6 de noviembre de 2012

Cañón del Rio Lobos

En las próximas entradas vamos a hacer una excursión por algunos lugares sorianos especialmente interesantes en otoño, más aún si os gusta el mundo de las setas, en el cual Soria es un destino privilegiado.

Comenzamos la visita por el que probablemente sea su paraje natural más conocido: el Cañón del Rio Lobos. Este discurre por las provincias de Burgos y de Soria a lo largo de 25 Km. El acceso al cañón se puede hacer desde Hontoria del Pinar en Burgos, y ya en Soria, desde el Puente de los Siete Ojos en Santa María de las Hoyas, y desde la pequeña localidad de Ucero, que es el más popular y por donde accedimos nosotros.

En Ucero se encuentra el centro de interpretación del Parque Natural en un antiguo molino que ahora funciona como piscifactoría, donde podéis ver a las truchas nadando en los estanques. 
Continuando la carretera nos encontraremos con varios aparcamientos, desde donde poder comenzar la caminata. Dependiendo del lugar donde dejemos el coche esta oscilará entre 30-60' hasta el punto más concurrido del parque, la ermita de San Bartolomé. Caminamos por un amplio cañón flanqueado por paredes verticales, donde anida el buitre leonado. Es recomendable llevar unos prismáticos para poder ver bien a las aves.



- Ermita de S.Bartolomé desde la Cueva Grande -


Al final del recorrido nos encontramos con la ya citada ermita de San Bartolomé, sobre la cual existen numerosas leyendas. Se trata de una iglesia del siglo XIII que combina el románico con el naciente gótico y que perteneció a la Orden del Temple. Este aspecto es lo que la confiere el aura de misterio. Está situada equidistante de los cabos de Creus y Finisterre, los dos extremos del norte de la Península Ibérica, es el denominado "Omphalos" o centro del mundo. Además si se une la ermita con los otros santuarios del temple de la península al parecer se dibuja el símbolo de la orden, la Cruz de Malta. A partir de aquí ya podéis escribir vuestra propia novela esotérica medieval, tan de moda hoy en día. Realmente tiene bastante magia al estar protegida por las paredes del cañón y estar custodiada por olmos centenarios y por el discurrir del río.

Detrás de la ermita se encuentra la Cueva Grande, una gran gruta de más de 200 metros de longitud, lugar de celebración de ritos paganos, y desde donde se tiene una vista magnífica de la ermita. Desde este punto se puede continuar caminando entre las paredes del cañón durante 8 Km.

Tras volver al coche es recomendable hacer un alto en el camino en el Mirador de la Galiana para obtener una vista panorámica del cañón y de las ruinas del castillo de Ucero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario