8 de septiembre de 2013

Vuelo a Los Ángeles

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 1/15

El vuelo de Iberia discurrió sin incidentes y tras 12 horas y media aterrizamos en Los Ángeles. El avión era bastante menos cómodo que el de Thai del viaje a Tailandia del año anterior. Entre otras cosas no tenía TV individual, muy útil en vuelos tan largos, pero no se nos hizo excesivamente pesado. Además la comida fue de las mejores que hemos comido en un avión.
Tardamos más de una hora en pasar el control de inmigración. Tras algunas preguntas (motivo del viaje, cantidad de dinero en metálico y lugar de trabajo) el policía nos abrió la puerta sin pasar por la comisaría del aeropuerto como en Nueva York dos años antes. Tras recoger las maletas un perro las olfatea en la cola de salida del aeropuerto. Recordad que no se pueden introducir alimentos frescos. Nos debieron ver cara de sospechosos porque nos enviaron a un nuevo control de seguridad de equipaje donde un policía muy cachondo nos preguntó en español: ¿Lleváis jamón serrano?. Menos mal que este segundo control fue tan sólo de unos minutos.

- Los Ángeles-

Una vez fuera del aeropuerto nos dirigimos a la parada de "rental car shuttle" donde enseguida llegó el autobús de AVIS. Las dimensiones del aeropuerto son tales que te desplazas en bus a las oficinas de rental car. El bus tenía unos curiosos sillones acolchados de rojo chillón, similares a los de un sofá. En 15' nos dejó en la cola para recoger el coche. Nunca habíamos visto unas instalaciones de una empresa de alquiler de coches como estas, estarían aparcados más de mil vehículos. Y deben ser de las pequeñas porque Dollar y Alamo son más potentes. Pese a que los empleados eran muy eficientes y había más de 10 mostradores, tardamos cerca de otra hora en recoger el nuestro. No hubo ningún problema con el bono que traíamos. Tan sólo nos pidieron la tarjeta de crédito, lo hacen habitualmente, como garantía.
Habíamos reservado un Ford Escape, pero nos entregaron otro modelo de todoterreno, un inmenso Nissan X Terra. Es habitual que no te entreguen el modelo que reservaste, pero deben darte otro de similar categoría, o como en nuestro caso superior, al mismo precio. El coche no dió ningún problema durante el viaje. Era muy espacioso y cómodo. La única pega es que no tenía lector de mp3 y la música que habíamos seleccionada para el viaje no pudimos disfrutarla, fuimos oyendo todo el rato la radio.

En 10' por un trayecto muy sencillo, dos calles, llegamos a nuestro hotel: Crystal Inn Suites. Elegimos este sencillo hotel por sus críticas, precio y especialmente por la cercanía al aeropuerto, no nos apetecía meternos de lleno en la vorágine de autopistas de la ciudad tras un vuelo tan largo. Fue todo un acierto, volveríamos a él sin duda. Nos costó tan sólo 90 $ por noche. El punto fuerte del motel son sus empleados, los más amables de todo el periplo americano. Se desvivieron durante media hora hasta para que nos funcionase el wifi. La habitación estaba en el segundo piso, todas ellas en torno a un amplio parking. Era muy espaciosa y con dos enormes y comodísimas camas (algo común en casi todos los hoteles del viaje). Aunque no incluía el desayuno ofrecían gratuitamente en recepción café, zumo y muffins.

Y por fín sobre las 9 de la noche hora local (6 de la mañana en nuestros cuerpos por las 9 horas de diferencia horaria) y tras más de 30 horas desde que salimos de casa nos fuimos a dormir..... zzzzzzz

Próximo capítulo: Hollywood sign

No hay comentarios:

Publicar un comentario