8 de noviembre de 2013

Balance final Costa Oeste

Con este capítulo finaliza el diario del viaje a la Costa Oeste de EEUU. Como habéis visto ha dado mucho de si ya que realmente tuvimos la oportunidad de visitar numerosos lugares interesantes en las dos semanas que duró el periplo.
¿Os recomendamos realizar este viaje? La respuesta es sin lugar a dudas que si. Ha sido uno de los mejores que hemos hecho hasta la fecha (en mi corazoncito particular la medalla de oro se la sigue llevando Islandia).
Seguramente si tuviésemos que volver a planificar ahora el viaje lo haríamos de la misma manera, pero a modo de consejos finales podemos indicar lo siguiente:

- Los Ángeles es la visita más prescindible. La ventaja es que es la única ciudad con vuelo directo desde Madrid.

- No tengáis miedo al coche, respetando los límites de velocidad y con la ayuda del GPS no tendréis ningún problema y además se circula más cómodo que por la mayoría de nuestras carreteras.

- Es un viaje cansado, muy cansado. Si lo que vais buscando es descansar esta no es la mejor opción.

- Vais a pasar muchas horas al volante, si hay que ahorrar no deber ser en el modelo del coche. Si os turnáis al volante se hará mucho más llevadero.

- La nevera de corcho es la compañera de viaje ideal.

- Es un viaje perfecto para familias con hijos pequeños y mayores ya que hay visitas para todas las edades y gustos y la posibilidad de compartir habitación reduce considerablemente el precio final por persona. Lo mismo se puede aplicar a los grupos de amigos.

- Aunque pueda parecer lo contrario no es un viaje caro si tenemos en cuenta el largo trayecto en avión y que son dos semanas fuera de casa. El presupuesto que hemos calculado han sido unos 1700 € por persona (sin contar compras de regalos, ropa…). Se puede abaratar más durmiendo en moteles económicos y evitando algunas entradas caras como las de la Universal Studios (si vais con niños no la tachéis de la lista, es lo mejor de Los Ángeles).





Terminamos con la clásica y absurda clasificación de los 5 lugares que más nos han gustado:

1- San Francisco

2- Monument Valley

3- Las Vegas

4- Gran Cañón

5- Bryce Canyon


Esperamos que el diario sea útil a futuros viajeros.




6 de noviembre de 2013

Santa Mónica

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 15/15
Capítulo 2/2

Las últimas horas en tierras californianas las pasamos en unos de los puntos más conocidos de Los Ángeles, la playa de Santa Mónica. Otra vez sufrimos un tremendo atasco hasta llegar a nuestro destino. Tened en cuenta este aspecto para llegar a tiempo al aeropuerto y no perder el vuelo. Allí aparcamos en el parking situado al lado de la playa por 12 $, barato si tenemos en cuenta que es el precio por un día, aunque caro para las dos horas que estuvimos. Esta inmensa playa que se continua con la de Venice es una de las principales áreas de ocio de la ciudad ya que además de la posibilidad de darse un baño, se puede pasear por el paseo marítimo (Third Street Promenade), montarse en la noria del pequeño parque de atracciones o comer en alguno de sus restaurantes.




Dimos un corto paseo por la playa, cuya arena ardía por cierto, llena de familias latinas con sus neveras. Aquí se encuentran las casetas de madera de los socorristas, idénticos a los de la famosa serie de TV "Los vigilantes de la playa". El agua estaba calentita, no como la de Carmel del día previo.
Después nos fuimos al famoso embarcadero de madera, donde se encuentra un cartel conmemorativo del punto final de la Ruta 66, aunque en realidad no finalizaba exactamente aquí. En el embarcadero hay un pequeño parque de atracciones, la noria aparece en muchas películas. Las peques se montaron en la montaña rusa y después nos fuimos a comer la última hamburguesa del viaje a uno de los muchos puestos de comida rápida que hay al lado del parque.




Regresamos al parking y nos dirigimos a las oficinas de Avis para devolver el coche de alquiler, situadas a unos 15' de Santa Mónica. Antes llenamos el depósito de gasolina en una gasolinera próxima. Al entregar el coche me dieron ganas de darle un beso, habíamos recorrido con él más de 4000 Km sin ningún contratiempo. Nos revisaron el depósito de combustible, echaron un vistazo por encima par ver que todo estaba correcto y nos dieron un resguardo de conformidad.
Tras dejar atrás nuestro compañero de viaje nos subimos en el bus de conexión hasta la terminal del aeropuerto. Tras las clásicas colas en facturación y en el control de seguridad llegamos a la puerta de embarque con tiempo de sobra. El avión de Iberia salió puntual y tras algo más de 12 horas de vuelo llegamos a Madrid, el sueño americano había terminado.

Proximo capítulo: balance final.

4 de noviembre de 2013

Hollywood Boulevard

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 15/15
Capítulo 1/2

Nuestro último día en tierras americanas. El avión salía a las 6 de la tarde por lo que disponíamos de toda la mañana para ver dos lugares de Los Ángeles imprescindibles: el Paseo de la Fama y Santa Mónica. Tras desayunar en el hotel dejamos las maletas preparadas en la habitación y nos fuimos en el coche hasta Hollywood Boulevard, situado a 10'. Allí aparcamos en el mismo Teatro Dolby, lugar de entrega de los Oscars, que no deja de ser un centro comercial. Nos costó 4 $, si compras algo en las tiendas el parking es gratuito, pero hasta las 10 de la mañana no abrían la mayoría.

Hollywood Boulevard es conocido como el Paseo de la Fama debido a que allí se encuentran las famosas estrellas de los actores y actrices. Mide unos 3 Km de largo y tiene más de 2000 estrellas. Ya habíamos leído que carece del glamour que se supone a un lugar tan emblemático y por lo tanto no nos decepcionó. No deja de ser una calle sin ningún aliciente, con turistas haciéndose fotos con las estrellitas y un montón de gente con disfraces, bastante cutres por cierto, intentando ganarse unos dólares.
Os dejo un enlace de wikipedia donde podéis localizar las estrellas de vuestros actores favoritos. 




El teatro donde tiene lugar la ceremonia de entrega de las estatuillas se llama actualmente Dolby, anteriormente era Kodak. Como ya comenté es un "vulgar" centro comercial con tiendas y cines, además de un gran parking. Podéis subir por la escalinata como si fueseis una estrella de Hollywood, aunque sin la alfombra roja deja bastante que desear. Para los que no os acerquéis hasta el cartel de Hollywood, tenéis la oportunidad de verlo a lo lejos desde un mirador del último piso del centro comercial.
La alfombra roja donde posan las divas se coloca delante del Teatro Grauman, el edificio más bonito de la calle, que imita en su fachada a una pagoda china. Delante de ella los aficionados a Star Wars tienen una cita ineludible para ver la huellas de manos y pies de los principales personajes de la saga.

En poco más de una hora vimos el Paseo de la Fama y regresamos al hotel a recoger las maletas. Aquí abandonamos a una entrañable compañera del viaje: la nevera que tantos momentos de felicidad nos había proporcionado. Nos metimos de nuevo en el follón de autopistas angelinas en dirección a la playa.

Próximo capítulo: Santa Mónica.


2 de noviembre de 2013

Por la Big Sur hasta Los Ángeles

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 14/15
Capítulo 2/2

Nuestra siguiente parada fue en una cala con una pequeña cascada, Mc Way Fall, ubicada en el interior del parque natural Julia Pfeiffer Burns. No tiene pérdida ya que suele haber bastantes coches aparcados en el arcén de la carretera. No está permitido bajar a la cala, hay un pequeño paseo hasta un mirador donde se puede contemplar la cascada. Dependiendo del nivel de la marea el agua caerá en la arena o en el mar. Un lugar delicioso.


- Mc Way Fall -

A partir de aquí la Big Sur da vueltas y vueltas, repechos y bajadas, con el omnipresente Pacífico al lado y numerosos miradores donde disfrutar del magnífico paisaje. Hay muy pocas gasolineras y escasos lugares para comer y todos muy caros. Este día no fuimos previsores y no llevábamos comida por lo que tuvimos que recurrir a lo poco que encontramos por el camino.

En San Simeón se encuentra el castillo de Hearst, el magnate de la prensa que retrató Orson Welles en Ciudadano Kane. Se puede visitar pero hay que disponer de algunas horas y además la entrada es bastante cara. Más información en su web.

Pasando San Simeón hicimos otra parada en la Playa de Piedras Blancas donde hay una interesante colonia de elefantes marinos. Hay dos playas y en un cartel a la entrada del parking se indica en cual se encuentran ese día los elefantes marinos. Un lugar inmejorable para poder ver desde muy cerca, una valla de madera en el margen de la playa, a estos tremendos animales tumbados en la arena.

- Elefantes marinos en Piedras Blancas -

Después de San Simeón la Big Sur finaliza y enlaza con la autopista 161. Nada más entrar en la autopista nos encontramos con el primero de los numerosos atascos que sufrimos hasta llegar al hotel. Cruzamos dos localidades donde inicialmente teníamos pensado parar pero que tuvimos que anular debido a que no había más tiempo: Solvang y Santa Bárbara. La entrada a Los Ángeles fue el reflejo de lo que habíamos leído en otros diarios de viajes, atasco monumental. Los dos días de estancia en la ciudad al comienzo del viaje habían coincido en fin de semana y eran tan sólo un anticipo de lo que realmente ocurre en un día laborable.

Llegamos sobre las 8 de la tarde al hotel Hollywood City Inn, situado a 10' en coche del Paseo de la Fama. Elegimos este hotel para poder ver la zona de Hollywood al día siguiente por la mañana, nuestro último día en tierras californianas. Nos costó 146 $ e incluía desayuno (café y bollería en la recepción que te llevas a la habitación). Es un motel agradable muy americano, con las habitaciones situadas alrededor de una pequeña piscina. Muy bien situado para ver la zona de Hollywood, pero nos gustó mucho más el primer hotel donde los alojamos en Los Ángeles, más barato y con personal encantador. Este lo elegimos exclusivamente por su situación.
Después de la paliza de coche no nos apetecía salir a cenar, por lo que mientras la mitad de familia ponía la última lavadora del viaje la otra mitad nos acercamos hasta un McDonalds próximo al hotel a comprar alguna de las "delicatessen" que ofrecen en este establecimiento.
La aventura americana tocaba a su fin…

Próximo capítulo: Paseo de la Fama de Hollywood.


30 de octubre de 2013

De San Francisco a Carmel

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 14/15
Capítulo 1/2

Penúltimo día de viaje y tercera y última etapa maratoniana. La forma más rápida de ir en coche desde San Francisco a Los Ángeles es por la I-5, unas 380 millas aproximadamente. Pero lo interesante es recorrer la costa a través de una de esas carreteras míticas que vienen en todas las guías de viaje: la Big Sur. La distancia se alarga considerablemente (en total 450 millas) y sobre todo el tiempo de viaje. Calcular un día entero en recorrer esta carretera considerada una de las más bellas del mundo. De hecho si disponéis de tiempo se pueden dedicar 2 o 3 días a los numerosos lugares interesantes que hay por el camino.

Nos costó mucho salir de San Francisco debido a que había varias calles cortadas en el centro y el Tom Tom no paraba de dar vueltas. Además era día laborable por la mañana y había gran cantidad de tráfico. Fuimos de autopista en autopista fijándonos en las direcciones de muchos lugares que nos son comunes a todos: Berkeley, Cupertino, Palo Alto, Mountain View, San José....

Descartamos parar en Monterrey debido a que es una ciudad que merece al menos todo un día para poder visitar su famoso acuario o hacer una excursión de avistamiento de ballenas. El primer lugar donde paramos fue Carmel tras 2 horas de viaje.


- Carmel by the sea -























Ya comentamos en la anterior entrada que Carmel y Sausalito fueron los pueblos que más nos gustaron de todo el viaje. Es otro lugar encantador donde vive gente adinerada y donde Clint Eastwood fue alcalde durante varios años. Además tiene interés histórico porque aquí Fray Junípero Serra fundó su segunda misión californiana, la cual sigue funcionado como parroquia y se puede visitar. Nos dirigimos a la playa y tuvimos suerte de aparcar justo al lado en un parking gratuito. La playa es preciosa, pero el agua no invitaba precisamente al baño pese a que el día era caluroso. Dimos un pequeño paseo por la playa y por las calles aledañas llenas de boutiques de lujo, por ejemplo una tienda de Tiffany. Se nota que los amigos de Clint no andan escasos de dólares.


- Big Sur -

En Carmel comienza realmente la Big Sur, la cual se extiende hasta San Simeón. El trazado de la carretera va paralelo a la costa, a unos pocos metros y por lo tanto está lleno de curvas. Si a esto sumamos que había bastante tráfico y tramos en obras hizo que la velocidad media fuese muy baja, pero esto permite disfrutar de las fantásticas vistas del Pacífico. Hay numerosos miradores llamados "Vista Point" donde poder contemplar los acantilados, las pequeñas playas solitarias o incluso ver el surtidor de las ballenas en el océano, tuvimos suerte y vimos unas cuantas. Junto a algunas carreteras asturianas y noruegas, es la mejor por la que hemos viajado. Una auténtica maravilla que recomendamos a todos.

28 de octubre de 2013

Golden Gate y Sausalito

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 13/15
Capítulo 2/2

El Golden Gate es sin duda el símbolo de San Francisco, no es el puente más grande de la ciudad pero si el más famoso. Su construcción en los años 30 estuvo plagada de dificultades de financiación debido a la crisis económica (¿os suena?). Fue un hito de la ingeniería de la época y actualmente juega un papel básico en el tráfico rodado ya que por él transitan unos 100.000 vehículos a diario.

El puente se puede cruzar en coche, a pie o en bicicleta, ya que tiene carriles específicos para peatones y ciclistas. Hay una excursión muy popular que consiste en alquilar una bicicleta en el muelle, cruzar el puente hasta Sausalito y regresar en ferry a San Francisco. El precio de alquiler de la bicicleta suele incluir un pequeño picnic y el billete del ferry. Hay que disponer de prácticamente un día para hacerla y aunque el trayecto es bastante llano, hay algunos repechos entre el Golden Gate y Sausalito. Si disponéis de tiempo y de un día soleado es una magnifica opción.

Para contemplar el Golden Gate hay tres miradores, uno en la orilla de la ciudad y los otros dos en la opuesta. El mirador situado en San Francisco es Fort Point, está muy bien indicado en un desvío a la derecha justo antes de entrar al puente. Es un lugar muy bonito para pasear con la bahía a tus pies. La vista del puente debe ser también muy buena, pero desgraciadamente nos vimos nada con la niebla que había. Tras cruzar el puente paramos en el segundo mirador: Vista Point. Se tiene una vista más frontal y sobre todo se divisa toda la ciudad (en caso de ausencia de nubes que no era el caso). En este mirador hay paneles informativos sobre la construcción y la estructura del Golden Gate.


- Casas flotantes en Sausalito -


Sausalito se encuentra a 10' en coche tras cruzar el puente. Es un pequeño pueblo muy turístico y lugar de residencia de artistas y gente adinerada. Junto con Carmel, que visitamos al día siguiente, fue el pueblo más bonito del viaje. Las vistas de la bahía son espectaculares, tiene unas casas en las laderas de las colinas al lado del Pacífico impresionantes, un precioso puerto deportivo... en resumen uno de esos sitios en los cuales te quedarías sin dudarlo. Pese a estar muy cerca de San Francisco su clima es más cálido. De hecho ese día brillaba el sol, era verano en Sausalito y otoño en San Francisco.
Aparcamos en el parking del puerto por 2 $ y nos fuimos a comprar una hamburguesa a Hamburgers (737 Bridgeway). Es un pequeño local situado enfrente del puerto deportivo fácilmente identificable por su toldo verde y recomendado por muchos blogueros. Ganó el premio a la mejor hamburguesa del viaje (y eso que tuvo un gran número de competidores). Las hamburguesas son caras (4 hamburguesas, 2 bolsas de patatas fritas y las bebidas 43 $) pero merecen la pena. El local es minúsculo y no tiene mesas. Lo mejor es llevarse la comida hasta el puerto donde hay mesas de picnic (llenas de excrementos de paloma por cierto).
Siguiendo la calle principal se encuentran las famosas casas flotantes de Sausalito, una pequeña colonia de unos 30 vecinos que viven en un lugar sacado de un cuento y dónde es posible notar aún los ecos del ambiente bohemio de los 60.

Dejamos atrás este lugar encantador y cruzando los dedos nos dirigimos al tercer mirador, nuestra última oportunidad de ver el Golden Gate. Está situado en Battery Spencer, un desvío a mano derecha antes de entrar en el peaje del puente (6 $ dirección San Francisco, la salida de la ciudad es gratuita).  Curiosamente el día estaba despejado excepto... aquí. Nos acordamos de un capítulo de Doraemon donde sacaba una máquina de hacer niebla de su bolsillo mágico. Pues bien, la dichosa máquina estaba justamente aquí. Es increíble con que rapidez las nubes tapaban por completo el puente para en pocos segundos volver a estar despejado. De hecho en las fotos que amablemente nos hizo otro turista aparecemos con el fondo totalmente de niebla y en la siguiente despejado. Pero tuvimos suerte y las nubes nos permitieron disfrutar de la mejor vista que se puede tener del puente.


- Golden Gate desde Battery Spencer -

Aparcamos el coche en el hotel y dedicamos el resto de la tarde a volver a recorrer las tiendas de Chinatown y de Union Square, la zona comercial por excelencia de la ciudad. Fuimos a la tienda de Apple para gozar del wifi gratuito ya que el chino-wifi de nuestro hotel peor no podía ser. Nos acercamos hasta Macy's a recordar la visita a su tienda hermana neoyorquina y a comprar alguna cosilla, volvimos a ver como cambiaban de sentido a mano los tranvías del cable car....
A la hora de la cena regresamos a nuestro territorio para cenar en un restaurante chino, House of Nanking (919 Kearny St), igualmente recomendado por otros viajeros. Si en Sausalito comimos la mejor hamburguesa del viaje, ahora disfrutaríamos de la mejor cena de todas por 44 $. Si os gusta la comida china no dejéis de acudir a este pequeño local donde suele haber cola para entrar. Toda la comida está buenísima, pero el pollo con sésamo se lleva la palma.
Tras la cena nos retiramos a nuestros aposentos con la pena de que era la última noche en San Francisco, una de esas ciudades que tenemos subrayada para volver algún día.

Próximo capítulo: de San Francisco a Carmel.



26 de octubre de 2013

Golden Gate Park

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 13/15
Capítulo 1/2

Al despertar en el que iba a ser nuestro último día en San Francisco nos acordamos del dicho, atribuido erróneamente a Mark Twain: "nunca pasé tanto frío como un verano en San Francisco”. Llovía y el tiempo veraniego de los dos días previos había desaparecido. 
Hoy no teníamos Muni Pass y volvíamos a coger el coche, por ello habíamos planeado cruzar el Golden Gate hasta Sausalito. Pero antes nos acercaríamos hasta el pulmón verde de San Francisco, el Golden Gate Park. Es un inmenso parque en forma de rectángulo de 5 Km de largo por 1 Km de ancho, bastante mayor que Central Park de Nueva York, con numerosos puntos interesantes.

Llegamos fácilmente en coche tras unos 20' de trayecto y aparcamos en una de las avenidas paralelas al parque. Nos dirigimos en primer lugar al Japanese Tea Garden aprovechando que era gratuito (la entrada cuesta 7 $ pero los lunes, miércoles y viernes no festivos es gratis antes de las 10 de la mañana). De camino pasamos por delante de la Academia de Ciencias, un edificio de notable interés arquitectónico que alberga el Museo de Ciencias. El jardín japonés fue construido para la Exposición Universal de 1894 y lo que en principio iba a ser un jardín temporal, mientras se celebraba el evento, se ha convertido en el jardín japonés más antiguo de EEUU y uno de los puntos más visitados de San Francisco. No es muy grande pero es precioso, con rincones encantadores que te transportan al lejano oriente. Muy recomendable, especialmente aprovechando el horario gratuito.


- Japanese Tea Garden -

Regresamos al coche y nos dirigimos hasta el final del parque donde nos acercamos hasta la playa, pero el día estaba muy nuboso y no se veía nada, además estaba desierta. Regresamos andando hasta el parque para visitar el segundo punto que teníamos señalado, el Molino Holandés, una réplica de unos de estos famosos molinos de viento situado en otro jardín impecable.
Terminamos la visita con un paseo hasta Buffalo Paddock, una pradera donde hay búfalos, pero estaban demasiado lejos y se veían mal. Nos llamó más la atención una zona adyacente del parque habilitada para pasear con los perros y que estaba llena de mascotas con sus dueños.


- Dutch Windmill -

El parque da para mucho más pero el día no acompañaba y además nos esperaba el icono por excelencia de San Francisco, el Golden Gate. Subimos al coche y nos dirigimos hacia el primer mirador con la esperanza de que ocurriese un milagro y las nubes levantasen durante el trayecto.

Próximo capítulo: cruzando el Golden Gate hasta Sausalito.


24 de octubre de 2013

Fisherman´s Wharf, el muelle de San Francisco

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 12/15
Capítulo 3/3

Fisherman's Wharf es el antiguo puerto de San Francisco reconvertido en zona de ocio. Es un lugar ideal para pasear y para ir con niños ya que ofrece múltiples posibilidades: tiendas, restaurantes, museos, el acuario o las fantásticas vistas de la bahía y de la isla de Alcatraz. Invita a pasear por sus callejuelas de madera, entrar a curiosear en las tiendas o montarse en el carrusel veneciano. La zona más turística y atractiva es el Pier 39 especialmente por la presencia de una colonia de leones marinos que lleva aquí instalada desde el terremoto de 1989. Los leones dormitan sobre unas plataformas de madera, de vez en cuando se dan un chapuzón y emiten sus característicos gruñidos. Te puedes pasar horas contemplándolos.
Hay mucha oferta gastronómica, algunos de los restaurantes más populares son Bubba Gump, donde cenamos el primer día tras la visita nocturna a Alcatraz o Crab House para los aficionados al marisco. Aunque lo más auténtico es comer sentado en algunos de los bancos, mientras se contempla la bahía, un bocata de crema de pescado (clam chowder) que venden en puestecillos callejeros. Un recuerdo típico que podéis comprar es un chaquetón reversible (impermeable/forro polar) con el dibujo del Golden Gate por unos 20 $.



- Colonia de leones marinos, Pier 39, USS Pampanito -


En el cercano Pier 45 hay otra atracción recomendable: el submarino USS Pampanito. Un auténtico submarino de la II Guerra Mundial que es posible visitar (nosotros llegamos tarde y tan sólo lo vimos por fuera, pero merece la pena especialmente para los peques). Desde aquí nos acercamos hasta Ghirardelli Square, una zona comercial que debe su nombre a la fábrica de chocolate más famosa de la ciudad. Allí teníamos pensado cenar en Lori´s Dinner, una cadena de hamburgueserías estilo años 50´s que cuenta con varios establecimientos, pero que estaba cerrada para una fiesta privada. Regresamos hasta las proximidades del Pier 45 para cenar en Rainforest Cafe (145 Jefferson St), un restaurante ambientado como si de una selva se tratase y que hará las delicias de los niños. La comida está bastante bien, aunque un poco cara (106 $ cena para cuatro). Tras la cena, paseo nocturno contemplando esta maravillosa ciudad hasta nuestro refugio en el barrio chino.

Próximo capítulo: Golden Gate Park.


22 de octubre de 2013

Haight-Ashbury, el barrio hippie de San Francisco

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 12/15
Capítulo 2/3

Este barrio toma el nombre del cruce de dos de sus calles y es famoso por ser el lugar de nacimiento del movimiento hippie en los años 60 y de bandas míticas como Jefferson Airplane, Grateful Dead o Janis Joplin. 

Hoy en día se ha convertido en una zona turística llena de tiendas vintage y otras de lo más peculiar donde se pueden encontrar pelucas, ropa extravagante o la que más nos llamó la atención: "Love to death", dedicada a objetos relacionados con la muerte y los difuntos como por ejemplo unos anillos que en lugar de llevar engastada una piedra tenían una muela humana... (sin comentarios).
Todo el barrio está repleto de tiendas, casas pintadas de vivos colores, murales, graffitis, cafeterías y restaurantes. La zona con mayor interés y ambiente se encuentra a partir del cruce de la calle Haight con la calle Masonic. Muy cerca se encuentra la famosa tienda que tiene un par de piernas femeninas "saliendo" por una ventana. 

Comimos en Pork Store Cafe (1451 Haight St), restaurante que aparece en la mayoría de las guías principalmente por sus desayunos contundentes. La cocina no es apta para aquellos que sufráis una dieta porque el colesterol abunda en sus viandas a la plancha. Comimos muy bien por 60 $ los cuatro. El local es pequeño y tiene pocas mesas, aunque lo más auténtico es comer en la barra.

Otro lugar imprescindible para los amantes de la música es Amoeba Records (1855 Haight St), auténtico paraíso de los nostálgicos del vinilo como yo. Es una de las tiendas de música más grandes del mundo donde podéis encontrar un montón de discos por unos pocos dólares.





La verdad es que entre Amoeba y el ambiente del barrio me hubiese quedado toda la tarde aquí, pero había que continuar ruta. Regresamos en bus hasta Union Square donde volvimos a subir al cable car, había que amortizar el pase de un día, y nos bajamos cerca de Washington Square, centro del barrio de North Beach. En una de sus esquinas (1701 de la calle Stockton) se encuentra Mama's, donde se sirven los desayunos más famosos de San Francisco (eso si, id preparados para una buena cola). Desde aquí nos fuimos paseando hasta el muelle donde pasaríamos el resto de la tarde.

Próximo capítulo: Fisherman´s Wharf.


20 de octubre de 2013

Descubriendo San Francisco en Cable Car

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 12/15
Capítulo 1/3

En nuestro segundo día en San Francisco teníamos pensado movernos en transporte público y descansar del coche. Nos fuimos andando desde el hotel hasta el cruce de las calles Powell y Market, en Union Square. Aquí se encuentra el Centro de Atención al visitante donde se puede comprar el abono para el transporte público. Sirve para el tranvía (incluyendo el turístico cable car), metro y autobuses urbanos. No incluye el tren (Bart) por lo que no es válido para desplazarse desde el aeropuerto. Hay abonos para 1,3 y 7 días. Nosotros compramos el de un día por 14 $. Tened en cuenta que un viaje en cable car cuesta 5 $, por lo que fácilmente se amortiza. Más información en la web oficial. El abono no incluye la fecha ni la validez y hay que marcarlo rascando los círculos indicados del mes y los días de uso, siempre consecutivos.

Al lado de las oficinas donde venden los billetes se encuentra unos de los puntos más fotografiados de la ciudad, donde tiene lugar el cambio de dirección manual del cable car, lo realizan unos operarios haciendo girar el tranvía por un carril circular. Muy curioso.
Tras hacer una larga cola nos subimos en un tranvía de la línea Powell-Hyde.  Iba lleno y en estos casos se permite viajar colgado de la plataforma exterior agarrado a los postes. El tranvía es de madera y  te sientes como si hubieses retrocedido varias décadas atrás. Toda una experiencia.

Información sobre líneas y horarios.

- Cable car -

Nos bajamos en Lombard St, una de las calles más famosas de la ciudad debido a las numerosas curvas que hacen que los vehículos circulen como en una procesión. Tiene el título honorífico de ser la calle con más curvas de Estados Unidos. El lugar es precioso con unos jardines muy cuidados y casas de postal. Además se tienen unas vistas increíbles de la bahía. Eso si, os encontraréis con la mayor densidad de turistas por m2 de la ciudad.




- Lombard Street -

Desde Lombard nos fuimos andando 5' hasta el cruce de Van Ness Av & Greenwich St. y nos subimos al bus 49 dirección city collage. Nos bajamos en McCallister St. Todas estas rutas las planificamos con google maps. Es muy sencillo, se escribe la dirección de origen y de destino y se hace click en el icono del bus, el programa te planifica la mejor ruta disponible en transporte público.
Al bajarnos del bus vimos el inmenso edificio del City Hall, que dicen que se parece al de Los Inválidos de Paris, y enfrente la ópera de San Francisco.

- Painted Ladies -
Continuamos andando unos 15' hasta Alamo Square donde se encuentra otro de los iconos de la ciudad, las casitas victorianas Painted Ladies. Enfrente está el Buenavista Park, donde se puede descansar tumbado en el césped y contemplar la gran vista de las casas con el downtown al fondo. Es otro lugar muy bonito, aunque las casas no tienen nada de especial porque hay cientos de viviendas similares por el barrio, por donde es una delicia pasear.

Próximo capítulo: Haight-Ashbury, el barrio hippie.


18 de octubre de 2013

Visita nocturna a Alcatraz

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 11/15
Capítulo 3/3

Tras el paseo por Chinatown y un breve descanso en el hotel, fuimos andando hasta el Pier 33, desde donde parte el ferry hasta Alcatraz. En la zona del muelle tan sólo hay parking de pago. Por lo tanto es aconsejable ir en transporte público o andando. Para visitar Alcatraz es imprescindible hacer la reserva por internet para evitar quedarte sin ver una de las mayores atracciones de San Francisco. De hecho en la taquilla se avisaba que no quedaban tickets disponibles hasta dentro de una semana. Las reservas se hacen en la web de Alcatraz Cruises. Al escribir estas líneas no es posible realizar reserva debido al bloqueo del presupuesto y que ha supuesto el cierre de todas las oficinas de turismo estatales.
La visita más demandada es la nocturna que parte del muelle a las 18:30 y regresa de noche. Los principales alicientes respecto a la diurna son poder contemplar el skyline de San Francisco de día y de noche y visitar el hospital de Alcatraz. Hicimos la reserva con dos meses de antelación y prácticamente ya no había plazas disponibles, esta es una de las reservas que primero tenéis que hacer. Las dos entradas de adulto, una juvenil y otra infantil nos costaron en total 131 $.





El ferry tarda unos 15' en realizar el trayecto desde el Pier 33 hasta la isla. Una vez en ella se distribuye al pasaje en grupos que acompañados por un guía comienzan un pequeño ascenso por una rampa hasta la entrada a la prisión, mientras se narran algunos aspectos de la historia de Alcatraz. Una vez que se entra en las instalaciones se entrega una audio guía (incluida en el precio), disponible en varios idiomas, entre ellos el español, que narra de manera magistral la visita. Los narradores son actores que encarnan a presos auténticos de la prisión. Tan sólo hay que seguir las indicaciones que  van dando, irse moviendo entre los diferentes pabellones y empaparse del espíritu carcelero: las galerías de presos, las oficinas, el despacho del alcaide, la cocina, el comedor, el patio..... Es muy recomendable ver la película de 1979 "Fuga de Alcatraz" protagonizada por Clint Eastwood que recrea el intento más famoso de fuga de esta prisión casi inexpugnable.





Como ya comenté, la visita nocturna permite ver las instalaciones del hospital (cerradas durante el día) y sobre todo contemplar el atardecer sobre San Francisco y el Golden Gate como podéis ver en las fotos. Desde una terraza de la isla se tienen las mejores vistas de la ciudad. En conjunto la visita dura unas 2 horas. El tiempo tan sólo está limitado por el horario de regreso del último ferry (21:30). Os recomendamos que llevéis ropa de abrigo porque en la cubierta del ferry, especialmente a la vuelta, hace mucho frío. A nosotros nos gustó mucho Alcatraz. La visita está muy bien organizada y la audio guía es la mejor que hemos oído. La más entusiasmada fue nuestra hija pequeña, de hecho es uno de sus puntos favoritos del viaje.

Tras regresar al muelle fuimos andando hasta el cercano Pier 39 para cenar en Bubba Gump, una franquicia especialista en gambas y ambientada en la película Forrest Gump. Ya la conocíamos de Nueva York y no nos sorprendió tanto como la primera vez; aunque es muy recomendable tanto por la comida como por el ambiente. La cena para los cuatro nos costó 100 $. Al Pier 39 le dedicaremos una entrada exclusiva más adelante.
Tras la cena regresamos andando hasta el hotel atravesando North Beach, el barrio italiano, muy animado incluso a estas horas de la noche (cerca de las 11). Pese a las continuas subidas y bajadas de las calles, San Francisco es una ciudad fabulosa para pasear. Nos parecía que en lugar de estar en una ciudad estadounidense estábamos en el sur de Europa, después de tantos días sin ver a nadie en la calle a partir de las 10 de la noche.

Próximo capítulo: descubriendo San Francisco en cable car.



16 de octubre de 2013

Chinatown de San Francisco

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 11/15
Capítulo 2/3

A las dos de la tarde estábamos instalados en el hotel y teníamos libre hasta las 6, cuando embarcaríamos rumbo a Alcatraz. Aprovechamos esas horas para descubrir nuestro barrio, Chinatown. En San Francisco utilizamos mucho Google Maps para planificar las rutas, tanto a pie como en transporte público. Señalamos los puntos de interés en el mapa y luego les íbamos uniendo según nos venía mejor. Os recomiendo esta herramienta que facilita mucho las cosas.

Este es el barrio chino más grande fuera de Asia (el mayor fuera de China es el de Bangkok). Aunque es un lugar muy turístico lleno de tiendas de recuerdos, también conserva rincones auténticos, donde se pueden ver mercados con verduras y otros productos típicamente chinos, así como restaurantes o tiendas donde la inmensa mayoría de los clientes son solamente chinos, no turistas. Siempre hay mucho ambiente, aunque por la mañana es cuando más movimiento de mercancías y de gente se puede observar. Broadway, Grant Avenue y Stockton (foto arriba dcha) son las calles más animadas. Atentos a los graffitis y a los carteles anunciando todo tipo de servicios. Durante los tres días que estuvimos en San Francisco dimos muchos paseos por sus calles. Nos sentíamos muy a gusto, como si estuviésemos en casa.




Como monumentos en sí destacaría dos: Old Chinese Telephone Exchange (743 Washington St.), una pagoda roja y negra sede de un banco y convertida en una de las imágenes más clásicas de Chinatown; y la famosa Puerta de Chinatown (en el cruce entre la calle Bush y la Grant Avenue), regalo de Taiwan (foto arriba izda).

En la misma visita podéis incluir la cercana zona de Jackson Square donde se encuentra la torre Transamérica (cruce de Montgomey St con Washington St),  un rascacielos en forma de pirámide que domina el skyline de la ciudad. También hay un importante número de locales por los que darse una vuelta:

En 916 Kearny st se encuentra el bonito Café Zoetrope, cuyo propietario es el director de cine Francis Ford Coppola.

En el 919 de la misma calle está House of Nanking, un restaurante chino muy recomendable donde cenamos el último día y que ya comentaremos. 

En 261 Columbus Av se halla City Lights Bookstore, librería mítica de la generación beat. Esta es una parada obligatoria para todos los amantes de los libros por su significado. No es excesivamente grande ni bonita, pero es un mito y como tal hay que cuidarla. Compramos un ejemplar de "Big Sur" de Kerouac.

Por último en 255 Columbus Ave se encuentra otro local frecuentado por la generación beat, el Café Vesubio. Tan sólo nos asomamos porque un cartel indicaba que no estaba permitida la entrada a menores. 

En resumen, nos encantó Chinatown, una visita imprescindible en San Francisco. Lo mejor es perderse por sus calles, llevarse todo tipo de regalos casposos, comprar un libro en City Lights Bookstore y cenar en House of Nanking.

Próximo capítulo: visita nocturna a Alcatraz.


14 de octubre de 2013

Llegada a San Francisco

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 11/15
Capítulo 1/3

Desde Oakhurst hasta San Francisco hay 194 millas. El primer tramo discurre por una carretera, equivalente a nuestras comarcales, por el condado de Mariposa hasta enlazar con la autopista 99 y a la altura de Manteca con la I-580. Todo el trayecto está salpicado de grandes extensiones de frutales y frutos secos, aparte de esto las 3 horas y media de carretera carecen de mayor interés. Según nos aproximábamos al destino el tráfico se hacía más intenso. Después de una semana conduciendo por carreteras poco transitadas volvíamos  a la vorágine. Comimos por el camino en un McDonalds situado al lado de una gasolinera donde llenamos el depósito. Tras cruzar Oakland apareció la grandiosa bahía de San Francisco. Cruzamos por el puente que une las dos ciudades (Bay Bridge) tras pagar un peaje de 4 $. Tiene una longitud de algo más de 3 Km, casi el triple que el Golden Gate. 


- Puente de la Bahía -

En cuanto nos quisimos dar cuenta habíamos cruzado el puente y estábamos en pleno centro de la ciudad. Rápidamente aparecimos en la calle Broadway, donde teníamos reservado el hotel. Este fue sin duda el que más quebraderos de cabeza nos dio al planificar el viaje. Estuvimos sopesando alquilar un apartamento, pero había que pagar una gran parte del precio total por adelantado con varios meses de antelación y nos echaba para atrás. La mayoría de los hoteles de S. Francisco son caros, con mala calidad-precio y bastante ruidosos. A esto se sumaba que necesitábamos una habitación para cuatro y que el establecimiento dispusiese de parking, lo cual reducía considerablemente las posibilidades. Elegimos en primer lugar un hotel que estaba bastante alejado del centro y no nos convencía del todo. Al final subimos un poco el listón del precio y lo cambiamos por el Royal Pacific Motor Inn, con una situación privilegiada en la calle Broadway, en el corazón de Chinatown.


- Broadway St. desde Royal Pacific Inn -
                                     
Al llegar nos encontramos con que el parking estaba lleno. Dejamos el coche en doble fila y nos fuimos a hacer el check-in a recepción. Una señora china muy eficiente, y bastante seca, nos atendió muy rápido y nos dijo que podíamos aparcar gratis en un parking público que está al lado del hotel y que tiene plazas reservadas para los clientes. Al salir de recepción un aparcacoches nos indica que hay un sitio disponible en el parking del hotel y se pone a discutir con la señora. Al final dejamos el coche en el mismo hotel tras dar una propina al chico que nos hacía señas con los dedos de lo cotorra que era la china. El comienzo prometía.
El hotel es bastante sencillo, al igual que la habitación, y muy ruidoso. Además el wifi se colgaba continuamente. Pero, además del parking, su gran baza es la situación en la calle Broadway, una de las principales de Chinatown, cerca del centro y que te permite desplazarte a pie a muchos de los sitios de la ciudad como a Union Street o al muelle. Las 3 noches nos costaron 672 $. Caro pero los alojamientos en San Francisco un poco decentes y bien situados lo son. Si algún día regresamos a San Francisco (espero que si porque fue lo que más nos gustó del viaje) seguramente repetiríamos hotel. No sé muy bien la razón pero ha sido uno de esos sitios a los que te enganchas, quizás por poder ver todas las mañanas el ajetreo del barrio chino con la iglesia de S. Pedro y S. Pablo y la Coilt Tower al fondo, como muestra la foto.   ¡Qué recuerdos¡

Próximo capítulo: Chinatown.



12 de octubre de 2013

Mariposa Grove

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 10/15
Capítulo 2/2

Paramos a unas 6 millas antes de llegar a Mariposa Grove para dar una vuelta por el Hotel Wawona, otro edificio histórico de madera situado en una enorme pradera y adyacente a un campo de golf. Un lugar idílico. Aquí hay una gasolinera tras muchas millas sin encontrar ninguna. Nos pasamos de listos y no hicimos caso al cartel que indicaba que el parking de Mariposa Grove estaba completo y que se recomendaba ir en bus. Nos fuimos en nuestro coche y al llegar allí unos rangers te prohibían el paso porque no había plazas en el parking. Nos costó regresar al punto anterior y esperar a que pasase el bus gratuito.

Mariposa Grove se encuentra en el límite sur del Parque Nacional de Yosemite y es famoso por sus milenarias secuoyas. Desde el parking parten varios senderos bien señalizados por donde se puede caminar a la sombra de estos inmensos árboles. También hay un bus turístico que realiza el mismo recorrido pero es bastante caro. El recorrido más sencillo y corto es el denominado Lower Grove, es circular y son aproximadamente 3 Km. Calcular unas 2 horas para ver el parque tranquilamente. Toda la información la podéis obtener en la web, incluido el folleto en español (allí lo venden por 50 c). No puedo dejar los enlaces porque debido al bloqueo del presupuesto que sufren los EEUU estos días las webs no funcionan.


- Fallen Monarch -

Este es otro lugar que, al igual que en el Gran Cañón, las fotos no hacen justicia, ya que no se puede plasmar la grandeza de estos árboles gigantes. En el folleto están marcados los más singulares y hay paneles informativos a lo largo del sendero. Las secuoyas están protegidas por una valla y no se pueden tocar. No sorprendió mucho leer que el fuego es clave para el desarrollo de estos gigantes, ya que son resistentes al mismo y a la vez elimina otras especies que compiten por el suelo. La protección contra los incendios que se realizaba con intención de preservar a las secuoyas casi acaba con ellas y actualmente se realizar incendios controlados para favorecer su desarrollo.
El primer ejemplar destacable es Fallen Monarch, una gigantesca secuoya que se cree que fue arrancada del suelo hace varios siglos. Fijaos en la foto en el tamaño de las raíces y compararlo con el de la carretera de al lado. Unos metros más adelantes se encuentra un grupo de  4 secuoyas conocidas como Bachelor and three graces.


- Grizzly Giant & California Tunnel Tree -

Continuamos por el agradable camino viendo un montón de corzos y de ardillas. Llegamos al árbol más grande del parque, llamado Grizzly Giant, de unos 1800 años de vida y de unas dimensiones colosales. Tan sólo una de sus ramas laterales de 2 metros de diámetro es mayor que cualquier otro árbol del parque que no sea una secuoya. Después nos encontramos con la secuoya que mas nos impactó: California Tunnel Tree. Un árbol inmenso con un túnel tallado en su tronco a finales del s.XIX para permitir el paso de diligencias tiradas por caballos. Este fue el último punto donde llegamos, aquí nos dimos la vuelta porque quedaba poco para que comenzara el atardecer y teníamos que coger el último bus que nos llevase al Hotel Wawona, donde teníamos aparcado el coche.

Nuestra impresión de Yosemite es que un espacio natural grandioso, otro de los puntos indispensables de cualquier viaje a California. Merece la pena pasar varios días en él para poder hacer excursiones, pero tan sólo contábamos con un día y creo que lo aprovechamos muy bien. Mi recomendación es que si le vais a dedicar más de un día busquéis alojamiento dentro del parque porque si tenéis que salir y entrar para ir a dormir a un hotel fuera se pierde mucho tiempo. Las distancias son grandes y hay bastante tráfico por las carreteras (incluidas gran cantidad de autocaravanas que lo ralentizan aún más). Si, como nosotros, tan sólo vais a estar un día no merece la pena dormir dentro porque es bastante más caro y en general con establecimientos de peor calidad que los de las localidades próximas.

Este fue uno de los hoteles, junto el de San Francisco, que más nos costó encontrar. Al final nos decidimos por el hotel Yosemite Southgate en Oakhurst, situado a media hora de Mariposa Grove en una carretera llena de curvas. Nos costó 165 $. Todos los alojamientos de esta zona son bastante caros. El hotel está muy bien, incluye desayuno y tiene wifi, piscina y sauna. Recomendable.

Como llegamos bastante tarde cuando fuimos a cenar eran las 9 y media de la noche y Oakhurst  parecía un pueblo fantasma. Cenamos en el único local que vimos abierto y con clientes, una pizzería que no recuerdo el nombre (enfrente del McDonalds). Cenamos unas pizzas muy buenas por 31 $. Tras un largo y agotador día nos fuimos a dormir con la ilusión de lo que nos esperaba al día siguiente...

Próximo capítulo: llegada a San Francisco.


10 de octubre de 2013

Yosemite

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 10/15
Capítulo 1/2

Desde Mammoth Lakes hay 40 millas hasta Tioga Pass, la Puerta Este del Parque Nacional de Yosemite. Es un espectacular paso de montaña situado a 3000 metros en plena Sierra Nevada. Debido a su altitud tan sólo está abierto en los meses estivales, ya que el resto del año la carretera está cubierta de nieve. La entrada al parque cuesta 20 $ por coche y es válido el pase anual.

En la parte más alta del puerto se encuentran los lagos Ellery y Tioga. Nada más entrar al parque se suceden los paisajes idílicos: Dana Meadows, Toulumne Meadows y Tenaya Lake. Hermosos lagos, grandes abetos y praderas inmensas. En Toulumne Meadows hay un pequeño centro de visitantes donde se puede obtener información y la última gasolinera en muchas millas, donde echamos unos pocos dólares de gasolina para rellenar el depósito ya que aunque lo habíamos llenado en Mammoth Lakes, el todoterreno había consumido mucho subiendo el puerto y nos esperaban un montón de millas por delante. Después del lago Tenaya se encuentra el mirador de Olmsted Point desde donde se divisa por primera vez la mole rocosa del Half Dome.


- Tenaya Lake -

Desde aquí continuamos de un tirón hasta Yosemite Valley. Hicimos tan sólo una pequeña parada para ver a lo lejos el inmenso incendio que asolaba el parque en esos días. Ha sido uno de los incendios mayores en la historia de California con 20.000 hectáreas quemadas. Afortunadamente se situaba 30 Km al norte de la carretera que se dirige a Yosemite Valley, la cual estaba abierta a los visitantes. 

En Yosemite Village se encuentra el área de servicios más grande del parque. Poco antes de llegar sucedió uno de los momentos más especiales de todo el viaje: vimos un oso a unos metros de la carretera, pero desafortunadamente desapareció antes de que nos diese tiempo de hacer una foto. Yosemite está lleno de osos y hay numerosos carteles advirtiendo del peligro de dejar comida en el coche porque todos los años cientos de puertas son arrancadas cuando huelen alimentos en el interior de los vehículos estacionados. Para evitarlo existen unas cajas metálicas con cierre donde se deja la comida. Comimos en un merendero a la sombra mientras éramos vigilados por ardillas y cuervos y mirábamos con el rabillo del ojo por si aparecía el amigo Yogui.

Después de comer nos acercamos al Hotel Ahawahnee. Es una construcción de los años 20 considerada edificio histórico. Cruzad el hall hasta el jardín en la parte posterior donde se respira paz y hay unas vistas increíbles de las montañas. Un lugar precioso para alojarse si disponéis de dinero y de días.


- Incendio en Yosemite & Bears -

Proseguimos ruta hasta el mirador que más nos gustó de todos: Tunnel view. Hay una panorámica excepcional del valle con la pared vertical del Gran Capitán en primer plano, el Half Dome al fondo y las Bridalveil Falls que desafortunadamente estaban secas en esta época del año.


- Tunnel View -

Tras cruzar el túnel tomamos el desvio hacia el mirador de Glaciar Point por una carretera que está abierta tan sólo en verano. Nos llevó unos 45' en llegar de un mirador al otro. Este fue el punto donde más turistas nos encontramos, era domingo y había muchísima gente en el parque, aunque llevadero debido al tamaño de éste. Se tiene una vista espectacular del valle de Yosemite desde una altura de 1000 m, del Half Dome y de las Yosemite Falls (de nuevo desgraciadamente sin agua en agosto).


- Glacier Point -

Tras otros 45' de retorno por la misma carretera tomamos el desvío hacia el sur, dirección a la última zona del parque que teníamos prevista visitar: las famosas secuoyas de Mariposa Grove.

Próximo capítulo: Mariposa Grove.



8 de octubre de 2013

Cruzando Death Valley camino de Yosemite

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 9/15

Hoy nos esperaba la segunda etapa maratoniana del viaje, 354 millas desde Las Vegas hasta Mammont Lakes, que nos llevaría a las puertas de Yosemite. Para ello teníamos que cruzar Death Valley, una región inhóspita denominada así en el siglo XIX por los emigrantes que se dirigían a California. Los miembros de una de estas caravanas se perdieron aquí y dieron nombre al lugar tras tener que comerse los bueyes que tiraban de sus carruajes para poder sobrevivir.

Partiendo de Las Vegas por la carretera 160 llegamos hasta Pahrump donde llenamos el depósito de gasolina y compramos agua y comida, ya que dentro del parque tan sólo hay alguna gasolinera solitaria con precios muy altos. En Death Valley hace calor, mucho calor, pero no nos pareció el lugar dantesco que narraban otros viajeros en sus diarios, eso si, no es el mejor sitio para hacer caminatas en esta época del año, con bajarse del coche unos minutos para contemplar el paisaje y hacer fotos es suficiente. Pero el lugar merece realmente la pena, a nosotros nos gustó mucho. Es diferente al resto de parques que vimos a lo largo del viaje y esconde una gran belleza detrás del desolado paisaje.

Tras cruzar el cartel de la entrada (aquí no hay casetas para pagar) se puede tomar un desvio que lleva a una colina denominada Dante's View, donde se tiene una gran panorámica. Son más de 20 Km por una importante pendiente y al planificar el viaje habíamos decidido no ir y centrarnos tan sólo en otros puntos de interés. El primer lugar donde paramos fue Zabriskie Point. Nos llamó la atención la cantidad de turistas que había, entre ellos varios autocares de jubilados americanos. Es un mirador desde donde se divisan unas colinas de diferentes tonalidades. En todas las guías recomiendan ver este punto al amanecer porque es cuando el efecto lumínico es más espectacular, pero no pudo ser. Este es un lugar que los aficionados al rock conoceréis de forma indirecta al ser el protagonista de la portada del maravilloso álbum de U2 "The Joshua Tree". El título del disco hace referencia a un tipo de cactus de gran tamaño que da nombre a un parque nacional situado al sur de California y donde fue tomada la foto de la contraportada. En Death Valley podéis ver igualmente el árbol de Joshua e inmortalizaros con una foto a su lado. También es el titulo de una película de los 70 del cineasta italiano Antonioni. Es lugar muy fotogénico y recomendable. Desde el parking hay que subir unos metros por una colina hasta el mirador que con el sol de justicia y el tremendo calor se hacen duros. No olvidéis gorra, crema solar y agua.



Continuamos camino por una carretera con rectas infinitas y sin ningún rastro de vegetación hasta Devil’s Golf. Curioso nombre para un paraje totalmente desértico, con la tierra agrietada y las rocas cubiertas de sal en lo que algún día fue un lago. Desde aquí nos dirigimos al punto más bajo de toda América del Norte: Badwater. 86 m bajo el nivel del mar y el record de temperatura mundial con 56ºC. Desconozco la temperatura que hacía cuando fuimos pero bastante más de 40º seguro. El nombre proviene de una pequeña charca no potable debido a su alto contenido en sales y que causaba la muerte de los animales de carga que bebían en ella.
El último punto que vimos del parque fueron Mesquite Flat Sand Dunes, un paraje con dunas de arena famoso porque aquí se grabaron algunas escenas de Star Wars. No tiene nada de particular. Las dunas de muchas de las playas de la costa gaditana o de Maspalomas son mucho más impresionantes. 



Tras dejar atrás Death Valley el paisaje va cambiando poco a poco y aparece cada vez más vegetación según abandonas Nevada y regresas a California. De camino hasta nuestro destino tan sólo fue reseñable Lone Pine, pueblo donde se rodaron numerosos westerns. Teníamos reservado el hotel en Mammoth Lakes, puerta de entrada a Yosemite y estación de esquí invernal. Es una localidad bastante grande y muy animada. Está situada en un entorno natural privilegiado para el turismo tanto estival como invernal. Nos alojamos en el Motel 6una cadena de moteles económicos muy populares. Nos costó 108 $ y fue el más flojo de todos, aunque está bien. Es muy sencillo y la habitación algo pequeña para cuatro personas pero lo suple con una buena situación (en la avenida principal), una recepcionista muy amable y eficiente y una pequeña piscina al aire libre pero con agua climatizada (aquí por la noche hace falta una chaqueta). Nos sorprendió un cartel que había en recepción alertando sobre el riesgo de dejar comida en los coches debido a los osos. Los contenedores de basura del pueblo están repletos de carteles similares. No es broma porque al día siguiente la recepcionista nos dijo que habían visto dos osos esa noche merodeando por el pueblo.
Por recomendación de la recepcionista fuimos a Burgers Restaurant (6118 Minaret Rd). Un típico local americano de madera repleto de familias, donde cenamos fenomenal por 85 $. Las hamburguesas buenísimas. Otro lugar que nos debéis perder es Shea Schat’s Bakery (3305 Main St). Es una pastelería famosa en California. Los pasteles son caros (3 $) pero son unos de los mejores que hemos comido nunca.

Próximo capítulo: Yosemite.


6 de octubre de 2013

Tercer día en Las Vegas

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 8/15

La mañana de nuestro último día en Las Vegas la pasamos tumbados al sol en la piscina del Mandalay. Comimos en uno de los restaurantes que preparan comida para llevar a la sombrilla, como si fuesen chiringuitos de playa. Contemplar a la gente dando vueltas a la piscina sentados en el flotador con la cerveza en una mano y las alitas de pollo en la otra era todo un espectáculo.
Después de comer salimos a recorrer los últimos hoteles que nos faltaban y al caer la tarde nos dirigiríamos a Fremont St. En principio teníamos pensado ir en coche, pero viendo el follón que había en el Strip nos apetecía que los 3 días de Las Vegas fuesen realmente de relax, así que decidimos tomar el bus y fue un acierto. El billete para un día nos costó 8 $ por persona. Se saca en las máquinas automáticas que hay en cada parada. Hay que llevar el dinero justo porque no da cambio. Hay paradas en los principales hoteles a lo largo de todo el Strip, es muy sencillo.

Nos bajamos en el Venetian, sin duda el hotel más impresionante de todos; tanto por la imitación perfecta de la ciudad de Venecia, con la Plaza de S. Marcos, los canales y las góndolas, como por su tamaño (el hotel más grande del mundo con 7000 habitaciones) y por las galerías comerciales de lujo. Los techos están pintados simulando un cielo azul donde siempre es de día lo visites a la hora que lo visites. 
Al otro lado del Strip se encuentran el Mirage y el Treasure Island, este último con un espectáculo gratuito de piratas. No pudimos asistir porque el horario no nos coincidía pero si que vimos los inmensos barcos donde tiene lugar.


- Venetian, Treasure Island, Wynn -


Tomamos de nuevo el bus y fuimos dejando atrás el meollo del Strip para dirigirnos a la calle Fremont para ver el Fremont Street Experience. Entre las 7 de la tarde y las 12 de la noche la calle se convierte en un inmenso cine donde se proyectan imágenes con un fondo musical en unas pantallas que la cubren. Nos decepcionó porque duró tan sólo unos minutos y la música que acompañaba a las imágenes era flojilla. Pero el lugar tiene mucho encanto, es la cara de Las Vegas de hace 30 años, con hoteles de menor tamaño y grandes letreros luminosos (os recomiendo ver la película Casino). Hay que entrar en el casino Golden Nugget, uno de los preferidos por los jugadores, que mantiene el sabor añejo. Tiene una curiosa piscina con un tobogán cubierto que pasa por el centro de un acuario (está claro que estamos en Las Vegas).





El regreso en bus al Strip fue una odisea porque iba repleto y con algunos pasajeros con un aspecto peligrosillo, pero llegamos sin problemas. Por el camino vimos iluminada la torre del Statosphere, el edificio más alto de la ciudad (emblema de los seguidores de CSI).
Nos despedimos de Las Vegas cenando en el buffet del Excalibur (91 $ para 4 personas). Nos gustó menos que el del Luxor. También contribuyó que fuimos cuando faltaba poco para cerrar y había menos clientes. Después unas partiditas a las máquinas recreativas y regreso en el trenecito a nuestro querido Mandalay.

Finalizaba nuestra estancia en Las Vegas. Una ciudad que se entiende que levante grandes pasiones, de un signo y de otro. Personalmente creo que merece la pena visitarla una vez en la vida y realmente es difícil no disfrutar de los días que paséis en ella. 
Aquí finalizaba la primera parte del viaje, una semana intensa donde habíamos visto un gran número de lugares inolvidables. Y los que quedaban aún....




4 de octubre de 2013

Segundo día en Las Vegas

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 7/15

Este fue el primer día del viaje que no madrugamos. Tras dormir lo que quisimos en las comodísimas camas del Mandalay fuimos a recoger el coche, presentando el vale que nos habían entregado el día anterior. En 5’ teníamos el Nissan otra vez. Después a desayunar a una tienda de donuts cerca del hotel. El problema en Estados Unidos es cómo pedir un donuts, porque hay decenas de variedades, pero siempre ayuda señalar con el dedo. Tras llenar las arterias de colesterol hicimos una breve parada en el famoso cartel publicitario “Welcome to fabulous Las Vegas” (5200 Las Vegas Blv. South). Estaba plagado de turistas con Elvis incluido para poderse hacer una foto con él previo pago. Una forma de ganarse la vida como otra cualquiera.


- Planet Hollywood, París, MGM, Bellagio -

Tras la foto de rigor dedicamos toda la mañana a… compras. En Las Vegas hay dos inmensos outlets, Norte (875 South Grand Central Parkway) y Sur (7400 Las Vegas Blv South). Tienen prácticamente las mismas tiendas. Toda la información la podéis obtener de su página web. Nosotros elegimos el Sur por cercanía al hotel. Como ya señalé en el capítulo dedicado a la Universal, aconsejo darse de alta en la web para recibir ofertas e imprimir los cupones de descuento. Aunque realmente no se suelen utilizar porque la cantidad mínima de compra no suele bajar de  los 150-200 $ y no son aplicables a productos ya rebajados de precio. Pese a que las críticas que leí de los outlets fueron muy variables a nosotros nos parecieron recomendables. Hay un montón de marcas conocidas y a unos precios desconocidos para nosotros: Levis 30-40 $, Vans 20 $, Nike 35 $.... total que dejamos la visa en cuidados intensivos. Tras comer en otro de los delicatesen de comida rápida del centro comercial nos fuimos al hotel a descansar en la piscina.

Cuando empezó a caer la tarde nos arreglamos para pasar nuestra segunda noche en la ciudad del pecado. Nos subimos al tren hasta Excalibur y seguimos andando hasta New York, donde cruzamos una pasarela hasta la acera opuesta del strip. Nos hicimos unas fotos con unos coches de época en el exterior del Tropicana y entramos en el MGM en busca de los leones que no conseguimos localizar. Desde aquí caminata hasta el París previa parada en las macrotiendas de Coca Cola y Hard Rock Café. Teníamos pensado cenar en el buffet del París, recomendado por todos, pero tras esperar cerca de media hora en la cola y ver que no avanzamos un paso nos fuimos. El hotel es precioso tanto el exterior, con la réplica de la Torre Eiffel, como el interior, una imitación perfecta de las calles parisinas. Cruzamos otra pasarela hacia el lado contrario del strip y entramos en el Caesar´s Palace (coliseo y Fontana de Trevi incluidas). Aquí cenamos en un restaurante llamado Munch, algo caro (72 $) pero bastante bueno. Eso si, la comida la de siempre: burguer, sándwich, ensalada con salsa grasosa….
Tras la cena nos fuimos a ver el espectáculo de las fuentes del Bellagio (cada 15’). Este si que no os lo debéis perder porque es fabuloso. Los inmensos chorros del agua acompañan a un tema musical, en nuestro caso Viva Las Vegas de Elvis (vídeo).




Tras ver las fuentes continuamos camino hasta Mandalay pasando por delante de dos hoteles muy lujosos como son el Montecarlo y el Aria, con una galería comercial de mírame y no me toques. Parada en el Excalibur a jugar a las maquinitas (la peque se había convertido en ludópata) y luego a dormir que estábamos agotados.

Próximo capítulo: tercer y último día en Las Vegas.