14 de septiembre de 2013

Observatorio Griffith


EEUU COSTA OESTE 2013
Día 2/15
Capítulo 3/3

Tras salir de Universal Studios nos dirigimos al Observatorio Griffith. Fue una brillante idea porque nos permitió paladear nuestro primer macroatasco en Los Ángeles. Nos costó un buen rato llegar hasta la calle que sube al observatorio, pese a que no estaba excesivamente lejos de la Universal. Pero una vez allí parecía que se habían puesto todos de acuerdo para ir el mismo día a ver atardecer en aquel punto. Desde varios Km antes de llegar a la cima los coches estaban aparcados en los arcenes de la carretera. No encontramos ni un sitio libre. Nos vimos obligados a subir hasta el final para poder dar la vuelta. Al llegar arriba tuvimos una visión celestial, unas luces blancas de marcha atrás de un coche que estaba aparcado. Rápidamente giramos y nos metimos en el hueco libre ganando por los pelos a un malvado BMW que quería adelantarse.



Las vistas desde la colina donde se encuentra el observatorio son probablemente las mejores para ver la inmensidad de la ciudad de Los Ángeles, que aunque no excesivamente poblada (4 millones de habitantes), tiene una gran extensión al ser la mayoría de las viviendas casas bajas. Al observatorio en si no entramos porque ya habíamos tenido suficientes colas en la Universal como para hacer más. Para los aficionados al cine este es un lugar mítico ya que aquí se rodaron las escenas finales de "Rebelde sin causa". Un busto recuerda a James Dean.

Salir de aquel atolladero nos costó menos ya que la policía desviaba el tráfico de salida por una calle paralela. En una media hora estábamos de vuelta en el hotel con una paliza en el cuerpo considerable ya que era nuestro primer día en tierras americanas y aún no nos habíamos repuesto del todo del viaje en avión. El plan era coger el coche para ir a cenar a Santa Mónica, pero no nos apetecía y decidimos salir por los alrededores del hotel (poco recomendables por cierto) en busca de alguna delicatesen culinaria. Encontramos un subway donde compramos unos bocatas que nos comimos en la habitación. Sobre las 10 de la coche estábamos en la cama, al día siguiente empezaba realmente el viaje con la etapa más larga de todas rumbo al......¡Gran Cañón!.

Próximo capítulo: Los Ángeles - Kingman

No hay comentarios:

Publicar un comentario