la pena. Dura unos 45' y tan sólo se recorre una mínima parte de la cavidad.  Existe otra visita denominada "turismo-aventura" que dura más de dos horas y que permite adentrarse en lugares recónditos de la cueva con un equipo de espeleología. El problema el precio (más de 32 € vs 12 € la visita normal). En los meses estivales es conveniente reservar porque suele estar completa.



22 de octubre de 2012

Santa María de Piasca

Antes de abandonar Liébana nos dirigimos hacia la pequeña localidad de Piasca, a 10 Km de Potes por la CA184  dirección Cervera de Pisuerga. Allí se encuentra la iglesia de Santa María, una joya del románico de Cantabria. La iglesia formaba parte de un monasterio del que quedan tan sólo unas ruinas y se edificó posteriormente a este, en el siglo XII.




Lo más relevante de la iglesia son los relieves, tanto de las portadas como del interior del templo. La portada principal tiene unos preciosos capiteles labrados con animales mitológicos, cabezas humanas, músicos, animales... Por encima de la portada hay una pequeña galería con tallas de la Virgen con el Niño flanqueada por S.Pedro y S. Pablo.
No hay que perderse los capiteles interiores del ábside con escenas de la Adoración de los Reyes Magos.

18 de octubre de 2012

De Potes a Fuente Dé

Desde Potes nos dirigimos al nacimiento del río Deva, Fuente Dé, algo más de 20 Km por una carretera en continuo ascenso y en excelente estado. 

La primera parada de la ruta es el monasterio de Santo Toribio de Liébana, uno de los centros religiosos más importante de Cantabria. Este monasterio franciscano guarda el Lignum Crucis, que según la Iglesia Católica es el fragmento de mayor tamaño que se conserva de la cruz de Cristo. Este hecho hace que cuando el 16 de Abril, festividad de Santo Toribio, cae en Domingo, sea Año Santo Lebaniego, concediendo el jubileo a los peregrinos que crucen la puerta del perdón. El monasterio además es famoso por el célebre Beato de Liébana, un monje del s.VIII que realizó comentarios e ilustraciones del Apocalipsis de S.Juan, de gran influencia en el cristianismo medieval.

- Mogrovejo -

Dejando atrás Santo Toribio hacemos una segunda parada en Mogrovejo, un conjunto de casonas de piedra de sillería de los siglos XVI-XVIII, entre las que destaca la Torre, con los Picos de Europa como telón de fondo.

Continuando por la carretera pasamos por Cosgaya, una pequeña localidad donde se localiza un hotel muy recomendable, el Hotel Del Oso. Si pasais unos días en Liébana no dudeis en alojaros en él, tremendamente acogedor. 

Fuente Dé es uno de los puntos turísticos claves de Cantabria gracias al teleférico. Salva un desnivel de 750 m y en menos de 5' te deja en el Mirador El Cable a más de 1800 metros. Desde allí se obtiene una vista espectacular del valle y del macizo de los Picos de Europa, sirviendo como punto de partida para numerosas rutas de senderismo. El principal problema es el tiempo. A nosotros esta vez nos fastidió los planes porque la niebla no levantó en todo el día y no pudimos subir. Otras ocasiones tuvimos más suerte y pudimos contemplar el mar de nubes desde el mirador tras atravesar estas con el teleférico.


15 de octubre de 2012

Potes

Tras recorrer el Desfiladero de la Hermida llegamos a Potes, la capital de la Liébana. Situado estrategicamente en el centro de los valles de la comarca, este pequeño pueblo, de poco más de 1500 vecinos, es un hervidero de actividad al ser el centro comercial de la zona y gracias al turismo. Atravesado por el río Deva y resguardado por los Picos de Europa, goza de un microclima que permite el cultivo de productos hortofrutícolas. También produce numerosos quesos conocidos como "quesucos de Liébana" y orujo. 


- Torre del Infantado, Potes -

Su monumento más destacado es la Torre del Infantado, del s.XV, hoy habilitada para uso turístico. En estos momentos alberga una exposición muy interesante sobre el Beato de Liébana. Pero realmente el encanto de la localidad son sus calles empedradas , el puente de piedra, los balcones de las casas sobre el río y sus tiendas con sabor añejo, donde poder comprar todos los productos de la tierra. Nadie debe abandonar Potes sin probar el cocido lebaniego y uno de los lugares clásicos donde degustar este contundente plato es Casa Cayo. También son muy recomendables sus callos, eso si, tened en cuenta que es misión imposible acabar dos platos y un postre porque las raciones son contundentes.

10 de octubre de 2012

Desfiladero de La Hermida

Continuamos nuestra ruta por los Picos de Europa, pero esta vez en la vecina Cantabria. Nuestro destino es Potes, la capital de la preciosa comarca de la Liébana. El acceso desde la costa es a través del desfiladero de La Hermida labrado por el río Deva, que con sus 21 Km es el más largo de España.

Nada más iniciarse encontramos la pequeña localidad de Urdón, de donde parte un espectacular y exigente sendero que conduce a Tresviso, el pueblo donde se elabora el queso del mismo nombre, uno de los mejores que conozco. Es uno de los pueblos menos accesibles de los Picos de Europa y en coche tan sólo se puede llegar desde Sotres, en la vertiente asturiana. La ruta la hicimos hace años y es magnifica, aunque exige una buena forma física.

La localidad de La Hermida, que da nombre al desfiladero, cuenta con aguas termales y actualmente el antiguo balneario vuelve a estar abierto.



- Santa María de Lebeña -

Pero la joya del desfiladero se encuentra al final del mismo, a las puertas de Potes, en la pequeña localidad de Lebeña. Allí nos encontramos con la Iglesia de Santa María, una de las más representativas de arte mozárabe (siglo X). La entrada cuesta 1 €, hay visitas guiadas cada hora, excepto los lunes que está cerrado. Además de la propia arquitectura, el lugar destaca por dos árboles singulares, un gigantesco ejemplar de olivo y sobre todo un tejo milenario que desgraciadamente se secó tras una tormenta en el año 2007. El entorno donde se sitúa la iglesia con los Picos de Europa de telón de fondo es de postal.

Antes de llegar a Potes podemos entrar en el Centro de Visitantes de Sotama, un museo sobre los Picos de Europa que, para mi gusto, destaca más por el continente que por el contenido. La entrada es gratuita.


4 de octubre de 2012

Lagos de Covadonga

Desde Ribadesella nos dirigimos hacía uno de los puntos emblemáticos de los Picos de Europa, los lagos de Covadonga, situados aproximadamente a una hora en coche. Tras dejar atrás Cangas de Onís y tomar el desvío hacía Covadonga aparecen los primeros aparcamientos. Con ello uno se hace idea de lo que debe ser esto en los meses estivales. Es es el verdadero problema de este paraje único, la masificación. De hecho en temporada turística tan sólo se puede subir a los lagos en bus.
La carretera que conduce a los lagos desde Covadonga es conocida por todos gracias a la Vuelta Ciclista. La dureza del ascenso y el paisaje la convirtieron en una etapa mítica de la prueba ciclista desde la primera vez que se subió en el año 1983. La subida, unos 14 Km,  se las trae y si os encontráis con tráfico la vista del precipicio quedará en el recuerdo.



- La Ercina -


Los lagos pertenecen al macizo occidental del Parque Nacional de los Picos de Europa y son en realidad tres, los conocidos Enol y La Ercina, más El Bricial, un tercero que tan sólo está presente a principios de primavera con el deshielo. Hay numerosas rutas de senderismo por el entorno de los lagos, la más popular es ascender por un camino empedrado hasta el mirador situado entre Enol y La Ercina.  El gran enemigo es la niebla, muy común, aunque ha nosotros nos ha respetado dos de las tres veces que hemos ido. Eso si, con niebla en Covadonga es una temeridad subir por la carretera y porque no veréis nada. En un día soleado se puede disfrutar de uno de los mejores paisajes de España.



1 de octubre de 2012

Cueva de Tito Bustillo

Hoy viajamos a Ribadesella, la localidad asturiana famosa por ser el punto de llegada de la bajada del Sella que parte de la vecina Arriondas. Aunque no seas un profesional de la piragua puedes hacer la bajada en una de las numerosas agencias que se dedican a ello, con almuerzo incluido. 
Hay muchas razones para viajar hasta Ribadesella: es una magnífico ejemplo de desembocadura de un río, tiene una bonita playa, está al lado de los Picos de Europa, que visitaremos en la siguiente entrada, y cuenta con la siempre excelente gastronomía asturiana.
Pero realmente el motivo que nos hizo acercarnos hasta allí fue el poder visitar la Cueva de Tito Bustillo, tras al menos 3 intentos fracasados. Claro que estos fueron antes de la era Internet, que aunque no lo creáis la hubo, cuando poder consultar los horarios de visita y no digamos hacer una reserva eran misión casi imposible. Ahora gracias a Google todo es mucho más sencillo y en un click de ratón encontramos la web donde tenemos todo tipo de información. La cueva cierra en invierno, este año está abierta hasta finales de Octubre. 


- Entrada a la Cueva de Tito Bustillo -


La entrada incluye el Museo del mismo nombre situado a 300 metros de la cueva. Recrea de forma magnífica el interior de esta y explica de forma muy didáctica todas las pinturas rupestres que atesora. Es un lugar ideal para ir con niños (mayores de 7 años, los peques no pueden entrar en la cueva).
La visita a la cueva es guiada y dura 45'. Hay que ir con calzado y ropa adecuados porque el suelo está húmedo y la temperatura es baja. Me imagino que el guía que nos tocó también tuvo parte de culpa, pero la cueva en si es la mejor de estas características que hemos visitado (El Pindal, El Castillo, La réplica de Altamira...). Por algo todas ellas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2008. Sólo hace falta ver la cantidad de turistas extranjeros que acuden para darse uno cuenta de la importancia de la misma. Si os interesa el mundo de la Prehistoria, como veréis por la entradas de este blog a nosotros nos atrae mucho, esta es una visita inolvidable.

También podéis entrar a La Cuevona, una cueva situada al lado de la anterior, cuyo interés es geológico, ya que no tiene pinturas rupestres. La visita también es guiada y lo más destacable es una enorme cavidad donde incluso se celebran conciertos de música clásica en los meses estivales. De nuevo el guía fue para quitarse el sombrero.