27 de julio de 2013

Museo Numantino (Soria)

La historia de Soria va intimamente ligada a la de la ciudad celtíbera de Numancia que resistió durante 20 años al poderoso ejército romano. Roma tuvo que recurrir a uno de sus militares más valiosos, Publio Cornelio Escipión Emiliano, para doblegar el foco rebelde en el año 133 a.C. tras un sitio de un año. Cuando entró en Numancia la mayoría de sus habitantes se habían suicidado. La resistencia impresionó a los romanos que la convirtieron en un mito y la palabra "defensa numantina" ha pasado a la lengua coloquial. 

Las ruinas de la ciudad de Numancia se encuentran en el Cerro de la muela, en la localidad de Garray, a 7 Km de Soria. Las excavaciones de los restos arqueológicos dieron lugar a la creación del Museo Numantino, el principal museo de la ciudad, que abarca de forma cronológica la historia de la provincia desde el Paleolítico Inferior hasta la Edad Moderna, dividida en 3 plantas.




La planta inferior comienza con la exposición de los restos más antiguos, del Paleolítico inferior, compuestos por diversos útiles líticos y restos óseos de Elephas Antiquus. La Edad del Bronce y del Hierro están representadas por armas, estelas funerarias y cerámicas.

La joya del museo es la etapa celtibérica a la que se dedican los dos pisos superiores, con objetos provenientes de los yacimientos de Numancia, Tiermes y Uxama. Aquí se exponen armas, herramientas, cerámicas... y encontraremos la respuesta a la pegatina de un caballo que llevan muchos coches de la provincia. Este corresponde a una fíbula o broche de metal de la capa de un guerrero. El caballo representaba para la sociedad celtíbera un símbolo de riqueza y curiosamente en la actualidad se ha convertido en el símbolo de Soria. La otra etapa sobresaliente del museo es la romana con numerosos restos provenientes de villas y necrópolis romanas dispersas por toda la provincia.
Puede ser una visita muy amena para los niños porque podrán ver numerosas recreaciones de cabañas, ceremonias funerarias o armas de estas comunidades. Nos llamó la atención que también dispone de una colección de piezas originales y de reproducciones aptas para que las personas con deficiencias visuales puedan tocarlas. Algo de agradecer y muy inusual.

El museo se encuentra en el céntrico Paseo del Espolón. Está abierto de martes a sábados en horario de mañana y tarde y los domingos por la mañana. La entrada cuesta 1.20 € y es gratis los fines de semana.   Se puede combinar la visita con la de las ruinas de Numancia en la localidad de Garray.



No hay comentarios:

Publicar un comentario