24 de noviembre de 2012

S. Juan de Duero


Regresamos a la capital, Soria, para visitar uno de sus monumentos más románticos, los Arcos de San Juan de Duero, dignos de una de las célebres leyendas de Becquer: El Monte de las Ánimas.
Lo que queda en pie, una pequeña iglesia y el claustro, son los restos de un monasterio del siglo XII de la Orden de los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Acre, ubicado a orillas del río Duero.
La pequeña iglesia destaca por los relieves de los capiteles con temas bíblicos y fantásticos y por dos originales templetes en la cabecera.



Pero realmente lo significativo del conjunto es el claustro del siglo XIII. Ha perdido su techumbre (algunos autores dudan de su existencia) y tan sólo quedan en pie los arcos, una combinación de estilos distintos en cada ángulo: de medio punto, de herradura, apuntados. Destacan los temas vegetales de influencia islámica en la decoración de los capiteles. Todo ello hace que sea uno de los más singulares de España, una joya para los aficionados al arte.

Los estudiosos del tema se preguntan por las influencias artísticas del conjunto, quizás la arquitectura árabe contemplada por los cruzados en Oriente o en la España musulmana o incluso el románico normando siliciano, ya que guarda ciertas semejanzas con otro claustro localizado en Amalfi. Atribuyen la construcción del mismo a artistas mudéjares.

La entrada cuesta 60 centimos y es libre, no hay guías.

2 comentarios:

  1. Este blog tiene premio. Premios dardos.Mas info en www.rinconesdeviaje.blogspot.com.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. thanks for sharing.

    ResponderEliminar