13 de enero de 2013

La Yecla

Terminamos nuestro recorrido por tierras del Arlanza, en el desfiladero de la Yecla, situado a 2 Km de la localidad de Silos. Se trata de un estrecho cañón de algo menos de un km de longitud labrado por el arroyo El Cauce en la roca caliza. Lo más significativo es su anchura, ya que en algunos tramos la distancia entre las paredes es poco mayor de dos metros, un verdadero tajo en la piedra.





El desfiladero transcurre paralelo a la carretera Bu-99. Tiene dos accesos, a la entrada y salida de un túnel respectivamente, bien señalizados. Esta perfectamente acondicionado por medio de pasarelas metálicas con barandilla y es fácilmente transitable. Tan sólo hay que tener cuidado en invierno porque al ser una zona sombría pueden existir placas de hielo. Además de disfrutar de la pequeña caminata hay que estar atentos al cielo porque es área de anidamiento del buitre leonado.


11 de enero de 2013

Santo Domingo de Silos

Seguimos visitando monasterios, en este caso probablemente el más conocido del país gracias al canto gregoriano, Santo Domingo de Silos. Sus orígenes son similares a los de Covarrubias o S. Pedro de Arlanza, la repoblación de Castilla durante el siglo X por el Conde Fernán González. Pero será a partir de la llegada del abad Santo Domingo en 1041 cuando el monasterio adquiera importancia como centro cultural y destino de peregrinos.  De la época medieval se conserva tan sólo el famoso claustro con el ciprés de Gerardo Diego; ya que la original iglesia románica fue sustituida en el s. XVIII por un templo neoclásico.




La grabación de varios discos de canto gregoriano por los monjes convirtió al monasterio en más popular aún de lo que era, y actualmente os aconsejo no acercarse a este precioso lugar durante Semana Santa o puentes, ya que todo el recogimiento que uno espera encontrar entre estos muros se desmorona por las hordas de turistas. En el claustro un guía dirige a grupos de más de 20 personas. Teniendo en cuenta que llegan a coincidir 4 grupos, podéis imaginar que la belleza del lugar queda empañada. Pero nada nos debe distraer de lo verdaderamente importante, los relieves de los 64 capiteles y especialmente las 8 estaciones situadas en las esquinas, auténticas joyas del románico.

Muy interesante es la farmacia, digna de "El nombre de la rosa", con una gran biblioteca dedicada a la farmacopea y el botamen, con más de 400 jarros donde se conservaban las medicinas. 

Y por supuesto toda visita debe incluir la asistencia a una de las celebraciones donde los monjes cantan (enlace con los horarios). El monasterio tiene una hospedería, tan sólo para hombres, que por poco más de 40 € diarios ofrece un sencillo alojamiento y pensión completa. La estancia mínima es de 3 días y la máxima de 8 días. Ideal para huir del mundanal ruido.


9 de enero de 2013

Monasterio de San Pedro de Arlanza

Muy cerca de Covarrubias se encuentran las ruinas del Monasterio de San Pedro de Arlanza. El que fue un grandioso centro religioso medieval quedó abandonado tras la desamortización de Mendizábal y hoy en día languidece en estas tierras castellanas. El monasterio fue fundado a principios del siglo X por el padre del conde Fernán González, cuyos restos reposaron aquí hasta que tras la desamortización del siglo XIX fueron trasladados a su actual ubicación, la Colegiata de Covarrubias.




Las ruinas destacan ante todo por su tamaño, es fácil imaginarse la monumentalidad del conjunto original. Gracias a los trabajos de restauración realizados se pueden visitar sin ningún problema, incluso subir a la torre desde donde se contempla el cauce del Arlanza. Los aficionados a la fotografía tienen aquí un lugar diferente con un aire mágico, romántico, misterioso, realmente interesante.
La visita es gratuita.


7 de enero de 2013

Covarrubias

En las próximas entradas vamos a recorrer la comarca burgalesa del Arlanza, llena de pueblos cargados de historia, especialmente de los origenes de Castilla. Comenzamos por uno de los más conocidos, Covarrubias. Este pequeño pueblo atesora un casco medieval amurallado perfectamente conservado. Pasear por sus calles adoquinadas entre casas con vigas de madera en la fachada y preciosas tiendas de artesanía es una auténtica delicia.

Entre sus monumentos destacan dos. El primero es el Torreón de Fernán González, una torre defensiva de finales del siglo X con una planta similar a otras de localidades vecinas, edificadas durante la época en la cual Almazor azotaba estas tierras. 


- Torreón de Fernán González -

Pero la verdadera joya de Covarrubias es la Colegiata de San Pedro y San Damián, del siglo XV. En su interior alberga las tumbas de numerosos personajes ilustres, entre los que destaca el conde Fernán González y su esposa Doña Sancha. En el claustro se encuentra otra tumba de un personaje novelesco, la infanta Cristina de Noruega, que viajó desde las lejanas tierras nórdicas hasta Castilla para casarse con el infante D. Felipe. Su figura es el eje de la novela de Espido Freire "La flor del norte". Pero lo realmente sorprendente de la colegiata es su museo, que posee nada más ni nada menos que una obra de Van Eyck y sobre todo el famoso Tríptico de la Adoración de los Reyes Magos. No dejéis de visitarlo. Los 2.5 € que cuesta la entrada sirven para mantener la magnífica colección de arte de este pequeño y encantador pueblo burgalés.