30 de septiembre de 2013

Zion

EEUU COSTA OESTE 2013
Día 6/15
Capítulo 1/2

Tras desayunar en el hotel nos pusimos en marcha hacía un nuevo parque: Zion. Tardamos unas 2 horas en llegar. La primera parte del recorrido la conocíamos del día anterior ya que hasta Mt. Carmel era el mismo trayecto (carreteras 12 y 89). Aquí tomamos la 9 que te lleva directamente hasta Zion. La entrada al parque cuesta 25 $ por vehículo y es válido el pase anual.

El nombre de referencias bíblicas se debe a los primeros pioneros mormones que creyeron ver en este apartado rincón su reino de los cielos terrenal. Tras pasar las casetas de acceso nos encontramos con una mole rocosa blanquecina llamada chequerboard mesa debido a las líneas que la cruzan y que semejan los dameros de un tablero de damas (foto de la esquina superior izda).


Tras pasar un túnel de un único sentido se desciende por una preciosa carretera llena de curvas, y con un llamativo asfalto de color rojo, hasta llegar al fondo del valle que ha excavado el Virgin River. Este es un parque diferente a los demás, estábamos acostumbrados a contemplarlos desde lo alto, aquí es al revés, caminas por el fondo del parque y hay que mirar hacía arriba para ver las inmensas paredes de piedra.
En el centro de visitantes se encuentra el parking. Es muy pequeño y a media mañana suele estar lleno. Nosotros encontramos unas de las últimas plazas. En tal caso la solución es continuar hasta el cercano pueblo de Springdale donde salen shuttles gratuitos hacía el parque. Tras coger el bus gratuito que recorre Zion, ya que está prohibido circular con coches particulares, nos bajamos en la última parada, llamada Templo de Sinawava. Desde allí continuamos a pie unos 20' por un sendero llano y sombreado que discurre paralelo al río. Es donde vimos el mayor número de ardillas de todo el viaje. Finaliza en uno de los puntos más conocidos del parque: The Narrows, un desfiladero labrado por el Virgin River (foto de la esquina inferior dcha). La ruta entera es muy larga (más de 8 horas), pero lo que hacen, e hicimos, la mayoría de turistas es cruzar el rio hasta la otra orilla y hacerse unas fotos con el desfiladero a sus espaldas. Hay que tener cuidado con el fondo porque es de piedra resbaladiza. Suele haber bastones de madera clavados en la orilla para facilitar el vadeo. Zion fue probablemente el parque menos espectacular de los que hemos visitado, pero es muy agradable gracias a la vegetación y si disponéis de tiempo merece la pena dedicar al menos unas horas a hacer alguna caminata.
Salimos de Zion sobre las 2 de la tarde y paramos en Springdale a comer en una terraza donde vimos bastante gente. Resultó ser un supermercado que vendían comida preparada. Comimos unos burritos que calentamos en un microondas del supermercado. A nuestro lado estaban sentados unos excéntricos adolescentes americanos que se dedicaban a hacer equilibrios con el monopatín y a la escalada libre por las paredes del establecimiento. Aparte de esto los chavales eran muy educados y simpáticos.
Tras la comida nos esperaban 170 millas por la Highway 15 hasta ¡ Las Vegas ¡ De nuevo otro cambio de horario al pasar de Utah a Nevada, ahora ganábamos una hora.  El paisaje es desértico y según se entra en el Estado de Nevada van apareciendo los casinos, anticipo de lo que nos esperaba.

Próximo capítulo: llegada a Las Vegas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario